September 26, 2021
De parte de Red Nacional De Medios Alternativos
170 puntos de vista


El  7 de septiembre, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) convocó a un paro de 24 horas para el sector. En el Enredando las Mañanas del pasado miércoles 8, entrevistamos a Juan, delegado del Diario Popular de Avellaneda, que contó la situación salarial que atraviesan: por debajo de la canasta básica familiar y en cuotas. Explicó las implicancias de los dos convenios colectivos que existen para la prensa gráfica y la complicidad entre unas pocas empresas monopólicas de la comunicación con el Ministerio de Trabajo para avasallar derechos laborales. Finalmente, destacó la importancia de la coordinación entre los trabajadores de los  medios comerciales con  los medios comunitarios y populares. Por RNMA


“Hay una cuestión corporativa de los medios hegemónicos que hace que aquel conflicto que se vive en un medio no se refleje en un tercero porque en algún momento puede pasarle a ellos. Es la lógica propia del empresariado. Tristemente, la crisis en el gremio de prensa ya no es una novedad”  Así comenzó la entrevista, Juan, delegado del Diario Popular Avellaneda, al ser consultado por el Enredando las Mañanas, en el marco del paro del sector convocado por FATPREN.

El trabajador comentó que en la prensa gráfica existen dos convenios colectivos: “En el caso de la prensa gráfica sucede una cosa muy particular, está dividida en dos convenios colectivos de trabajo. Uno que responde al sur de Buenos Aires y a todo el país que es el Convenio 481, donde estamos todos encolumnados detrás de la Federación Argentina de Prensa; y el otro que es de los medios de Capital. Está la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires,  la UTPBA, que es un sello de goma, que no representa a nadie y que no pelea por los derechos de nadie y firma paritarias en blanco a pedido del grupo Clarín y la Nación.”  Y amplió sobre el monopolio de unas pocas empresas: “en las demás provincias, también están el grupo Clarín y Nación y eso es lo camaleónico de los medios. Porque Clarín es dueño de medios en Santa Fe,  Entre Ríos,  Mendoza, Córdoba. Son pulpos mediáticos, tienen representación en distintos lugares. La cámara ADIRA,  de Diarios del Interior de la República Argentina, continua presentando por vigésimo año consecutivo una paritaria de hambre con salarios que están por debajo de la canasta básica, con empresas que pagan en cuotas como el caso del Diario Popular, como el de muchos otros. Pongo el caso del Diario Popular porque es el tercer diario más grande del país y tiene mayor resonancia.”

Expresó además la complicidad de los dueños de los multimedios con el Ministerio de Trabajo: “Por poner un ejemplo fuera del convenio 481 y para expresar la crisis del sector,  Fontevecchia, en Diario Perfil, con amigos de todos los poderes de turno, dice que no paga aguinaldo o lo paga en seis cuotas y lo dice ante el Ministerio de Trabajo que convalida todas estas maniobras extorsivas, ilegales. El Ministerio avala a la patronal, que ya sabemos el gran peso que tiene. Y ante distintos convenios y distintas cámaras, resulta que los personajes son los mismos.”

Consultado sobre la lucha que vienen dando los trabajadores y las trabajadoras de la prensa, y aún en contexto de pandemia, el delegado contó: “La crisis se profundiza y esta coyuntura nos empuja un poco porque lamentablemente no podemos salir a la calle, cosa que hemos hecho una y otra vez pero siempre, nos las vamos rebuscando y hemos hecho acciones respetando el distanciamiento social y sin exponer a ningún compañero. Hicimos actos en las puertas de los medios de comunicación, hemos hecho en el Popular. Ha pasado en Misiones, en Rio Negro, se siguen realizando este tipo de iniciativas. Pero la realidad es que la Cámara que cada día se sienta delante de nosotros con el Ministerio presente, vuelve a presentar una oferta que es una cargada para un sector absolutamente golpeado”

Sobre la acción del paro convocado el martes 7 de septiembre por FATPREN  profundizó: “Nace todo esto hace algo más de un mes. Existe una nueva conducción de la Federación, democrática y que pone en el plenario de delegados y delegadas y secretarios generales, la decisión generalizada. Nosotros lo trabajamos en cada uno de los medios en nuestras comisiones internas y después volvemos y nos encontramos con el mandato de compañeros y compañeras. Se votó un plan de lucha, que comenzaría con una discusión  a través de los medios virtuales y de distintas herramientas para verificar cual es la realidad del sector y denunciar la vocación de la Cámara de seguir hambreando a sus trabajadores y trabajadoras con paritarias a la baja. Luego de eso se realizaron asambleas, se pasó a una actividad en la puerta de cada uno de los medios y finalmente ante la no respuesta de la Cámara y la intransigencia, la última vez ni siquiera se presentó en el Ministerio de Trabajo, avanzamos al paro nacional que tuvo mucho éxito y realmente refleja las necesidades de un sector que ya no puede recibir más golpes. Ya viene golpeado hace 10 años y en los últimos dos, el Estado ha pagado el 50 por ciento de los salarios.”

El contexto de la pandemia agravó la situación laboral del gremio: “Los trabajadores estamos en nuestras casas, lo que parecería una comodidad que en parte podría serlo,  pero cobramos en cuotas, nos hacemos cargo de los gastos que pudiéramos tener como teléfono, computadora. Todo lo que antes era costo de la empresa hoy es de los trabajadores. Y las patronales no lo reconocen. En este marco que se presenten con una paritaria que nuevamente pierde  10 puntos ante la inflación, es una vergüenza e insostenible, por eso el paro se llevó a cabo por 24 horas y si la empresa sigue intransigente, los trabajadores avanzaremos hacia otra medida” , aseguró el periodista.

Los salarios a la baja, perdiendo ante la inflación y el empeoramiento de las condiciones laborales, acerca a los trabajadores y trabajadoras de prensa a la situación del conjunto de los y las trabajadores de nuestro país. Ante esto Juan, aseveró: “Es fundamental poder coexistir y aceitar el flujo entre los medios comerciales y alternativos a través de los trabajadores, porque para los empresarios nunca va a ser conveniente. Pero los trabajadores lo hacemos, incluso a través del SIPREBA. Nos tenemos que relacionar y estar en contacto permanente porque ha pasado en otras circunstancias que los medios comerciales que tenemos mayor resonancia pudimos salir a contar por ejemplo, que habían reprimido a trabajadores de la Red Nacional de Medios Alternativos en una manifestación. Eso es parte de la fortaleza que nosotros tenemos que desarrollar.”  Pero  diferenció: “Hay un periodismo mainstream, de grandes estrellas y figuritas que están en la tele, en radios, diarios. Es un periodismo desclasado que arreglan sus contratos cara a cara con su patrón y no son solidarios de clase con sus compañeros. Y hay un periodismo, el 95 por ciento que incluye a los de la Red Nacional de Medios, y de los medios corporativos que no es un periodismo mainstream.

 â€œNosotros somos obreros, obreros de la comunicación, y sufrimos las mismas consecuencias de ser de la clase. Contarlo parece ser una novedad de algunos años pero que la sufrimos, la sufrimos juntos por eso tenemos que aceitar todos nuestros vínculos. Elevo un mensaje, un pedido y un deseo.”, manifestó para cerrar.

Escucha la nota acá:




Fuente: Rnma.org.ar