December 11, 2020
De parte de Oiradilos
2,106 puntos de vista
assange wikileaks

Seguramente, el caso del hacker y fundador de Wikileaks, Julian Assange, es uno de los m谩s importantes y relevantes de estos primeros veinte a帽os de siglo XXI. La revelaci贸n de los cr铆menes de guerra de los Estados Unidos en las olvidadas guerras de Afganist谩n e Iraq, y la filtraci贸n de miles de cables diplom谩ticos sobre pa铆ses de todo el mundo supusieron un antes y un despu茅s en la historia del periodismo y las relaciones internacionales.

El pr贸ximo 4 de enero el caso entrar谩 en una nueva etapa, quiz谩s irreversible, cuando la jueza brit谩nica Vanessa Baraitser decida si extradita o no a Assange a los Estados Unidos. El juicio, que dur贸 unas cuatro semanas y termin贸 a principios del mes de octubre, fue un intenso debate entre la acusaci贸n y la defensa sobre la libertad de prensa y sus l铆mites, el espionaje y la seguridad nacional.

La acusaci贸n, ejercida por los fiscales James Lewis y Clair Dobbin en representaci贸n de la justicia norteamericana, bas贸 su argumentaci贸n en una presunto conspiraci贸n de Assange con el exsoldado norteamericano Bradley Manning (hoy Chelsea Manning) en el 2010 y con otros hackers entre el 2007 y en el 2015 para obtener y publicar ilegalmente informaci贸n secreta en el portal web de Wikileaks. Adem谩s de la acusaci贸n de la conspiraci贸n, Washington acus贸 a Assange de siete delitos de obtenci贸n de informaci贸n de defensa nacional, nueve delitos de revelaci贸n de informaci贸n y un delito m谩s de conspiraci贸n por la comisi贸n de intrusi贸n en ordenadores. Uno de los argumentos esgrimidos por los EE.UU. con el fin de convencer a la magistrada fue el peligro en que Assange habr铆a puesto a miles de confidentes del gobierno norteamericano en todo el mundo, cosa que la defensa neg贸. El total de delitos por los cuales se pide la extradici贸n del fundador de Wikileaks son 18 y podr铆an llegar a suponer un total de 175 a帽os de prisi贸n.

Por su parte, la defensa, encabezada por los abogados Mark Summers y Edward Fitzgerald, alegaron a la libertad de prensa y al derecho a la informaci贸n. Adem谩s, tambi茅n denunci贸 鈥渕otivaciones ideol贸gicas鈥 en la persecuci贸n a Assange y rechaz贸 la posibilidad que el activista pueda tener un juicio justo en territorio estadounidense. Otro de los pilares de la estrategia de Summers y Fitzgerald fue la aportaci贸n de varios testigos de importancia en defensa de Assange, como el prestigioso acad茅mico norteamericano Noam Chomsky, quien defendi贸 la lucha del periodista por la libertad de informaci贸n. Tambi茅n declar贸 la periodista estadounidense Cassandra Fairbanks, que revel贸 que el gobierno de Donald Trump hab铆a negociado con Assange una posible salida de la embajada. Tambi茅n el abogado espa帽ol Aitor Mart铆nez, que explic贸 al tribunal que en Espa帽a se estaba llevando a cabo un proceso judicial contra la empresa UC Global por haber espiado presuntamente al australiano cuando viv铆a en la sede de Ecuador en la capital brit谩nica.

assange chomsky

La persecuci贸n de Washington al activista empez贸 a ra铆z de las publicaciones que Wikileaks hizo entre abril del 2010 y abril del 2011, las cuales revelaban im谩genes de soldados de las fuerzas armadas de los EE.UU. cometiendo cr铆menes de guerra en Iraq y Afganist谩n, adem谩s de 250.000 mensajes diplom谩ticos confidenciales; y torturas y vulneraciones de los derechos humanos en la prisi贸n de Guant谩namo.

