January 19, 2022
De parte de Lobo Suelto
247 puntos de vista

Se escribi贸 de 茅l que era algo as铆 como el Cristo de la filosof铆a porque encarn贸 una vez lo impensable: la inmanencia 鈥渁bsoluta鈥. Lxs dem谩s fil贸sofxs, como ap贸stoles, se acercan m谩s o menos a 茅l, irreverentes o fieles, d贸ciles, esc茅pticos o descre铆dos: jam谩s indiferentes. Con variantes diversas, este tipo de cosas se han escrito sobre Spinoza. Sus mas enconados detractores emplearon f贸rmulas inversas, present谩ndolo como una suerte pestilente anticristo, por haber redactado textos que ning煤n sistema de obediencias puede aceptar, ni refutar. Spinozistas son por tanto quienes descubri茅ndose a s铆 mismos en el v茅rtigo de esa corriente irresistible -inmanencia-, procuran recorrer con libertad y rigor ese espacio en que lo absoluto es por fin abierto a la praxis, a煤n si en ese recorrido se constata una distancia infinita entre Spinoza y nosotrxs. Pero Spinoza no crey贸 que Jes煤s fuera un Cristo, ni que un Dios pudiera 鈥渆ncarnar鈥 en un ser finito. La iron铆a (deleuziana-guattariana) de proponerlo como mes铆as de la filosof铆a tiene algo del humor inconformista que acompa帽a a quienes, sabi茅ndose 铆ntima e irremediablemente ligados al autor de ese libro llamado 芦Etica禄 (nombre que rechaza la separaci贸n entre pensamiento y existencia), no desean asumir esa ligaz贸n al modo de una religi贸n, y por eso hacen del spinozismo un pensamiento exigente que si por un lado no llega nunca a deslindarse -se lo invoque o no- del nombre propio de Spinoza, no puede, por otro, admitir que nombre alguno -ni siquiera ese, vinculado a la inmanencia absoluta- sea ocasi贸n para que se filtre la trascendencia, emanada del h谩bito de concebir lo absoluto como envuelto en una distancia imposible de recorrer, al modo teol贸gico, secreto origen de los mecanismos que hab铆a que descubrir para comprender por fin las razones por las que los humanos fabricamos nuestras prisiones como si fueran libertades. Esa exigencia es la de lxs maestrxs de nuestro tiempo, quienes mejor han sabido desplazarse hacia esa idea extrema de la inmanencia -solo una vez pensada a fondo-, redescubri茅ndola como nervadura de lo real (expresi贸n de Marilena Chau铆) en que se entreteje cada pensamiento -y experiencia- que tenemos o podemos tener, y luchando a brazo partido por delinear los contornos de un pensamiento que sea capaz de inscribir esas experiencias comunes (lo que Louis Althusser llamaba 鈥渕aterialismo鈥), luz que permite volver a descifrar cada vez las claves de la producci贸n de potencia que en los modos finitos 鈥渃omunicantes鈥 (al decir de Etienne Balibar) admite ser le铆a como series de aperturas, o 鈥渁nomal铆as鈥, en que las que lo metaf铆sico es descubierto como pol铆tica y constituci贸n (como piensa Toni Negri), objeto de una praxis que supone una fuerte reflexi贸n sobre los modos de conocer (Alexander Matheron) y sobre las v铆as de la instituci贸n colectiva, como base de una problematizaci贸n cr铆tica de la persistente respuesta hobbeseana -como estatizaci贸n de la obediencia en condiciones de mercado- al problema de las reglas que organizan la potencia de los muchos (Paolo Virno) por medio de una investigaci贸n a fondo sobre el papel de la filosof铆a como denuncia del terror sobre los cuerpos y las almas (como hizo entre nosotrxs Le贸n Rozitchner), herencia 煤ltima -incluso y sobre todo en lo neoliberal- de lo teol贸gico-pol铆tico.




Fuente: Lobosuelto.com