November 8, 2020
De parte de Indymedia Argentina
272 puntos de vista


Lo hizo el jueves que pas贸 tras las presentaciones que se hicieron ante la Justicia tartagalense al entender que el desalojo fue por lo menos irregular.

08/11/2020

El jueves pasado las 15 familias de la comunidad Yokwespehen (despojados en castellano), decidieron reingresar al territorio del que hab铆an sido desalojadas en la madrugada del 16 de octubre pasado. La decisi贸n se tom贸 tras la presentaci贸n de un h谩beas corpus preventivo para evitar una nueva acci贸n ordenada desde la Justicia, presentado por el abogado Hern谩n Mascietti. Seg煤n indicaron fuentes judiciales, desde la Fiscal铆a se indic贸 que dicha figura no es la v铆a id贸nea ante la existencia de una causa penal.

Una luz en la Justicia

Casi 20 d铆as estuvieron asentados en el kil贸metro 20 de la ruta 86 (en el departamento San Mart铆n), los y las integrantes de la comunidad, con sus pertenencias a la intemperie. En ese lapso, se juntaron denuncias por un accionar intimidatorio y hasta por violencia de g茅nero contra los titulares registrales de las tierras.

Las familias de la comunidad decidieron reingresar, acompa帽adas por distintas organizaciones pol铆ticas, sociales y de derechos humanos, tras la falta de una respuesta concreta a los 10 d铆as de negociaci贸n que hab铆an solicitado desde el Instituto Nacional de Asuntos Ind铆genas (INAI), y la Secretar铆a de Asuntos Ind铆genas de la provincia.

鈥淪e exige a Juli谩n Fern谩ndez Duarte (director jur铆dico del INAI), que agilice el relevamiento territorial鈥, dijo Seila P茅rez, una de las referentes comunitarias del departamento San Mart铆n, a Salta 12.

Mascietti adem谩s solicit贸 la nulidad de lo actuado por el juez de Garant铆as N掳 1 de Tartagal, Nelson Aramayo, y el fiscal penal N掳 2, Rafael Medina, y por lo tanto la acusaci贸n que pesa sobre los referentes de la comunidad. Por ahora los recursos se encuentran en manos de la Justicia.

Cr贸nica de un desalojo

En el h谩beas corpus, Mascietti inicia sus fundamentos exponiendo que el desalojo fue 鈥減almariamente arbitrario鈥, en tanto, no hubo traductores, o un defensor que pudiera entenderse con ellos.

A las 5 del 16 de octubre pasado, ancianos de la comunidad alertaron presencia de polic铆as que 鈥渋ngresaban violentamente rodeando a la comunidad mientras que los dem谩s integrantes dorm铆an鈥. Cerca de 20 uniformados rodearon 鈥渁 un joven de la comunidad oblig谩ndole mediante amenazas, a firmar una 鈥榥otificaci贸n鈥 de desalojo鈥.

M谩s de 200 agentes policiales llegaron en autos, motos y a caballo para concretar el desalojo ordenado por Aramayo. En el h谩beas corpus se detalla que 鈥渃ontinuaban ejerciendo violencia en el trato hacia miembros de la comunidad, a las mujeres las obligaron a salir de la cama, recoger sus pertenencias y retirarse del lugar sin importar sus ni帽os, a los varones desarmar las viviendas con total impunidad, violando derechos constitucionales, tratados internacionales sobre derechos del ni帽o y derechos civiles contra ni帽os y ancianos, al ver estos atropellos una de las abuelas decide tomar a los ni帽os y salir al monte para protegerse hasta llegar a otra comunidad ubicada a 4 kil贸metros, atravesando un estado de shock traum谩tico, les ni帽es presentaron s铆ntomas de v贸mitos, siendo que la polic铆a femenina presenci贸 ese evento y no fue a asistirles , ni un intento de llamar a una ambulancia鈥.

