August 28, 2021
De parte de Lobo Suelto
289 puntos de vista


A todos nos re cabe, nos equivocamos, nos zarpamos, hacemos cualquiera, enloquecemos, arrancamos a los gritos porque sí. Todos somos emboscados, cancelados, escroleados. Todos sabemos de la maldad y oportunismo de los guachos, de cómo nos descansan, de cómo nos hacen hacer miau miua. Sufrimos su odio, desprecio, desdén. Todos somos filmados con carpa, capturados haciendo alguna, hechos meme. Todos somos gatos del algoritmo, panchos de la jefa, defensoras de proyectos personales de otros, posteadores de cada estupidez que se nos cruza en el timeline, presos de nuestra propia estupidez. Todos queremos opinar, tenemos que opinar, estamos a la moda para opinar, creemos que a alguien le interesa nuestra opinión. Todas somos la profesora, así de desquiciada, empastillada, toda odiada, enardecida, despistada ¿Hay otra forma de ser docente? ¿Hay otra forma de plantarse en el aula y no morir en el intento? ¿Hay otra forma de hablar de política? Todos creemos que hay algo que explicar, transformar, militar, tuitear. Una vida, un grupo, el territorio, una deuda. Creemos que si explicamos se entiende, que es cuestión de argumentos, de palabras, de datos. No se que creemos, pero creemos de manera absurda. casi mágica, religiosa, militante. Creemos en el Estado, en la educación, en el mercado, en el trabajo, en la educación y el futuro. Creemos en que por un rato un presidente nos cuidó, en el hijo de ella es un cuadro, en la juventud gloriosa, en los libros, en las series, en la inclusión. Todos creemos y tenemos una razón, un kiosco, una astilla, una soga donde aferrarnos, donde esperar el finde, la jubilación, la muerte. Todos tuvimos un pasado mejor, una vida más plena. Creemos que sabemos, que podemos, que es cuestión de voluntad. Que hay una batalla que se libra en todos lados, una batalla propia, cultural y política. Creemos que con decir lo personal es político decimos algo. Creemos un montón de cosas, pobres, chiquitas, insignificantes. Que son re costosas, que duelen, que ni valen la pena. Todes somos la profe y todavía no nos dimos cuenta




Fuente: Lobosuelto.com