August 2, 2022
De parte de Lobo Suelto
147 puntos de vista

La ola de protestas que se vivieron en M茅xico en el 2014, por la desaparici贸n de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y el asesinato al a帽o siguiente de 5 personas en la colonia Narvarte de la Ciudad de M茅xico (entre ellas, nuestra amiga y colega Nadia Vera), nos urgieron a asumir seriamente lo que las manifestaciones pol铆ticas estaban desplazando en nuestras vidas y pr谩cticas art铆sticas. Desde entonces decidimos vincularnos con diversos actores pol铆ticos latinoamericanos (personas, colectivos y asociaciones), para escucharles y recolectar sus sentires. Cada nueva ola de manifestaciones en la regi贸n, plantea nuevas preguntas.

La Liga Tensa, un colectivo de cinco artistas, te贸riques y core贸grafes mexicanas y uruguayas, se ha dado a la tarea de desmenuzar el fen贸meno de la manifestaci贸n, aplicando herramientas del pensamiento coreogr谩fico a la observaci贸n y an谩lisis de los movimientos masivos. Hasta ahora la investigaci贸n ha tenido distintas formas de salida: la exposici贸n Es enorme y se mueve como el gas. Una mirada coreogr谩fica a las manifestaciones (2017), la conferencia esc茅nica Escuchar la manifestaci贸n como a un r铆o (2019), as铆 como algunos talleres, muchas pl谩ticas y ahora estos cuadernos. Pensar en publicar es tambi茅n, por un lado, expandir esta investigaci贸n fuera de los alcances habituales del c铆rculo del arte y por otro continuar la conversaci贸n con otres (artistas, curadores, etc), cuyo trabajo es af铆n al nuestro y con quienes encontrarnos es mutuamente ben茅fico. Las primeras 5 publicaciones que aqu铆 proponemos, concentran en texto e imagen parte del trabajo de investigaci贸n de los 煤ltimos 7 a帽os de la Liga Tensa. Esta serie de libros, y el proyecto en general, ponen a prueba los l铆mites de la pr谩ctica art铆stica al transformar la coreograf铆a en una especie de ciencia social, que indaga en la forma en que la protesta se organiza y se mueve. Nuestra pr谩ctica propone analizar fen贸menos sociales como hechos est茅ticos y tambi茅n pensar posibles aplicaciones pol铆ticas de estrategias surgidas en el campo del arte.

Investigar la manifestaci贸n

La manifestaci贸n es una presa desbordada, un dique rompi茅ndose, un susurro enorme que se mueve como el gas, una niebla que, empujada por el viento, aparece y desaparece en donde menos se la espera.

Esta no es una investigaci贸n objetiva. Investigamos para salir a la calle, para alimentar las luchas en las que creemos y con las que buscamos cercan铆a, sabiendo que hay acontecimientos que nos cambian (y nos han cambiado) la vida. Venimos ac谩 a compartirte lo er贸ticas que nos resultan las manifestaciones. Nuestros cuerpos est谩n empapados de marchas y el tu茅tano de nuestros huesos convertido en lumbre. Marchamos y escribimos, a veces estos dos caminos se cruzan, a veces no. En estos cuadernos deseamos sumarnos a la protesta desde la escritura y la imagen.

Poner atenci贸n a los flujos, observar los cambios peque帽os, percibir el inevitable movimiento, sentir y entrar en el ritmo, analizar la organizaci贸n espacial, mapear afectiva y pol铆ticamente al cuerpo. Para nosotres, que venimos de la danza y la coreograf铆a, esto implica articular un pensamiento m谩s t谩ctico que moral, una 茅tica del movimiento. Estas publicaciones derivan a la vez de una investigaci贸n colectiva y de una reflexi贸n personal, y consisten en cinco ensayos, cada uno desarrollado por une de les integrantes de la Liga Tensa. Planeada como una serie en proceso, esta primera parte discute cinco aspectos de la protesta: la temporalidad, la percepci贸n, la imaginaci贸n, la violencia y las t谩cticas creativas.

Nos enfocamos espec铆ficamente en las movilizaciones en contextos urbanos porque es donde vivimos y donde militamos. Estas publicaciones est谩n pensadas para diseminarse, viajar, y funcionar como herramientas m谩s all谩 de nuestros cuerpos; nos despegamos un poco de nuestra opini贸n personal para pensar mejor. Y en la acci贸n de socializar, relevar o juntar estrategias para la lucha, esperamos abrir otro espacio para seguir encontr谩ndonos y discutiendo la protesta.

CUADERNO I

SE ME HACE QUE AH脥 VIENE LA CRECIENTE

Sobre el tiempo y la manifestaci贸n

Nadia Lartigue Zaslavsky / Liga Tensa

鈥淟a manifestaci贸n es una interrupci贸n. El flujo espacio-temporal de una zona se ve modificada por la acci贸n de una o varias personas que ejercen su derecho pol铆tico. Se interrumpe una calle, una plaza, una f谩brica, las personas habitan ese espacio ejerciendo

