April 28, 2021
De parte de Todo Por Hacer
194 puntos de vista


Quis custodiet ipsos custodes?鈥 (驴Qui茅n vigila a los vigilantes?)

Frank Castle era un ex-marine que, tras luchar con distinci贸n por su pa铆s en el extranjero, volvi贸 a casa para trabajar como un agente del FBI. Castle confiaba ciegamente en el sistema para el que le trabajaba hasta que un d铆a un mafioso asesin贸 a su mujer e hijos. El sistema judicial, cuya m谩xima es la absurda presunci贸n de inocencia, se mostr贸 ineficiente a la hora de darle la Justicia que tanto ansiaba y absolvi贸 a los responsables. Por tanto, Castle, que es m谩s listo que nadie y sabe a ciencia cierta qui茅nes se encontraban detr谩s de todo, abandon贸 su uniforme gubernamental, se enfund贸 en cuero negro con una gran calavera blanca en el pecho y, llam谩ndose a s铆 mismo Punisher (鈥淐astigador鈥) se dedic贸 a aniquilar de la manera m谩s sanguinaria posible a todos los mafiosos que se encontraban detr谩s del asesinato de su familia. Y, no contento con eso, vaga los barrios de Nueva York matando a todos los criminales con los que se encuentra. Porque ante un sistema judicial corrupto e ineficaz, la verdadera Justicia la imparte 茅l.

脡sta es la historia de The Punisher, un popular personaje de los c贸mics de Marvel desde 1974. En los 煤ltimos a帽os ha tenido su propia serie de televisi贸n en Netflix. Su lema es 鈥渓a gente a la que mato necesita ser matada鈥 y su est茅tica macarra y molona, unida a su violencia exacerbada, le convierten en uno de los antih茅roes favoritos de todos los tiempos.

The Punisher y la extrema derecha

El 煤nico crimen en la guerra es perder

En los 煤ltimos a帽os su popularidad ha ido en aumento entre las filas de la extrema derecha. Mientras que nosotras, desde el anarquismo, criticamos el sistema penal y penitenciario por su dureza y por su criminalizaci贸n de la pobreza y de la marginaci贸n, el fascismo lo critica por 鈥渂lando鈥 e insuficiente. Los valores que representa The Punisher son los mismos que abraza la ultraderecha: la Justicia no es popular, ni institucional, sino que la impone la Ley del m谩s fuerte; la c谩rcel no es un castigo, sino unas vacaciones; la pena de muerte se debe administrar sin pudor, ni restricci贸n; un hombre blanco, rebosante de testosterona, veterano de guerra, descre铆do de un sistema de Justicia 鈥減rogre鈥 es el juez y ejecutor perfecto; y, por 煤ltimo, las calaveras molan.

Por ello, no es de extra帽ar que entre las personas que asaltaron el Capitolio de EEUU el pasado 6 de enero se vieron varias calaveras de The Punisher. En particular destac贸 un hombre que entr贸 en el edificio cubierto con un pasamonta帽as que llevaba el logo de del Frank Castle en el pecho superimpuesto sobre una bandera de EEUU, con una pistola en la cintura y unas bridas en las manos.

Batman: segurata millonario en defensa de los ricos

Los criminales, por naturaleza, son cobardes y supersticiosos

Por supuesto, Punisher no es el 煤nico 铆dolo del mundo del c贸mic de la derecha. Probablemente todas las obras del autor Frank Miller, conocido por su visi贸n facha del mundo y por sus ataques contra movimientos sociales de EEUU, puedan entrar en esta categor铆a. Es autor de varios c贸mics de DC como 300 (que recibi贸 cr铆ticas por su supremacismo occidental) y Sin City y ha guionizado las historias m谩s oscuras de Daredevil y Batman. Alan Moore ha criticado su obra por considerarla mis贸gina y hom贸foba.

Batman, un personaje de DC creado en 1939, es el m谩s reivindicado por la derecha ultraliberal. Batman es el alter ego de Bruce Wayne, el due帽o de Industrias Wayne, traumatizado desde que un atracador matara a sus padres cuando era peque帽o. Por las noches se enfunda su capa y lucha contra el crimen, ayudando al Comisario Gordon, el 煤nico polic铆a honesto de la ficticia ciudad de Gotham. Sus enemigos, el Joker, Enigma, etc. son villanos que buscan destruir el estatus quo. Batman se opone a la corrupci贸n policial, pero se enfrenta a los enemigos de la polic铆a en una suerte de reivindicaci贸n del papel de la seguridad privada frente, de nuevo, a la escasa eficacia de las instituciones p煤blicas.

