September 17, 2021
De parte de Amor Y Rabia
402 puntos de vista


por Paula Ivaska Robbins

Ellos 煤ltimos a帽os los bi贸grafos de Henry David Thoreau han comenzado a especular m谩s abiertamente sobre la orientaci贸n sexual del 鈥渟anto patr贸n de los ambientalistas鈥, un hombre que nunca se cas贸 en una 茅poca en la que el matrimonio era de rigor. 鈥淒e nuestros escritores estadounidenses cl谩sicos, Henry David Thoreau es el poeta supremo de la duplicidad, la evasi贸n y el misterio鈥, escribi贸 Joyce Carol Oates en un art铆culo en The New York Times el 1 de mayo de 1988. 驴Fue su aut茅ntica naturaleza sexual una de las evasiones del escritor?

Uno de los principales bi贸grafos de Thoreau, Walter Harding, fue reprendido por un cr铆tico de su obra de 1965, The Days of Henry Thoreau: A Biography, por 鈥渆scribir como si Sigmund Freud nunca hubiera existido鈥. Veinte a帽os despu茅s, Harding finalmente se sinti贸 capaz de escribir sobre la sexualidad de Thoreau en un ep铆logo de la segunda edici贸n (Dover, 1982):

Me he convencido de que existe evidencia de un fuerte elemento homoer贸tico en la personalidad de Thoreau, aunque debo a帽adir que, hasta donde yo s茅, no se ha descubierto ninguna evidencia f谩ctica de actividad homosexual por parte de Thoreau, y que esto ayuda a explicar una serie de hechos curiosos sobre su vida y facetas de su personalidad que incluso se insinuan en las tensiones que surgen del conflicto entre su sexualidad y las actitudes represivas de la sociedad en la que vivi贸 una posible fuente de parte de su creatividad.

Harding, que muri贸 en 1996, llev贸 a cabo una amplia b煤squeda en los diarios de Thoreau y otros escritos para documentar esta conclusi贸n a partir de citas relacionadas con los temas del sexo y el matrimonio. Hay muchos pasajes en los que Thoreau observa con aprobaci贸n el f铆sico de los hombres y ni帽os con los que se encuentra, sin mencionar nunca a las mujeres. Harding not贸 que varios amigos cercanos de Thoreau comentaron su falta de inter茅s por las mujeres, su aborrecimiento del matrimonio y su preferencia por el celibato.

En a帽os anteriores, cuando la homosexualidad era un tema tab煤 para muchos bi贸grafos, se habl贸 mucho de la propuesta desesperada de matrimonio de Thoreau a Ellen Sewell en 1840, despu茅s de que ella hab铆a rechazado una oferta similar de matrimonio de su hermano John. Se especul贸 que el coraz贸n de Henry estaba tan roto que, si no pod铆a tener a Ellen como esposa, no buscar铆a a nadie m谩s. Lo que parece m谩s probable es que el gesto hacia Ellen fuera parte de la competencia fraternal de Henry y John y una forma de demostrar que Henry era lo suficientemente hombre como para hacer una oferta de matrimonio.

En su libro Gay American History de 1975 , Jonathan Katz especula que Thoreau amaba a un miembro de la familia Sewell, pero que esa persona era el hermano de Ellen, Edmund, de once a帽os, con quien Thoreau naveg贸 y camin贸 durante cinco d铆as en junio de 1839. Dos d铆as despu茅s Tras la partida de Edmund, escribi贸 un poema titulado 鈥淪impat铆a鈥:

脷ltimamente, ay, conoc铆 a un chico amable, 

cuyos rasgos todos fueron moldeados en el molde de Virtud, 

como uno que ella hab铆a dise帽ado para el juguete de la belleza, 

pero despu茅s lo sirvi贸 para su propia fortaleza.

Tan desprevenido me pill贸,

que olvid茅 por completo mi homenaje para confesar; 

Sin embargo, ahora me veo obligado a saber, aunque es dif铆cil, 

que podr铆a haberlo amado si lo hubiera amado menos.

A cada momento, a medida que nos acerc谩bamos, 

un severo respeto nos reten铆a, 

de modo que parec铆amos fuera del alcance del otro, 

y menos conocidos que cuando nos conocimos. 

Los dos 茅ramos uno mientras simpatizabamos, 

as铆 que 驴no podr铆amos hacer las cosas m谩s sencillas? 

驴Y de qu茅 nos sirve ahora que somos sabios, 

si la ausencia trama esta duplicidad?

La eternidad puede que no se repita la oportunidad, 

pero debo recorrer mi 煤nico camino solo, 

en triste recuerdo de que una vez nos conocimos, 

y saber que la dicha se ha ido irremediablemente.