una presencia anormal; sus cuerpos irrumpen de una manera no cotidiana, pero s铆 espec铆fica. M谩s all谩 de que fluyan o se planten, esas personas est谩n dejando de hacer lo que har铆an, est谩n dejando de moverse como se mover铆an. Se movilizan personas, para que la estructura urbana se frene. Se movilizan grupos policiales, se cierran calles para que los autos no pasen, se cierran tiendas y vitrinas que pudieran quedar en medio del recorrido, se activan alertas de los distintos grupos involucrados: tanto de aquellas personas que se manifestar谩n, como del gobierno o grupo pol铆tico contra el cual vaya dirigida la protesta. Todo eso que se mueve, tambi茅n interrumpe. Cada sitio tiene sus l贸gicas r铆tmicas, sus velocidades y sus flujos. Y en una ciudad en la que la concentraci贸n de personas suele ser mayor a la de una zona rural, algo que afecta profundamente a su funcionamiento es que el intercambio de personas, de mercanc铆as, de coches y de camiones se vea entorpecido. Hemos experimentado esa interrupci贸n en distintos contextos, con sus toques de queda, sus alertas s铆smicas, sus pandemias, pero la fuerza que esto cobra cuando quien la ejerce es un grupo de ciudadanes que protestan, es totalmente distinta. Salir a la calle y encontrarse produce un tiempo de la gente, detona preguntas y dispara imaginarios sobre cu谩l es esa otra forma de vivir de la que hablamos, cu谩l es ese cambio radical que estamos deseando.

Este texto analiza la(s) manifestaci贸n(es) desde la perspectiva del tiempo. El tiempo que la(s) contiene, y el que la(s) atraviesa. En un contexto principalmente urbano, como es el caso de los ejemplos que aparecer谩n aqu铆, la aceleraci贸n y el paro se acent煤an, y generalmente indican cosas distintas. Despu茅s de ubicar de manera muy concreta algunos tipos de manifestaci贸n trataremos de mirar sus caracter铆sticas duracionales, sus presentes, lo que las antecede o las desborda, para intentar entonces, hacer un an谩lisis sincr贸nico del suceso. Lo sincr贸nico como un corte en medio de una manifestaci贸n, una pausa imaginaria que nos permite ver todos los ritmos que suceden al mismo tiempo y, posiblemente, percibir esa diversidad de voces, de energ铆as, de deseos, incluso de causas, que ah铆 convergen. Enseguida nos adentraremos en un an谩lisis diacr贸nico para entender el acontecimiento. Lo diacr贸nico como estrategia para situar una situaci贸n pol铆tica espec铆fica, la historia de un movimiento, una sucesi贸n de eventos. En este sentido, el foco est谩 puesto en los movimientos, m谩s que en la interrupci贸n.

Apoy谩ndonos siempre en un tendedero de situaciones espec铆ficas, procuraremos volver constantemente al cuerpo que percibe para nombrar el instante. El cuerpo individual y el cuerpo colectivo. 驴Cu谩nto tiempo transcurri贸? y 驴cu谩nto tiempo sentimos que transcurr铆a? Y adem谩s de ese tiempo presente en el cual se acciona y suceden las cosas, 驴c贸mo podemos pensar los tiempos pasados que precedieron nuestras luchas y c贸mo imaginamos que se dar谩n las luchas por venir? 驴C贸mo aprendimos a marchar? Pudo

ser en los hombros de nuestra madre, quien nos hac铆a sostener un cartelito en su nombre, o pudo ser en un momento clave de nuestra vida estudiantil en el que el ejemplo de les compa帽eres m谩s populares marc贸 nuestras formas de salir a la calle. Y 茅stes, a su vez, seguramente aprendieron de las formas de otro grupo de estudiantes o familiares. O tal vez fue mucho m谩s tarde. Pero mucho lo aprendimos de alguien que ya lo hab铆a hecho antes, y nos regal贸 cantos y herramientas que imitar y replicar. Y esas herramientas y esos cantos se van a transformar, algunas dejar谩n de existir para dejarles el lugar a otras, m谩s acordes con los tiempos que vienen. Las estrategias que nos dejaron los muertos siguen reverberando, en ocasiones resquebrajan la tierra para resurgir. Y cada vez que revisamos aquello que se hizo antes, mucho antes, tomamos distancia para proponer otra cosa o, en dado caso, para insistir en lo que a煤n no ha sido escuchado y requerir谩 cientos de a帽os m谩s.

La manifestaci贸n es el espacio de visibilidad de los movimientos. Y las calles de la ciudad, el marco en el que se llevan a cabo esas batallas. 鈥淓s un texto que se concibe, pero se escribe en el momento de practicarla鈥, dice Sergio Tamayo. Am茅rica Latina lo ha vivido con much铆sima efervescencia en su historia moderna y, sobre todo, desde la 茅poca de las dictaduras. Hacer un zoom out y tratar de entender las maneras de accionar, tambi茅n nos ayuda a ver todo eso que un movimiento tiene en com煤n con otro, y que si lo miramos desde la perspectiva del ritmo podr铆a arrojar claves que no s贸lo est谩n determinadas

por las identidades pol铆ticas de los movimientos. Mirarlas desde el ritmo tiene algo de simple, algo de reconocible para nuestros cuerpos, y puede abrir algunas ventanas para sentir que eso que sucede est谩 tambi茅n compuesto por elementos de goce cercanos al baile. Mucho de lo que ah铆 vivimos est谩 contaminado por lo que viven otros cuerpos y las ondas que 茅stos producen.鈥

Para leer y descargar el cuaderno completo:

https://ligatensa.files.wordpress.com/2022/07/liga.nadia_.def_compressed.pdf




Fuente: Lobosuelto.com