July 22, 2021
De parte de Briega
200 puntos de vista


Escribimos este texto para advertir de la enésima preocupante deriva reaccionaria de algunos conocidos personajes que todavía encuentran cabida dentro del mundo anarquista, en Italia (cada vez menos) y en el extranjero, a pesar de que en los últimos años han acumulado una serie de alianzas y discursos vergonzosos, tendentes al populismo más extremo y cada vez más cercanos al mundo de la derecha.

Hablamos de los organizadores del las “Tres Jornadas contra las Tecnociencias”, activos también en la web Resistenze al Nanomondo, en el periódico L’Urlo della Terra y en el espacio de documentación La Pirálide de Bergamo.

En las jornadas internacionales contra las tecnociencias que se desarrollarán en Alejandría (por tercer año consecutivo), estarán presentes personajes como Maurizio Martucci y Daniela Danna.

Maurizio Martucci, portavoz y fundador de “Alianza italiana Stop 5G”, hace algún año escribió un artículo para conmemorar la historia de Meridiano Zero: grupo fascista fundado en 1991 por exiliados del Fronte della Gioventù* de Alemanno, inspirados en el Movimento Político Ordine Nuovo* y en Julius Evola, y disuelto dos años después. El 4 de octubre de 1991, el primer grupo de militantes de Meridiano Zero protagonizó violentos incidentes con integrantes de los colectivos estudiantiles de extrema izquierda de la Facultad de Literatura y Filosofía de la Universidad de Roma.

El grupo Meridiano Zero se autodefinía como proyectado hacia el futuro, “más allá de la derecha y de la izquierda” (inspirado en Terza Posizione*), pero sabemos que estas expresiones son utilizadas a menudo como estrategia por los grupos neofascistas, como dejan claro en sus propias palabras: “el neofascismo conmemorativo nos es ajeno. El fascismo y el nazismo nos interesan como fases históricas que representan valores éticos, pero nos preocupa el futuro: sólo somos un grupo de jóvenes no homologados a las masas”. No es casualidad que el grupo Meridiano Zero más tarde inspirase el nacimiento de Casa Pound*.

En el citado artículo, Martucci elogia a los fascistas de Meridiano Zero por estar “en contra de la manipulación genética, en defensa de todo lo natural, contra el desarrollo tecnológico salvaje”. El término que acuñaron “tecnorebeldes” sigue siendo utilizado por Martucci como eslogan y también aparece en el texto de presentación de su discurso en las Tres Jornadas contra las Tecnociencias.

Aquí el artículo: https://www.ultimavoce.it/meridiano-zero-solstizio-tecnoribelli/

El libro de Maurizio Martucci sobre el 5G (“# STOP 5G Salud, medio ambiente, geopolítica, privacidad, transhumanismo y control social”) también se presenta el 22 de julio de 2021 en La Piralide de Bérgamo, un espacio “ecologista radical” gestionado por las mismas personas que están detrás de las Jornadas contra las Tecnociencias, Resistenze al Nanomondo y L’Urlo della Terra.

¿Deberíamos decir algo más? ¿No fue suficiente dar a conocer en el pasado que los organizadores de este encuentro de tres días escribían artículos en el periódico ecologista “L’urlo della terra” que, para un ojo no observador (sería mejor decir no empático), pueden ser críticos con las tecnologías pero tienen una base transfóbica y esencialista? Y sin embargo, desde hace tiempo, venimos señalando los ataques en los artículos de este periódico, donde para hablar de transhumanismo, de tecnologías, de feminismo, se cae en discursos transfóbicos, anti-queer y esencialistas que serían dignos de revistas católicas y fascistas.

Hace tiempo que se han puesto de manifiesto (ademas de que no las ocultan en absoluto) las desconcertantes alianzas de Silvia Guerini con grupos como Arci lesbica, grupos de mujeres lesbianas transfóbicas, así como sus artículos y libros que, además de estar en contra de la tecnociencia (¡también nosotros lo estamos!), señalan con el dedo a las personas trans como si fueran promotoras del transhumanismo. Sin olvidar nunca, y no queremos olvidarlo, que Silvia Guerini en el pasado escribió panfletos homófobos y un libro contra el aborto (para ser precisos, queremos señalar que Silvia se ha distanciado de este libro, revisando su posición contra el aborto y pidiendo que se deje de difundir – que de todas formas sigue disponible en el catalogo de Edizioni Arkiviu-Bibrioteka T. Serra).

En la misma línea se sitúa la cada vez más estrecha colaboración entre Silvia Guerini y Daniela Danna, una socióloga académica que en los últimos años se ha adherido a las posiciones del TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist, feminismo “radical” transfóbico), escribiendo textos y publicando traducciones en su página web que reproducen textualmente los peores argumentos de la corriente TERF estadounidense: la alarma sobre el lobby trans que supuestamente se está apoderando del mundo, la negación del concepto de identidad de género, la negación de la existencia de niñxs trans, la afirmación de que las personas trans no son más que gays y lesbianas que no se aceptan como tales, la descripción de las mujeres trans como hombres que invaden los espacios de las mujeres con la intención de violarlas, etc. El libro transfóbico de Daniela Danna, “La piccola principe”, se presentó en La Piralide hace un par de años, rodeado de polémica, y la socióloga volverá a intervenir este año en las Tres Jornadas contra las Tecnociencias, igual que el año pasado. Por otro lado, el 3 de julio de 2021, Daniela Danna y Silvia Guerini participaron en una conferencia titulada “¿Un mundo sin madres?” en la que se describió la maternidad como un “destino natural ligado a la identificación de la mujer con la madre” y en la cual se lamentaban de la moderna libertad de decisión y la consiguiente elección de muchas mujeres de no ser madres.

