May 23, 2022
De parte de ANRed
162 puntos de vista

Foto: La Izquierda Diario.

Brian Emanuel «Mechi» Cantero, joven de 23 años, perdió su vida el 24 de octubre de 2018 en la fábrica papelera Sein y Cía del partido bonaerense de Florencio Varela, cuando lo mandaron a engrasar una máquina que no estaba apta para su funcionamiento. No había recibido la capacitación técnica adecuada y la empresa no contaba con las normas mínimas de seguridad e higiene. Su nombre pasó a engrosar los registros de asesinatos laborales en Argentina. Este martes 24 de mayo debía comenzar el juicio en el departamento judicial de Quilmes, pero la jueza Carolina Migrone decidió suspenderlo nuevamente hasta nuevo aviso, debido a que Antonio Alberto López, jefe de planta de la papalera y uno de los tres imputados en la causa se encontraría internado en terapia intensiva, informaron desde la campaña Justicia por Mechi Cantero. «Este martes 24 se cumplen tres años y siete meses de lo sucedido y el juicio se ha suspendido dos veces. Acá los que siguen ganando tiempo son los responsables. Estaremos igualmente movilizándonos desde la estación de Quilmes hasta el juzgado a las 10», anunciaron. Por ANRed.


El inicio del juicio oral y las audiencias del mismo estaban previstas que se desarrollen los días martes 24, jueves 26 y viernes 27 de mayo desde las 10, en el departamento judicial de Quilmes (ubicado en Hipólito Irigoyen 475), de la mano de la jueza Carolina Migrone y la fiscal Roxana Karina Giménez. En tanto que los tres acusados de la causa son una parte de los responsables de la empresa.

Sin embargo, la jueza Migrone volvió a suspender el juicio, según informaron desde la campaña Justicia por Mechi Cantero: «con mucha tristeza e impotencia les queríamos informar que por decisión del juzgado el inicio del juicio nuevamente fue suspendido hasta nuevo aviso. Según nos informan, sin aún presentarnos ninguna prueba contundente, es que Antonio Alberto López, quién es uno de los tres imputados en la causa, ‘se encontraría internado en terapia intensiva’. Es por esto la decisión de la justicia de seguir postergando toda una lucha de años a cuatro días de su inicio», expresaron desde el espacio.

«Una vez más, nos encontramos con otra piedra en nuestro camino, obligándonos a estar al pendiente de la evolución de uno de los responsables del asesinato laboral de Brian – remarcan desde la campaña – La justicia tendrá sus normas, pero nosotros tenemos voz, así que una vez más hay que hacernos escuchar. Este 24 se cumplen tres años y siete meses de lo sucedido y el juicio se ha suspendido dos veces. ¡Basta! Porque acá los que siguen ganando tiempo son los responsables. Este martes 24 de mayo estaremos igualmente movilizándonos desde la estación de Quilmes hasta el juzgado a las 10″, anunciaron.

Asimismo, expresaron: «agradecemos su apoyo y les pedimos que nos acompañen. Desde el día uno tuvimos trabas, pero nada va a impedir que logremos la justicia que venimos exigiendo todo este tiempo. Estamos pidiendo justicia por un chico que tenía 23 años cuando negreros lo usaron hasta terminar con su vida. No fue justo. Esto tampoco. La vida va a hacer lo que tenga que hacer con cada uno, pero hoy nosotros nos tenemos que encargar de que en esta tierra la justicia haga lo que le corresponde. Parar con todo esto. Hay responsables: ¡que paguen!», finaliza el comunicado.

Brian Emanuel «Mechi» Cantero, un joven de 23 años, perdió su vida el 24 de octubre de 2018 en la fábrica papelera Sein y Cía del partido bonaerense de Florencio Varela, cuando lo mandaron a realizar una tarea de engrasamiento de una máquina que no estaba apta para su funcionamiento, además de que no había recibido la capacitación técnica adecuada y la empresa no contaba con las normas mínimas de seguridad e higiene. De esa manera, su nombre pasó a engrosar los registros de asesinatos laborales en Argentina.

Desde ese momento, se conformó una campaña multisectorial, integrada por familiares, amigos, amigas y compañeros de Brian, para exigir justicia y castigo para sus responsables, que apeló insistentemente a realizar movilizaciones, gracias a las cuales lograron que se cambie la carátula de la causa – en la cual están implicados tres responsables de la fábrica – por la de «homicidio culposo». 

Mechi comenzó a desempeñarse en Sein y Cía como tercerizado y en negro, y trabajaba en turnos de más de 12 horas por solo $600 de jornal, muchísimo menos que lo que cobra un trabajador de planta, aunque los salarios de estos tampoco alcanzan a la canasta familiar. Realizaba tareas de ayudante de mantenimiento. Entre sus labores estaba pintar, destapar cañerías y, en los últimos tiempos, estaba aprendiendo a soldar, algo que lo ponía muy contento.

Desde Sein comenzaron a presionarlo para que haga la tarea de engrasador. Mechi, con miedo a perder el trabajo, ya que era uno de los pocos ingresos que tenía su familia, no le quedó otra alternativa que acceder.

Diez años antes, en la misma empresa, había perdido la vida el trabajador papelero Pedro Gómez, quien cayó en una fosa. Al igual en el caso de Mechi, la empresa intentó desligarse de los hechos con el mismo argumento. En palabras del jefe de planta, Antonio Alberto López, ambos «se encontraban en lugares donde no tenían que estar», cargando la responsabilidad sobre los trabajadores fallecidos, víctimas de la presión, negligencia y abandono empresarial.

Además, Brian fue una víctima más del fraude del trabajo tercerizado, que las empresas – con el aval de los sindicatos y del Estado – utilizan para rebajar el costo laboral y dividir al colectivo de trabajadores. Ramon «Archy» Fuentes regentea estas «agencias» en la zona sur y fue quien contrató a Brian para que trabaje en Sein. Antes, había «colocado» a Mechi en la cristalería Rigolleau, pero como lo obligaban a trabajar en los techos sin elementos de seguridad, el joven pidió su traslado a otra empresa.

Su nuevo destino resultó Sein, donde finalmente perdió su vida.

Más información sobre el caso: Justicia por Mechi Cantero





Fuente: Anred.org