October 19, 2020
De parte de Portal Libertario OACA
215 puntos de vista


Los p谩rrafos que siguen son el texto de  la Introducci贸n y las Conclusiones del ensayo del mismo t铆tulo de Rene Berthier que 鈥揺n su versi贸n original completa en franc茅s- est谩 disponible en http://monde-nouveau.net/IMG/pdf/essai_12-04-2020.pdf. El texto ha sido traducido por la Redacci贸n de El Libertario.

Es dif铆cil definir qu茅 es el anarquismo, ya que, menos a煤n que para el marxismo, no hay sello de “Appellation d’Origine Contr么l茅e“. Por tanto, todo el mundo puede dar su propia definici贸n, y as铆 se ha hecho. Precisamente, pretendo reivindicar por m铆 mismo este privilegio y brindar al lector una interpretaci贸n que se ha ido construyendo a lo largo de m谩s de cuarenta a帽os de actividad militante como anarcosindicalista y tantos a帽os de reflexiones colectivas y lecturas personales.

El movimiento anarquista naci贸 a mediados del siglo XIX del encuentro de dos factores: la tendencia inmemorial de la humanidad a luchar contra la opresi贸n pol铆tica y la explotaci贸n econ贸mica en conjunci贸n con la revoluci贸n industrial y la formaci贸n del movimiento obrero moderno.

Los tiempos son entonces particularmente oscuros. De 1840 a 1850, la poblaci贸n trabajadora en Francia pas贸, tras una revoluci贸n popular sangrienta, de un r茅gimen de reacci贸n mon谩rquica a la reacci贸n imperial de Napole贸n III. La revoluci贸n industrial desarroll贸 la maquinaria a gran escala, junto a la arbitrariedad patronal ilimitada y la miseria m谩s terrible. La servidumbre en Rusia y la esclavitud negra en Estados Unidos no han sido abolidas. Las 煤nicas alternativas que se ofrecen entonces al proletariado son las doctrinas sociales conformistas de la Iglesia y un socialismo de Estado doctrinario y ut贸pico.

Cuando Proudhon describi贸, en 1846, en t茅rminos que hoy pueden parecer melodram谩ticos, la miseria de la gente en su Sistema de Contradicciones Econ贸micas, esta no es una f贸rmula estil铆stica. Cuando public贸 el Libro I de El capital, Karl Marx explicar谩 que la supresi贸n del trabajo infantil no fue motivada por la compasi贸n de la burgues铆a; es la consecuencia de los informes de los inspectores de f谩brica que encontraron que los proletarios mor铆an antes de llegar a la edad f茅rtil y que la clase trabajadora eventualmente desaparecer铆a.

La actividad pol铆tica en Europa est谩 dominada por movimientos de liberaci贸n nacional. En 1848, la unificaci贸n de Alemania, de Italia, la independencia nacional de los pa铆ses dominados por el Imperio Austriaco estaban en la agenda. En 1848 tambi茅n Estados Unidos anex贸 buena parte del territorio de M茅xico. En 1863-1864 se rebel贸 la parte de Polonia ocupada por Rusia. Una terrible guerra civil devast贸 a los Estados Unidos en 1864-1865.

En pocos pa铆ses la burgues铆a ha obtenido las riendas del control estatal. Pero al mismo tiempo, hay un aumento considerable de la clase trabajadora desde mediados de siglo. La producci贸n pierde gradualmente su car谩cter artesanal con el desarrollo del capitalismo a gran escala. Este desarrollo, sin embargo, sigue siendo desigual: alrededor de 1860, Inglaterra, B茅lgica, Francia, Suiza alcanzaron una etapa bastante avanzada mientras que otros pa铆ses, como Italia, Espa帽a, Rusia y Polonia permanecieron esencialmente agrarios.

