October 12, 2022
De parte de Asociacion Germinal
248 puntos de vista
Luis Gonzalo Segura
El demencial 鈥榟ackeo鈥 masivo de cerebros que acontece en los medios de comunicaci贸n tradicionales como la televisi贸n

Controlar la mente, hackear literalmente los cerebros, fue un proyecto de los servicios de inteligencia norteamericanos que recibi贸 el nombre de 鈥楳K-Ultra鈥. Eran los a帽os 1950 y, aunque la propaganda y la desinformaci贸n hab铆an alcanzado unas cotas inimaginables unas d茅cadas antes, hab铆a una parte de la humanidad que se resist铆a. Y no solo porque existiera un mundo bipolar en el mapamundi, sino porque la confrontaci贸n ideol贸gica acontec铆a en cada esquina, en cada f谩brica, en cada bar.

Todav铆a no hab铆a ca铆do el Tel贸n de Acero ni hab铆an llegado los grandes gigantes tecnol贸gicos (Facebook, Google, Amazon, Apple y Microsoft) que convertir铆an las enso帽aciones de la CIA en una t茅trica realidad sin que la CIA estuviera detr谩s: ahora el Gobierno son ellos. Basta con que sustituyan 鈥楳K-Ultra鈥 por 鈥楥ambridge Analytica鈥 y habr谩n abierto una puerta que va mucho m谩s all谩 de influir en el voto de los incautos ciudadanos. El Gran Hermano Capitalista lo escucha casi todo, lo sabe casi todo. E incluso es capaz de predecirlo.

Quiz谩s por ello, desde hace un tiempo pasamos por alto el demencial hackeo masivo de cerebros que acontece en los medios de comunicaci贸n tradicionales como la televisi贸n. Y sin que haya un solo canal, sino con cientos de miles de canales de televisi贸n en todo el mundo enfocados a un p煤blico reducido para que este no perciba que est谩 siendo enga帽ado de forma masiva. Canales y programas a la carta en los que se esconde una realidad incontestable. Una prueba de este lavado masivo de cerebros en las televisiones y medios espa帽oles tiene nombre y apellidos ilustres: Tamara Falc贸.

La televisi贸n, ente de desinformaci贸n masivo

Encender el televisor es una acci贸n cotidiana en Espa帽a 鈥攜 en muchas partes del planeta鈥, donde el 77 % de las personas ve la televisi贸n todos o casi todos los d铆as a trav茅s de un televisor. Si a帽adimos otro tipo de aparatos, como m贸viles, tablets u ordenadores, la cifra se acercar谩 a la totalidad. Y no es una excepci贸n, pues hay pa铆ses en los que el porcentaje es todav铆a mayor. Para la mayor铆a de las personas que habitan Occidente 鈥攜 gran parte del planeta鈥 ser铆a casi impensable no sentarse en el sof谩 y encender la televisi贸n despu茅s de un agotador d铆a de trabajo, limpiar el hogar con la televisi贸n de fondo, comer o cenar visionando el noticiero diario o ese programa favorito que parece m谩s imprescindible que el almuerzo o ver el evento deportivo que desata las pasiones y ocupa las mentes. Hay gente para casi todo, menos para apagar la televisi贸n.

Y, aunque Espa帽a es el segundo pa铆s de Europa con m谩s cadenas de televisi贸n, con 1.180, solo por detr谩s de Reino Unido, que cuenta con 1.220, lo cierto es que la mayor铆a de los espa帽oles ven los canales de televisi贸n que pertenecen al duopolio que controla los medios de comunicaci贸n espa帽oles: Mediaset y Atresmedia. Tal es el control que ambos grupos ofertan un canal m谩s progresista y otro m谩s conservador, aunque en el caso de Mediaset el matiz ideol贸gico queda bastante m谩s diluido en un contexto circense que en el caso de Atresmedia. Pero da igual: si no fueran ellos, ser铆an otros.

