February 6, 2022
De parte de Nodo50
329 puntos de vista

Feric Fotio repite incesantemente la palabra 鈥榡usticia鈥. 鈥淛ustice. Justice. Justice鈥. A pesar de su ingl茅s con marcado acento franc茅s, pronuncia con cuidado y claridad esas s铆labas por las que lleva ocho a帽os embarcado en una lucha constante por la justicia para las v铆ctimas del Tarajal.

El 6 de febrero de 2014, m谩s de 200 personas migrantes trataron de cruzar a nado la frontera entre Marruecos y Ceuta. Alrededor de 90 alcanzaron la playa del Tarajal, el espig贸n junto al paso fronterizo. Mientras trataban de pisar tierra firme, la Guardia Civil los recibi贸 entre disparos de pelotas de goma y botes de humo. Un total de 23 personas fueron devueltas de forma inmediata a las autoridades marroqu铆es, sin acceso a ning煤n procedimiento judicial. Otras catorce murieron ahogadas y al menos una persona desapareci贸 en las profundidades del mar. El hermano de Feric, Larios Fotio, fue uno de los quince j贸venes que fallecieron aquella noche.

Para el portavoz de la Asociaci贸n de Familias V铆ctimas del Tarajal, hacer justicia significar铆a 鈥渆ntregar a las familias los restos de sus hijos fallecidos y permitirles saber qu茅 pas贸 esa noche. 鈥淗asta ahora solo nos han dicho que nuestros hijos murieron, pero no sabemos qu茅 les pas贸 ni en qu茅 condiciones fallecieron鈥, relata a trav茅s de una videollamada de Whatsapp, desde su casa en Duala (Camer煤n). Quieren recuperar a sus seres queridos, pero no pueden hacerlo porque las leyes espa帽olas les dificultan la repatriaci贸n de sus cad谩veres.

鈥淪olo queremos conseguir que los cuerpos regresen a sus lugares de origen y poder hacer una ceremonia en su memoria. Justicia es saber que el cuerpo de mi hermano descansa en la tierra de nuestra m茅re patrie鈥, reitera. Su 煤nica reivindicaci贸n es enterrar el cad谩ver de Larios en un lugar donde su madre pueda velar la muerte de su hijo.

鈥淪olo queremos conseguir que los cuerpos regresen a sus lugares de origen y poder hacer una ceremonia en su memoria. Justicia es saber que el cuerpo de mi hermano descansa en la tierra de nuestra m茅re patrie鈥

La integrante del colectivo Caminando Fronteras, Montse S谩nchez, destaca que las familias que han perdido a sus seres queridos en el proceso migratorio 鈥渧an buscando verdad, justicia y reparaci贸n鈥. Ans铆an saber qu茅 pas贸 realmente con sus seres queridos y reconstruir el relato de su fallecimiento o desaparici贸n; dignificar la muerte de sus j贸venes; poder recoger los cuerpos y enterrarlos en su hogar.

En 2021, 4.404 personas murieron o desaparecieron en su trayecto migratorio a Espa帽a, seg煤n el monitoreo del derecho a la vida realizado por Caminando Fronteras. El n煤mero de v铆ctimas aument贸 un 102,95% con respecto a los datos obtenidos en el mismo periodo del a帽o anterior.

S谩nchez advierte de que 鈥渁 pesar de los n煤meros, siempre hay muchas m谩s v铆ctimas. Nosotros siempre decimos que son cifras incompletas. Cuando los naufragios son visibles es cuando rescatan los cad谩veres. Sin embargo, no se cuentan muchas de las pateras que est谩n desaparecidas鈥.

Los migrantes conocen los riesgos de emprender un viaje hacia la frontera sur espa帽ola. No son ajenos a que, desde el momento en que abandonan su hogar, se jugar谩n su futuro a cara o cruz. 鈥楤ar莽a wala Barsaax鈥; Barcelona o la otra vida. Los j贸venes africanos repiten con ah铆nco este dicho en w贸lof. No esconden su decisi贸n: o llegan a Espa帽a o est谩n dispuestos a morir en el camino.

El duelo de las madres sin tumba

Apenas 24 horas despu茅s de su muerte, el cad谩ver de Larios Fotio fue enterrado en el cementerio de Ceuta. Feric no viaj贸 a Espa帽a para confirmar la identidad de su hermano. Durante varios a帽os, desconoci贸 d贸nde se encontraba su cuerpo. A la tumba de Larios se le asign贸 un n煤mero y sus restos fueron enterrados desde una 鈥減erspectiva blanca y europea鈥, censura Montse S谩nchez. Las familias nunca son preguntadas sobre la religi贸n de los fallecidos y los ritos deseados a la hora del entierro.

