October 13, 2020
De parte de CGT Pais Valencia I Murcia
313 puntos de vista



Algunas trabajadoras aseguran que la empresa no les proporcion贸 en ning煤n momento un lugar para alojarse, por lo que todos los temporeros del grupo estuvieron durmiendo en la calle donde y como pod铆an.


Un total de 14.000 temporeros espa帽oles, una cifra similar a la registrada en los 煤ltimos a帽os, se han desplazado a Francia para trabajar en la campa帽a de la vendimia de este a帽o, una campa帽a muy marcada por la crisis sanitaria del coronavirus.

La mayor铆a de ellos procedentes de Andaluc铆a, aunque tambi茅n hay traslados de la Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla-La Mancha, que son las regiones que m谩s trabajadores desplazan.

De estos temporeros, varios de ellos contratados por la empresa NORD-EST, han denunciado las extremas condiciones que han tenido que pasar durante los d铆as de vendimia para la conocida marca Chateau Palmer.

Insultos, falta de agua y ninguna medida de seguridad

Varios temporeros espa帽oles han explicado que desde que llegaron para trabajar en la vi帽a sufrieron 鈥渕altratos de todo tipo鈥.

鈥淣ada m谩s llegar nos dijeron que por el tema del coronavirus no nos iban a dar comida ni alojamiento. A煤n as铆 empezamos a trabajar sabiendo eso, pero desde el primer d铆a no nos daban ni una botella de agua. Nos insultaban, se re铆an de nosotros, nos llamaban hijos de puta y muertos de hambre鈥, cuenta una trabajadora.

鈥淐uando nos quej谩bamos y dec铆amos que no pod铆amos seguir trabajando as铆 nos dec铆an que no trabaj谩ramos y nos descontaban las horas. As铆 era todos los d铆as鈥︹, explica.

鈥淣o ten铆amos ba帽o y si ten铆as necesidades ten铆as que esconderte un poco entre las vi帽as para poder hacerlo o hacer de tripas coraz贸n y aguantar. De hecho, hubo una revuelta por el malestar que hab铆a entre los trabajadores y un trabajador de Chateau Palmer vino a hablar con nosotras, pero se encar贸 cuando le pedimos explicaciones. Finalmente, nos dijo que hici茅ramos una lista de todas las personas que estaban viviendo en la calle, pero 茅ramos todas鈥, contin煤a.

Tambi茅n reclamamos duchas, pero nos dieron una ducha para m谩s de 120 personas (茅ramos grupos de 60 personas). Imag铆nate c贸mo estaba la ducha. Hubo mucha gente que decidimos no ir, pero deber铆amos haber tenido derecho a ducharnos despu茅s de las jornadas de trabajo鈥, cuenta.

Durmiendo en tiendas de campa帽a y coches

Las trabajadoras denuncian que la empresa no les proporcion贸 en ning煤n momento alojamiento ni les ayud贸 a buscar un sitio en el que dormir, por lo que todas las personas del grupo estuvieron durmiendo en la calle d贸nde y c贸mo pod铆an.

鈥淧ara dormir te ten铆as que buscar la vida. Mi compa帽ero y yo ten铆amos furgoneta, pero hab铆a mucha gente que no ten铆a nada y han tenido que dormir en tiendas de campa帽a escondidos en parques o donde pillaban. Algunos d铆as nos han echado y hemos tenido que recoger el campamento por la noche cuando al d铆a siguiente ten铆amos que trabajar鈥, cuenta una trabajadora.

鈥淭engo otros compa帽eros a los que les reservaron un espacio, pero estaba literalmente en un vertedero. Cuando los jefes nos dijeron que podr铆amos dormir en un vertedero cre铆amos que era cachondeo, que lo dec铆an porque eran unos clasistas, pero cuando llegamos ah铆 era un vertedero de verdad. Hubo mucha gente que se qued贸 porque del vertedero no te echaba la Polic铆a鈥, explica.

Machismo y acoso sexual

Una trabajadora relata que varias compa帽eras sufrieron acoso y machismo durante unos d铆as de mucho calor y fueron rega帽adas por llevar camisetas de tirantes para trabajar.

鈥淯n d铆a de mucho calor, varias chicas de nuestro grupo llevaban camisetas de verano un poco fresquitas y los jefes les dijeron que se fueran a comprar ropa m谩s decente porque estaban distrayendo a otros trabajadores鈥, explica.

鈥淓l d铆a en el que la situaci贸n se volvi贸 insostenible fue un d铆a en el que varios hombres -tambi茅n trabajadores- empezaron a acosar a chicas de mi grupo de trabajo. Las miraban, las tocaban鈥 y las chicas de nuestro grupo nos negamos a trabajar con esa gente. Cuando se lo dijimos a nuestro superior 茅l se ri贸 de nosotras y nos dijo que nos estaba pasando eso por ir as铆 vestidas鈥, asegura.

鈥淗a sido terrible. De verdad que ha sido terrible鈥, lamenta.

Tienen pensado denunciar lo ocurrido

鈥淭enemos pensado denunciar. El d铆a que se arm贸 la revuelta grande todos mostramos nuestro descontento y, de hecho, se amenaz贸 con volcar los camiones si la cosa no mejoraba鈥, cuenta la trabajadora.

鈥淧arec铆a que a los jefes no les importaba, pero luego dijimos que lo denunciar铆amos en Almer铆a y fue cuando la cosa empez贸 a cambiar y nos empezaron a dar una botella de agua a las tres de la tarde鈥, contin煤a.

鈥淎unque yo intent茅 que las compa帽eras denunciasen, la realidad es que ellas -igual que yo- iban ah铆 a trabajar y cuando acababan la jornada solo quer铆an buscar una ducha y descansar para trabajar al d铆a siguiente. Lo que no s茅 es si podemos denunciar despu茅s de que todo haya ocurrido鈥, finaliza.

No es la primera vez que pasa algo similar

Este mismo a帽o, la ministra francesa de Trabajo, Elisabeth Borne, afirm贸 que el Gobierno galo tiene la intenci贸n de llevar ante los tribunales por la v铆a penal a la empresa murciana de trabajo temporal Terra Fecundis por su posible responsabilidad en la aparici贸n de focos de coronavirus con temporeros en el sureste del pa铆s.

En una entrevista publicada en el mes de julio en un diario franc茅s habl贸 de 鈥渟ituaciones inaceptables鈥 para referirse a Terra Fecundis que 鈥減ueden conducir a la aparici贸n de focos de infecciones de la covid-19鈥.

Una extrabajadora tambi茅n concedi贸 una entrevista a El Cierre Digital en la que aseguraba que 鈥渘o hab铆a ni una sombra, hab铆a una cocina grande comunitaria, pero todo era asqueroso, lleno de mosquitos y basura鈥.




Fuente: Cgtpv.org