Federaci贸n Anarquista 馃彺 Noticias anticapitalistas y informaciones libertarias
  en / fr / es / pt / de / it / ca / gr / tr

Federaci贸n Anarquista 馃彺

馃敶 Noticias anarquistas y informaciones libertarias de m谩s de 400 colectivos 鈷


Las noticias de  0  colectivos anarquistas se publican autom谩ticamente aqu铆
Fuente de noticias actualizado cada 0 minutos

SOBRE LA DEGRADACI脫N DEL LENGUAJE (Wolfi Landstreicher)


November 18, 2020
De parte de Con El Fuego En Las Pupilas
2,063 puntos de vista

Y EL ARTE DE ESCUCHAR

Cuando llamas a alguien por un nombre, dejas de escucharlo.

No escribo, publico, hablo o discuto para propagar un conjunto fijo de ideas para que otros las adopten; no me interesan los disc铆pulos ni los seguidores. Lo hago para comunicar y discutir mis propias ideas fluidas y en evoluci贸n, mis deseos, mis sue帽os, mis experiencias y mis proyectos con la mayor claridad posible para descubrir afinidades, encontrar c贸mplices con quienes compartir mis actividades. Estoy convencido de que la 煤nica riqueza real que vale la pena perseguir se encuentra en otras personas con las que se puede compartir la creaci贸n de una vida en com煤n orientada a la realizaci贸n de las necesidades y deseos de todos y cada uno. Por lo tanto, con mucho gusto lanzo mis palabras al mundo como una apuesta a que tocar谩n una fibra sensible con otros con quienes puedo compartir proyectos de rebeli贸n contra el orden imperante y de recuperar nuestras vidas y actividades como propias. Desafortunadamente, a menudo estas palabras, elegidas con tanto cuidado, parecen encontrar malentendidos del tipo m谩s extra帽o.

Mis deseos, mis sue帽os y, por tanto, mis proyectos est谩n informados por una perspectiva revolucionaria, es decir, por el reconocimiento de que es necesario hacer una ruptura fundamental y destructiva con el mundo existente para abrir la posibilidad de un mundo en el que realmente podemos crear nuestras vidas juntos en nuestros propios t茅rminos. El mundo existente, dominado por el estado, el capital y su maquinaria de control tecnol贸gica e ideol贸gica, define la riqueza en t茅rminos de las cosas que uno posee. En un mundo as铆, los propios seres humanos se convierten en cosas que pertenecen al aparato, las instituciones gobernantes. Su valor no est谩 en la belleza 煤nica de su ser, sino en su capacidad de producir m谩s cosas, ya sea f铆sicamente en forma de productos o socialmente. en forma de roles y relaciones predeterminadas. Por tanto, lo que es 煤nico en cada uno de nosotros se suprime en inter茅s de la producci贸n. La riqueza en este sentido es puramente cuantitativa, la propiedad de una gran cantidad de mierda, la posesi贸n de una mayor parte de la realidad empobrecida que impone este mundo. Todo esto debe ser destruido si queremos crear un mundo en el que reconozcamos la riqueza cualitativa de la singularidad que cada uno de nosotros tiene para ofrecer al otro. Y este es el proyecto que trato de expresar.

Desafortunadamente, es muy dif铆cil expresar un proyecto as铆. Encontrar el equilibrio entre la sencillez que hace accesible el lenguaje y la complejidad necesaria para expresar c贸mo este deseo revolucionario se enfrenta a la catastr贸fica realidad del mundo en que vivimos no es f谩cil. Requiere cierta precisi贸n y delicadeza. Por delicadeza, no me refiero en absoluto a dulzura. M谩s bien, me refiero al uso de gran cuidado en la elecci贸n de las palabras que pueden expresar mejor el significado de uno, evitando las trampas establecidas por la creciente degradaci贸n del lenguaje en los c铆rculos anarquistas que ha sido causada por el pensamiento ideol贸gico. Pero incluso esto no siempre es suficiente. La comunicaci贸n real nunca es unidireccional, y la degradaci贸n del lenguaje (y las ideas) no solo afecta la forma en que las personas dicen las cosas, sino tambi茅n c贸mo oyen las cosas. Aquellos que hacen de su lenguaje el servidor de formas ideol贸gicas de pensamiento no escuchar谩n tanto lo que alguien dice como lo filtrar谩n en los lugares apropiados dentro de los marcos de sus sistemas para ver el mundo.

