December 16, 2020
De parte de La Haine
2,503 puntos de vista

Los puestos pol铆ticos de Tirso de Molina probablemente sean uno de los espacios de difusi贸n pol铆tica al margen de las instituciones m谩s conocidos de Madrid. Desde hace m谩s de cuarenta a帽os, cada domingo compa帽eros anarquistas y comunistas vienen montando puestos en la c茅ntrica plaza donde venden libros, fanzines y dem谩s art铆culos para la difusi贸n ideol贸gica y la financiaci贸n de las organizaciones. Nunca ha estado regulado como los puestos del rastro 鈥渙ficial鈥, lo que supone una gran ventaja para los compa帽eros, aunque no han sido pocas las trabas que el ayuntamiento les ha impuesto a lo largo de su historia.

Con la excusa de la crisis del COVID-19 y el distanciamiento social, el ayuntamiento de Almeida se ha propuesto acabar definitivamente con el espacio, aun sabiendo que las medidas de seguridad sanitaria se cumplen escrupulosamente, pidiendo unas licencias que nunca se han solicitado de las que los compa帽eros carecen. Desde julio, la polic铆a municipal empez贸 a presentarse en la plaza obligando al desmantelamiento de los puestos bajo amenaza de sanci贸n. Como respuesta se convocaron concentraciones en la plaza cada domingo desde entonces y la situaci贸n es a煤n incierta.

Recordemos que el origen del rastro de Tirso lo encontramos en una etapa de efervescencia pol铆tica a finales de los 70, tras ser trasladados de la plaza de Cascorro donde los enfrentamientos con grupos fascistas eran muy habituales y causaban destrozos constantemente. Es en los 90 cuando m谩s actividad se lleva a cabo en la plaza, siempre por parte de organizaciones extraparlamentarias, especialmente anarquistas y comunistas. Desde su inicio la labor de resistencia ha sido encomiable: ni la constante presi贸n medi谩tica y policial, intentos de desalojo y ataques fascistas como los de Bases Aut贸nomas han podido acabar con la plaza. Cabe mencionar que el ayuntamiento tampoco est谩 dando ninguna facilidad a los puestos comerciales del rastro de Rivera de Curtidores, y desde aqu铆 expresamos nuestro apoyo.

Sigamos el ejemplo e impidamos que acaben con el espacio. Esta tentativa (nada nueva) de acabar con los espacios pol铆ticos no regulados por las instituciones sigue la l铆nea del acoso y desalojo de los CSO, pues el estado no permite que nos organicemos sin seguir sus normas y trata de controlar todos los espacios, especialmente los de esta clase. Porque saben que una izquierda dentro de sus m谩rgenes es siempre una izquierda m谩s d贸cil y menos peligrosa. Por ello, reiteramos nuestro total apoyo a los compa帽eros por su labor de difusi贸n adem谩s de por su destacable bagaje hist贸rico, y animamos a todo el mundo a estar atentos a pr贸ximas convocatorias.

隆Libertad para los puestos pol铆ticos!




Fuente: Lahaine.org