December 15, 2020
De parte de La Haine
2,399 puntos de vista

La ONU reconoce la representaci贸n leg铆tima del Frente Polisario en el conflicto y ha llamado a una soluci贸n pactada por la determinaci贸n del pueblo del S谩hara Occidental.

La justicia europea ha se帽alado que los acuerdos comerciales con Marruecos no son aplicables al territorio del S谩hara Occidental.

En 2014, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional sentenci贸 que 鈥淓spa帽a de iure, aunque no de facto, sigue siendo la Potencia Administradora del territorio” del S谩hara.

El S谩hara Occidental contin煤a en el foco medi谩tico tras los acontecimientos ocurridos en la zona de Guerguerat a mediados del pasado mes de noviembre. Tras la ruptura del alto al fuego, provocada por la incursi贸n militar de Marruecos en un territorio fuera de los m谩rgenes establecidos por la ONU y la declaraci贸n de guerra por parte del Frente Polisario, el conflicto ha tomado una nueva dimensi贸n por las declaraciones del presidente de EEUU en funciones, Donald Trump, en las que reconoce la soberan铆a de Marruecos sobre el territorio. Ning煤n pa铆s, salvo el propio reino alauita, claro, lo hab铆a hecho de forma oficial hasta ahora. Las resoluciones de la ONU son claras al respecto. Y otras sentencias judiciales tambi茅n han dado la raz贸n a ciertas reivindicaciones de los saharauis. Repasamos en cuartopoder todas las ocasiones en las que la legalidad internacional se ha puesto de lado de los saharauis.

El pr贸ximo d铆a 17 se iba a celebrar en Rabat la primera Reuni贸n de Alto Nivel (RAN) entre Espa帽a y Marruecos desde el a帽o 2015. La cumbre bilateral iba a contar, en teor铆a, con la presencia del presidente Pedro S谩nchez y de varios ministros. Estaba marcada principalmente por el asunto de la inmigraci贸n tras los 煤ltimos acontecimientos ocurridos en Canarias. Y con el tel贸n de fondo, claro, de la situaci贸n en el Sahara. Casualidades o no, la cumbre se aplaz贸 pocas horas despu茅s de las declaraciones de Trump. La explicaci贸n oficial de la cancelaci贸n es la situaci贸n sanitaria creada por el coronavirus.

No sabremos, por tanto, al menos hasta febrero, si se adoptar谩n nuevos acuerdos con el pa铆s vecino. Acuerdos que seg煤n lo que dictan las leyes internacionales no deber铆an en ning煤n caso estar vinculados al territorio del S谩hara Occidental.

Los documentos de la ONU

En el Cap铆tulo XI de la Carta de las Naciones Unidas, se definen los Territorios No Aut贸nomos como 鈥渢erritorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todav铆a la plenitud del gobierno propio鈥. El S谩hara Occidental est谩 incluido en el listado de la ONU desde el a帽o 1963 y deber铆a estar supervisado por el Comit茅 Especial de Descolonizaci贸n. La resoluci贸n 1514 de la Asamblea General de Naciones Unidas estableci贸 en 1960 los derechos de las colonias si as铆 lo consideraban.

En 1975, a帽o clave para el conflicto y en el que se materializ贸 la salida de Espa帽a del territorio, la invasi贸n de Marruecos mediante la Marcha Verde y el inicio de la guerra, conviene resaltar la opini贸n de la Corte Internacional de Justicia. Este organismo fue consultado para determinar los v铆nculos entre el pa铆s alauita y el Sahara Occidental. El Tribunal estim贸 que no exist铆an v铆nculos jur铆dicos que modificasen la aplicaci贸n de la resoluci贸n 1514 y en particular la aplicaci贸n del principio de autodeterminaci贸n.

Tras varios a帽os de guerra entre el Frente Polisario y Marruecos, en 1991 se acord贸 crear la MINURSO, Misi贸n para la Organizaci贸n de un Refer茅ndum en el Sahara Occidental, con el cometido de actualizar el censo de votantes y llevar a cabo dicha consulta. A d铆a de hoy la misi贸n se ha ido renovando a帽o tras a帽o sin avanzar en este refer茅ndum. La misi贸n, por cierto, es la 煤nica de la ONU en el mundo sin competencias para supervisar el cumplimiento de los Derechos Humanos en el territorio.

