July 22, 2021
De parte de Red Nacional De Medios Alternativos
231 puntos de vista


En el Enredando las Mañanas del jueves 15 de julio charlamos con Sebastián Romero, militante perseguido y encarcelado por participar en las movilizaciones de diciembre de 2017 en repudio a la reforma previsional durante el gobierno de Mauricio Macri.

Sebsatian Romero fue trabajador y ex delegado de la General Motors de la localidad de Alvear, en Rosario. Se presentó varias veces en elecciones sindicales y las ganó pero la empresa, junto con la burocracia sindical, avalaron los fraudes y él nunca pudo ser delegado electo. Con el tiempo fue despedido junto a 350 obreros más. También participó junto a miles de trabajadores organizados, en gremios, movimientos de desocupados y jubilados, partidos de izquierda y en las movilizaciones contra la reforma previsional que se discutía en el congreso en diciembre del 2017 durante el gobierno de Mauricio Macri. Luego, el gobierno de Macri ordenó una verdadera casa de brujas sobre varios manifestantes, entre los que estaba Sebastián, quien a su vez es militante del PSTU. Sobre él pesó un pedido de captura internacional y se ofreció hasta un millón de pesos para quien diera datos sobre su paradero. Fue declarado prófugo por 29 meses. Daniel Ruiz, militante de ese mismo partido, estuvo indebidamente detenido en el penal de máxima seguridad Marcos Paz.

ELM: ¿Qué fue para vos haber ido a esas movilizaciones contra el gobierno de Macri que discutía una reforma totalmente nefasta?

SR: Haber participado de la movilización de diciembre del 2017 fue un antes y un después de muchas cosas, justamente por haberme manifestado junto a millares de trabajadores contra una reforma previsional que iba a matar de hambre y empeorar las condiciones de los trabajadores en general en Argentina, y toda la lucha que veníamos llevando adelante con mis compañeros de General Motors contra la suspensiones que el sindicato había acordado con la patronal, de 350 suspensiones que luego íbamos a ser despedidos. Nos organizamos, hicimos un comité de lucha en asambleas y, aplicando la democracia obrera, logramos ingresar a algunos compañeros, otros seguíamos peleando por el puesto de trabajo y mientras tanto éramos suspendidos. En ese 2017 Macri quería aplicar la reforma previsional y laboral, y el sindicato decide que si pasaba la reforma previsional después iba a pasar la laboral, entonces teníamos que frenarla. Como en las luchas y en la asamblea habíamos votado contra las reformas previsionales y la reforma laboral, el día de la movilización participamos en la provincia de Buenos Aires con un grupo de compañeros y yo me fui con mi mi partido. Frente a esa movilización se desencadenó una brutal represión, hubo autodefensa, como tenemos la mayoría del movimiento obrero, porque todos los derechos adquiridos, conquistados los ganamos en la lucha y las calles. Empecé a ser demonizado por los medios hegemónicos y luego perseguido por Macri. Eso me costó un millón de pesos por cualquier información mía, me tuve que profugar del país, hoy me costó la libertad, bajo el gobierno de Alberto Fernández pasé mi prisión y la sigo pasando hasta ahora, inclusive de manera injusta, porque si yo fuera un ciudadano común, por los cargos que se me imputan ya podría haber gozado de la libertad, porque pasé el tiempo legal que me podían tener presos. Todo eso me fue negado, así como la excarcelación, y ahora estamos en espera del traslado a mi casa, porque desde el 2017 hasta ahora todavía no puedo regresar a mi hogar. Significó un antes y un después totalmente en mi vida.

Lo hice porque había que hacerlo, habernos movilizado en ese momento era necesario porque realmente estábamos pasando una situación los trabajadores, trabajadores despedidos de mucha hambre. Empezó a haber inflación y la reforma iba a empobrecer mucho más a todos entonces era el único camino que tenemos la clase trabajadora. Soy activista, soy militante, y como militante revolucionario, con mi partido hicimos lo que hicimos porque estuvimos donde estábamos e hicimos que teníamos que hacer. En ese momento fuimos millares los trabajadores, militantes, manifestantes que nos defendimos de la brutal represión. Por eso todo el pueblo pudo estar en la plaza mientras nos defendíamos de la brutal represión que el gobierno estaba llevando adelante.