El anarquismo, como doctrina pol铆tica moderna, se desarrollar谩 a partir de dos fuentes que se enriquecer谩n mutuamente: la cr铆tica del comunismo doctrinario y ut贸pico franc茅s realizada por Proudhon, unida a la cr铆tica de Bakunin a la filosof铆a alemana. Pero es sobre todo a trav茅s de la experiencia pr谩ctica de la lucha social y de la solidaridad de clases dentro de la Asociaci贸n Internacional de Trabajadores que el movimiento socialista colectivista o revolucionario (que luego se llamar谩 “anarquista”) aparecer谩 como movimiento de masas organizado.

* * * * *

Este ensayo sobre los fundamentos te贸ricos del anarquismo no pretende ser exhaustivo. Solo aborda el pensamiento de cuatro autores, Stirner, Proudhon, Bakunin, Kropotkin, y muy marginalmente el de Malatesta, 隆y esto es desafiar la calidad de anarquista en uno de ellos! La intenci贸n de este trabajo es brindar algunos elementos b谩sicos para entender una corriente pol铆tica de la que se suele decir que sus fundamentos doctrinales son superficiales e inconsistentes. Si podemos cambiar un poco la forma de pensar, habremos logrado en gran medida lo que nos propusimos.

Hemos visto c贸mo los principales te贸ricos del “anarquismo” eran conscientes de la necesidad de reflexionar sobre el m茅todo de la ciencia como condici贸n para la constituci贸n de un movimiento revolucionario, lo que contrasta singularmente con la imagen que el marxismo intenta imponer. La ciencia es la adquisici贸n de conocimientos. En realidad, es menos un cuerpo de conocimiento que un sistema de hip贸tesis, conjeturas y anticipaciones que solo resisten mientras no sean desafiadas por otras hip贸tesis, conjeturas y anticipaciones. Las ciencias no pueden llegar a la verdad, se contentan con eliminar errores. Si la “anarqu铆a” es una “ciencia”, no es una excepci贸n a este proceso.

A menudo, en el curso de este trabajo, parec铆a que el pensamiento anarquista estaba determinado en relaci贸n con el marxismo (o viceversa). Esto se debe a que, originalmente, esta obra se titul贸: 驴Anarquismo y marxismo, primos cercanos o hermanos enemigos? Es que el marxismo y el anarquismo se desarrollaron por separado, por supuesto, pero conjuntamente a partir de preocupaciones id茅nticas y formulando conclusiones diferentes. Esto de ninguna manera disminuye sus oposiciones, por supuesto, pero la negativa a considerar su g茅nesis desde condiciones id茅nticas nos impide percibir los puntos en los que se encuentran y, por otro lado, no nos permite captar sus diferencias en su verdadero alcance y perspectiva. Tal aprehensi贸n de los puntos de convergencia lleva a muchos anarquistas a un rechazo del marxismo que ya no es una cuesti贸n de conocimiento o raz贸n, sino de una actitud religiosa y m铆stica. Adem谩s, tal aprehensi贸n de las oposiciones lleva a intentar s铆ntesis ecl茅cticas y perfectamente in煤tiles del tipo del 鈥渕arxismo libertario鈥. As铆, el marxismo y el anarquismo no son dos corrientes que se desarrollaron en dos compartimentos impermeables; interactuaron e interact煤an entre s铆, formulan las mismas preguntas y a menudo encuentran respuestas diferentes. Estas respuestas chocan en la acci贸n.

Contrariamente a la idea que habitualmente se transmite en el movimiento libertario, golpeado por una especie de “complejo de inferioridad te贸rico” frente al marxismo y convencido de que debe integrar ciertas partes de la doctrina marxista para ser “operacional” (justificando el intentos de fundar un “marxismo libertario”), el anarquismo ha contribuido m谩s al marxismo que a la inversa. Si los marxistas naturalmente no est谩n dispuestos a reconocer el hecho, tampoco lo est谩n los anarquistas mismos.

