October 30, 2022
De parte de El Topo
41 puntos de vista

El proyecto Tejiendo Cambios es una iniciativa desarrollada por la ONG Cepam (Centro Ecuatoriano de Promoci贸n y Acci贸n de la Mujer) para apoyar los emprendimientos de un grupo de mujeres en el contexto de la pandemia.

Otavalo es una regi贸n de la sierra norte ecuatoriana. La mitad de su poblaci贸n se autoidentifica como ind铆gena del pueblo kichwa y vive, mayoritariamente, en comunidades rurales. Se dedican a la agricultura, la fabricaci贸n textil, el turismo y el comercio de plantas, piedras y otros recursos naturales con poderes medicinales.

A pesar de su riqueza cultural, Ecuador es un pa铆s castigado por la herencia colonial del racismo hacia las nacionalidades ind铆genas. Tambi茅n por el machismo: casi el 70% de las mujeres reconocen haber sufrido alg煤n tipo de violencia de g茅nero (f铆sica, psicol贸gica, sexual, econ贸mica o patrimonial). Y, por 煤ltimo, por la precariedad, ya que menos de la mitad de los hombres cuenta con un empleo adecuado (de acuerdo con las condiciones legales) y esta cifra baja al 30% para las mujeres.

Como ocurri贸 en muchos otros lugares, la irrupci贸n de la pandemia tuvo consecuencias devastadoras en Ecuador. En 2020, la Cepal (Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina y el Caribe) calificaba la situaci贸n en Am茅rica Latina como 芦econom铆a de guerra禄. En Ecuador, el pib hab铆a ca铆do un 12,5%; m谩s de 1.200.000 personas hab铆an perdido su puesto de trabajo, especialmente mayores de 55 a帽os y mujeres; y casi medio mill贸n de personas hab铆an traspasado el umbral de la pobreza.

Para las v铆ctimas de violencia de g茅nero, el confinamiento y la agudizaci贸n de la precariedad supusieron, adem谩s, nuevos detonantes de agresiones. Los organismos estatales y las ongs dedicadas a la atenci贸n a v铆ctimas de violencia machista se apresuraron a adaptar sus servicios a trav茅s de las nuevas tecnolog铆as. Por ejemplo, se idearon c贸digos como el de enviar un sms con las palabras 芦No tengo tomate禄 para alertar sobre situaciones de violencia. Sin embargo, la atenci贸n en las comunidades rurales fue complicada, dado que muchas personas no disponen de medios tecnol贸gicos o acceso a internet.

Entre las muchas familias que ten铆an negocios propios relacionados con el comercio y que tuvieron que paralizar parcial o completamente sus trabajos al no poder acceder a los mercados donde vender sus productos, la organizaci贸n cepam identific贸 a un grupo de cincuenta mujeres emprendedoras en Otavalo. Eran mujeres provenientes de las comunidades rurales aleda帽as a la ciudad, promotoras de peque帽os e incipientes negocios sobre gastronom铆a, turismo y fabricaci贸n textil, cuyas posibilidades de sostenibilidad se hab铆an visto en peligro a ra铆z de la pandemia. Con colaboraci贸n de la cooperaci贸n internacional espa帽ola (Fons Valenci脿 per la Solidaritat y Quart de Poblet), as铆 como de la Alcald铆a de Otavalo, Cepam comenz贸 en 2020 un proyecto de apoyo a estos emprendimientos, que todav铆a contin煤a.

El proyecto Tejiendo Cambios ha apoyado a las emprendedoras a trav茅s de diferentes actividades, todas dirigidas a la mejora de las capacidades tecnol贸gicas y t茅cnicas de las emprendedoras desde una perspectiva de g茅nero. De esta manera, se han impartido talleres formativos sobre el uso de las redes sociales para la promoci贸n y venta de productos y servicios; para el aumento de la calidad de la producci贸n con vistas a su exportaci贸n; y para el empoderamiento femenino, con contenidos que abordan la equidad de g茅nero, la identificaci贸n de la violencia y los procesos de denuncia y restituci贸n de derechos, la independencia econ贸mica, o la autoestima.

Por otro lado, se han dise帽ado y difundido cat谩logos digitales con los productos y servicios de las emprendedoras; se han organizado ferias comerciales (una vez que las restricciones de prevenci贸n comenzaron a disminuir) y se han donado algunos materiales, como mesas, pancartas o telas. Tambi茅n se han realizado visitas de intercambio de experiencias entre las emprendedoras de diferentes localidades. As铆 se ha ido construyendo una red de apoyo cuyo prop贸sito es que estas mujeres conserven y desarrollen iniciativas que pueden significar la conciencia sobre sus propios derechos, su independencia econ贸mica y su capacidad de salir de c铆rculos de violencia.

No se trata de romantizar el emprendimiento ni idealizar una situaci贸n que camufla mucha precariedad. En 2020, Ecuador era el pa铆s con m谩s mujeres emprendedoras del mundo: m谩s de un 33% de su poblaci贸n femenina entre 18 y 64 a帽os. Sin embargo, estas cifras no eran del todo un motivo de celebraci贸n como quiso pretender el entonces presidente Len铆n Moreno. El emprendimiento, concepto fundamental para la propaganda capitalista neoliberal, se rodea de caracter铆sticas m谩s m铆ticas que reales, como la innovaci贸n tecnol贸gica, la deliberada asunci贸n de riesgos, la originalidad o el 茅xito empresarial. Adem谩s, la imagen com煤nmente transmitida del emprendimiento es machista, racista y clasista. No en vano, la representaci贸n tradicional ha sido la de un hombre blanco, de mediana edad, en traje de chaqueta.

En Ecuador, la gran mayor铆a de los emprendimientos tiene poco que ver con esta teor铆a. La motivaci贸n que lleva a m谩s del 80% a construir un negocio propio es la escasez de empleo (Global Entrepreneurship Monitor, 2020). Solo el 3% de los emprendimientos se dedican a la tecnolog铆a y el 85% nunca llega a contratar empleo externo a la propia familia. Se trata de negocios de supervivencia, una fuente de ingresos para las familias, una posibilidad de prosperar. Y, especialmente en el caso de las mujeres, una herramienta para el empoderamiento.

Claro que no todas las iniciativas dan resultado. En muchas ocasiones implican excesivas horas de trabajo por un salario que sigue siendo insuficiente. Incluso con la colaboraci贸n de las instituciones p煤blicas y civiles, no se puede garantizar que un proyecto sea fruct铆fero. Pero en casos como el de Tejiendo Cambios, los emprendimientos son una forma de proveer alimento en la mesa y de generar una autopercepci贸n de dignidad y autonom铆a. Son la semilla de una revoluci贸n, tanto personal como social.




Fuente: Eltopo.org