October 5, 2021
De parte de Valladolor
135 puntos de vista


 

 

Durante los 煤ltimos meses se ha estado
hablando mucho del supuesto enfrentamiento entre el gobierno de
PSOE-Podemos y la patronal a cuenta de la subida del salario m铆nimo
interprofesional, del talante negociador de la ministra de trabajo
perteneciente al PCE y de la obcecaci贸n de los l铆deres
empresariales que finalmente han visto como se aprobaba dicha subida
contra su voluntad.

Los medios de comunicaci贸n afines al gobierno
y todos los palmeros que le defienden en plat贸s de televisi贸n,
columnas de prensa y redes sociales, levantan la bandera de la
victoria ante el hecho de que finalmente el salario m铆nimo haya
subido鈥 15 euros. De por s铆 esta subida es de risa y s贸lo puede
considerarla como tal victoria quien tiene inter茅s en ocultar el
verdadero empeoramiento de las condiciones de vida de los proletarios
que estamos padeciendo desde hace a帽os.

 

Yendo a los datos. Antes de la subida, el
salario m铆nimo interprofesional (SMI) estaba en 950 euros. La subida
fue, como se ha dicho, de 15 euros, es decir, un 1,6%, que lo deja en
965 euros. Por otro lado, la inflaci贸n (el incremento de los precios
sostenido a lo largo de un periodo, en este caso lo que llevamos de
2021) est谩 en un 4%. Los 965 euros del salario m铆nimo ahora valen
un 4% menos de lo que val铆an 965 euros hace un a帽o. Es decir, los
965 euros de hoy son el equivalente a 926,6 euros de hace un a帽o.
Con lo que tenemos que el salario m铆nimo interprofesional ha
descendido aproximadamente 23 euros, un 2,4%
.

 

La pugna real entre gobierno y patronal era la
siguiente: las organizaciones empresariales quer铆an que el salario
m铆nimo nominal se quedase estancado, es decir, que el salario m铆nimo
real bajase un 4%. El gobierno les ha permitido bajarlo un 2,6%.
Curiosa victoria esta que se ha dado empeorando las condiciones de
vida de los trabajadores.

 

Tomamos ahora los datos no del salario m铆nimo
sino de las subidas salariales que se han producido por aprobaci贸n
de los nuevos convenios colectivos en el periodo enero-agosto de
2021. 

Como se sabe, los convenios colectivos son normativas laborales
con el car谩cter de ley que, bien en un sector bien en una empresa
determinada, regulan las condiciones salariales, etc. Por lo general,
dado que la inflaci贸n casi siempre es positiva, los convenios
colectivos, al aprobarse, suelen implicar subidas salariales que
compensen (un poco, poco o nada) la ca铆da del poder adquisitivo de
los salarios. La diferencia entre los incrementos del salario nominal
(el que viene reflejado en el papel) y la inflaci贸n (la subida de los
precios) determina la evoluci贸n del salario real (la cantidad
de cosas que se puede comprar con el salario nominal). Como hemos
visto con el salario m铆nimo interprofesional, a煤n en el caso de que
se produzca una subida nominal, si la inflaci贸n es mayor, se tendr谩
una ca铆da del salario real. Pero cuando hablamos de la evoluci贸n
salarial seg煤n convenios, no nos referimos a los sectores peor
pagados de la clase proletaria (los que cobran el SMI) sino a la
evoluci贸n salarial de la gran mayor铆a de la clase proletaria
porque, de los aproximadamente 16 millones de asalariados que hay en
Espa帽a (sin tener en cuenta funcionarios) 15,2 millones estar铆an
sujetos a convenio colectivo.

Seg煤n los datos que proporciona el Instituto
Nacional de Estad铆stica (INE), la media del incremento salarial
por convenio en el periodo enero-agosto de 2021 fue de 1,5%.
De
nuevo, con el dato de inflaci贸n en el 4%, vemos que la
disminuci贸n media del salario real es del 2,5%.

 

La realidad es esta: mientras el gobierno ha
puesto a disposici贸n de la patronal los mecanismos de ajuste de
empleo que esta ha considerado necesarios (ERTEs, despidos, etc.),
mientras que a buena parte de los proletarios se les ha obligado,
cuando entran en ERTE, a ceder el 30% de su salario al Estado (es
decir, a la administraci贸n general de la burgues铆a), etc., en
t茅rminos salariales vivimos una aut茅ntica ofensiva patronal, que va
camino de reducir las ya de por s铆 exiguas n贸minas a niveles de
verdadera miseria.

Y mientras todo esto sucede, el gobierno
PSOE-Podemos y las organizaciones sindicales cantan victoria鈥 una
victoria verdaderamente siniestra porque consiste no s贸lo en obligar
al proletariado a hacerse cargo del peso de la crisis econ贸mica
sino, adem谩s, a hacerle aceptar este hecho pas谩ndolo como medidas
supuestamente favorables para los trabajadores y cubiertas del manto
m谩gico del antifascismo y la lucha contra la derecha.

Cartel de mayo del 68: “El voto no cambia nada. La lucha contin煤a”

 




Fuente: Valladolorentodaspartes.blogspot.com