July 7, 2021
De parte de Indymedia Argentina
98 puntos de vista


TENOCHTITL脕N (M脡XICO): 30 DE JUNIO DE 1520 (Calendario juliano)

LA EXPULSI脫N DE LOS CRISTIANOS ESPA脩OLES

 Y EL ARRIBO DE LA VIRUELA LETAL

 

Por Asunci贸n Ontiveros Yulquila.

鈥淨uien controla el pasado controla el futuro, quien controla el presente controla el pasado.鈥 George Orwell (1903 鈥 1950).

PUNTO DE PARTIDA

En la actual soberan铆a territorial de la Rep煤blica de M茅xico, la arqueolog铆a, desde finales del siglo XIX, viene descubriendo los encubrimientos materializados por los invasores cristianos espa帽oles, con fines de dominaci贸n, y tambi茅n, por la naturaleza a trav茅s de los siglos. Ciudades destruidas a prop贸sito, pir谩mides abandonadas, centros ceremoniales, calendarios, acueductos, caminos, observatorios astron贸micos, imaginarios e instituciones, c贸dices pictogr谩ficos, constituyen enigmas o problemas, para las disciplinas cient铆ficas. Estas anomal铆as deben ser explicadas o descubiertos de los encubrimientos, con imaginarios y lentes descolonizadores. Los encubrimientos con la producci贸n y reproducci贸n de mentiras, y la destrucci贸n de conocimientos, imaginarios e instituciones de los pueblos o civilizaciones del M茅xico Profundo paradigm谩tico, tienen como punto de partida, el 8 de noviembre de 1519 (calendario juliano).

El 14 de noviembre de 1519, Hern谩n Cort茅s y sus milites secuestran a Moctezuma. Es desnudado utilizando tecnolog铆a de la inquisici贸n, para reducirlo psicol贸gica y moralmente, es herrado con grillos, y ordenado a vestirse sin las vestiduras de Tlatoani. Moctezuma es reh茅n, como tambi茅n, indirectamente todo el sistema del gobierno dual de la Confederaci贸n Azteca. La Confederaci贸n debe pagar un voluminoso RESCATE, para que los invasores liberen a Moctezuma. Cort茅s y su hueste milite se entrometen en los asuntos de Estado, manipulan en el poder hegem贸nico y ejercen cotidianamente la violencia simb贸lica contra los hospitalarios del An谩huac.  Soldados con armaduras, frailes inquisitoriales,  caballos, perros devora humanos, e indios 鈥渁migos鈥 esclavizados cargadores, trastocan todo el sistema de vida de la ciudad de Tenochtitl谩n y de la Confederaci贸n. Desde el 14 de noviembre de 1519 hasta fines de abril de 1520, el oro, plata y perlas fluyen desde los cuatro puntos cardinales de Tenochtitl谩n, para pagar la libertad del Tlatoani Moctezuma. Adem谩s se practican las 鈥渃abalgadas y rescates鈥 de oro, robo alevoso.

Analog铆as. Lo que se hizo (y se contin煤a haciendo) con la materialidad y la humanidad de las civilizaciones del M茅xico Profundo, se hizo con las civilizaciones de griegos y romanos, a partir del siglo IV. La historiadora y periodista brit谩nica, Catherin Nixey, en su obra 鈥淟a edad de la penumbra鈥 (2018),  describe y detalla la r谩pida destrucci贸n de la cultura del mundo antiguo greco romano. El fanatismo del cristianismo se impuso a golpes y terror. Catherin, ensaya que los vientos oprimidos del cristianismo golpearon sin piedad los fundamentos de la civilizaci贸n conocida hasta entonces, cuya debilidad 鈥渆ra la pluralidad鈥. El mundo cl谩sico fue tambale谩ndose hasta desmenuzarse en el suelo hecho a帽icos. De sus restos, el Cristianismo construy贸 su nuevo mundo, levantando iglesias de los m谩rmoles de los templos ca铆dos. 鈥淟a historia la escriben los vencedores, y la victoria cristiana fue absoluta鈥, concluye Nixey.

