July 22, 2022
De parte de Nodo50
156 puntos de vista

Jos茅 Antonio Gonz谩lez, trabajador de la limpieza viaria de Madrid, ha muerto por un golpe de calor. Otro operario del sector, de la misma ciudad, se encuentra grave en el hospital por el mismo motivo. Obligados a trabajar con uniformes que no transpiran el sudor, haciendo jornadas extenuantes a pleno sol, en las horas m谩s c谩lidas de la m谩s profunda ola de calor que ha vivido la capital, los trabajadores y trabajadoras pagan el precio de los fulminantes beneficios de las contratas y empresas multiservicios que se apropiado de la gesti贸n y ejecuci贸n de gran parte de los servicios p煤blicos de nuestros municipios.

Cuando, durante la alcald铆a de Manuela Carmena, las gentes del Instituto de Ciencias Econ贸micas y de la Autogesti贸n (ICEA) hicimos p煤blico un proyecto que defend铆a la autogesti贸n de la limpieza viaria madrile帽a, nadie nos hizo demasiado caso. La propuesta planteaba una novedosa, aunque inacaba (era un primer borrador que deber铆a haber sido completado mediante investigaciones y actividades que ninguna entidad p煤blica quiso financiar ni acompa帽ar), estructura de organizaci贸n del servicio p煤blico de la limpieza viaria. Pretend铆amos combinar la autogesti贸n por parte de los trabajadores y trabajadoras, con mecanismos de control vecinal y comunitario de la prestaci贸n del servicio. Quer铆amos afirmar la posibilidad de una nueva forma de propiedad social-comunitaria que, m谩s all谩 de la gesti贸n privada por parte de las empresas transnacionales y fondos de inversi贸n, y la gesti贸n directa municipal colonizada por los intereses de estos mismos actores que hemos conocido durante el per铆odo neoliberal, permitiese experimentar con la creaci贸n de lo que, entonces, llam谩bamos 鈥渋nstituciones del com煤n鈥, tendencialmente vinculadas con la expansi贸n del control directo de ciudadan铆a y los trabajadores sobre un Estado en transici贸n a una nueva forma de organizaci贸n social.

En aquellas fechas, el consistorio de 鈥渓a nueva pol铆tica鈥 renov贸 sin m谩s el esquema de subcontrataci贸n del servicio, a煤n con alguna muy menor mejora. Las concesiones fueron reorganizadas, para ser entregadas, de nuevo, al mismo tipo de actores empresariales multiservicio que hab铆an dominado todas las licitaciones desde que el Ayuntamiento del PP hab铆a procedido a la privatizaci贸n de la ejecuci贸n de la actividad. Algunos compa帽eros del ICEA fueron recibidos por una concejala. Alg煤n otro edil nos cont贸 que, b谩sicamente, la cosa estaba muy dif铆cil para una remunicipalizaci贸n de la limpieza y que, en los nuevos pliegos de condiciones, la posibilidad de favorecer que el servicio acabase, mediante una forma social cooperativa, gestionado por los trabajadores y trabajadoras, era inviable desde el prisma de la regulaci贸n estatal de la contrataci贸n p煤blica.

El fallecimiento de Jos茅 Antonio Gonz谩lez es una tragedia provocada por la confluencia asesina de tres procesos interdependientes que s贸lo pueden detenerse desde una audaz intervenci贸n de masas sobre la textura central del sistema capitalista y la forma Estado con la que est谩 asociado de forma incestuosa.

Nos referimos, en primer lugar, al proceso de privatizaci贸n de los servicios p煤blicos y de colonizaci贸n, por tanto, del Estado por los intereses de la clase social que gobierna la econom铆a privada. En segundo lugar, a la negativa estatal a intervenir sobre las nuevas formas de explotaci贸n de la clase trabajadora, mediante los mecanismos de subcontrataci贸n y externalizaci贸n de las actividades productivas. Y, en tercer lugar, a la absoluta mercantilizaci贸n de la prevenci贸n de los riesgos laborales, operada por medio de una regulaci贸n que multiplica la burocracia para volver inaudibles las necesidades inmediatas de los trabajadores.

