July 12, 2021
De parte de Amor Y Rabia
205 puntos de vista


por Os Revoltados

Tierra y Libertad (n煤mero 79, enero 1992)

Ante el recrudecimiento en la actividad de los grupos nacionalistas, xe-n贸fobos, racistas, fascistas y nazis, que se verifica en Europa, algunas agrupaciones libertarias, como por ejemplo la Federaci贸n Anarquista Francesa, han asumido posiciones y desarrollado acciones que se situan completamente fuera del terreno de la lucha espec铆ficamente anarquista: la guerra social. Incluso se han dejado arrastrar hacia el campo de la violencia meramente pol铆tica, participando, junto a fuerzas pol铆ticas democr谩ticas y de izquierda, en luchas contra m铆tines, manifestaciones y otras acciones pol铆ticas de los grupos fascistas y neo-nazis.

Al concentrar sus esfuerzos en la lucha contra el “peligro fascista” y el participar en los frentismos pol铆ticos antifascistas, o sea, en luchas que oponen a los defensores del capitalismo democr谩tico los defensores del capitalismo fascista, las referidas agrupaciones libertarias se sit煤an en el campo de las luchas que se limitan a tocar los aspectos “excesivos” de la sociedad jer谩rquico-capitalista.

Estas luchas pol铆ticas, principalmente las que se desarrollan en el 谩mbito de la violencia pol铆tica, adem谩s de hacer el juego al propio fascismo, sirven para desviar a las capas mas rebeldes de la juventud y del proletariado del combate anti-estatal y anti-capitalista, esto es, la 煤nica lucha que realmente ataca la causa profunda del fascismo.

Por lo visto, ciertos libertarios no aprendieron bien las lecciones de la historia. 驴No saben que fue la derrota de la revoluci贸n proletaria alemana la que tom贸 inevitable la subida de Hitler al poder? 驴No saben que s贸lo el desarrollo de la revoluci贸n social podr铆a haber impedido la victoria de Franco en la Guerra Civil espa帽ola? Puede ser que no comprendan que es la ausencia de perspectivas verdaderamente revolucionarias, o mejor, la debilidad de la lucha revolucionaria e internacionalista, hecho para el que mucho contribuyeron las payasadas del “socialismo” estatal, lo que explica en buena medida la gran ola de nacionalismo que atraviesa hoy una parte considerable del globo.

En los periodos de profunda crisis  econ贸mica y social, fen贸menos como la xenofobia, el racismo y el fascismo tienden, naturalmente, a desarrollarse en el seno de todas las sociedades capitalistas. La lucha defensiva contra el “peligro fascista”, que es en el fondo una lucha pol铆tica en favor del capitalismo democr谩tico, es incapaz de truncar el ascenso del fascismo, tambi茅n porque las pr谩cticas racistas y otras acciones de car谩cter fascista son armas contrarevolucionarias a las que el llamado Estado de Derecho tambi茅n recurre forzosamente, para impedir la uni贸n solidaria de los trabajadores del mundo entero y combatir el desarrollo de la acci贸n directa de los explotados. Como demuestra la historia, han sido las democracias quienes han preparado el terreno al fascismo.

Para combatir eficazmente al fascismo, o dicho de otra manera, para luchar contra el fascismo sin caer en el reformismo, es fundamental tener presente la complementariedad que existe entre la acci贸n de los grupos fascistas y la actuaci贸n de las variadas institucio-nes de la democracia capitalista (gobierno, partidos pol铆ticos, sindicatos reformistas, patronal, polic铆a, etc.). Es preciso tener presente que ambas son pr谩cticas integrantes de la contra-revoluci贸n capitalista. As铆, es lamentable que muchos libertarios franceses se preocupen tanto de Le Pen y sus secuaces, y descuiden, por ejemplo, la lucha contra la pr谩ctica nacionalista y racista del sindicalismo oficial. Es lamentable que participen, conjuntamente con otras fuerzas democr谩ticas, en manifestaciones contra el viaje de Le Pen a esta o aquella poblaci贸n francesa, pero que no se hayan movilizado para combatir las manifestaciones nacionalistas de la C.G.T. francesa realiz贸 contra el despido de trabajadores franceses en la industria del autom贸vil, manifestaciones en las que se ped铆a el cierre de las f谩bricas Renault de Portugal y Espa帽a.

En conclusi贸n, podemos afirmar que la 煤nica lucha que ataca eficaz y consecuentemente al fascismo, es una lucha que tambi茅n enjuicia a la democracia: la lucha internacionalista, anti-estatal y anti-capitalista. As铆, los anarquistas que son coherentes con sus principios, no se dejan liar en enfrenta-miento meramente pol铆ticos con los grupos fascistas y neo-nazis, como con cualquier otra fuerza pol铆tica. Los enfrentamientos que pueden tener con los fascistas son indisociables de su intervenci贸n en la guerra social. 

Por 煤ltimo hemos de decir que consideramos indispensable para el desarrollo del movimiento anarquista internacional que sus varias componentes clarifiquen sus posiciones sobre la cuesti贸n de la lucha antifascista. En nuestra opini贸n, el periodo hist贸rico que atravesamos exige que el movimiento anarquista internacional se pre-pare para una ofensiva revolucionaria, lo que no se conseguir谩 si es susceptible de influencias reformistas. Para nosotros, el movimiento anarquista no es la corriente mas izquierdista de la extre-ma izquierda pol铆tica, sino un movimiento que lucha por una revoluci贸n social, internacional, libertaria e igualitaria. 




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com