A d铆a de hoy, Feric todav铆a no ha visto el cuerpo de su hermano. 脷nicamente sabe que sus restos reposan en el cementerio ceut铆 junto con los cad谩veres de otros cuatro j贸venes fallecidos el mismo d铆a. Otros fueron inhumados en Marruecos. Pero, como Feric, ninguna de las familias de los quince muertos en la tragedia del Tarajal ha podido ver el cad谩ver de sus seres queridos.

Larios

Larios Fotio. Foto cedida por la familia.

Caminando Fronteras ayud贸 a ocho de las quince familias a intentar conseguir un visado para viajar a Espa帽a a identificar a sus hijos o hermanos, 鈥減ara ver sus tumbas al menos鈥, recuerda Montse S谩nchez. Sin embargo, el Gobierno espa帽ol les deneg贸 el permiso. 鈥淣o hay ninguna voluntad pol铆tica de dar un tratamiento digno a los cad谩veres de personas que han fallecido y a sus familiares. No se les conceden los visados porque se piensa que van a quedarse en Espa帽a鈥, se帽ala.

Sin un cuerpo que velar, muchas familias no creen que sus hijos o hermanos hayan muerto. 鈥淟es explicas que es posible que su familiar fuera en esta patera, pero la embarcaci贸n ha desaparecido鈥, apunta S谩nchez. En psicolog铆a, este duelo inacabado se denomina 鈥榩茅rdida ambigua鈥. En palabras del presidente de la Federaci贸n Uni贸n Africana de Val猫ncia, Papa Balla Ndong, los familiares conservan 鈥渆l pensamiento de que su hijo no est谩 muerto y un d铆a le van a volver a ver, una esperanza que marca psicol贸gicamente a las familias鈥.

El luto se complica todav铆a m谩s cuando no existen supervivientes de un naufragio. No encuentran a ninguna persona capaz de reconfigurar un relato. 鈥淐uando se los traga el mar, desaparecen y viene la nada m谩s absoluta. No sabemos si se rompi贸 el motor, si una ola gigante volc贸 la patera, si se quedaron sin gasolina y a la deriva鈥, lamenta la integrante de Caminando Fronteras.

鈥淓l no saber es much铆simo peor que el saber鈥, a帽ade la presidenta del Centro Internacional para la Identificaci贸n de Migrantes Desaparecidos (CI卢PIMD), Maria 脕ngeles Colsa. El mar no siempre devuelve los cuerpos. Los cad谩veres quedan sepultados bajo una gran fosa com煤n te帽ida de color azul. Asfixiados por la falsa esperanza de hallar con vida a sus hijos o hermanos, el duelo de los familiares ni siquiera comienza.

Desatenci贸n de una ley 鈥渞acista鈥

Para Carlos Arce, miembro del 脕rea de Migraciones de la Asociaci贸n Pro Derechos Humanos de Andaluc铆a (APDHA), 鈥渃ualquier pol铆tica p煤blica que tuviera como da帽os colaterales m谩s de 10.000 personas muertas o desaparecidas, como m铆nimo, ser铆a un esc谩ndalo y desencadenar铆a una batalla pol铆tica impresionante鈥. Sin embargo, contin煤a, 鈥渓a ausencia total de menci贸n respecto a las personas migrantes muertas o desaparecidas en su trayecto migratorio es una muestra del racismo imperante en la Ley de Extranjer铆a鈥.

El Pacto Mundial para la Migraci贸n Segura, Ordenada y Regular, promovido por la ONU en 2018 y firmado por 164 pa铆ses, entre los que se encuentra Espa帽a, establece que los Estados se comprometen a 鈥渉acer todo lo posible (鈥) para recuperar, identificar y repatriar a sus pa铆ses de origen los restos de los migrantes fallecidos, respetando los deseos de sus familias, establecer cauces para la coordinaci贸n transnacional y designar puntos de contacto para que las familias que busquen a migrantes desaparecidos puedan mantenerse al corriente del estado de la b煤squeda鈥.

Sin embargo, en el Estado espa帽ol no existen protocolos policiales y forenses ni recursos p煤blicos o normas espec铆ficas para que las familias de las personas migrantes desaparecidas puedan buscarlas o que los cad谩veres encontrados puedan ser identificados.