La estrella medi谩tica es la ultraderecha

En ambos casos, como en la mayor铆a de los medios de comunicaci贸n espa帽oles, la indiscutible estrella medi谩tica es la ultraderecha. No es que ellos marquen la agenda pol铆tica, es que ellos son la agenda pol铆tica. Que los ultraderechistas se manifiestan en las calles contra el confinamiento, ah铆 van las c谩maras de televisi贸n a cubrir el evento e informar de este evento con una exhaustividad que ya quisieran para s铆 las manifestaciones por la Memoria Democr谩tica o la restauraci贸n de la Monarqu铆a. Y eso que, cr茅anme porque lo he vivido en persona, en m谩s de una ocasi贸n las manifestaciones de los ultras las conforman cuatro y un amigo. Pero son ellos los que marcan la agenda medi谩tica, las estrellas. Como Tamara Falc贸.

La marquesa de Gri帽贸n es una de tantas ultraderechistas que ocupan espacios privilegiados en la sociedad madrile帽a 鈥攕铆, Tamara Falc贸 es marquesa, 隆qu茅 cosas!鈥. As铆 que, si se casa, sale en los medios de comunicaci贸n; si la enga帽an, sale en los medios de comunicaci贸n; y si dispensa una charla hom贸foba, sale en los medios de comunicaci贸n. Es un pack ultraderechista de lo m谩s completo: guapa, dulce, elegante, refinada, conservadora, antiabortista, ultracat贸lica y hom贸foba. La mayor铆a, hombres o mujeres, seg煤n conveniencia, se quedan con lo primero o lo segundo, pero reciben el lote completo.

Habr谩 quien afirme, con parte de raz贸n, que si sale en televisi贸n es porque interesa o es una persona que tiene un don especial y resulta simp谩tica a la audiencia. Pero lo cierto es que si sale en televisi贸n es porque es ultraderechista. No es que se trate de ella, hubiera valido cualquiera, pero el requisito es que fuera de la casa.

Porque, preg煤ntese, 驴saldr铆a en los medios y resultar铆a tan simp谩tica Tamara Falc贸 si, en lugar de considerar a los homosexuales como desviados o exhibiera las ideas ultraderechistas que exhibe, afirmase en p煤blico que Juan Carlos es un delincuente al que habr铆a que meter en prisi贸n, Espa帽a es un pa铆s de ra铆ces franquistas que merece unos 鈥楯uicios de Nuremberg鈥 o periodistas como Ferreras o Ana Rosa Quintana son indecentes sicarios medi谩ticos de las cloacas del Establishment espa帽ol? Es evidente que no. Ser铆a condenada al ostracismo como le ocurri贸 a Willy Toledo.

La estructura ultraderechista espa帽ola 

En Espa帽a hay una t茅trica alineaci贸n entre todos los poderes del Estado con la ultraderecha porque, hasta cuando parece que se oponen a la ultraderecha, realmente forman parte de ella. Espa帽a es un edificio con una estructura ultraderechista cuya fachada ha sido pintada de un colorido democracia plena. Un par de ejemplos, acaecidos en los 煤ltimos d铆as, lo dejan en evidencia.

 Canciones alabando el golpe de Estado, disfraces medievales y Trump: el macroevento de Vox en Madrid que causa pol茅mica.

En primer lugar, los gritos machistas y neonazis de los chicos del Colegio Mayor de El铆as Ah煤ja a las chicas del Colegio Mayor Santa M贸nica. Los chicos gritaron a las chicas salvajadas machistas absolutamente intolerables e insoportables como 鈥淧utas, salid de vuestra madriguera como conejas, sois unas putas ninf贸manas, os prometo que vais a follar todas en la capea鈥. Sin embargo, tuvo que ser la embajadora alemana en Espa帽a la que alert贸 de que el incidente excede, con mucho, el acoso machista, por muy repugnante que fuera: 鈥淓s deleznable con las mujeres y los saludos hitlerianos y c谩nticos nacionalsocialistas proferidos atentan contra la memoria de millones de v铆ctimas de un r茅gimen atroz鈥.

