September 2, 2021
De parte de Reflexiones Desde Anarres
1,771 puntos de vista
 En 1969, en la ciudad de Nueva York, m谩s en concreto en Harlem, y mientras toda la atenci贸n la acaparaba el festival de Woodstock, a pocos kilometros de distancia se celebraba otro gran evento musical. Se trataba del Harlem Cultural Festival, de m煤sica soul, al que acudieron grandes artistas negros y latinos de una incre铆ble y arrebatadora personalidad; este acontecimiento fue grabado y, durante medio siglo, ha permanecido oculto, ahora sale a la luz en forma de un impresionante documental de dos horas, que ahora en agosto de 2021 se ha estrenado en algunas salas espa帽olas.

Se trata del documental Summer of soul, con el subt铆tulo 鈥淟a revoluci贸n que no pudo ser televisada鈥, que rememora aquel poema y canci贸n del activista negro Gill-Scott Heron, pero pone tambi茅n el foco en el silencio que hubo en torno a este gran evento cultural y tambi茅n un fen贸meno pol铆tico. Hablamos del final de una convulsa d茅cada, la de los a帽os 60 del siglo XX, en el que la poblaci贸n fue muy consciente en Estados Unidos de la lucha por los derechos civiles, como las minor铆as raciales, las mujeres y el movimiento gay; un momento de lucha por la liberaci贸n, social y sexual, pero tambi茅n de terrible represi贸n y violencia. Este activismo no se daba solo en Norteam茅rica, tambi茅n en otras partes del mundo, hay que recordar tambi茅n el gran evento que fue Mayo del 68. La recuperaci贸n de este festival de, en gran medida, expresi贸n de una cultura negra que parece haberse querido eliminar durante generaciones, entronca con las luchas actuales del movimiento Black Lives Matter en una sociedad y un mundo en general que puede que no hayan evolucionado demasiado.

La pel铆cula est谩 dirigida por Amir Thompson, m谩s conocido art铆sticamente como Questlove, que es a su vez tambi茅n m煤sico y productor, y que ha hecho una labor encomiable de recuperaci贸n de un material que hab铆a estado sepultado durante d茅cadas. Fueron cinco conciertos, celebrados los domingo entre el 29 de junio y el 17 de agosto donde desfilaron artistas de la talla de B.B. King, en el terreno del blues, un jovenc铆simo Stevie Wonder o la gran Nina Simone, cuya aparici贸n en el tramo final del documental resulta apasionante y no solo por sus interpretaciones musicales. Tambi茅n, otros artistas individuales e int茅rpretes de esta rica cultura musical negra y tambi茅n latina; al respecto, las apariciones del puertorrique帽o Ray Barretto, otro artista de talla, percusionista, con sus mensajes de fraternidad universal de una gran emotividad.

La cuesti贸n religiosa est谩 bastante presente en el evento, participa de manera activa el conocido reverendo Jesse Jackson, que tambi茅n fue pol铆tico, y cuyo mensaje espiritual resulta menos interesante; llega a dar la bienvenida a todos los dioses que pueda adorar cada uno, con un claro deseo multicultural, pero hubiese sido completo si se saluda tambi茅n a los que no se subordinan a ninguna trascendencia. En cualquier caso, como el resto de este evento, hay que verlo como parte de las diferentes expresiones culturales. En cuanto a la m煤sica G贸spel, tan presente tambi茅n en el festival, otra expresi贸n religiosa, que resulta tan llamativa con sus alaridos y su histerismo, por supuesto, no exenta de atractivo, resulta significativo cuando alguien la describe de este modo: “Todos esos espasmos presentes en la interpretaci贸n de este tipo de m煤sica son los s铆ntomas de la tensi贸n y agobio de ser negro en Estados Unidos”. 隆Significativo y aterrador!

A un nivel pol铆tico, el comienzo de este documental resulta ambivalente, cuando alguien l煤cidamente sostiene que tal vez el festival se llev贸 a cabo para evitar que los negros quemaron la ciudad de Nueva York; es decir, que parece un fen贸meno de apaciguamiento de las masas. De hecho, no estamos hablando de un festival que fuera iniciativa popular, ya que est谩 organizado en gran medida por el ayuntamiento de NY y de hecho acude de buen rollo el propio alcalde, muy blanco y muy republicano, aunque de talante liberal; tambi茅n, c贸mo no, hubo conocidas marcas comerciales patrocinadoras. Tambi茅n resulta algo parad贸jico y estremecedor, cuando se asegura que van a ser miembros de los Panteras Negras los que se encarguen de la seguridad del evento, pero podemos ver claramente la presencia de la polic铆a en los planos generales; resulta llamativo, y algo t茅trico, ver a una multitud de personas negras disfrutando y bailando, mientras la mirada acaba y茅ndose, inevitablemente a un par de polis blancos de gesto severo y adusto.

No obstante, adem谩s de ser una excelente pel铆cula disfrutable solo por sus incre铆bles intepretaciones y por su impresionante riqueza cultural, si alguien quer铆a restar radicalismo al festival, estaba muy equivocado, especialmente con la aparici贸n en su tramo final de la gran Nina Simone. Esta mujer nos obsequia con unas canciones de letras absolutamente combativas y con un poema que viene a decir que hay que estar dispuestos a todo para cambiar las cosas; muy bien por el realizador haber recuperado sin ambages ni aclaraciones a esta artista, pr谩cticamente, incitando a la gente a rebelarse por todos los medios posibles y que, estoy seguro, fue uno de los factores para que este gran evento no fuera difundido durante mucho tiempo. 隆Impresionante Nina Simone!

Otro de los grandes momentos del festival se produce al rememorar que, cuando se estaba celebrando uno de los conciertos del Harlem Festival se produce el alunizaje en la luna, el 20 de julio de 1969; se expresa la rabia de la gente, que no muestra el menor entusiasmo por ello y en algunos casos con gran sentido del humor asegurando que “el hombre blanco est谩 en la luna y nosotros queremos pisar la tierra”. En definitiva, un trabajo documental excepcional, a nivel cultural y pol铆tico.




Fuente: Reflexionesdesdeanarres.blogspot.com