En este sentido, Arce, doctor en Derecho de la Universidad de C贸rdoba, apunta que 鈥渓o m谩s cercano ser铆a la aplicaci贸n del Protocolo nacional de actuaci贸n M茅dico-forense y de Polic铆a Cient铆fica en sucesos con v铆ctimas m煤ltiples鈥. Pero advierte de que esta normativa supondr铆a un 鈥減arche鈥, pues 鈥渆st谩 dise帽ada para un accidente de avi贸n o un atentado grave, y no para la realidad de que la inmensa mayor铆a de los familiares de las v铆ctimas no est茅n en el terreno, no sean espa帽oles y tengan las caracter铆sticas espec铆ficas de los familiares de una persona que migra por v铆a irregular鈥. Reivindica que al menos deber铆a existir un punto de informaci贸n permanente, con personal especializado en la desaparici贸n y la b煤squeda de cad谩veres sin identificar en el contexto de la frontera sur espa帽ola, que coordinara a administraciones, colectivos de la sociedad y familias de los migrantes muertos o desaparecidos.

Ante la recomendaci贸n del Defensor del Pueblo de ubicar un puesto de estas caracter铆sticas en relaci贸n con las muertes y desapariciones en la ruta canaria, el Gobierno respondi贸 que 鈥渘o exist铆a ninguna obligaci贸n internacional de disponer鈥 de este punto de informaci贸n.

La generalizaci贸n a nivel internacional del uso de plataformas como Twitter o Facebook permite a las familias avisar de la desaparici贸n de sus seres queridos a las diversas asociaciones dedicadas a la b煤squeda e identificaci贸n de personas migrantes

La falta de un mecanismo efectivo que atienda las demandas de las familias de las personas migrantes muertas o desaparecidas ha convertido a las redes sociales en una herramienta muy 煤til. La generalizaci贸n a nivel internacional del uso de plataformas como Twitter o Facebook permite a las familias avisar de la desaparici贸n de sus seres queridos a las diversas asociaciones dedicadas a la b煤squeda e identificaci贸n de personas migrantes.

Feric Fotio rememora como un vecino le cont贸 que hab铆a escuchado que su hermano hab铆a muerto mientras intentaba cruzar por mar hasta Espa帽a. 鈥淵o no le cre铆. Hay mucha gente que desde Marruecos llama a la familia para decirles su hijo est谩 en una mala situaci贸n y que necesita dinero. Pero es mentira鈥, expone.

En los siguientes d铆as, Feric escuch贸 a otros vecinos hablar sobre una tragedia acontecida en la frontera de Marruecos y Ceuta. 鈥淓l d铆a que confirm茅 que la muerte de mi hermano era verdad fue cuando entr茅 en su cuenta de Facebook y vi los comentarios en el muro鈥, afirma. Entre los mensajes de los amigos de Larios se suced铆an numerosos 鈥楻IP鈥 o 鈥楤rother, tu vas nous manquer鈥.

Malas noticias en forma de ADN

La directora del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas de Gran Canaria, Mar铆a Jos茅 Meil谩n, resalta que el procedimiento de reconocimiento est谩 鈥渆standarizado y es el mismo sea un cad谩ver de un emigrante rescatado del mar que cualquier otro cad谩ver. Lo primero que hacemos es saber si el cuerpo con el que vamos a trabajar est谩 identificado o no鈥. Posteriormente, se lleva a cabo un protocolo espec铆fico en funci贸n de 鈥渟i es una muerte reciente y el cuerpo es reconocible o si el cad谩ver est谩 en estado de putrefacci贸n鈥. Adem谩s, se recogen los datos antropom茅tricos e identificativos, como fotograf铆as de la ropa, objetos personales o marcas distintivas en el cuerpo, y se realiza una ficha dental.

En este sentido, la fundadora del CIPIMD, Mar铆a 脕ngeles Colsa, cuenta que en una ocasi贸n identificaron a un joven por la ropa interior que sobrepasaba el pantal贸n. 鈥淟a madre lo reconoci贸 por los calzoncillos, un poquito particulares, que le hab铆a comprado el mismo d铆a que se subi贸 en la patera鈥, ejemplifica.

El 煤ltimo paso del proceso identificativo consiste en la recogida de una muestra de ADN del cuerpo y, en el caso de que se localicen, de sus familiares m谩s directos. Si no es posible identificar a la persona, el cad谩ver se entierra, los datos se almacenan en un archivo y las muestras de ADN se conservan ultracongeladas.