El llamado Nuevo M茅xico se construye levantando iglesias por doquier, con las piedras labradas de la infraestructura material maravillosa del M茅xico Antiguo, invadido y destruido. La mano de obra, fueron miles de indios esclavizados, herrados y atormentados por la cat谩strofe humanitaria, provocada por el virus de la viruela inducida, desde abril de 1520 del calendario juliano. Seg煤n Hern谩n Cortes, y Francisco de Aguilar, la invasi贸n y la destrucci贸n es 鈥渙bra de Dios鈥. El 30 de junio de 1520, el centro de referencia del pasado y del presente es el Sol, Tonatiuh, el centro de referencia del futuro es el Sol. Los invasores eran geoc茅ntricos, es decir su centro de referencia era la Tierra, y el cielo, donde la 鈥渧ida es eterna鈥 para los que combaten a los 鈥渋nfieles鈥.

La investigadora espa帽ola, Magdalena Guerrero Cano, en su obra 鈥淓l Patronato de Granada y el de Indias: Algunos de sus aspectos鈥 infiere que 鈥淒urante la Edad Media se hab铆a considerado al Papa como la c煤spide de la jerarqu铆a piramidal y a la Iglesia con poder directo sobre el Estado; por lo tanto estaba claro, sobre una base jur铆dica, el poder papal sobre el Universo, incluyendo a los infieles. Teor铆a discutida por estudiosos, desde el mismo planteamiento, en el siglo XIII, hasta fechas m谩s avanzadas en que se segu铆a planteando la cuesti贸n, el siglo XVI鈥.

鈥淧or una parte los canonistas defend铆an la ideolog铆a del 鈥楧ominus orbis鈥, por el contrario los te贸logos cre铆an en el desdoblamiento de poderes: el espiritual y el temporal, aunque si coincid铆an en la subyugaci贸n de los paganos por la fuerza de las armas, eran distintas ideolog铆as que se iban imponiendo en sucesivas oleadas, hasta que en el siglo XV se hacen necesarias las Bulas de Patronato鈥 (2003: 69).

TESTIMONIO SOBRE LA EXPULSI脫N: 30 DE JUNIO DE 1520

Juan Cano, en mayo de 1520 era miembro de la expedici贸n capitaneada por P谩nfilo de Narv谩ez. Luego de las transacciones o negociaciones (mediadas por el poder clerical) entre Cort茅s y Narv谩ez, Cano pasa a formar parte del ej茅rcito invasor de Cort茅s. En 1544 (24 a帽os despu茅s de la 鈥渘oche triste鈥 para los invasores), Juan Cano, 42 a帽os,  estaba casado con Isabel Moctezuma (35 a帽os), hija del asesinado (magnicidio)  Tlatoani Moctezuma. En 1531, Juan Cano est谩 casado con Isabel Moctezuma por determinaci贸n del poder establecido colonial, en el que Cort茅s, a煤n reten铆a su influencia como cristiano 鈥渧iejo y conquistador鈥. El 25 de setiembre de 1544, Juan Cano es entrevistado por el cronista mayor del Real y Supremo Consejo de Indias, Gonzalo Fern谩ndez de Oviedo, en la ciudad de Santo Domingo, de la isla La Espa帽ola. Gonzalo Fern谩ndez de Oviedo fung铆a de alcalde de la ciudad de Santo Domingo.

[Alcalde] 鈥淪iempre o铆 decir que es buena la templanza e someter la piedad e abominable la soberbia. Dicen que fue grand铆simo el tesoro que Hernando Cort茅s reparti贸 entre sus milites [capitanes profesionales], cuando determin贸 de dejar la cibdad e irse fuera de ella por consejo de un [soldado Blas] Botello que se preciaba de pronosticar lo que est谩 por venir鈥.

