January 21, 2022
De parte de Asociacion Germinal
299 puntos de vista

Una biografía de un guerrillero antifranquista que se convirtió en el principal historiador de la Resistencia española, Antonio Téllez Solà. 

Por Stuart Christie

Antonio Téllez Solà

Nacido el 18 de enero de 1921 en Tarragona, España, fallecido el 27 de marzo de 2005 en Perpignan, Francia.

El Herodoto del maquis antifranquista

Antonio Téllez Solà, fallecido en su domicilio de Perpiñán a los 84 años, fue uno de los últimos supervivientes de la resistencia anarquista que luchó para derrocar la dictadura franquista. También fue uno de los primeros historiadores de la resistencia guerrillera urbana y rural de la posguerra al régimen fascista. En sus acciones y sus escritos, Téllez personificó el rechazo a la rendición ante la tiranía.

Hijo de un obrero ferroviario, nació en Tarragona y se radicalizó con la insurrección de octubre de 1934 en Asturias, que fracasó cuando los sindicatos de fuera de la región minera no dieron su apoyo. El 19 de julio de 1936, cuando los trabajadores, esta vez unidos, contuvieron la rebelión de la mayor parte de la oficialidad española contra la naciente República de izquierdas, Téllez se encontraba en Lérida, donde se incorporó a la organización juvenil anarquista Juventudes Libertarias, sumergiéndose en la lucha para combatir el fascismo y preservar la revolución social con la que las bases sindicales habían respondido al intento de golpe de los generales.

A los 18 años se alistó en el ejército, en la fase final del derrumbe de la República, y entró en acción en varios frentes hasta que en febrero de 1939, junto con otros miles de refugiados antifranquistas, se vio obligado a exiliarse en Francia. Allí pasó un año en el campo de concentración de Septfonds y luego otros seis meses en el campo de Argeles sur Mer, dos de los muchos lugares en los que el gobierno francés internó a las personas que habían mantenido a raya al fascismo durante casi tres años. Escapando a finales de 1940, se unió a una banda de guerrilleros españoles que operaba en el departamento de Aveyron, formando parte de la IX Brigada (Fuerzas Francesas del Interior), resistiendo a la ocupación hasta la Liberación en 1944.

En octubre de 1944, Téllez participó en la desacertada invasión de 10 días de la España franquista por parte de unos 6.000 guerrilleros republicanos españoles de la Unión Nacional Española (UNE), dirigida por el PC, a través de los valles de Arán y Ronçal, en los Pirineos, una de las primeras operaciones montadas por los maquis contra el régimen de Franco. Tras la derrota de la UNE en la batalla de Salardú, se trasladó a Toulouse, donde instaló depósitos clandestinos de armas para la campaña guerrillera.

Durante dos años, Téllez formó parte del segundo comité peninsular de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL), realizando misiones clandestinas de enlace entre el movimiento anarquista de Francia y España. En abril de 1946, tras renunciar a la actividad organizativa, viajó durante tres meses a España para establecer contactos con la guerrilla y con lo que quedaba del movimiento anarquista ilegal. Téllez no pudo generar apoyo financiero u organizativo para la Resistencia debido a la hostilidad del Comité Nacional del sindicato anarcosindicalista en el exilio, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), con sede en Toulouse, a la lucha armada. Frustrado por las tensiones oligárquicas y el politiqueo interesado, se trasladó a París, donde trabajó como reportero para la Agence France Presse desde 1960 hasta su jubilación en 1986, cuando se trasladó a Ceret, en los Pirineos, y después a Perpiñán.

En París, Téllez siguió colaborando con la prensa anarquista, pero a partir de 1954 tuvo claro que el trabajo de su vida era escribir las historias de los nombres legendarios de los grupos de acción anarcosindicalista: Francisco Sabaté Llopart, José Luis Facerias, Wenceslao Gimenez Orive, Francisco Denis, Raul Carballeira, Marcelino Massana Bancells – y muchos más, desde las montañas y sierras de Cataluña, Aragón, Asturias y Galicia en el norte hasta el Levante y Extremadura en el oeste y este, hasta Andalucía en el sur.