El deseo de simplicidad en s铆 mismo puede ser un peligro aqu铆. Ciertamente, las cosas parecen m谩s sencillas cuando sentimos que hemos encontrado las respuestas, de modo que ya no necesitamos cuestionar nuestras ideas, nuestras actividades, nuestras vidas y nosotros mismos. En un mundo de miseria y cat谩strofe cotidiana, las categor铆as codificadas de ideolog铆a pueden ser particularmente tranquilizadoras. Pero este tipo de tranquilidad se produce a expensas de la comunicaci贸n real y la discusi贸n real. Los intercambios de palabras se reducen a seguridades mutuas, alcance evangel铆stico y condenas de quienes no est谩n de acuerdo. Desaparece la capacidad de escuchar, llev谩ndose consigo cualquier posibilidad de debate real. Veamos algunos ejemplos de c贸mo puede funcionar esto.

El activismo, como rol especializado, tiene su propia ideolog铆a vaga: las cosas est谩n mal, tenemos que hacer algo para cambiarlas, tenemos que organizar a la gente para este prop贸sito. De hecho, bastante vago. Pero no impide que los activistas sean creyentes fervientes y evangelistas ac茅rrimos. Para el activista, como para cualquier evangelista, los individuos que encuentra no son seres humanos 煤nicos con los que entablar relaciones o compartir la vida, son cifras para convertir en herramientas de la causa. Los activistas han sacrificado su propia singularidad y humanidad por cualquier causa, entonces, 驴por qu茅 esperar铆an menos de los dem谩s? Por lo tanto, cuando los activistas hablan de comunicarse con otros, quieren decir que quieren organizar a esos otros para que luchen por su causa. El activista transforma hablar con sus vecinos sobre las realidades que enfrentan juntos en organizaci贸n comunitaria para construir un movimiento.

Desafortunadamente, esta ideolog铆a activista puede filtrarse en la forma de pensar de las personas que critican el activismo y el izquierdismo, lo que lleva incluso a estas personas a escuchar significados en palabras que no existen. As铆, recientemente cuando habl茅 de la necesidad de hablar con quienes nos rodean sobre lo que enfrentamos en el mundo de hoy y lo que deseamos, una persona me pregunt贸 si estaba hablando de 鈥渃onstrucci贸n de movimiento鈥, un t茅rmino con el que no estaba familiarizado, pero eso suena como algo que contradice todo mi proyecto tal como lo he vivido y expresado. (Esta persona estaba al menos preguntando y no etiquetando y acusando inmediatamente, pero su pregunta me dej贸 at贸nito). Otro, cuando no estaba presente, dijo que sonaba como la misma mierda de siempre de izquierda (o algo por el estilo) y luego m谩s tarde se refiri贸 a m铆 por escrito como un 鈥渙rganizador comunitario reformista鈥. Nunca supe que la idea de hablar con los vecinos pudiera acarrear tanto equipaje. Por otra parte, nunca he sido un activista ni un organizador, y he mantenido cuidadosamente mi distancia de ese tipo de pensamiento. Siempre pens茅 que hablar con alguien significaba exactamente eso, hablar con alguien. Pero los filtros ideol贸gicos para escuchar pueden convertir las cosas m谩s simples en un complejo laberinto de implicaciones ocultas en el que se pierden las posibilidades de una discusi贸n significativa.