Todas las conquistas que los trabajadores tenemos es a través de la organización, de la lucha, y si es necesario, de la autodefensa frente al estado represor. Por eso mismo también soy un preso político, al igual que Milagro Sala, Luis D’Elia. Todavía me tienen que enjuiciar, como no hay fecha de juicio mía, pero a mi compañero Daniel Ruiz y al compañero César Arakaki los tienen enjuiciados. A mi compañero lo tuvieron 13 meses preso en Marcos Paz justamente de rehén. El gobierno puso un millón de pesos por mi cabeza y a mi compañero lo metieron preso en celdas comunes para amedrentarlo, para ver si sacaban algún ningún tipo de información. Lejos estuvo de hacer eso mi compañero porque ayudó a organizar el pabellón, a pedir mejores condiciones de la situación que se vive en las cárceles y la verdad que eso también es un tema que lo tenemos que discutir entre todos y solucionarlo porque los seres humanos no pueden vivir de la manera en que están viviendo encerrados en las prisiones.

ELM: Existe una campaña que reclama la libertad de Sebastián, que entre otras cosas, organiza “recitales amigueros”. Se le llama así teniendo en cuenta que estamos en pandemia y son realizados por las redes sociales. Viene uno nuevo que tendrá como fecha el 25 de julio. Contanos un poco sobre este nuevo festival.

SR: Desde mi partido, junto a muchas bandas y artistas, organizaron los festivales amigueros en solidaridad contra la criminalización de la protesta y ahora comenzamos de vuelta con una nueva fecha, el 25 de julio. Contamos con distintas bandas, empezamos a realzar un poco la campaña, así como también desde el PSTU salió un pedido de colaboración, porque somos un partido independiente en el cual nos bancamos con el aporte militante y con campañas financieras. Estamos pidiendo un poco de solidaridad para poder sostener un poco la cuestión de la campaña, de seguir con los afiches, de seguir construyendo nuestra herramienta. Eso es parte de la colaboración, de la solidaridad de los trabajadores y amigos del partido, familiares, etc. También invitamos a todo aquel que quiera colaborar, pueden comprar un bono contribución y participar también desde las actividades que hacemos en las redes. Es parte de la exigencia y de la campaña de mi libertad, de la libertad de todos los presos políticos, del fin del de procesamiento del juicio-farsa que se está haciendo a Daniel Ruiz y César Arakaki, pero también a todos los manifestantes y militantes que están procesados por el estado por manifestarse reclamando algún derecho genuino. En torno a eso, fortalecer todas las luchas obreras también y la solidaridad de la clase para poder conseguir justicia en la movilización, en las calles, con los partidos políticos y con todos los dirigentes a la cabeza para defendernos de toda la situación en la cual estamos viviendo. Si bien, a través del voto, pudimos cambiar el gobierno de Mauricio Macri que hizo mucho daño a la Argentina, Alberto Fernández tuvo una continuidad y aplicó las reformas en concreto, y hoy por hoy la clase obrera está muy precarizada, muy mal paga, la mayoría de los jóvenes son pobres y están padeciendo hambre, eso es una realidad y la tenemos que cambiar entre todos, en pos de eso es que militó en el PSTU y en la Liga Internacional de los Trabajadores.

ELM: Te invitamos a que hagas un cierre respecto a tu reclamo y a lo que está sintiendo.

SR: Soy un ciudadano común, como cualquier trabajador que se organizó con su compañeros de trabajo para exigir mejores condiciones de trabajo, me organicé en mi barrio para exigir mejores condiciones edilicias, me organicé con el partido para exigir junto al pueblo trabajador contra una reforma en el cual fui brutalmente reprimido, perseguido, acusado y condenado sin ninguna fecha juicio. Yo soy el gordo del mortero que pasaron en la tele y soy un trabajador que está siendo perseguido por el estado y preso por el gobierno. Lo único que tengo para defenderme es la solidaridad de todos los trabajadores, de todos los militantes, de todo aquel que sale a movilizarse y organizarse, que tiene conciencia de exigir mi libertad como la de todos los presos políticos. Decirles que se sumen a las campañas en las redes sociales, que nos sigan desde la de la plataforma de Facebook, Twitter e Instagram “Libertad a Sebastián Romero” y que me ayuden a levantar la voz para para para obtener justicia. Un fuerte abrazo a la RNMA y a la Radioactiva de Ingeniero Maschwitz por dejarme expresar y darme un espacio en esta lucha que estamos llevando adelante con el PSTU y la LIT contra la criminalización de la protesta.

Escuchá la nota completa:





Fuente: Rnma.org.ar