Aunque Meil谩n asegura que, una vez que llega la muestra de ADN de los familiares, el cotejo de los datos se realiza en apenas tres o cuatro d铆as, Colsa denuncia que en ocasiones las familias deben esperar seis meses 鈥渁ntes de confirmar lo que ya sab铆an, conseguir que se repatr铆e el cuerpo y poder realizar realmente el duelo de esa p茅rdida鈥.

La necrofrontera

Ocho a帽os despu茅s, lo ocurrido en la playa del Tarajal ha sido enmudecido, ocultado y olvidado. Mientras tanto, los cuerpos de Ibrahim Keita, Armand Debordo, Dauda Dakole, Jeannot Flame, Joseph Blaise, Larios Fotio, Nane Roger Chimi, Ouman Ken卢zo, Oumar Ben, Samba Baye, Yves Martin y Youssouf, y otros tres j贸venes sin identificar, contin煤an enterrados en un lugar alejado del pa铆s donde nacieron.

La frontera sur espa帽ola se ha convertido en 鈥渦n no-lugar, un espacio de no-derecho鈥, describe Montse S谩nchez de Caminando Fronteras, quien se refiere a este l铆mite como necrofrontera. 鈥淣o solo es un espacio de tr谩nsito no apto para la vida, sino que hablamos de que la gente realmente muere en estos lugares por decisiones de determinados l铆deres pol铆ticos鈥, denuncia.

Para el periodista experto en migraciones, Agus Morales, esta frontera ha experimentado una 鈥渞esignificaci贸n鈥 como consecuencia del paso del tiempo, los acontecimientos pol铆ticos e hist贸ricos y las crisis diplom谩ticas. Argumenta que 鈥渟e est谩 transformando el significado de estos lugares en relaci贸n con las migraciones y, sobre todo, con c贸mo la forma en que los Estados ven las migraciones produce la muerte de tanta gente en la frontera鈥.

Ante la opacidad y la falta de voluntad pol铆tica, el patr贸n de la 鈥楽al卢vamar Pollux鈥 de Salvamento Mar铆timo en Val猫ncia, Ismael Furi贸, advierte de que 鈥減r谩cticamente el 90% de lo que ocurre en el oc茅ano o el mar desaparece. Los cad谩veres recogidos no ser谩n ni el 1% del total porque la frontera sur espa帽ola se ha convertido en un matadero鈥.

En este sentido, el periodista Agus Morales reivindica que, aunque la situaci贸n en la frontera sur espa帽ola no 鈥渆s una guerra en el sentido cl谩sico, s铆 que tiene n煤meros de guerra. Hay que ser conscientes de que, porque algo no se llame guerra, no tiene por qu茅 ser menos doloroso que una guerra. Hemos normalizado estas muertes y nos hemos insensibilizado de forma absoluta鈥, lamenta.

Pol铆ticas que matan

En el mar, 鈥渘o hay necesidad de levantar un muro como entre Estados Unidos y M茅xico鈥, explica Morales. La frontera sur espa帽ola se ha convertido en un espacio altamente tecnificado, 鈥渄onde las actuaciones no est谩n pensadas para proteger a las personas que llegan, sino que son parte expl铆cita de la Europa fortaleza鈥.

La eurodiputada de Izquierda Unida y vicepresidenta de The Left en el Parlamento Europeo, Sira Rego, critica que la Uni贸n Europea 鈥減lantea la pol铆tica migratoria como si de la defensa ante un ataque se tratase. El constante empe帽o en reforzar las fronteras externas intentando evitar que gente que huye de la miseria y la guerra llegue a nuestro continente es una pol铆tica racista que muestra a las personas migrantes como un enemigo鈥, denuncia.

El secretario de organizaci贸n del Sector Mar y Puertos de CGT, Ismael Furi贸, se帽ala que 鈥渁ntes Salvamento Mar铆timo era el gestor de los rescates en el mar鈥. Pero, como consecuencia de esta militarizaci贸n fronteriza, en 2018 se instaur贸 un mando 煤nico operativo de la Guardia Civil para 鈥渃oordinar las actuaciones frente a la inmigraci贸n irregular鈥. Este cambio, sumado a la reducci贸n del n煤mero de trabajadores a bordo de cada embarcaci贸n, ha provocado que la gesti贸n del tiempo de auxilio se multiplique 鈥減or mil鈥.