Respecto a la resoluci贸n del conflicto, la Asamblea General realiza a帽o tras a帽o una resoluci贸n espec铆fica. 鈥淓n el texto ha ido poco a poco desapareciendo la palabra refer茅ndum鈥, destaca Soroeta. La 煤ltima, la de 2019, determina el objetivo de 鈥渆ncontrar una soluci贸n pol铆tica mutuamente aceptable a la controversia que conduzca a la libre determinaci贸n del pueblo del S谩hara Occidental鈥. En 1995, el Consejo de Seguridad s铆 se帽alaba lo siguiente: 鈥淩eitera su empe帽o en que celebre, sin m谩s demora, un refer茅ndum libre, limpio e imparcial para la libre determinaci贸n del pueblo del S谩hara Occidental de conformidad con el Plan de Arreglo que ha sido aceptado por ambas partes鈥. La ONU no ha nombrado enviado especial para este asunto desde la dimisi贸n en mayo de 2019 de Hans Kohller, 煤ltimo representante.

Conviene recordar tambi茅n que la ONU ha reconocido en diferentes documentos que el Frente Polisario ostenta la representaci贸n del pueblo saharaui en la resoluci贸n del conflicto. Lo lleva haciendo y ratificando en sus textos desde hace a帽os.

Tambi茅n hay que tener en cuenta que durante el a帽o 2002, el secretario general adjunto de Asuntos Jur铆dicos de la ONU, Hans Corell, realiza un informe dirigido al secretario general del Consejo de Seguridad de la organizaci贸n, relativo a aspectos jur铆dicos de relevancia en el caso del S谩hara Occidental. Seg煤n Corell, los Acuerdos Tripartitos de Madrid 鈥渘o transfirieron la soberan铆a sobre el Territorio ni confiri贸 a ninguno de los signatarios la condici贸n de Potencia administradora, condici贸n que Espa帽a, por s铆 sola, no pod铆a haber transferido unilateralmente鈥.

La justicia sobre los acuerdos comerciales

鈥淪i algo tienen de su lado los saharauis es el derecho internacional鈥, destaca a este medio Juan Soroeta, profesor titular de Derecho Internacional P煤blico y Relaciones Internacionales en la Universidad del Pa铆s Vasco (UPV/EHU). Varias han sido las 鈥減ruebas鈥 de esta afirmaci贸n a lo largo del tiempo si nos referimos a los acuerdos comerciales que se han ido firmando entre la Uni贸n Europea y Marruecos. Como tel贸n de fondo, el 鈥渆xpolio鈥 de recursos naturales que denuncian desde diferentes asociaciones, activistas y el propio Frente Polisario. En esas operaciones participan empresas espa帽olas.

Ya en el a帽o 2010, los servicios legales del Parlamento Europeo elaboraron un informe, que permaneci贸 oculto varios meses, sobre la violaci贸n de la legalidad internacional que supon铆a el acuerdo de pesca entre Marruecos y la UE. La raz贸n principal es que el acuerdo no beneficiaba a nivel econ贸mico a la poblaci贸n saharaui.

En 2016, el Tribunal de Justicia de la UE dict贸 otra sentencia en la que se se帽alaba que los acuerdos de asociaci贸n comercial entre Marruecos y la UE no son aplicables al Sahara Occidental. 鈥淟a sentencia es impecable, es puro derecho internacional. Se dictamina que el Sahara no forma parte de Marruecos y, por tanto, que el acuerdo es nulo en su aplicaci贸n al territorio鈥, explica Soroeta. La Comisi贸n Europea, no obstante, recurri贸 esta decisi贸n. El profesor universitario revela un ejemplo clarificador de lo que sucedi贸: 鈥淓n la 煤ltima intervenci贸n, el representante de Francia les dijo a los jueces que tuvieran en cuenta las graves consecuencias que supondr铆a una sentencia confirmatoria de lo anterior para las relaciones entre la UE y Marruecos. Con el dedo levantado, sonando a amenaza. 驴Qu茅 hizo el tribunal? Recul贸. Lo que dijo fue que los acuerdos se aplican de facto, se invent贸 esa expresi贸n sin sentido. Porque si algo se comete fuera de la ley es ilegal, y si no, legal. Se cre贸 una tercera figura diciendo que no es legal, sino que es de facto. Es lamentable鈥, afirma.

El pasado a帽o, 2019, el Parlamento Europeo aprob贸 un nuevo acuerdo de pesca entre Marruecos y la Uni贸n Europea. El acuerdo se ha ido renovando desde el a帽o 2006 y en el punto de mira siempre ha estado el uso de las costas saharauis, uno de los mayores caladeros de pesca en todo el mundo. Y m谩s con el precedente legal de 2016 con el acuerdo de asociaci贸n comercial, aunque no se aplicaba a la pesca. Llegamos a 2018. 鈥淓n los acuerdos de pesca el abogado general hizo un informe espectacular. Antes no se dec铆a nada sobre el Sahara pero en el acuerdo de pesca s铆. El abogado general dijo que la UE violaba el derecho internacional, que Marruecos es un potencia ocupante. Y que con esos acuerdos la UE reconoc铆a la anexi贸n de Marruecos鈥, explica Soroeta sobre las conclusiones del abogado.