[Juan Cano] 鈥淏ien s茅 qui茅n era ese [Blas Botello], y es verdad que 茅l fue de parecer que Cort茅s  e los cristianos se salieran [de Tenochtitl谩n], e al tiempo de efectuarlo no lo hizo saber a todos, antes no lo supieron sino los que con 茅l se hallaron en esa pl谩tica [los milites] , e los dem谩s que estaban en sus aposentos e cuarteles, se quedaron, que eran como doscientos e septenta [270] hombres, los cuales se defendieron ciertos d铆as peleando, hasta que de hambre se dieron a los indios; e guard谩ronles la palabra de la manera que [Pedro de] Alvarado la guard贸 a lo que es dicho [mentir]. E as铆 los doscientos septenta cristianos, e los que dellos no hab铆an sido muertos peleando, todos cuando se rindieron fueron cruelmente sacrificados. Pero hab茅is, se帽or, de saber, que de esa liberalidad que Hernando Cort茅s us贸, como dec铆s, entre sus milites, los que m谩s parte alcanzaron della e m谩s cargaron de oro y joyas, m谩s presto [r谩pido] los mataron; porque por salvar el alborda, muri贸 el asno que m谩s pesada la tom贸, e los que no la quisieron, sino sus espadas e armas, pasaron con menos ocupaci贸n, haci茅ndose el camino con la espada鈥 (citado por Mart铆nez, 1986: 137 y 138).

 CONDICIONES 鈥淟EGALES鈥 Y PREPARATIVOS  PARA LA INVASI脫N

P谩nfilo de Narv谩ez (1470 鈥 1528), entre 1515 y 1518, en Castilla y Arag贸n, fung铆a de procurador del Diego de Vel谩zquez, gobernador de la isla Fernandina (Cuba). Por estas actividades, Vel谩zquez otorga (en Cuba) a Narv谩ez una encomienda con ciento cincuenta y nueve indios. El 22 de abril de 1519, Hern谩n Cort茅s y su hueste invasora 鈥渇undan鈥 la Villa Rica de la Vera Cruz (ubicado en el actual Estado de Vera Cruz, M茅xico). Son designados alcaldes ordinarios, Alonso Hern谩ndez de Portocarrero y Fernando de Montejo, quienes, con mandatos de procuradores de Cort茅s, inmediatamente emprenden viaje hacia Castilla y Arag贸n (Espa帽a) llevando oro, joyas e indios totonacos, como muestra de la grandeza del 鈥渞eino鈥 a invadirse. El objetivo de los procuradores era conseguir la capitulaci贸n para 鈥渃onquistar鈥 (invadir M茅xico), y la ratificaci贸n de los t铆tulos de capit谩n general y justicia mayor para Hern谩n Cort茅s, otorgados por la hueste espa帽ola asentada en la Villa Rica.

En el contexto del inicio de la invasi贸n de M茅xico, en el reino de Castilla y de Arag贸n (Espa帽a), prevalec铆a la pir谩mide social estamental. En la cima estaba el clero (poder clerical), en segundo lugar estaba la nobleza (caballeros militares o milites); en la base estaba el campesinado o la plebe. Desde antes y despu茅s de 1493, el pontificado de Roma, es decir el poder clerical, monopoliza el derecho internacional establecido en la Europa cristiana occidental, conforme a sus imaginarios e instituciones. Imperaba el mito legitimante 鈥淒ios cre贸 la Tierra, el cielo, y al hombre en seis d铆as鈥. Por lo tanto, la Tierra era administrada por el pontificado de Roma. En el marco de este mito, el 4 de mayo de 1493, el pontificado de Roma (Alejandro VI) determina 鈥渓a raya del Vicario de Cristo鈥, meridiano que se proyecta desde el polo 脕rtico hasta el polo Ant谩rtico. El lado Oeste de la raya es 鈥渄onado鈥 al reino de Castilla y el lado Este es 鈥渞egalado鈥 al reino de  Portugal.

La Bula Inter Ca茅tera (segunda) emitida por el pont铆fice Alejandro VI tiene por introducci贸n: 鈥淣o por nuestra mera liberalidad y ciencia cierta y con la plenitud de la potestad apost贸lica os donamos, concedemos y asignamos todas las islas y tierras firmes, descubiertas y por descubrir, halladas y por hallar, hacia el occidente y medio d铆a hacia la india y cualquier parte [鈥 que por otro rey o pr铆ncipe cristiano no estuviesen actualmente pose铆das con anterioridad al d铆a de Natividad de Nuestro Se帽or Jesucristo pr贸ximo pasado [鈥 (citado por Manzano, 1982).