鈥淓n ocasiones nos han obligado a rescatar, pero despu茅s nos han prohibido desembarcar. En nuestras embarcaciones ha habido hacinadas m谩s de cien personas, sirviendo 煤nicamente arroz y pasta, durmiendo al raso. Incluso repart铆amos bolsas de basura para que pudieran orinar y defecar鈥, describe Furi贸, que trabaj贸 en Canarias durante la crisis de los cayucos en 2006.

La punta angular del control migratorio de la Uni贸n Europea tiene nombre y apellidos: Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex). Esta entidad ejerce de polic铆a antimigratoria dentro y fuera de las fronteras europeas, al convertirse en el primer cuerpo uniformado de la UE tras el reclutamiento de 10.000 agentes armados.

鈥淭oda la gesti贸n de las migraciones y el control de fronteras en la UE Espa帽a, est谩 basada en una perspectiva policial y de seguridad. Se trata de intentar que no salgan. Si salen que no lleguen. Y si llegan, que se les expulse lo m谩s r谩pidamente posible鈥

La eurodiputada Rego, integrante del grupo de trabajo que investiga a Frontex ante las denuncias de violaciones de derechos humanos y devoluciones irregulares en el mar Egeo, se帽ala que es 鈥渦na agencia que cada vez se parece m谩s a un servicio de inteligencia y tras la que se esconde esa pol铆tica europea que trata a las personas migrantes como a mercanc铆a, en lugar de como a seres humanos鈥.

鈥淟a gesti贸n migratoria de Frontex es la misma que la de residuos s贸lidos urbanos鈥, completa Furi贸, que remarca que agentes de Frontex contabilizan el n煤mero de personas rescatadas y ofrecen 鈥渦n porr贸n de millones鈥 por cada desembarco. Asevera que 鈥渆n meses o a帽os鈥, la intervenci贸n de Salvamento Mar铆timo, 煤nico cuerpo de rescate civil p煤blico de Europa, en el auxilio de personas migrantes ser谩 sustituida por completo por la Guardia Civil del Mar, gestionada a trav茅s de Frontex.

En este sentido, Carlos Arce afirma que 鈥渢oda la gesti贸n de las migraciones y el control de fronteras en la UE Espa帽a, est谩 basada en una perspectiva policial y de seguridad. Se trata de intentar que no salgan. Si salen que no lleguen. Y si llegan, que se les expulse lo m谩s r谩pidamente posible. Es una l贸gica que impide que existan v铆as de acceso legales y seguras al territorio y genera violaciones de derechos humanos鈥.

El negocio de la muerte

El presidente de la Federaci贸n Uni贸n Africana de Val猫ncia, Papa Balla Ndong, cuenta que cuando una persona cruza la frontera sur espa帽ola 鈥渁rriesgando su vida鈥 puede haber dedicado alrededor de cuatro a帽os para reunir 2.000, 4.000 o incluso 6.000 euros. 鈥淓se dinero es la contribuci贸n de toda una familia, porque es habitual que vendan sus propiedades鈥, comenta. Por eso, si una persona muere o desaparece en su trayecto migratorio, la familia 鈥渘o solamente pierde a un hijo, sino que con 茅l se va una gran parte de la riqueza familiar鈥.

En su viaje hacia Espa帽a, Larios Fotio llam贸 a su hermano en una ocasi贸n para pedirle dinero. 鈥淓staba en Algeria y no pod铆a continuar el trayecto鈥, rememora Feric. Le envi贸 100 d贸lares y Larios consigui贸 cruzar la frontera entre Marruecos y Algeria.

La integrante de Caminando Fronteras, Montse S谩nchez, denuncia que la necrofrontera es un espacio dominado por el necrocapitalismo: 鈥淗ay empresas armament铆sticas muy potentes que est谩n ganando mucho dinero con todo el negocio de guerra y muerte. El capitalismo gana y las personas pierden y mueren鈥.

Seg煤n dos informes sobre la Industria del Control Migratorio publicados por la Fundaci贸n porCausa en 2020, 鈥渆ntre 2014 y 2019, Espa帽a gast贸, como m铆nimo, 600 millones de euros en gesti贸n migratoria a trav茅s de al menos 1.667 contratos p煤blicos adjudicados a 819 empresas鈥. Diez multinacionales se embolsaron el 65% del dinero destinado a 鈥渇renar鈥 la migraci贸n irregular.