Es dif铆cil creer que, en el caso de que la ejecuci贸n de la limpieza viaria se realizase directamente por el consistorio, bajo control de los trabajadores/as y vecinos/as, esta muerte hubiera llegado a darse y, en caso, de haber ocurrido, el esc谩ndalo hubiera sido de tal magnitud que el alcalde no se hubiera podido esconder detr谩s de un manto de hip贸critas alegaciones acerca de su ignorancia y de su falta de responsabilidad.

Y para eso sirven, precisamente, la subcontrataci贸n y las empresas multiservicios: para empantanar la lucha de clases y esconder a los responsables del sufrimiento y la explotaci贸n tras una mara帽a de papeles y relaciones cruzadas. Las contratas, subcontratas, falsos aut贸nomos, los grupos de empresa que el Derecho del Trabajo califica como 鈥減atol贸gicos鈥 鈥 todo eso son herramientas que los laboratorios gerenciales (consultoras de Recursos Humanos, Despachos de abogados鈥) han desarrollado para maximizar la precariedad obrera y facilitar la gesti贸n de la fuerza de trabajo. Una clase trabajadora fragmentada, nadando en la confusi贸n ideol贸gica y vital, dif铆cilmente puede hacer un frente com煤n para reivindicar sus necesidades b谩sicas. Una aut茅ntica 鈥渞eforma laboral desde abajo鈥 deber铆a incorporar la prohibici贸n de la subcontrataci贸n, la readmisi贸n obligatoria de los despidos improcedentes (que, por tanto, no proceden) y el reforzamiento de la acci贸n sindical para abarcar el conjunto de las cadenas de valor.

Adem谩s, el r茅gimen general de la prevenci贸n de riesgos laborales deber铆a ser radicalmente transformado. La Prevenci贸n se ha convertido en la gran coartada de las empresas. Miles de papeles que no se traducen en acciones y que sustituyen la planificaci贸n escrita por la seguridad real, para alimentar un nuevo yacimiento de plusvalor: el de los servicios de prevenci贸n. Hay que aumentar el control sindical de las condiciones de seguridad, estableciendo el acceso a la informaci贸n preventiva para todas las secciones sindicales presentes en la cadena de valor de la actividad. Organizar y formar a los trabajadores y trabajadoras para que, individualmente o en grupo, procedan a interrumpir el trabajo en caso de riesgo grave e inminente. Hacer de la 鈥渃ultura de la prevenci贸n鈥 algo m谩s que un g茅nero literario-burocr谩tico.

Para avanzar en un proceso de transformaci贸n social que pueda hacer frente a estos tres procesos asesinos, es necesaria una nueva articulaci贸n obrera, entorno a un sindicalismo combativo que sea capaz de plantearse objetivos que vayan m谩s all谩 del d铆a a d铆a. Un sindicalismo revolucionario inserto en las luchas obreras y ampliamente relacionado con los movimientos sociales locales y barriales, y las luchas en defensa del territorio y contra la devastaci贸n ambiental. Articular sindicalismo obrero y sindicalismo social. Y experimentar con la conformaci贸n de nuevas 鈥渋nstituciones del com煤n鈥 que permitan superar la gesti贸n del capital y del Estado mediante nuevas formas de cooperaci贸n comunal-comunitaria.

Y, por supuesto, tener bien presente que aquellos que permiten que los trabajadores y trabajadoras a su servicio mueran de un golpe de calor, sin las medidas imprescindibles de seguridad, deben ser vistos por la clase trabajadora, y por todas las personas que a煤n defienden los valores m谩s preciados de la humanidad, como lo que son: la basura que crea el plusvalor, que habr谩 que ser enviada un d铆a al basurero de la Historia.

                Jos茅 Luis Carretero Miramar para Kaosenlared

Imagen de portada:  Wikimedia Commons | Detalles de la licencia




Fuente: Kaosenlared.net