El 28 de junio de 1519, el rey de Castilla, Carlos I, resulta elegido, por siete electores de la jurisdicci贸n del Sacro Imperio Romano Germ谩nico, como emperador Carlos V. El acontecimiento (digitalizado por la estratagema del poder clerical), conlleva a que los reinos de Castilla y de Arag贸n, sean los responsables imperiales de la dominaci贸n universal del doga cristiano, el 鈥淒ominus Orbis鈥, que significa la dominaci贸n de los paganos o infieles por la fuerza de las armas (Guerrero Cano, 2003). Por lo tanto, en 1519, el poder clerical y los caballeros milites, pose铆an la luz verde para invadir, someter, aniquilar y destruir a los infieles del Anahuac y su universo. En 1513, el poder clerical construye el formalismo jur铆dico, para justificar la 鈥済uerra justa鈥 contra los indios infieles: el Requerimiento. Pueblo invadido que aceptara el requerimiento se convert铆a en vasallo de rey y de Dios. Pueblo que rechazara ser谩 destruido hasta los cimientos, los sobrevivientes ser谩n esclavizados y enajenados sus soberan铆as territoriales.

En abril de 1519, Diego Vel谩zquez, gobernador de La Fernandina (Cuba), recibe informaci贸n de P谩nfilo de Narv谩ez (procurador de Vel谩zquez), desde Castilla (Valladolid), sobre las reales c茅dulas que requer铆a Vel谩zquez, para la invasi贸n de Yucat谩n, que se conoc铆a como 鈥淐ul煤as鈥. Por otra parte, el representante clerical de Vel谩zquez, fray Benito Mart铆n, presente en la corte de Arag贸n (Barcelona), logra un c茅dula que determinaba la independencia de Vel谩zquez frente al gobernador de La Espa帽ola (Santo Domingo), Diego Col贸n (hijo de Crist贸bal Col贸n), como tambi茅n para recaudar rentas y tributos en las 鈥渋slas nuevas鈥, Yucat谩n y Cozumel (Thomas, 2004: 661).

LA VIRUELA INDUCIDA: ARMA DE GUERRA LETAL

En octubre de 1519, Diego Vel谩zquez (Cuba) dispone el viaje de Gonzalo de Guzm谩n hacia Castilla, para solicitar a Juan Rodrigo de Fonseca (obispo), secretario de Indias, que se ordene detener la expedici贸n invasora de Hern谩n Cort茅s, hacia Tenochtitl谩n. En octubre, en La Fernandina (Cuba) ingresa el virus de la viruela, precedente de La Espa帽ola. Desde mayo a noviembre de 1519, la viruela letal estaba provocando una cat谩strofe humanitaria (genocidio) en la poblaci贸n india, en La Espa帽ola y en La Fernandina. La viruela fue transportada desde Sanl煤car de Barrameda (sudoeste de Espa帽a, Sevilla), a principios de 1519. Los cristianos espa帽oles tienen inmunidad, es decir defensas contra la viruela. La exploraci贸n del oro que depende de los indios esclavizados, en las dos islas, queda paralizada. Los cristianos no trabajaban, porque eran se帽ores encomenderos de indios.

A fines de 1519, P谩nfilo de Narv谩ez arriba a La Fernandina (Cuba) procedente de Castilla. La viruela hab铆a aniquilado a sus ciento cincuenta y nueve indios encomendados. Diego Vel谩zquez encomienda a Narv谩ez la formaci贸n de un ej茅rcito, para obligar a Hern谩n Cort茅s a respetar la ley y las c茅dulas reales de los reinos de Castilla y de Arag贸n. El 5 de marzo de 1520, comienza la expedici贸n de P谩nfilo de Narv谩ez hacia la costa Este de M茅xico. Despegan desde La Fernandina (Cuba) once naos y siete bergantines, con novecientos cristianos a bordo. Adem谩s llevan como cautivos, indios esclavizados y esclavos africanos. La mayor铆a de los tripulantes cristianos eran encomenderos y se帽ores de indios, de las islas La Fernandina y de La Espa帽ola. La viruela, aniquilando indios, estaba destrozando el presente y el futuro del sistema de encomiendas. Invadir M茅xico era la salvaci贸n, para comerciantes, traficantes de esclavos, como tambi茅n para los se帽ores de indios, y para el poder clerical relacionado umbilicalmente con la cima del pontificado de Roma y del Sacro Imperio Romano Germ谩nico (Carlos V).