Este estudio denuncia que el marco presupuestario de la Uni贸n Europea para el mismo periodo determin贸 destinar 533 millones de euros a Frontex. No obstante, finalmente, este gasto super贸 los 1.790 millones. La eurodiputada Sira Rego advierte que la Agencia ha multiplicado exponencialmente su presupuesto desde que en 2007 se le otorgara un importe de 42 millones de euros. Por su parte, Ismael Furi贸 se queja de que, 鈥渁 d铆a de hoy, trabaja m谩s gente en Frontex haciendo recuento de personas migrantes que en Salvamento Mar铆timo rescatando a esas personas鈥.

Abandonar el hogar

El periodista Agus Morales, resalta que las personas migrantes 鈥渕uchas veces son obligadas a huir de sus casas como consecuencia de una guerra y otras veces persiguen la voluntad de mejorar su vida o, simplemente, de conseguir otra vida鈥. En ocasiones, las familias se convierten en una fuerte fuente de presi贸n. 鈥淪i en una localidad de 10.000 habitantes, 5.000 personas migran, las familias y el vecindario te presionan para irte y mejorar la situaci贸n de tu entorno鈥, recrea.

El presidente de la Federaci贸n Uni贸n Africana, Papa Balla, suma que cuando una persona ha conseguido construir un proyecto de vida en Europa, los j贸venes del pa铆s de origen 鈥減iensan que, si esta persona ha tenido suerte, por qu茅 ellos no la van a tener鈥.

A los 鈥渇actores econ贸micos, sociales y culturales鈥, Montse S谩nchez, que actualmente trabaja con infancia migrante en Caminando Fronteras, a帽ade: 鈥淟os chavales dicen que se van a la 鈥榓ventura鈥. Puede parecer un poco fr铆volo, pero se van a la 鈥榓ventura鈥 porque realmente no tienen acceso a los derechos que un ni帽o europeo s铆 tiene y buscan una forma de vida diferente鈥.

En esta l铆nea, Balla reivindica el reconocimiento de tres derechos fundamentales para todos los individuos. 鈥淓l derecho de no salir de tu pa铆s porque lo tienes todo para vivir dignamente; el derecho de abandonar tu pa铆s para ir a otro sitio porque quieres; y el derecho de migrar y asentarte en otro lugar鈥, enumera.

Larios Fotio decidi贸 abandonar Camer煤n para mejorar las condiciones econ贸micas de su familia. Feric cuenta que su hermano abandon贸 la escuela con cinco a帽os y 鈥渆mpez贸 a entrar en la vida social para intentar conseguir alg煤n trabajo para vivir鈥.

Familia Larios

La familia de Larios.

鈥淓s muy duro para un joven levantarse por la ma帽ana en una casa de diez personas y ver que tus padres no pueden comer porque ni siquiera tienen para comprar un kilo de arroz. Eso empuja a un chaval de 20 a帽os a querer salir a morirse para intentar cambiar su vida y la vida de su entorno familiar鈥, reconoce Papa Balla.

Antes de emprender su trayecto migratorio, Larios viaj贸 desde Yaund茅, capital de Camer煤n, hasta Duala para reunirse con Feric. 鈥淢e explic贸 que ten铆a un proyecto para dejar Camer煤n con gente joven y ver si pod铆a conseguir una vida mejor en Espa帽a, en Europa o en cualquier sitio fuera del pa铆s鈥, recuerda. Intent贸 disuadirlo, pero Larios le asegur贸 que viajaba con unos amigos que conoc铆an la ruta. 鈥淢e dijo que no tuviera miedo y solo pude desearle buena suerte鈥.

鈥淢i hermano ten铆a un sue帽o que era vivir mejor para conseguir que su madre viviera mejor鈥, recuerda Feric. Hoy, su madre, Ndeubi Marie-Ther猫se, anhela repatriar el cuerpo de su hijo, olvidado en un cementerio espa帽ol. Lucha por dejar de ser una de las miles de madres que lloran la muerte de unos hijos sin tumba, amarradas a un recuerdo que se diluy贸 en un mort铆fero e inmenso agujero azul.

Ndeubi Marie-Ther猫se tambi茅n tiene un sue帽o: dignificar el fallecimiento de su hijo, Larios Fotio, y, con ello, la memoria de las personas que mueren cada a帽o en la frontera sur espa帽ola.




Fuente: Elsaltodiario.com