April 30, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
827 puntos de vista

Sarah Babiker

Eduardo Soteras

Fot贸grafo

Permitir que la ayuda humanitaria llegue a la regi贸n de Tigray, este es el objetivo del alto al fuego acordado el pasado 25 de marzo en Etiop铆a. La hambruna agravada por la sequ铆a ha dejado a millones de personas expuestas a la hambruna en una regi贸n que lleva ya m谩s de un a帽o sin servicios p煤blicos, electricidad, acceso a internet, cobertura, sistema bancario. Tras las acusaciones entre el gobierno et铆ope y el Frente Popular de Liberaci贸n de Tigray (TPFL) de usar el hambre como arma de guerra, en abril han empezado a llegar los convoyes de ayuda del Fondo de Naciones Unidas para la alimentaci贸n, y de la Cruz Roja Internacional.

En Tigray se necesitar铆an 2.000 camiones de ayuda humanitaria para empezar a dar cobertura a la poblaci贸n, pero hasta ahora, solo han llegado 20, protestaba el director general de la Organizaci贸n Mundial de la Salud, el et铆ope Tedros Adhanom Ghebreyesus, el pasado mi茅rcoles. Denunciaba Ghebreyesus, que la escasa atenci贸n que ha despertado esta guerra u otras como la de Siria o Yemen, en comparaci贸n con el conflicto en Ucrania, se fundamenta en el racismo. Sumado al desinter茅s, la imposibilidad de comunicarse desde la regi贸n de Tigray as铆 como la prohibici贸n de acceso a los periodistas extranjeros a las zonas en conflicto, han generado un hermetismo informativo apenas roto por las denuncias de entidades de derechos humanos y organismos internacionales.

Miles de muertos, poblaciones arrasadas, m谩s de un mill贸n y medio de desplazados y un gran silencio. Es lo que ha dejado m谩s de un a帽o y medio de guerra en Etiop铆a, despu茅s de que en noviembre de 2020 Addis Adeba iniciara su ofensiva contra la meridional regi贸n del Tigray, acusando a sus l铆deres de preparar un enfrentamiento contra el Gobierno federal desde 2018, cuando el actual presidente, Abiy Ahmed, lleg贸 al poder al frente de una coalici贸n que incluy贸 al Frente de Liberaci贸n Popular de Tigray, acusado hoy de conspirar contra el presidente.

No hay expertos en las principales cadenas que ofrezcan claves de esta guerra lejana, an谩lisis que arrojen un poco de luz a un conflicto de or铆genes complejos y un desarrollo confuso. Le铆do habitualmente en clave inter茅tnica, el conflicto et铆ope est谩 atravesado por una lucha por el poder y por los recursos, que asienta sus ra铆ces en la historia del pa铆s y el reparto de la riqueza entre los distintos pueblos. Una vez estallado el conflicto la guerra ha dejado muerte y confusi贸n. Cr铆menes y masacres que deber谩n ser abordados cuando en un futuro se firme la paz.

Silencio, hambre y propaganda

Ocurri贸 en noviembre de 2020, hubo m谩s de 600 muertos. En solo unas horas, Mai Kadra, una poblaci贸n tigrina cercana a la frontera de Sud谩n, fue arrasada. Pero, 驴por qui茅n? Mientras Amnist铆a Internacional y entidades de derechos humanos et铆opes atribuyeron la autor铆a a j贸venes del Frente de Liberaci贸n del Pueblo Tigray y a las milicias de Amhara, diversos medios implicaron a estas mismas milicias junto al ej茅rcito federal et铆ope. Sin testigos y con las comunicaciones cerradas, incluso el testimonio de los refugiados que escaparon a Sud谩n fue dispar: algunos apuntaban haber sido golpeados por tigrinos, otros por ahmaras. Lo 煤nico que qued贸 claro es que los muertos eran jornaleros migrantes, civiles no relacionados con el conflicto.

Un a帽o despu茅s, Abiy Ahmed, el Nobel de la Paz, estaba siendo se帽alado internacionalmente por un discurso de odio que califica a las fuerzas rebeldes como 鈥渞atas鈥, y llama a 鈥渆nterrar las fuerzas del mal鈥. El propio Ahmed se enfundar铆a el uniforme militar para unirse a las tropas en el frente. Al tiempo que se concretaba la victoria militar, miles de personas de etnia tigrina eran detenidas en Addis Adeba. Ya en 2022, con un descenso de intensidad de la contienda fruto de la primac铆a militar del Gobierno, la guerra se prolonga por otras arenas: el ahogo de una poblaci贸n atormentada por el conflicto.

El pasado 6 de abril. Amnist铆a InternacionaI y Human Right Watch publicaban un informe conjunto en el que acusaban tanto al ej茅rcito et铆ope como a las fuerzas de seguridad de Tigray de Amhara, regi贸n vecina aliada con el gobierno, de estar implicadas en acciones de limpieza 茅tnica y cr铆menes de lesa humanidad, incluyendo violaciones, asesinatos, saqueos, desplazamientos forzosos, contra poblaci贸n tigrina y amhara.

Lo cierto es que m谩s all谩 del alto al fuego humanitario y los movimientos de Addis Abeba para abrirse camino en el frente diplom谩tico internacional, el 煤nico instrumento establecido por ahora para avanzar hacia la paz, la Comisi贸n Nacional de Di谩logo, constituida el pasado 29 de diciembre en el Parlamento, ha sido acusada de dejar fuera a la oposici贸n, siendo formada mayoritariamente por integrantes del Partido de la Prosperidad liderado por Ahmed, mientras, no ha habido di谩logo, m谩s all谩 del cese temporal de hostilidades, con las autoridades de Tigray. Se trata as铆 de un esfuerzo cuya legitimidad es contestada, simult谩neamente, de fondo persisten algunos enfrentamientos en otras partes del pa铆s.

Fuente con fotos: https://www.elsaltodiario.com/etiop…





Fuente: Grupotortuga.com