En la mayor铆a de los medios espa帽oles esta cuesti贸n se trat贸 como menor, si es que se trat贸 鈥攅jemplo: 鈥淓l machismo y la ret贸rica del cazador鈥, de Milagros P茅rez Oliva, en El Pa铆s鈥. Sin menoscabar el repugnante acto machista, 驴c贸mo pueden haber quedado oscurecidas las expresiones nazis y los saludos hitlerianos? Seguramente porque Espa帽a est谩 demasiado acostumbrada a la trivializaci贸n de estos, porque personas como Tamara Falc贸 desfilan por los fotogramas televisivos hasta el cerebro de los incautos televidentes.

Un ejemplo de ello lo encontramos en La Sexta, quiz谩s el canal de televisi贸n m谩s progresista del espectro medi谩tico espa帽ol. Este canal da voz al general Rafael D谩vila como analista. Este general retirado es hijo y nieto de generales franquistas. Pero, aunque la genealog铆a es probable que tenga mucho que ver con sus acciones, no se le juzga por ello. El general D谩vila escribi贸 una carta abierta en ABC a Manuela Carmena en el a帽o 2015 de repulsa por el cambio de la calle de su abuelo y a帽os despu茅s, en 2021, public贸 un libro sobre la Guerra Civil en el Norte de Espa帽a. En el mismo asevera que la destrucci贸n de Gernika e Ir煤n no fue provocada por los bombardeos nazis y fascistas, sino por 鈥渓os rojos鈥. Una atrocidad que en Alemania ser铆a delictiva, pero que en Espa帽a te proporciona un pasaporte para las cadenas de televisi贸n, incluida la de 鈥渓os rojos鈥, La Sexta (tambi茅n apareci贸 en Antena 3 o los diarios El Mundo, El Confidencial y 20 Minutos).

Entre la carta abierta y el libro, no tuvo otra ocurrencia que promocionar la asociaci贸n legionaria del neonazi Joachim Fiebelkorn, lo que ya relatamos aqu铆 en el pasado. Un neonazi que fue compa帽ero de fatigas del nazi Klaus Barbi, conocido como 鈥榚l Carnicero de Lyon鈥. Cada vez que Rafael D谩vila aparece en televisi贸n consigue legitimarse y consolidarse como experto, lo que, obviamente, le permite vender m谩s libros. Libros que difunden sus ideas negacionistas sobre los cr铆menes nazis, fascistas y franquistas y que llegan hasta la mente de los progresistas que ven La Sexta pensando que es lo m谩s progresista que hay en Espa帽a sin percatarse que pertenecen al mismo due帽o que la cadena m谩s conservadora del pa铆s de las cuatro m谩s importantes, Antena 3.

De la misma manera, cada vez que Tamara Falc贸 aparece en televisi贸n consigue legitimidad y promoci贸n. Promoci贸n para difundir sus ideas ultraderechistas. Y ello es posible porque las 茅lites espa帽olas, en sus entra帽as y sus ra铆ces, siguen siendo ultraderechistas. Siguen siendo esos j贸venes cuyas canciones y rituales fomentan la cultura de la violaci贸n y las ideas m谩s reaccionarias, aunque ya mayores y de formas m谩s moderadas, como el ex pol铆tico del Partido Popular Pablo Casado, el excoronel guardia civil P茅rez de los Cobos o Javier Tebas, actual presidente de la Liga de F煤tbol Profesional. Y, por supuesto, porque los ultraderechistas son las estrellas medi谩ticas de la televisi贸n espa帽ola.

En Espa帽a 鈥攃omo en el resto de Occidente鈥 no hay militares tramando c贸mo controlar la mente, entrenando c贸mo atravesar una pared o c贸mo matar a una cabra con su mirada. Las 茅lites descubrieron que no era necesario llegar a tanto. 驴Para qu茅 matar a las cabras con una mirada si puedes convertir a la humanidad en un reba帽o con un mando a distancia?

Actualidad RT

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org