Conocí a Téllez por primera vez en París en 1973. Mientras yo estaba en prisión preventiva en la cárcel de Brixton, me había enviado un ejemplar de su recién publicada biografía de Francisco Sabaté, que traduje del español al inglés. Tras mi absolución, le visité para hablar del libro, que él actualizaba y revisaba constantemente, como hacía con toda su obra. Nos hicimos muy amigos. Sus archivos eran enormes y su apartamento, con vistas al cementerio de Pêre Lachaise, estaba repleto de cajas de archivos, documentos y álbumes de fotos.

Sus logros en un área de estudio particularmente difícil fueron bastante notables, dado que su tema eran los grupos clandestinos y los militantes secretos y altamente individualistas que eran activistas más que teóricos, muchos de los cuales estaban marginados de sus propias organizaciones. Fui testigo de un buen ejemplo de ello en París, cuando presenté a Téllez a Octavio Alberola, el coordinador de Defensa Interior, el grupo anarquista clandestino responsable de organizar atentados contra Franco entre 1962 y 1966.

Los dos hombres no se conocían y Alberola se sorprendió cuando, desde lo alto de su armario, Téllez presentó los planos originales del proyecto de atentado contra Franco de 1963 en el Puente de los Franceses, cerca del Palacio de Oriente de Madrid. Nunca se supo dónde los adquirió.

La producción publicada e inédita de Téllez fue fenomenal, abarcando desde la victoria de Franco el 1 de abril de 1939 hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975, y más allá. Tenía dos objetivos principales: registrar las vidas de hombres abnegados que no comprometían sus ideales ni trataban con un sistema que consideraban villano y vil, hombres que dedicaron su vida adulta a liberar a España del último de los dictadores del Eje.

Su obra ha sido una importante contribución al movimiento de recuperación de la memoria histórica que tanto protagonismo tiene hoy en la política española contemporánea. El otro objetivo de Téllez era demostrar que el individuo nunca está indefenso; siempre existe la posibilidad de rebelarse y defender una idea que se considera justa, incluso en las condiciones más desfavorables y adversas.

A Téllez le sobreviven su pareja, Harmonía, y un hijo.

Antonio Téllez Solà, anarquista, guerrillero, historiador, nacido el 18 de enero de 1921; fallecido el 27 de marzo de 2005.

Obras publicadas:

1) Sabaté: la guerrilla urbana en España (1945-1960).

2) Facerías: la guerrilla urbana (1939-1957). La lucha antifranquista del movimiento libertario español en España y en el exilio.

3) El MIL y Puig Antich.

4) La lucha anónima: el complot para asesinar a Franco desde el aire, 1948.

5) La Pimpinela Anarquista : Francisco Ponzán Vidal (1936-1944). Los anarquistas en la Guerra Civil española y las redes de fuga y evasión en la Segunda Guerra Mundial.

6) Apuntes sobre Antonio García Lamolla y otros andares. Recuerdo (con José Peirats)

Fue uno de los fundadores de la publicación Atalaya (1957-1958), y colaboró regularmente en Ruta, Solidaridad Obrera (París), CNT, Bicicleta, Cultura Libertaria, Polémica e Historia Libertaria, a la que aportó nuevos datos sobre el poco conocido maquis anarquista de Asturias.

Entre las obras inéditas destacan:

1) La guerra de guerrillas en Galicia : Mario Rodríguez Losada (O Pinche, O Langullo)

2) Atalaya.

3) Notas para un eventual ebozo biográfico de José García Tella

Y muchas monografías sobre personas, publicaciones desde 1944 hasta el Consejo Ibérico de Liberación, Defensa Interior, el Grupo Primero de Mayo, el MIL, el GARI y el derrumbe del proceso de Suárez en París en 1979. Cuando murió, estaba trabajando en varios proyectos, entre ellos una historia de la FIJL de 1935, un manuscrito incompleto sobre Action Direct, el grupo de acción anarquista francés, otro manuscrito incompleto sobre sus relaciones personales con la guerrilla, y un índice de los nombres e historias personales de los guerrilleros urbanos y rurales. Harmonia, su socio, ha indicado que probablemente se prestarán al Instituto Internacional de Historia Social de Ámsterdam como parte de una propuesta de la Fundación Antonio Téllez.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org