Entre el 19 y 22 de abril de 1520, arriba Francisco Serrantes (mensajero) a la costa de Zempoala  (San Juan de Ul煤a), desde Tenochtitl谩n. Serrantes, hab铆a acompa帽ado a Cort茅s en su ingreso a la ciudad de Tenochtitl谩n (8 de noviembre de 1519). En Zempoala, Serrantes sostiene reuniones con V谩zquez de Ayll贸n, enviado por la Audiencia y el gobernador de La Espa帽ola (Santo Domingo) y con P谩nfilo de Narv谩ez. Rodrigo de Figueroa fung铆a de juez residente y  gobernador de La Espa帽ola. El poder clerical hab铆a decidido evitar una guerra entre 鈥渃onquistadores鈥 (invasores, Cort茅s y Narv谩ez), porque no beneficiaba a los reinos de Castilla y de Arag贸n, como tampoco al Sacro Imperio Romano Germ谩nico ni al pontificado de Roma.

El poder clerical establecido del imperio espa帽ol estaba informado de las abundantes riquezas naturales y humanas de M茅xico. Comienza el tramado del llamado 鈥渃ombate entre Narv谩ez y Cort茅s鈥. Desde mediados de abril de 1520, la viruela letal tambi茅n estaba presente en Zempoala, se encuba (10 a 14 d铆as) en la poblaci贸n invadida que no tiene inmunidad. Luego de la supuesta batalla entre Cort茅s y Narv谩ez, 28 y 29 mayo de 1520, Cort茅s ordena abandonar y quemar la ciudad, al respecto narrativiza:

鈥淒os d铆as despu茅s [31 de mayo 1520] de preso el dicho Narv谩ez, porque en aquella ciudad [Zempoala] no se pod铆a sostener tanta gente junta, mayormente que ya estaba casi destruida, porque los que con el dicho Narv谩ez estaban en ella la hab铆an robado, y los vecinos de ella estaban ausentes y sus casas solas鈥 [por efectos de la viruela letal].

Durante el pre谩mbulo de la supuesta batalla entre Cort茅s y Narv谩ez, ambos bandos, empresas invasoras, vasallos de 鈥淰uestra Ces谩rea Majestad鈥, emperador Carlos V, conoc铆an en el lugar o sobre el terreno, la riqueza colosal tanto material como humano de la Confederaci贸n Azteca. Tenochtitl谩n fue percibida y apreciada por las embajadas de ambos bandos. La esclavizaci贸n de los indios era institucional. El oro, la encomienda y los indios encomendados eran los objetivos del poder clerical y de los milites, que pactaron el negocio o contrato, encubierto como 鈥渂atalla entre Cort茅s y Narv谩ez鈥. El 鈥淒ominus Orbis鈥 estaba presente. Emerge el reino de Espa帽a como cabeza del Sacro Imperio Romano Germ谩nico. El imperio era potencia global. Pero, en la Europa central surge el fraile agustino Mart铆n Lutero, como feroz cr铆tico del pontificado de Roma y el Sacro Imperio, por la venta de indulgencias (peaje) para 鈥渧iajar al para铆so鈥 sin pasar por 鈥渆l purgatorio鈥, y por otras corruptelas pontificias institucionalizadas.

鈥淵 as铆 fue que el d铆a de Pascua de Esp铆ritu Santo, poco m谩s de la medianoche, yo di en el dicho aposento, y antes top茅 las dichas esp铆as, que el dicho Narv谩ez ten铆a puestas, y las que yo delante llevaba prendieron a la una de ellas, y la otras se escap贸 [鈥 Es la narrativa de Cort茅s, que pone en evidencia el c贸digo secreto pactado entre el poder clerical y los milites. Invadir un pueblo, una Confederaci贸n, en nombre de 鈥淒ios鈥, por sus riquezas, es un acto de guerra unilateral. Prevalece la propaganda de guerra y la mentira que se desarrolla sellando pactos secretos, para controlar el pasado pensando en controlar el futuro. La narrativa sobre la supuesta batalla entre Cort茅s y Narv谩ez se reproducen hasta actualmente.