Pero si amo la virtud que 茅l es, 

aunque est茅 perfumada en el aire de la ma帽ana, 

a煤n seremos amigos m谩s sinceros, 

y ni los mortales conocer谩n una simpat铆a m谩s rara.

Katz tambi茅n menciona la amistad de Thoreau con su compa帽ero de clase en la Concord Academy y compa帽ero de cuarto en Harvard, Charles Stearns Wheeler, quien muri贸 tr谩gicamente a los 26 a帽os mientras estudiaba en Leipzig. Thoreau pas贸 unas vacaciones universitarias con Wheeler en una caba帽a en Sandy Pond en Lincoln, Massachusetts. M谩s tarde, Thoreau se acerc贸 a los Flints, que eran due帽os de gran parte de la tierra alrededor de ese y otro estanque en el 谩rea, pidiendo permiso para construir una caba帽a similar para 茅l en su propiedad. Rechazaron su solicitud, pero la idea obviamente culmin贸 en la caba帽a de Henry en Walden Pond en una propiedad comprada por Emerson. Katz no implica una relaci贸n 铆ntima con Wheeler m谩s que sugerir que un poema escrito el a帽o siguiente puede haber sido inspirado por su amistad.

Tambi茅n ha habido sugerencias de una historia de amor entre Thoreau y Lidian Emerson, quince a帽os mayor que 茅l, durante el tiempo en que Ralph Waldo estaba en Inglaterra. Sospecho que pensaba en el como hacia una figura materna cari帽osa. Sin duda, pensaba en ella con cari帽o como la afectuosa compa帽era de juegos y cuidador de sus hijos y como encargada del mantenimiento de la casa m谩s que como un objeto de deseo sexual. Compartieron el amor por su esposo y se sintieron decepcionados por su incapacidad para devolver el afecto que ellos (y otros) ansiaban. Lidian sufr铆a de depresi贸n durante la ausencia de su esposo y a menudo permanec铆a en la cama en esos momentos.

Todas las relaciones de Thoreau con mujeres eran con personas que, o eran mucho mayores que 茅l, o era obvio que estaban fuera de los l铆mites. Manten铆a una relac贸n estrecha  con sus hermanas y su madre, as铆 como con Lidian. No hay pruebas de que estuviera atraido hacia otras mujeres. Emerson registr贸 en su diario que Thoreau se sonroj贸 cuando pas贸 por la cocina de su casa por la mirada de las sirvientas. Tambi麓n viv铆a all铆 Elizabeth Hoar, la hermosa prometida del hermano muerto de Emerson, Charles. Y aunque a menudo ambos viv铆an en la casa de Emerson al mismo tiempo, no hay evidencia del tipo de bromas coquetas que uno podr铆a haber esperado entre un joven soltero y una mujer soltera en tal situaci贸n. Elizabeth escribi贸 sobre Henry: 鈥淎mo a Henry, pero no me atrae; y en cuanto a tomar su brazo, deber铆a pensar en tomar el brazo de un olmo鈥. Thoreau, a su vez,escribi贸 sobre Elizabeth en una carta desde Staten Island cuando viv铆a con el hermano de Waldo: 鈥淵 EH -mi valiente ciudadana que ser谩 cantada por poetas- si puedo hablar de ella a quien no conozco鈥.

El mejor amigo de Thoreau en Concord, despu茅s de su hermano John, fue Edward 鈥淣ed鈥 Hoar, el hermano de Elizabeth y el tercer hijo del principal ciudadano de Concord, Samuel Hoar, abogado y congresista. Edward era cinco a帽os y medio m谩s joven que Thoreau. Los dos disfrutaron caminando por el bosque y remando juntos por los r铆os, compartiendo esas experiencias de la naturaleza que eran fundamentales para el sentido de identidad de Thoreau.

Edward, de 21 a帽os y que estuvo en casa en su 煤ltimo a帽o en Harvard durante unos d铆as, fue compa帽ero de Henry el 30 de abril de 1844, cuando inadvertidamente iniciaron un incendio que quem贸 800 acres de valiosos campos y bosques, adem谩s de sesenta cuerdas de le帽a apiladas. Mientras los respetables ciudadanos de Concord asist铆an a una reuni贸n de la ciudad, Henry y Edward remaron por el r铆o Sudbury hasta Fairhaven Bay, donde se detuvieron para cocinar una sopa hecha con un pescado que hab铆an pescado. No hab铆a llovido durante semanas, y una chispa de su fuego prendi贸 fuego a la hierba seca. A pesar de sus esfuerzos por apagar el fuego, un viento c谩lido del sur aviv贸 las llamas y las extendi贸 r谩pidamente por los campos vecinos. Edward regres贸 remando a la ciudad en busca de ayuda, y Henry corri贸 por el bosque para pedir ayuda, pero luego observ贸 el progreso del fuego de Fairhaven Cliff mientras esperaba que llegara m谩s ayuda. Solo la influencia de Squire Hoar los salv贸 del acabar juzgados, y pag贸 a los due帽os de la propiedad por el da帽o, estimado en 2.000 d贸lares. Durante muchos a帽os despu茅s, la gente de Concord vio a Henry Thoreau con sospecha. No pod铆an entender por qu茅, despu茅s de todos los sacrificios hechos por su familia para enviarlo a Harvard, no hab铆a hecho m谩s de s铆 mismo.