A fin de evitar mayor violencia y poner en riesgo su vida, es que las dem谩s familias decidieron retirarse de manera voluntaria y pac铆fica del territorio. 鈥淓l personal policial, continuaba de forma violenta, desarmando y rompiendo las viviendas prefabricadas que miembros de la comunidad construyeron con mucho esfuerzo con materiales del monte. Ten铆an una vida organizada, con econom铆a propia autosustentable: Paneles solares destruidos, muebles, elementos de trabajo, alimentos, abrigo, y las casas en su totalidad鈥, tambi茅n destrozadas.

Fue entonces que el INAI intervino junto a la provincia para solicitar el comp谩s de espera de 10 d铆as.

Cuando decidieron ir a cortar la ruta en el kil贸metro 5 para denunciar lo acontecido junto a otras comunidades, a los integrantes de Yokwespehen les lleg贸 una notificaci贸n indicando que 鈥渉abi茅ndose realizado el desalojo por disposici贸n del Juzgado d Garant铆as de 1陋 Nominaci贸n y por solicitud de Fiscal铆a Penal N掳2 a cargo del Dr. Rafael Medina en perjuicio de Panayotidis Jorge. Intimo a Ud a retirar las pertenencias que quedaron en la vera de la ruta 86, inmediaci贸n al lugar del desalojo, no haci茅ndose responsables de dichos elementos鈥. La nota es firmada entonces por el oficial auxiliar Rolando Ramos de la Comisaria N掳42.

Mascietti denunci贸 que la asistencia que lleg贸 desde organismos de la provincia fueron 鈥3 bolsones de mercader铆a para 15 familias con cuarenta ni帽es y 3 colchones descartables鈥, cuando 鈥渟on m谩s de 100 personas los pobladores de esta comunidad鈥.

Los 煤tiles escolares, irrecuperables

A los d铆as la comunidad fue alertada de que sus territorios 鈥渆staban bajo fuego provocado por el terrateniente que se dedica al agronegocio de soja transg茅nica鈥. Algunos integrantes de otras comunidades decidieron ir hasta el kil贸metro 20 para apagar el fuego debido a que las pertenencias de las familias 鈥渜uedaron tiradas a la intemperie en la vera de la ruta, corr铆a peligro de quemarse por fuego provocado por parte de esta persona que ocupa territorios ind铆genas reconocidos鈥.

Quedaba por resguardar sus pertenencias y los 煤tiles de 鈥渓es ni帽es desamparados, porque hasta ese momento no se pens贸 en la integridad f铆sica de las familias ni de les ni帽es, la polic铆a tir贸 los 煤tiles de la escuela que les ni帽es de edad escolar utiliza para realizar sus actividades como las cartillas y cuadernos, las dos veces que llovi贸 se da帽aron y no se puede recuperar鈥, a帽adi贸 el abogado en el h谩beas corpus.

Mientras acompa帽aron a la comunidad en la vera de la ruta (con temperaturas que superan en algunas ocasiones los 45 掳C), las organizaciones vieron 鈥渃ircular camiones cargados de rollos de madera y otros transportes pesados鈥. Es as铆 que fueron 鈥渢estigos de que, en contexto de pandemia se sigue deforestando los montes con mayor intensidad sin control alguno鈥.

La 煤ltima situaci贸n que advirtieron como una amenaza fue el 鈥渞ecorrido鈥 que hicieron miembros cercanos al titular registral que con un arma en la cintura intimaron a las mujeres (estaban solas en ese momento, dado que los hombres se hab铆an adentrado en el monte), a desarmar un peque帽o tinglado que se hab铆a acondicionado para resguardarse del sol y la lluvia.

鈥淟as madres y ancianas de la comunidad se encuentran en un estado preocupante y emocional por el amedrentamiento persiste de estos varones que portan arman en la cintura, demostrando su poder. En ese instante las personas de las organizaci贸n que llegamos a la comunidad encontramos a las madres llorando por lo que les toc贸 pasar鈥. Ante ello, ya tom贸 intervenci贸n la Fundaci贸n Volviendo a Casa para radicar la denuncia por violencia de g茅nero, que ahora deber谩 resolver la Justicia de Tartagal.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/304480-la-comunidad-wichi-de-la-ruta-86-reingreso-a-su-territorio




Fuente: Argentina.indymedia.org