Un viaje que Assange hizo en agosto del 2010 a Suecia para dar una conferencia y pedir el permiso de trabajo y residencia acab贸 precipitando un proceso judicial contra 茅l por presuntos delitos sexuales. Dos a帽os despu茅s, y bajo la sospecha de que todo era una estrategia de los Estados Unidos para detenerlo, Assange entr贸 en la embajada de Ecuador en junio del 2012, despu茅s de que el pa铆s sudamericano le concediera asilo pol铆tico alegando que se tem铆a por una posible violaci贸n de sus 鈥渄erechos humanos鈥. Desde entonces y hasta en abril del 2019, Assange vivi贸 confinado en la peque帽a sede diplom谩tica del pa铆s latino en la capital brit谩nica con varios intentos por parte de su defensa para que pudiera salir del edificio mediante la diplomacia o la negociaci贸n con el gobierno de Trump.

El cambio de gobierno en Ecuador, se pas贸 de un progresista a uno derechista pro Washington, precipit贸 la entrada de la polic铆a londinense en abril del 2019 para proceder a su detenci贸n. El motivo oficial fue la plantaci贸n del activista a la justicia brit谩nica siete a帽os atr谩s, cuando el Tribunal Supremo del Reino Unido acept贸 su extradici贸n a Suecia, movimiento que la defensa siempre crey贸 que ten铆a como objetivo terminar llevando al periodista ante la justicia norteamericana. Dos meses despu茅s, el gobierno norteamericano pidi贸 formalmente la extradici贸n de Assange, mientras en noviembre del mismo a帽o, la fiscal铆a sueca anunciaba que archivaba definitivamente la investigaci贸n abierta por las acusaciones sexuales. La fiscal jefe del pa铆s n贸rdico, Eva-Marie Persson, justific贸 que hab铆a pasado tanto tiempo desde los hechos que 鈥渓as evidencias se hab铆an debilitado considerablemente鈥.

El estado de salud de Assange no ha hecho m谩s que empeorar desde los 煤ltimos a帽os de confinamiento en la embajada y tambi茅n desde su detenci贸n. De hecho, varios m茅dicos declararon al juicio que el australiano sufr铆a un grave sufrimiento psicol贸gico con un elevado riesgo de suicidio. Concretamente, a Assange se le ha diagnosticado s铆ndrome de Asperger, depresi贸n severa, trauma, riesgo de suicidio y deficiencias cognitivas que afectan a su concentraci贸n, su memoria y su expresi贸n verbal. Por si todo esto no fuera lo suficiente, la pandemia de la Covid-19 ha agravado todav铆a m谩s su situaci贸n. Y es que la vida de Assange todav铆a corre m谩s peligro a causa de una enfermedad pulmonar cr贸nica que sufre. Sin embargo, los brotes de coronavirus en el mismo pabell贸n donde est谩 recluido no han sido suficientes para que se le concediera la libertad provisional, a pesar de cumplir con los requisitos internacionales para acceder.

Durante los momentos m谩s importantes del proceso independentista, el oto帽o del 2017, Assange mostr贸 su apoyo a la autodeterminaci贸n de Catalunya. El fundador de Wikileaks contribuy贸 a denunciar la represi贸n que ejerc铆a el Estado y lleg贸 a ofrecer conferencias telem谩ticas desde la embajada para hablar sobre ciberseguridad. Assange compar贸 el control de las redes y de internet por parte de Espa帽a con el que hacen los gobiernos de los pa铆ses del este o la misma China. Tambi茅n defendi贸 el proc茅s asegurando que se trataba 鈥渄e un movimiento democr谩tico y pac铆fico鈥. A causa de su apoyo a la causa catalana, el gobierno ecuatoriano acab贸 restringiendo su acceso a internet, forzado por la presi贸n de la diplomacia espa帽ola.

Fuente: Marc Gonz谩lez (El Nacional)

Autor: fargov

Interesado en temas sociales y m谩s concretamente en la solidaridad, el apoyo mutuo, los derechos humanos y todo aquello que represente una mejora para la sociedad.




Fuente: Oiradilos.wordpress.com