Poco despu茅s del incendio, en rebeli贸n hacia sus demasiado estrictos padres, Edward se escap贸 a California con un amigo que no le ven铆a bien. Pero despu茅s de una corta estancia, regres贸 a casa y complet贸 diligentemente su licenciatura en Harvard. Edward sigui贸 los pasos de su padre y otros miembros de su familia y comenz贸 a estudiar derecho en Harvard, pero luego obtuvo su t铆tulo de abogado en Columbia y fue admitido en el colegio de abogados de Nueva York en 1848, cuando ten铆a 25 a帽os. Tras un brve regreso a su casa en Concord, regres贸 pronto a California y se uni贸 a la fiebre del oro.

Es bien sabido que la fiebre del oro de 1848 atrajo a una poblaci贸n transitoria de hombres j贸venes que, una vez en California, ten铆an menos probabilidades de ajustarse a las costumbres sociales y sexuales que en sus lugares de origen. California fue vista como un lugar de gran aventura para muchos j贸venes, un lugar para escaparse, para comenzar de nuevo. Tambi茅n pudo haber sido un lugar conveniente de escape para Edward, mientras luchaba con su identidad sexual y decid铆a si seguir en la profesi贸n familiar. Despu茅s de pasar alg煤n tiempo buscando oro, Edward abri贸 un despacho de abogados en San Francisco. En 1851, se convirti贸 en el primer fiscal de distrito del condado de Santa B谩rbara. Ocup贸 el cargo durante solo un a帽o, como sugiere la historia del condado de 1883, haciendo una vaga referencia a sus 鈥渉谩bitos sociales en ese momento que m谩s bien militaron en contra del avance de su carrera鈥. Michael Redmon, de la Sociedad Hist贸rica de Santa B谩rbara, cree que la referencia a los 鈥渉谩bitos sociales鈥 era un c贸digo para el comportamiento homosexual.

Excepto por una breve visita a la familia para el D铆a de Acci贸n de Gracias, Edward no regres贸 a Concord hasta 1857, tras la muerte de su padre del que se hab铆a distanciado y, quiz谩s, por la perspectiva de heredar. Ese a帽o acompa帽贸 a Thoreau en un viaje por Maine que se conmemora en The Maine Woods, en el que viajaron 325 millas en una canoa con el gu铆a indio Joseph Polis. En julio de 1858, los dos pasaron diecisiete d铆as en una expedici贸n bot谩nica a las Monta帽as Blancas, por la que Edward pag贸 el costo del caballo y la carreta utilizados para el viaje.

Poco despu茅s, Edward inst贸 a su hermana mayor Elizabeth a emprender el viaje a Europa con el que ella siempre hab铆a so帽ado, y en octubre de 1858, la acompa帽贸 a ella y a su vecina de al lado, la solterona Elizabeth Pritchard de 37 a帽os, en un viaje extenso. Durante su estancia en Florencia, Edward se cas贸 inesperadamente con la se帽orita Pritchard un d铆a despu茅s de cumplir 35 a帽os. No hab铆a habido ning煤n inter茅s rom谩ntico previo entre los dos antes de este viaje. Solo se puede especular que Edward se dio cuenta de que tendr铆a que ajustarse exteriormente a las expectativas sociales para reclamar su parte de la propiedad Hoar al regresar a Concord. Tiene algunos de los indicios de un matrimonio de conveniencia. Por supuesto, como hombre casado, ya no tendr铆a la libertad de realizar largas expediciones con su amigo Thoreau.

Edward aparentemente nunca volvi贸 a ejercer la abogac铆a. 脡l y su esposa compraron una granja en las cercan铆as de Lincoln despu茅s del nacimiento de su 煤nica hija, una hija a la que llamaron Florence en recuerdo de la ciudad de su matrimonio. M谩s tarde, tambi茅n vivieron en Europa durante alg煤n tiempo. Thoreau leg贸 alrededor de un centenar de sus espec铆menes de hierbas y juncos a Edward, con quien a menudo hab铆a botanizado tanto en Concord como en sus largos viajes juntos. Despu茅s de su muerte, Florence Hoar present贸 la colecci贸n de 1.000 espec铆menes de plantas de su padre al Club Bot谩nico de Nueva Inglaterra en 1912, que inclu铆a los de Thoreau (ahora en el Herbario de la Universidad de Connecticut). Los bi贸grafos de su hermano escribieron sobre Edward: 鈥淪u conocimiento de las flores y los p谩jaros, sus aventuras de viajes y la vida de California, su conocimiento de los libros y su naturaleza refinada, amable aunque sensible y t铆mida, lo convirti贸 en un compa帽ero encantador para los pocos que tuvieron el privilegio de conocerlo鈥.