En sus 煤ltimas adaptaciones al cine, esto es m谩s evidente que nunca. En la pel铆cula de Nolan El Caballero Oscuro (2008) Batman se da cuenta de que para localizar y derrotar al Joker debe violar las r铆gidas leyes de privacidad y pinchar todos los tel茅fonos de Gotham con un s煤per-ordenador (o bat-ordenador, mejor dicho). En El Retorno del Caballero Oscuro (2012) Batman pretende enfrentarse al supuesto populismo de la extrema izquierda que se encontraba boyante hace 10 a帽os. Seg煤n un art铆culo de la web de derechas, Libertad Digital, escrito en 2012, en esta pel铆cula Batman se enfrenta a un 鈥grupo armado cuyas reivindicaciones pol铆ticas y econ贸micas parecen inspiradas en movimientos como el 鈥15-M鈥 espa帽ol o el 鈥淥cupa Wall Street鈥 estadounidense. As铆, los villanos de la pel铆cula son quienes arrasan la propiedad privada, asaltan la bolsa de valores, desprecian a las personas de altos ingresos y gobiernan a golpe de mayor铆as. [鈥 Con acierto, la pel铆cula renuncia a mostrar los asaltos a la propiedad privada de forma rom谩ntica e idealista. Al contrario, la forma en que Christopher Nolan muestra ese 鈥減ara铆so igualitario鈥 dif铆cilmente puede ser m谩s cruda. [鈥 Por 煤ltimo, es bueno recordar que la historia encumbra el rol del empresario como agente de cambio social. Bruce Wayne no es solamente un h茅roe por sus actividades 鈥渘octurnas鈥, sino tambi茅n por su exitosa vida empresarial y su extensa labor de filantrop铆a. La reivindicaci贸n de la caridad privada es especialmente importante, ya que supone un reto al discurso habitual seg煤n el cual solamente el Estado debe asumir responsabilidades en dicho 谩mbito鈥. Recordemos que en la 煤ltima escena del filme Robin tira al r铆o su placa y decide convertirse en superh茅roe, apuntalando la defensa de la seguridad privada.

Watchmen y la cr铆tica a los vigilantes

Todos somos marionetas, Laurie. Yo solo soy una marioneta que puede ver los hilos

Quiz谩s la mejor cr铆tica que se ha hecho jam谩s al papel de los superh茅roes lo encontremos en el propio mundo del c贸mic: se trata de Watchmen (1987), la obra maestra del autor anarquista brit谩nico Alan Moore.

Watchmen explora la dimensi贸n psicol贸gica y filos贸fica de los superh茅roes en un mundo en el que Nixon obtiene la presidencia vitalicia gracias a que el Doctor Manhattan, el 煤nico h茅roe con superpoderes, le ayud贸 a ganar la Guerra de Vietnam (y el pa铆s asi谩tico se convierte en el 51潞 estado de EEUU). La tem谩tica del c贸mic es una cr铆tica constante al principio de autoridad (el graffiti 鈥who watches de Watchmen?鈥 adquiere una dimensi贸n omnipresente a lo largo de la obra), la ansiedad colectiva que cre贸 la Guerra Fr铆a y el miedo al fin del mundo, el imperialismo estadounidense, las teor铆as de la conspiraci贸n y la megaloman铆a de quienes ostentan el poder. La conclusi贸n de Moore es que los superh茅roes son, por definici贸n, supremacistas; buscan la superioridad con respecto al resto de personas y se regodean en ella. Cuando su autoridad es cuestionada y limitada por quienes consideran inferiores no lo encajan bien. Personajes como el Comediante, por ejemplo, no dudan en ponerse al servicio del gobierno y luchar en guerras en Centroam茅rica para desestabilizar a gobiernos de izquierda, con tal de mantener sus privilegios.

El protagonista de la historia es Rorschach (el alter ego de Walter Kovacs), un s谩dico conspiranoico de extrema derecha con un peculiar c贸digo de honor. Moore le ide贸 como un antih茅roe al que no hab铆a que emular, pero en 2015 el senador republicano de Texas, Ted Cruz, manifest贸 que Rorschach era una de sus cinco superh茅roes favoritos, junto con Batman y Spiderman.

Antes de escribir el guion de Watchmen, Alan Moore public贸 V de Vendetta (1980), que relata la historia de V, un anarquista con el rostro oculto bajo una m谩scara de Guy Fawkes, que lucha por acabar con el r茅gimen de una Gran Breta帽a dist贸pica y totalitaria inspirada por el avance del thatcherismo de la 茅poca. Otra obra imprescindible.

Otras cr铆ticas a los superh茅roes: de Robocop a The Boys

Alan Moore es el que mejor lo ha hecho, pero no es, ni mucho menos, el 煤nico que ha criticado a los superh茅roes a trav茅s del c贸mic o del cine.

De la filmograf铆a del director holand茅s Paul Verhoeven nos gustar铆a destacar en primer lugar Robocop (1987). Ambientada en una ciudad de Detroit completamente arruinada por la codicia de las grandes corporaciones, la deslocalizaci贸n de la industria, las pol铆ticas neoliberales, los recortes, la destrucci贸n de los sindicatos y la privatizaci贸n de los servicios p煤blicos (incluyendo la polic铆a), la pel铆cula es una dura cr铆tica a las pol铆ticas de Ronald Reagan.

Diez a帽os despu茅s, Verhoeven estrenar铆a Starship Troopers (1997), un filme de terror y ciencia ficci贸n que critic贸 el imperialismo yanki.

Y茅ndonos a ficciones m谩s recientes, cabe mencionar los c贸mics de DC y la adaptaci贸n a serie de The Boys. Esta serie se encuentra ambientada en un mundo contempor谩neo en el que existen superh茅roes y cuentan con jugosos contratos millonarios con grandes corporaciones las cuales subcontratan sus servicios a distintas ciudades para garantizar la seguridad. Las corporaciones que les representan, a su vez, est谩n intentando conseguir un contrato con el ej茅rcito para poder emplear a sus superh茅roes en guerras. La mayor铆a de los superh茅roes se encuentran absolutamente corrompidos por su estatus de celebrities y su conducta hacia las personas normales es temeraria y despectiva, hasta el punto de que en el primer episodio uno de ellos mata a una chica por correr con supervelocidad y le da igual. Por esta raz贸n, un equipo de personas normales, sin poderes, conocido informalmente como 芦The Boys禄, quieren usar cualquier medio violento para monitorizarlos y acabar con ellos.

Los superh茅roes de la ficci贸n nos vigilan y controlan. Pero, 驴qui茅n controla al que controla?

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org