CORT脡S EN TENOCHTITL脕N. MAGNICIDIO DE MOCTEZUMA

En la primera mitad de junio de 1520, en la Villa Rica de la Vera Cruz, Cort茅s recibe un mensaje escrito de Pedro de Alvarado, anunciando que Tenochtitl谩n est谩 en pie de guerra e intenta expulsarlos. Cort茅s, con un ej茅rcito amplificado con la hueste de Narv谩ez, m谩s la muestra de infectados de la viruela letal, acelera su retorno hacia el epicentro de la Confederaci贸n Azteca. Moctezuma contin煤a en situaci贸n de reh茅n, muy a pesar que la Confederaci贸n hab铆a cumplido, a fines de abril de 1520, el pago del voluminoso RESCATE, con oro, plata y perlas. A mediados de mayo de 1520, Alvarado y su hueste de ciento cincuenta cristianos, asesinaron a mansalva a centenares de miembros de la elite del poder hegem贸nico de la Confederaci贸n. La guerra sin retorno contra los invasores cristianos hab铆a comenzado.

[Mediados de junio de 1520] Cort茅s, concentra a los expedicionarios invasores en la ciudad de Tlaxcala; arenga a todos en el sentido de someter a los indios 鈥渋nfieles鈥. Cort茅s en su carta de relaci贸n menciona quinientos peones y setenta milites de caballo. No menciona a los otros quinientos, entre milites, soldados peones, esclavos, mujeres y ni帽os, que transportaban en sus vestimentas, organismos y piel, el virus de la viruela. Cort茅s, inmediatamente prosegu铆  su marcha hacia la ciudad de Texcoco. La retaguardia, donde estaba la muestra de los portadores de la viruela letal, marchaba hacia Texcoco por una ruta diferente a la tomada  por Cort茅s. La muestra, infectaba y mataba. Cort茅s, sus milites y los frailes (capellanes) eran conscientes de la efectividad del virus de la viruela, en la guerra de invasi贸n.

El 23 de junio de 1520, 鈥渧铆spera de San Juan Bautista鈥, escribe Cort茅s, emprende su expedici贸n desde Texcoco hacia Tenochtitl谩n. Cort茅s percibe que nadie sale a recibirlo, 鈥渘unca me sali贸 a recibir ninguna persona del dicho Mutezuma鈥. Mientras Moctezuma estaba como reh茅n (secuestrado), la Confederaci贸n no opon铆a resistencia alguna porque cumpl铆a con el pago del RESCATE. A fines de abril de 1520, se cumple con creces el pago del rescate. No fue liberado Moctezuma. Por lo tanto, el pacto entre los invasores y la Confederaci贸n estaba roto o quebrado. La guerra de resistencia hab铆a dado comienzo. El 24 de junio de 1520, al medio d铆a, Cort茅s y su hueste amplificada, ingresa a Tenochtitl谩n.

鈥淐on esto me fui a la fortaleza, en la cual y en aquella mezquita mayor que estaba junto a ella, se aposent贸 toda la gente que conmigo  ven铆a; y los que estaban en la fortaleza nos recibieron con tanta alegr铆a como si nuevamente les di茅ramos las vidas, que ya ellos estimaban perdidas, y con mucho placer estuvimos aquel d铆a [24 de junio] y noche creyendo que ya todo estaba pac铆fico鈥 (Cort茅s, 1520:97).

El 24 y 25 de junio de 1520, la hospitalidad de la Confederaci贸n se puso de manifiesto a plenitud. Convidaron comida y bebida en abundancia a los invasores y a sus indios 鈥渁migos鈥. El bot铆n voluminoso del rescate pagado (oro, plata y perlas) por la Confederaci贸n estaba herm茅ticamente conservado en poder de los invasores. Moctezuma contin煤a como reh茅n. Cuitl谩huac, hermano de Moctezuma, quien tambi茅n estaba como reh茅n fue liberado el 24 de junio, para bajar la tensi贸n entre invadidos e invasores.

Desde el 25 de junio, Cuitl谩huac comanda la resistencia que se puso de manifiesto con el bloqueo y la guerra de desgaste contra los invasores, atrincherados en el epicentro de Tenochtitl谩n.  La cultura de guerra de la Confederaci贸n no acostumbra combatir de noche, como tampoco en tiempos de siembra y de cosecha de productos alimentarios. La muerte de un Tlatoani conlleva a realizar, durante cuatro jornadas o d铆as, ceremonias funerarias; al final el cuerpo es incinerado.