Despu茅s de la muerte de Thoreau, Edward dijo de su amigo, en una declaraci贸n curiosa: 鈥淭horeau era intensamente un moralista, para 茅l todo era valioso seg煤n apelaba al sentimiento moral鈥. El escritor hizo todo lo posible para presentarse como un puritano asceta, pero parece protestar demasiado y, en ocasiones, algo m谩s se filtra. Como observ贸 Joyce Carol Oates (en The New York Times, 1 de mayo de 1988): 鈥淎unque la sexualidad de cualquier tipo es ajena a Walden, la castidad se evoca como un valor, y un cap铆tulo que comenz贸 con un extravagante himno a la locura concluye con un denuncia de los instintos sexuales an贸nimos: 鈥楧udo en decir estas cosas, pero no es por el tema -no me importa cu谩n obscenas sean mis palabras- sino porque no puedo hablar de ellas sin traicionar mi impureza鈥 .

O esto: parece que su amigo casado William Ellery Channing molest贸 a Thoreau contando chistes de contenido sexual, como se帽ala en su diario del 12 de abril de 1852. 鈥淧ierdo mi respeto por el hombre que puede hacer del misterio del sexo el tema de una broma grosera y sin embargo, cuando habla con seriedad y seriedad sobre el tema, guarda silencio… Impuro como soy, podr铆a protestar e idolatrar la pureza鈥.

驴Pero era Thoreau 鈥済ay鈥? Mucho depende de la interpretaci贸n que uno haga de las actitudes y declaraciones del siglo XIX sobre la sexualidad. Adam Goodheart, al comentar sobre la relaci贸n 铆ntima entre Abraham Lincoln y Joshua Speed 鈥嬧媏n la d茅cada de 1830, observ贸 lo siguiente (en The New York Times, 25 de noviembre de 2010): 鈥淓n el siglo XIX, la frontera entre camarader铆a y sexualidad -que nunca fue perfectamente n铆tida- era especialmente borrosa. Sin duda, la verdadera naturaleza de la relaci贸n juvenil de Lincoln y Speed 鈥嬧媏n Springfield ser谩 debatida durante mucho tiempo. Ciertamente, es dif铆cil imaginar a dos personas durmiendo juntas durante cuatro a帽os, especialmente dos hombres grandes en una peque帽a cama del siglo XIX, sin mucha intimidad f铆sica鈥. Lo mismo se puede imaginar cuando se considera la cantidad de tiempo que Henry Thoreau y Edward Hoar pasaron juntos mientras viajaban por 谩reas silvestres remotas.

Como sugiere Harding, parece razonable que la creencia de Thoreau de que 鈥渓a mayor铆a de los hombres llevan vidas de silenciosa desesperaci贸n鈥 podr铆a haber surgido no solo de su propia incapacidad para encontrar una vocaci贸n de su agrado, sino tambi茅n de su incapacidad para empatizar con los hombres que lo rodean, que se afanaban por mantener a una esposa y una familia. Por supuesto, es posible que nunca sepamos la verdadera naturaleza de la sexualidad de Thoreau, pero la hip贸tesis de que era gay ayuda a explicar una serie de hechos sobre sus singulares elecciones de vida y su exc茅ntrica personalidad. Tambi茅n puede haber sido una fuente de su creatividad y su capacidad para salir de la cultura dominante y ver el mundo desde un punto de vista novedoso.

REFERENCIAS

Emerson, Ralph Waldo. The Journals and Miscellaneous Notebooks. Edited by William H. Gilman, et al. Harvard University Press, 1960.

Harding, Walter. 鈥淭horeau鈥檚 Sexuality鈥 en The Journal of Homosexuality, Vol. 21(3) 1991.

Harding, Walter. The Days of Henry Thoreau: A Biography. Dover Publications, 1982. (Publicado primero por Knopf, 1965).

Katz, Jonathan Ned, Gay American History: Lesbians and Gay Men in the USA. Thomas Y. Crowell Co., 1976.

Maxfield-Miller, Elizabeth. 鈥淓lizabeth of Concord: Selected Letters of Elizabeth Sherman Hoar to the Emersons, Family, and the Emerson Circle (Part One)鈥. In Studies in the American Renaissance, editado por Joel Meyerson. University Press of Virginia, 1984.

Thoreau, Henry David. Correspondence. Editado por Walter Harding and Carl Bode. NYU Press, 1958.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com