El anarquismo se opone al comunismo, en el sentido de la palabra en la 茅poca de Proudhon, en la medida en que este 煤ltimo defiende la comunidad de bienes. Tambi茅n se rechaza la propiedad privada, que se denomina “robo”. A esto, se opone la asociaci贸n. Estas posiciones, ubicadas en un contexto moderno, plantean la oposici贸n entre estatalizaci贸n y socializaci贸n. La noci贸n de colectivizaci贸n de los medios de producci贸n de los anarcosindicalistas se contrapone a la de estatalizaci贸n de los marxistas en el sentido de que son los productores asociados y federados los que se organizan para asegurar el funcionamiento de la econom铆a. (驴Es necesario aclarar que el anarquismo no niega la legitimidad de la propiedad de los bienes individuales y que su pensamiento se aplica a los medios de producci贸n?)

El anarquismo se opone tanto al centralismo como a la autonom铆a absoluta; en cambio, defiende el federalismo. Este principio se aplica a la organizaci贸n general de la sociedad, as铆 como a las formas de organizaci贸n menos globales (asociativa, pol铆tica, sindical).

El anarquismo no se opone metaf铆sicamente a ninguna forma de autoridad: libertad y autoridad son una pareja cuyo equilibrio debe encontrarse. Por tanto, es necesario definir las modalidades que permitan este equilibrio. Parad贸jicamente (y, nuevamente, contrariamente a la creencia popular), los anarquistas suelen ser fan谩ticos de las organizaciones. Definir arreglos organizativos precisos es la mejor manera de evitar abusos autoritarios. Por lo tanto, cualquier organizaci贸n debe proporcionar procedimientos para controlar los mandatos. Asimismo, es necesario prever una cl谩usula de rotaci贸n de mandatos que impida que un funcionario electo permanezca indefinidamente en su cargo.

En cuanto a la cr铆tica econ贸mica del capitalismo, existe una convergencia entre anarquismo y marxismo que pocos autores se帽alan. Convergencia en el lento proceso de gestaci贸n de esta cr铆tica, de la que el libro de Proudhon es un momento decisivo. Despu茅s de rechazar el Sistema de contradicciones econ贸micas, Marx buscar谩 a tientas durante quince a帽os la forma correcta de exponer los mecanismos del sistema, antes de volver al m茅todo que hab铆a iniciado Proudhon: el m茅todo inductivo-deductivo. La correspondencia de Marx muestra claramente las vacilaciones, los momentos de des谩nimo que marcaron su investigaci贸n.

La doctrina anarquista se basa en los siguientes principios, desarrollados en particular por Proudhon:

1) Las contradicciones sociales son consecuencia del r茅gimen de propiedad privada de los medios de producci贸n;

2) El capitalismo, al monopolizar los medios de producci贸n, condena al proletariado al trabajo asalariado;

3) La plusval铆a (o “ganancia inesperada”, en el vocabulario de Proudhon) define lo que se llama robo capitalista;

4) El trabajo es el 煤nico creador de valor, por lo que las ganancias son parte del trabajo en s铆;

5) La ganancia es parte del trabajo no remunerado y apropiado por el capitalista;

6) El fin de la explotaci贸n requiere la destrucci贸n del capitalismo;

7) El Estado es la organizaci贸n de defensa de los intereses del capital;

8) El r茅gimen capitalista crea contradicciones que se manifiestan en una lucha permanente entre la clase dominante y la clase dominada.

9) La creaci贸n de una sociedad emancipada s贸lo puede resultar de hacerse cargo de las decisiones econ贸micas y pol铆ticas, sobre una base federalista.

10) Por “proletariado” se entiende la siguiente definici贸n de Pierre Besnard: “… el trabajador de la industria o de la tierra, el artesano de la ciudad o los campos que trabaja o no con su familia , el empleado, el funcionario, el capataz, el t茅cnico, el profesor, el cient铆fico, el escritor, el artista, que viven exclusivamente del producto de su trabajo.”

Esto significa que la inmensa mayor铆a de la poblaci贸n puede sentirse interpretada por el proyecto libertario.

Rene Berthier

Fuente: http://periodicoellibertario.blogspot.com/2020/10/sobre-los-fundamentos-teoricos-del.html




Fuente: Portaloaca.com