October 23, 2021
De parte de Anarquia.info
816 puntos de vista

El aspecto m谩s importante de la guerra revolucionaria contra la tiran铆a del Estado y el capitalismo es la recuperaci贸n de los valores morales, la barrera contra la decadencia universal y la redefinici贸n de la palabra dignidad. La cabeza se levanta mec谩nicamente del cuello, pero son el alma, la fe y la determinaci贸n las herramientas que hacen frente al enemigo. Somos dos mundos violenta y universalmente contados. Y si somos inferiores en fuerza siempre somos superiores en lo que respecta a calidad. Porque nuestra estatura empieza por nuestros ojos y llega hasta las estrellas plenamente iluminadas.

En la dimensi贸n real de la lucha revolucionaria, las palabras sin hechos son oraciones sin perspectiva. Y el mundo no se cambia con deseos. La verdadera ruptura est谩 en el campo real del conflicto militar con todo mecanismo de subyugaci贸n, el Estado y el capitalismo. Pasando de la teor铆a subversiva a la propaganda agresiva pr谩ctica, traducimos en la pr谩ctica las palabras de la formaci贸n militante de la Organizaci贸n Acci贸n Anarquista, asumiendo la responsabilidad del ataque incendiario a la casa de un conocido y nada excepcional narcotraficante en el n煤mero 147 de la calle Kassandrou, en el centro de Tesal贸nica, en la madrugada del 13 de octubre, d铆a en el que se celebra el juicio-parodia de los compa帽eros N. Matarraga y G. Kalaitzidis bajo el pretexto de instigaci贸n f铆sica y moral en la ejecuci贸n del narcotraficante Habibi en Exarchia.

En el punto de mira est谩 otro colaborador de la polic铆a que comercia con la muerte y la decadencia a costa de la base social. La inmunidad de la que goza esta escoria en particular es reveladora, ya que su casa y los escaparates que ocasionalmente mantiene para blanquear el dinero de las arcas negras arreglando sus negocios y mercanc铆as, est谩n situados en una zona bien vigilada (de inter茅s militar-pol铆tico-diplom谩tico) alrededor del Consulado de Turqu铆a, donde se pueden encontrar desde simples guardias de seguridad hasta agentes de rango y agregados diplom谩ticos. Es esta inmunidad la que queremos cuestionar, esta seguridad y complicidad que estamos desafiando en la pr谩ctica a trav茅s de un ataque incendiario en el coraz贸n del recinto policial.

Pero esta narcomafia en particular, como toda su banda, no se contenta con difundir la decadencia en las comunidades proletarias y los barrios subculturales. Es culpable de una serie de comportamientos abusivos y agresiones sexistas contra los trabajadores y no trabajadores que casualmente se encuentran en el entorno donde se mueve. La basura como este mafioso en particular deber铆a estar en lo m谩s profundo de la tierra enfrent谩ndose s贸lo a la suciedad para volver a encontrarse y ser castigado por quienes pierden la vida gracias a su sucia mercanc铆a. Pero tambi茅n para encontrarse con sus amigos como Habibi que perdi贸 su enfrentamiento con la ley revolucionaria.

La lucha que se libr贸 en Exarchia contra los narcotraficantes fue una necesidad no s贸lo para restablecer alg煤n equilibrio. Fue un acto de represalia. Fue una lucha para derrotar a la vida, se impuso la muerte y la decadencia. Fue una lucha con un coste, porque la resistencia en s铆 misma es costosa. Cuesta nuestra libertad, por no hablar de nuestras vidas. Los compa帽eros de Rouvikon, que son, entre otros, un punto de referencia de la lucha anarquista en el coraz贸n de Exarchia, han sido objeto de decenas de veces por esta elecci贸n. Con persecuci贸n, con palizas y terrorismo, con ataques del n煤cleo del paraestado, con balas de la vanguardia de los intereses capitalistas. Y no se doblegan porque forman parte del mundo que pone la necesidad social y de clase por encima del coste personal. Por eso est谩n en la punta de lanza de la represi贸n, por eso gozan de nuestra solidaridad sin reservas y de nuestro apoyo pr谩ctico. Porque para nosotros la solidaridad en la pr谩ctica es la continuaci贸n de la lucha com煤n por las acciones de las que todos estamos en el punto de mira. Y los tiempos exigen y requieren que el punto de mira cambie.

Queremos dejar algo claro tanto a nuestro objetivo como a cualquier persona directamente afectada: conocemos sus tiendas, sus movimientos, las facilidades que da, los servicios y ganancias extra en la econom铆a sumergida negra m谩s all谩 del narcotr谩fico, los lugares donde se mueven 茅l y los suyos. Este mafioso en particular tiene como grupo objetivo las comunidades de la subcultura en las que, en aras de su actividad comercial, se suprime voluntariamente la resistencia antes incluso de que nazca. Esto significa que, adem谩s de 茅l y sus socios, tambi茅n conocemos a sus clientes. Todos aquellos que, con sus peque帽as y grandes fuerzas, respaldan y apoyan activamente a las mafias de la droga financiando su sucio papel en la difusi贸n de la cultura de la droga, en el aplastamiento de las resistencias, en la decadencia moral y el aplastamiento de los valores revolucionarios. Todos aquellos que dan raz贸n de ser a los narcocultistas para que marchen impunemente por nuestros barrios sembrando muerte y sometimiento. Por eso debemos ser claros con todos, sin importar el manto pol铆tico que ellos mismos evangelicen, y mucho menos que usen como una excusa deleznable: la lucha anarquista tiene una historia concreta que nadie puede desvirtuar con sus propias lecturas, tiene un pasado, un presente y un futuro. Y cada uno de nosotros es responsable en todo momento de la justicia de esta lucha.

Estamos en guerra abierta con las mafias de la droga y con todos los componentes activos de la subyugaci贸n del libre albedr铆o y de la acci贸n. Y en esta guerra no hay neutrales. Cada uno, en funci贸n de las elecciones que hace en su vida, se ha alineado en un determinado campo de batalla: o bien con la resistencia pr谩ctica a la decadencia y a la cultura de la droga, o bien con la complicidad org谩nica apoyando, instigando, financiando, participando en el tr谩fico de drogas. Y si, el compa帽ero de la lucha revolucionaria Christos Tsigaridas dijo una vez que 鈥speramos que los espectadores al menos se averg眉encen, diremos que la verg眉enza es una palabra que ha perdido su significado y peso en los a帽os de decadencia. Su lugar debe ser ocupado por el miedo y la ira. Fuerza a los que traducen en acci贸n los efectos de los tiempos que vivimos. Fuerza y solidaridad a quienes, frente a la decadencia, el compromiso y la resignaci贸n, insisten en luchar.

隆Sin complacencia, sin tregua!

De Exarchia a Tesal贸nica, la guerra contra el narcotr谩fico contin煤a鈥

Solidaridad con los compa帽eros N. Matarraga y G. Kalaitzidis

Organizaci贸n Acci贸n Anarquista 鈥 Resistencia anarquista contra la decadencia
(螒谓伪蟻蠂喂魏苇蟼 伪谓蟿喂蟽蟿维蟽蔚喂蟼 蔚谓维谓蟿喂伪 蟽蟿畏谓 蟺伪蟻伪魏渭萎)

FUENTES: DARK NIGHTSATHENS INDYMEDIA
TRADUCCI脫N: ANARQU脥A




Fuente: Anarquia.info