March 30, 2021
De parte de Nodo50
195 puntos de vista



  • Un an谩lisis de Transport & Environment y Carbon Market Watch desvela por primera vez las emisiones totales de las aerol铆neas en la UE.
  • El 70 % de esas emisiones no est谩 sometido a ninguna regulaci贸n, lo que permite a las compa帽铆as emitir millones de toneladas de CO2 a la atm贸sfera libremente y sin pagar.
  • Tan solo el 16 % de las emisiones de Iberia en 2019 fue objeto de regulaci贸n bajo el sistema de comercio de emisiones de la UE.
  • Ecologistas en Acci贸n demanda a la UE medidas m谩s ambiciosas para descarbonizar el sector de la aviaci贸n, como la implantaci贸n de medidas fiscales (impuesto al queroseno) o la promoci贸n de biocombustibles avanzados con estrictos criterios de sostenibilidad.

Las organizaciones ambientales Transport & Environment, de la que forma parte Ecologistas en Acci贸n, y Carbon Market Watch han desvelado hoy los datos totales de emisiones de las aerol铆neas de la UE en 2019. Se trata de la primera vez que estos datos salen a la luz, ya que hasta ahora solo se dispon铆a de las emisiones contempladas dentro del r茅gimen de comercio de derechos de emisi贸n de la UE (RCDE), es decir, las de los vuelos dentro del Espacio Econ贸mico Europeo. La conclusi贸n es demoledora: menos de un tercio de las emisiones totales son objeto de regulaci贸n, lo que implica que a d铆a de hoy las aerol铆neas europeas pueden contaminar libremente en sus operaciones fuera del mencionado espacio econ贸mico.

Dichas operaciones, la mayor parte rutas de largo alcance, constituyen el grueso de la actividad de las principales compa帽铆as de la UE. Por ejemplo, para Lufthansa, Air France y British Airways las emisiones no reguladas constituyen el 77 %, el 83 % y el 86 % respectivamente del total. Hay que recordar que, debido a la ausencia de regulaci贸n, las aerol铆neas no pagan un c茅ntimo por las emisiones de CO2 generadas en esos vuelos, que en 2019 fueron de 65,9 millones de toneladas.

En el caso de las aerol铆neas espa帽olas, destaca el caso de Iberia, que en 2019 lanz贸 a la atm贸sfera 5,67 millones de toneladas de CO2, de las cuales el 83 % se beneficiaron del limbo legal generado por la ausencia de marcos regulatorios. La compa帽铆a del grupo IAG represent贸 la sexta aerol铆nea de la UE con mayor volumen de emisiones y la tercera en proporci贸n de emisiones no reguladas.

Por su parte, Air Europa emiti贸 2,34 millones de toneladas de CO2, de las cuales tan solo el 28,6 % estuvieron sometidas a alg煤n tipo de regulaci贸n. Finalmente, Vueling, con una cifra total de emisiones muy similar (2,33 millones de toneladas de CO2), registr贸 un alto porcentaje de emisiones reguladas (93,9 %), como consecuencia del car谩cter eminentemente intraeuropeo de sus operaciones.

Seg煤n Andrew Murphy, director de aviaci贸n de T&E, 鈥渄espu茅s de un a帽o entero despilfarrando ayudas en rescates de aerol铆neas, los gobiernos deben plantearse un cambio de rumbo y concentrarse en hacer que el sector sea m谩s ecol贸gico. Se deber铆a obligar a las aerol铆neas a pagar por las emisiones de todos sus vuelos, y exigirles que utilicen combustibles m谩s limpios鈥.

En la actualidad, seg煤n la normativa comunitaria, las aerol铆neas tan solo pagan por las emisiones de los vuelos que tienen lugar dentro del Espacio Econ贸mico Europeo. En 2008, la UE intent贸 incluir la aviaci贸n de larga distancia en el RCDE, pero el sector presion贸 hasta conseguir que los vuelos entre pa铆ses de la UE y de fuera de la UE quedaran excluidos de la normativa reguladora. El pretexto era permitir la creaci贸n de un sistema internacional de regulaci贸n de las emisiones de CO2 auspiciado por Naciones Unidas que reuniera al conjunto de las aerol铆neas a nivel global.

Este sistema de regulaci贸n, promovido por la Organizaci贸n de Aviaci贸n Civil Internacional (OACI) y conocido como Corsia, tiene como objetivo mantener las emisiones del sector en niveles de 2020. De aplicaci贸n obligatoria por los Estados solo a partir de 2027 y basado fundamentalmente en la figura de las compensaciones de emisiones, Corsia ha generado importantes cr铆ticas por su falta de ambici贸n y sus capacidades reales de reducir las emisiones del sector.

Seg煤n un estudio encargado por la Comisi贸n Europea publicado la semana pasada, el sistema Corsia podr铆a en realidad socavar los esfuerzos clim谩ticos europeos. Seg煤n el an谩lisis, realizado en Septiembre de 2020 y hasta ahora no publicado, es probable que el sistema promovido por la OACI no consiga alterar materialmente el impacto clim谩tico del transporte a茅reo, debido a su dise帽o y falta de transparencia y aplicabilidad.

En palabras de Gilles Dufrasne, responsable de pol铆ticas en Carbon Market Watch, 鈥淐orsia no es m谩s que una excusa barata de la que se sirve el sector de la aviaci贸n para seguir actuando como hasta ahora. En lugar de defenderlo, la UE deber铆a oponerse a las voces del sector que reclaman el desmantelamiento del RCDE europeo. Debemos poner fin a las exenciones de las que se benefician actualmente las aerol铆neas, incluida la libre distribuci贸n de permisos de contaminaci贸n. Sustituir las pol铆ticas actuales por el sistema Corsia tendr铆a el efecto contrario鈥.

En estos momentos, la Comisi贸n Europea se encuentra en un proceso de revisi贸n de su r茅gimen de comercio de derechos de emisi贸n (RCDE), con el objetivo de determinar si los vuelos que entran o salen del Espacio Econ贸mico Europeo deben formar parte de 茅l, as铆 como de decidir una f贸rmula para articularlo con el sistema Corsia. Seg煤n un estudio de Transport & Environment, la sustituci贸n del RCDE por el sistema Corsia en la UE supondr铆a un aumento de las emisiones de aproximadamente 683 millones de toneladas en el periodo 2021-2030.

Pablo Mu帽oz, coordinador de la campa帽a de Aviaci贸n de Ecologistas en Acci贸n: 鈥淟a UE debe mostrar mucha mayor ambici贸n en sus pol铆ticas de descarbonizaci贸n del sector de la aviaci贸n. Para ello, no solo debe reforzar el RCDE, sino tambi茅n establecer medidas fiscales como el impuesto al queroseno, cancelar toda financiaci贸n de aumento de infraestructuras aeroportuarias y promover la utilizaci贸n de biocombustibles avanzados con estrictos criterios de sostenibilidad鈥.




Fuente: Ecologistasenaccion.org