El proceso de las ceremonias funerarias era conocido por la hueste invasora. Los cuerpos de Moctezuma y de otros principales ser谩n usados como escudos, para la salida sigilosa de los invasores. El 30 de junio, al atardecer, se ejecuta el magnicidio de Moctezuma y de otros principales. Francisco de Aguilar, quien el 30 de junio de 1520 era protagonista  soldado y vigilante, en 1560,  narrativiza al respecto:

[30 de junio de 1520] 鈥淢otecsuma, herido en la cabeza, dio el alma a cuya era, lo cual ser铆a a hora de v铆speras [18:00 de la tarde], y en el aposento donde 茅l estaba hab铆a otros muy grandes se帽ores detenidos [rehenes] con 茅l a los cuales el dicho Cort茅s, con parecer de los capitanes [milites], mand贸 matar sin dejar ninguno, a los cuales ya tarde [antes del anochecer] sacaron y echaron en los portales [p贸rticos] donde est谩n ahora las tiendas, los cuales llevaron ciertos indios que hab铆an quedado que no mataron, y llevados sucedi贸 la noche, la cual venida all谩 a las diez [22:00] vinieron tanta multitud de mujeres con hachas encendidas y braseros y lumbres que pon铆a espanto. Aquellas ven铆an a buscar a sus maridos y parientes que en los portales estaban muertos, y al dicho Motecsuma tambi茅n, y as铆 como las mujeres conoc铆an a sus deudos y parientes (lo cual ve铆amos lo que vel谩bamos [vigil谩bamos] en la azotea con la mucha claridad), se echaba encima con muy gran l谩stima y dolor y comenzaban una grita y llanto tan grade que pon铆a espanto y temor; [鈥 (Aguilar, 1560).

[30 de junio de 1520] Los invasores tiraron el cuerpo de Moctezuma y de otros, en los portales de un extremo del epicentro de la ciudad, para huir por el otro extremo. Alrededor de la media noche o al final del 30 de junio, Cort茅s y sus milites abandonan sigilosamente la ciudad. La resistencia de Tenochtitl谩n estaba ocupada en la atenci贸n de los muertos para las ceremonias funerarias. Adem谩s del desconcierto de la resistencia por el magnicidio de Moctezuma y de otros principales de la Confederaci贸n, Cort茅s y sus milites abandonaron, a prop贸sito, doscientos setenta cristianos (que estaban en sus aposentos) para que cubran la espalda de la huida. El 24 de setiembre de 1544, Juan Cano, casado con Isabel Moctezuma, testimonia que los 270 cristianos que quedaron en Tenochtitl谩n, en la media noche del 30 de junio de 1520, fueron aniquilados por la resistencia.

LA INDUCCI脫N DE LA VIRUELA Y LA EXPULSI脫N

El 1掳 de julio de 1520, Cort茅s y su hueste invasora estaban fuera de Tenochtitl谩n, expulsados. Hab铆an transcurrido ocho (8) d铆as desde el 23 de junio, en que Cort茅s y su ej茅rcito amplificado salieron de la ciudad de Texcoco rumbo a Tenochtitl谩n. Por detr谩s, en la retaguardia, marchaba la expedici贸n portadora de la muestra del virus de la viruela letal. Esta expedici贸n estaba constituida por cinco cristianos a caballo y cuarenta y cinco de a pie; custodiaban una caravana de esclavos africanos, indios de La Fernandina (Cuba), cincuenta mujeres y diez ni帽os. En cada ciudad que visitaba al paso, la muestra portadora del virus de la viruela letal, desde Zempoala hasta Texcoco, mataba indios a mansalva. La resistencia india aprehende a la expedici贸n y decide aniquilarla, en la ciudad de Zultepec, jurisdicci贸n de Texcoco.