Pero los peores ataques contra la comunicaci贸n abierta y directa dentro del medio anarquista en los 煤ltimos a帽os provienen de la intrusi贸n de la correcci贸n pol铆tica en el medio. La correcci贸n pol铆tica encuentra su voz m谩s clara en la pol铆tica de identidad que se convirti贸 en la voz dominante de la izquierda estadounidense en la d茅cada de 1980. Tuve la suerte y logr茅 tener muy poco contacto directo con los predicadores de la correcci贸n pol铆tica y las pol铆ticas de identidad durante bastante tiempo. Para m铆 estaba claro que estaban promoviendo una ideolog铆a basada en la victimizaci贸n. La pol铆tica de identidad es una ideolog铆a basada en la identificaci贸n con la categor铆a (o categor铆as) a trav茅s de las cuales uno es oprimido: raza, g茅nero, etnia, orientaci贸n sexual o lo que sea. En otras palabras, uno se identifica con las categor铆as que ha impuesto el orden imperante. Se supone que esta identificaci贸n debe ser adoptada como una fuente de orgullo, unidad y fuerza. No quiero entrar en una cr铆tica completa de esto aqu铆, solo quiero abordar los aspectos relevantes para la comunicaci贸n. En primer lugar, definir la identidad de uno en t茅rminos de la opresi贸n de uno es definirse a s铆 mismo como una v铆ctima (eufemismos como 鈥渟obreviviente鈥 no cambian esto). Esto lo deja a uno sinti茅ndose perpetuamente vulnerable y lo pone a la defensiva. Aqu铆 est谩 la base de la correcci贸n pol铆tica. Las personas que siempre est谩n a la defensiva, que necesitan que se les brinde una sensaci贸n de seguridad, se vuelven demasiado sensibles al lenguaje, otorg谩ndole un poder sobre ellos que no necesita tener. En la 鈥渃omunicaci贸n鈥, esas personas ya no buscan un significado real, sino que buscan en su radar las palabras y frases en clave que han definido como intr铆nsecamente opresivas. Su rabia gritar谩 ante la palabra equivocada en el lugar equivocado o ante la negativa de otros a usar las palabras y categor铆as de su ideolog铆a. Mientras tanto, sus verdaderos opresores en la clase dominante usan un lenguaje suave y pol铆ticamente correcto para imponer su opresi贸n. Se establece un orden moral ling眉铆stico que crea un solo cambio real: la reducci贸n de nuestra capacidad de comunicar. Adem谩s, la creaci贸n de una identidad de grupo implica identificar un grupo opuesto con el que el primer grupo se contrasta. Si uno se define a s铆 mismo en t茅rminos de raza, g茅nero u orientaci贸n sexual, entonces este otro contrastante debe definirse en los mismos t茅rminos, por lo que el mundo se divide en 鈥減ersonas de color / blanco鈥, 鈥渕ujer / hombre鈥, 鈥済ay / hetero鈥, etc. (o m谩s exactamente, esta ideolog铆a supuestamente radical mantiene y refuerza las divisiones que el orden dominante ya ha creado). Dado que el primer grupo de cada grupo est谩 oprimido, obviamente el segundo grupo debe ser el de los opresores, independientemente de lo que cualquiera de ellos haya hecho como individuos. La responsabilidad individual se absorbe en una culpa colectiva autom谩tica. Pero precisamente porque esta culpa colectiva est谩 desvinculada de los actos concretos reales de los individuos, se debe desarrollar alg煤n mecanismo para explicarla. Y as铆 aprendemos que todas las 鈥減ersonas blancas鈥, todos los 鈥渉ombres鈥 y todas las 鈥減ersonas heterosexuales鈥 son 鈥減rivilegiados鈥. Y las personas de grupos oprimidos que se adhieren a estas categor铆as, junto con su humilde auxiliar de polic铆as dispuestos a corregir la correcci贸n pol铆tica extra铆dos de los grupos 鈥減rivilegiados鈥, pueden usar este supuesto 鈥減rivilegio鈥 para desacreditar autom谩ticamente a alguien. As铆, esta ideolog铆a justifica el peor tipo de argumento ad hominem, el que se basa en rasgos supuestamente inherentes, no en acciones reales de la persona involucrada. Deber铆a ser obvio c贸mo esto cierra la capacidad de escuchar realmente y, por lo tanto, de una discusi贸n y comunicaci贸n reales. Una declaraci贸n como 鈥溾 la gente blanca, la gente heterosexual y los hombres necesitan callar la boca鈥 no se ofrece para discusi贸n o comunicaci贸n y ciertamente no es un intento de abrir una exploraci贸n de afinidades y posibilidades para proyectos compartidos. Es un comando claramente destinado a llamar a alguien para que acepte un puesto subordinado. Una vez m谩s, las personas son vistas como cosas, como categor铆as, y la 鈥渃omunicaci贸n鈥 se reduce a la disposici贸n de estas cosas, haciendo que la escucha real sea irrelevante.