El colectivo ecologista francés Pièces et Mains d’Oeuvre, cuyas posturas racistas, misóginas, homófobas, transfóbicas y políticamente ambiguas ya han sido ampliamente señaladas, también estuvo presente en los Tres Días contra la Tecnociencia del año pasado. Las posiciones TERF del colectivo Resistenze al Nanomundo también se han hecho explícitas, no sólo en las colaboraciones con Daniela Danna, Arcilesbica y en los contenidos de varios artículos que han publicado, sino también en el espacio que han dado en su web a presentaciones de autoras feministas transfóbicas, como la presentación de Sheila Jeffreys en Italia el pasado mes de marzo, que también se centró en la defensa de la verdadera “mujer” frente al supuesto peligro que comporta el lobby trans.

Por mencionar otro episodio, siempre en el espacio de documentación La Piralide de Bérgamo, recientemente se presentó el libro “Il giallo del Coronavirus” de Sonia Savioli, publicado por la editorial Arianna, que “presume” en su catálogo de libros escritos por Alain De Benoist, fundador del movimiento cultural francés llamado Nouvelle Droite (La Nueva Derecha), además de libros y artículos antisemitas publicados en su página web sobre la supuesta “conspiración mundial judía”, artículos pro-Trump, conspiranoicos y demás basura. No tenemos mucha información sobre Sonia Savioli, pero nos preguntamos cómo es posible presentar un libro editado por una editorial de derechas en un espacio frecuentado por individualidades anarquistas del mismo modo que nos preguntamos cómo es posible incluir la presentación del libro contra el 5G de Maurizio Martucci.

¿Hacia dónde se dirigen los organizadores de este encuentro internacional de tres días, en el que participan realidades anarquistas de todo el mundo? ¿Qué es lo que todavía no ha quedado claro ante las decisiones tomadas por el grupo Piralide, el periódico L’urlo della Terra, la página web Resistenze al nanomondo y los organizadores de este encuentro de tres días contra la tecnociencia?

Entre otras cosas, por si no bastaran los discursos y las connivencias con personajes, grupos y editoriales sexistas, transfóbicas y de derechas, añadir que hay muy poco de anarquista en el hecho de establecer alianzas y colaboraciones con personas vinculadas al mundo de las instituciones y los medios de comunicación, tales como asociaciones vinculadas a partidos (como Arcilesbica con el PD [Partido Democratico]), periodistas mainstream (Martucci), sociólogos académicos (Danna), y otros, por no hablar del vergonzoso “Llamamiento para la abolición de cualquier reproducción artificial del ser humano”, firmado por Resistenze al Nanomondo junto con Pièces et Mains d’Oeuvre y otros, que entre otras cosas pide a las “autoridades nacionales e internacionales” que toda reproducción artificial del ser humano y toda modificación genética sean calificadas como “crimen contra la especie”. ¿Desde cuándo, para lxs anarquistas, las autoridades de cualquier tipo se consideran interlocutores de sus reivindicaciones??

Creemos que es hora de empezar a pedir cuentas a esta gente que hasta hace unos años era anarquista, y cuyos escritos siguen gozando de espacio incluso en distros anarquistas, mezclados entre fanzines que tiran piedras al patriarcado, otro que analiza cómo las personas trans no promueven el transhumanismo, o que detallan como la nueva y vieja derecha se disfraza de ecologista y antiespecista.

Pensamos que el grupo de Resistenze al Nanomondo tiene la urgencia de oponerse a este mundo impregnado de tecnología y fe en la ciencia, pero no por esto podemos dar voz a cualquiera, superando a los partidos como si se trataran de pequeños obstáculos para las luchas que llevamos a cabo con pasión; este es el discurso que hacen las nuevas derechas, que dicen haber superado a la derecha y a la izquierda, para ser otra cosa, y que en este periodo de pandemia ha salido a la calle gritando “¡libertad!” (a menudo aliándose con dueños de restaurantes y bares – defendiendo así los intereses de la burguesía) poniéndonos los pelos de punta.

Dar cabida a Maurizio Martucci en las jornadas, así como presentar un libro de ediciones Arianna no es un descuido, no, ya no es posible creerlo. Esta gente sabe muy bien lo que hace y escribe, prueba de ello es que siguen impertérritos su camino a pesar de haber sido advertidos en varias ocasiones sobre el tipo de colaboraciones que estaban entablando.

Creemos que también ha llegado el momento de que quien sigue dándoles espacio, participando en sus actos y distribuyendo sus materiales se haga dos preguntas y obtenga algunas respuestas sobre cómo y con quién está llevando a cabo la lucha anarquista contra la ciencia y la tecnología.

* Grupos fascistas italianos




Fuente: Briega.org