A pesar de la aniquilaci贸n de la expedici贸n portadora del virus de la viruela letal, el contagio provoca cat谩strofe humanitaria en Zempoala, Tlaxcala, Chulula, Texcoco, Tacuba y Tenochtitl谩n. El 30 de julio, los invasores son expulsados. En los d铆as subsiguientes, el virus hace su presencia en Texcoco y Tenochtitl谩n, y comienza la incubaci贸n en la poblaci贸n carente de inmunidad respectiva. Fiebre, dolor de cabeza, fatiga, dolor de espalda y v贸mitos son los s铆ntomas que experimentan mujeres embarazadas, ni帽os (principalmente), adultos y ancianos. La mortandad acecha y corrompe la estructura psicol贸gica de los sobrevivientes. Los cristianos significan a la viruela como 鈥減estilencia鈥.

Treinta  y seis a帽os despu茅s, en 1556, el oidor de la Audiencia Real de Nuevo M茅xico (Estado colonial), Alonso De Zorita, construye su obra 鈥淏reve y sumaria relaci贸n de los se帽ores de la Nueva Espa帽a鈥. Es un informe (sobre los indios en su gentilidad) dirigido al rey Felipe II, en respuesta a la c茅dula real enviada desde Valladolid, fines de 1553, a las audiencias de Indias. Esta relaci贸n est谩 editada en 鈥淟ewis H. Morgan y Adolph F. Bandelier. M茅xico Antiguo. Pr贸logo y edici贸n de Jaime Labastida鈥 (2004).

[鈥 luego que se gan贸 la tierra, el capit谩n Hernando Cort茅s mand贸 juntar los caciques  y Se帽ores de Coyoacan que es un pueblo principal de indios, dos leguas de M茅xico, que 茅l tomo para s铆, con otros pueblos principales de la comarca de M茅xico, y vinieron los que pudieron, y juntos les dijo que ya no hab铆an acudir con los tributos al Se帽or de M茅xico, ni al de Tlexcuco, ni al de Tlacopan, como sol铆an, sino al emperador, [鈥, y su boca y cudicia era medida y tasa de todo lo que pod铆an sacar de tributos y servicios personales y esclavos, no teniendo respeto 谩 si pod铆an 贸 no pod铆an; [鈥, pues los espa帽oles los compel铆an 谩 que les diesen cuanto les ped铆an, y sobre ello los atormentaban con martirios y crueldades nunca vistas: 茅 as铆 por esto como por las pestilencias [viruela letal] que entre ellos ha habido, de que adelante se dir谩 m谩s en particular, ha venido a faltar tanta gente, que no hay la tercera parte de la sol铆a鈥 (Alonso De                                                       Zorita, 1560: 527 y 528).

Bibliograf铆a:

Cort茅s, Hern谩n (2002). Cartas de Relaci贸n. M茅xico, Editorial Porr煤a.

De Aguilar, Francisco (1571). 鈥淩elato breve de la conquista de Nueva Espa帽a鈥. M茅xico, http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/publicadigital/libros/317_02_

01/historiografia_civil.html

Guerrero Cano, Magdalena (2003). 鈥淓l patronato de Granada y el de Indias. Algunos de sus aspectos鈥. 麓R谩bida, Espa帽a, Actas de las II Jornadas de Andaluc铆a y Am茅rica, Universidad de Santa Mar铆a de R谩bida, Volumen I, p谩ginas 69 鈥 90.

De Zorita, Alonso. En Labastida, Jaime (2004). 鈥淢茅xico Antiguo. Lewis H. Morgan y Adolph F. Bandelier, pr贸logo y edici贸n de  Jaime Labastida鈥. M茅xico, Editorial Siglo XXI.

Manzano, Jos茅 (1982). Col贸n y su secreto, el predescubrimiento. Ediciones de Cultura Hisp谩nica, Madrid.

Mart铆nez, Jos茅 Luis (1986). Entrevista de Gonzalo Fern谩ndez de Oviedo a Juan Cano. M茅xico, Editorial Ambos Mundos.

Nixey, Catherine (2018). La edad de la penumbra. C贸mo el cristianismo destruy贸 el mundo cl谩sico. Madrid, Editorial Taurus.

Thomas, Hugh (2004). La conquista de M茅xico. Encuentro de dos mundos, el choque de dos imperios. Editorial Planeta, Barcelona.




Fuente: Argentina.indymedia.org