La comunicaci贸n y la capacidad de escuchar tambi茅n se han deteriorado debido al atrincheramiento de posiciones que se ha vuelto predominante dentro de los c铆rculos anarquistas en los 煤ltimos a帽os. Este atrincheramiento se puede ver en la tendencia actual a crear dicotom铆as categ贸ricas: anarquismo social versus anarquismo de estilo de vida, anarqu铆a verde versus anarquismo cl谩sico, y similares. La capacidad de hacer distinciones e incluso rupturas completas donde sea necesario es importante y no debe perderse en alguna neblina ecum茅nica en la que todos nos abrazamos en una org铆a incoherente de concepciones contradictorias sin sentido. Pero la capacidad de hacer distinciones tambi茅n significa la capacidad de reconocer falsas dicotom铆as que no tienen otro prop贸sito que definir la propia identidad ideol贸gica. De hecho, hay mucho en el afianzamiento de posiciones dentro del medio anarquista estadounidense que se asemeja al funcionamiento de las pol铆ticas de identidad. Por ejemplo, tiende a haber una hipersensibilidad a las palabras que se sacan de contexto y se les quita el significado (las discusiones recientes sobre la palabra 鈥渃omunismo鈥 proporcionan un buen ejemplo). Tambi茅n hay una tendencia a usar etiquetas para relegar al 鈥渙tro鈥 a un campo ideol贸gico hostil y terminar la discusi贸n de esta manera. Un ejemplo triste es la forma en que algunas personas han comenzado a usar 鈥渋zquierdista鈥 para etiquetar a cualquiera que no est茅 de acuerdo con ellos. De esta manera, la necesaria y dura cr铆tica de la izquierda pierde su contenido y degenera en una ideolog铆a 鈥渁ntiizquierdista鈥 vac铆a que no tiene otro prop贸sito que silenciar a sus cr铆ticos. Si queremos descubrir alguna vez d贸nde se encuentran nuestras afinidades y diferencias reales, debemos dejar la seguridad de nuestras posiciones arraigadas, desechar nuestros filtros ideol贸gicos y escucharnos unos a otros, compartiendo cr铆ticas feroces pero basadas en principios y reconociendo que, dado que todav铆a estamos viviendo y el mundo sigue cambiando, ninguno de nosotros ha encontrado la respuesta. Tenemos tanto de lo que necesitamos hablar, pero es in煤til intentarlo si no podemos escuchar, si solo ponemos el radar en busca de se帽ales que nos ayuden a colocar a los dem谩s y sus ideas en nuestras categor铆as ideol贸gicas. Entonces, entre los proyectos anarquistas dignos de esfuerzo est谩 el resurgimiento del fino arte de escuchar que hace posible la comunicaci贸n entre iguales. Pero esta no es una tarea f谩cil, ya que implica atacar las propias posiciones arraigadas, as铆 como las de los dem谩s.

La comunicaci贸n es bastante dif铆cil donde se ha cultivado el arte de escuchar. Unas pocas palabras nunca son suficientes para expresar todo lo que una persona tiene que decir. Las apasionantes razones que incitan a uno a actuar no caben en unas pocas l铆neas en unas pocas p谩ginas. De hecho, un flujo interminable de palabras a煤n no ser铆a suficiente para expresarlo todo. Pero el punto no es expresarlo todo con palabras; el punto es dejar una pista, un dedo verbal apuntando hacia la luna de las ideas de uno y los sue帽os que dicen lo justo para encontrar c贸mplices en el crimen de la libertad. Desafortunadamente, en estos d铆as la mayor铆a de la gente s贸lo 鈥減iensa鈥 desde las posiciones arraigadas de sus confusas concep ciones ideol贸gicas y dogmas contradictorios, por lo que uno no puede esperar ser entendido por muchos. Desde tal confinamiento, la mayor铆a solo puede ver el dedo acusador. Pero los pocos que pueden pensar, sentir y so帽ar fuera de toda fortaleza ideol贸gica pueden ser capaces de escuchar estas palabras y responder con comprensi贸n, cr铆ticamente, con la mirada puesta en la luna. Y tal vez unas pocas voces cr铆ticas, que luchan ferozmente por la claridad, puedan romper las posiciones arraigadas, y el arte de escuchar har谩 que la discusi贸n real vuelva a ser una posibilidad.

/Del libro Willful Disobedience, cap铆tulo 5 (2004-2005)




Fuente: Conelfuegoenlaspupilas.wordpress.com
Comentar En El Foro


S铆GUENOS
EN TWITTER
S铆GUENOS
EN MASTODON
S铆GUENOS
EN TUMBLR



Camisetas anarquistas ★ Env铆o mundial gratuito



Esta plataforma est谩 totalmente financiada por Cooperativa Ni Dios Ni Amo.
Las ventas tambi茅n contribuir a la recaudaci贸n de fondos para donaciones a diversas organizaciones anarquistas y organizaciones ben茅ficas activistas. [m谩s informaci贸n]
[ocultar anuncios]


Tech Team | Servers Monitoring | Sites Status | Content Removal

Nossos servidores s茫o alimentados por energia renov谩vel

Las opiniones son las de los colaboradores y no necesariamente est谩n respaldadas por Federacionanarquista.net [Descargo de responsabilidad]