Un mes despu茅s llegaba la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo. 鈥淓n este caso el Tribunal, si normalmente sigue en el 90% lo que dice el abogado general, aqu铆 ni lo menciona鈥, se帽ala Soroeta. En esta primera sentencia se determinaba que el acuerdo pesquero no deb铆a incluir las aguas del S谩hara Occidental. Pero no declara ilegal el acuerdo. En julio de ese mismo a帽o se ratific贸 la sentencia. 驴Qu茅 ocurri贸 para que finalmente saliera adelante en el Parlamento EuropeoSe realiz贸 una revisi贸n, una negociaci贸n mediante la cual la Comisi贸n Europea env铆o a un grupo de 鈥渆xpertos鈥 a los territorios ocupados. All铆 su misi贸n era valorar si el acuerdo pesquero beneficiaba a la poblaci贸n saharaui. 鈥淪e entrevistan con las asociaciones de colonos y les preguntan si les parece bien. Claro, dijeron que s铆. Por otra parte los colonos est谩n ilegalmente en el territorio, algo prohibido por los convenios de Ginebra, que proh铆ben los traslados del territorio ocupante鈥, se帽ala Soroeta. Se obvi贸 en este caso la valoraci贸n del Frente Polisario, que como se帽alamos anteriormente es el representante leg铆timo seg煤n la ONU.

鈥淪e desoyeron las propias sentencias de la justicia. La Comisi贸n y el Parlamento se buscaron sus intereses e hicieron una negociaci贸n. Lo que ellos llaman poblaci贸n saharaui es principalmente poblaci贸n marroqu铆. Es una evidencia que la poblaci贸n saharaui est谩 marginada y es evidente que el Frente Polisario no est谩 representado鈥, explica por su parte Javier Raboso, activista que ha formado parte de la organizaci贸n Western Sahara Resource Watch, muy activa en estos asuntos.

La Audiencia Nacional: Espa帽a es administradora

Para terminar, conviene recordar un revelador auto de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en 2014: 鈥淓spa帽a de iure, aunque no de facto, sigue siendo la Potencia Administradora del territorio, y como tal, hasta que finalice el periodo de la descolonizaci贸n, tiene las obligaciones recogidas en los art铆culos 73 y 74 de la Carta de Naciones Unidas鈥.

El origen de ese auto se sit煤a en oto帽o de 2010. Las fuerzas de seguridad marroqu铆es intervinieron para desalojar a los saharauis que hab铆an montado el campamento de Gdeim Izik, en las afueras de El Aai煤n. El d铆a 8 de noviembre muri贸 un ciudadano espa帽ol, lo que provoc贸 una querella contra el Titular del Ministerio de Defensa, el Titular del Ministerio del Interior y el Titular del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos y contra el Gobernador de la ciudad de El Aai煤n.

Cuatro a帽os despu茅s, cuando el caso lleg贸 a la Audiencia Nacional, el PP hab铆a aprobado la reforma de la Justicia Universal, lo que gener贸 dudas que al final se resolvieron por el principio de territorialidad. Por tanto, en el auto deb铆an juzgar si esa parte del S谩hara era considerado o no territorio bajo administraci贸n jur铆dica espa帽ola. En el texto de la Audiencia Nacional se puede leer que entre las obligaciones de Espa帽a respecto al Sahara se encuentran 鈥渄ar protecci贸n, incluso jurisdiccional, a sus ciudadanos contra todo abuso, para lo cual debe extender su jurisdicci贸n territorial para hechos como los que se refieren en la querella a que se contrae el presente procedimiento鈥. El presidente de esa sala, por cierto, era Fernando Grande-Marlaska, hoy ministro de Interior en el Gobierno de coalici贸n progresista formado por PSOE y Unidas Podemos.

Terminamos con unas reflexiones y una an茅cdota contada por el profesor Soroeta. Significativas para entender ciertas actuaciones. 鈥淢arruecos ha ido utilizando el chantaje. Ya me contar谩s c贸mo es posible que en una semana lleguen 12.000 personas migrantes a Canarias. El d铆a que el Frente Polisario declar贸 la guerra se abrieron las puertas de par en par. Los territorios ocupados son un estado policial, ah铆 no se mueve nada sin que lo sepa la polic铆a marroqu铆. El italiano Francesco Bastagli fue representante especial del secretario general de la ONU para el S谩hara Occidental y jefe de la MINURSO entre 2005 y 2006. Me dec铆a que cuando era jefe de la Minurso estaba redactando un informe y mientras lo escrib铆a recibi贸 una llamada del ministro del Interior marroqu铆 diciendo que no pod铆a escribir eso. Le estaban leyendo en tiempo real. Cada vez que ten铆an que hacer un informe se trasladaban a Canarias para que no se lo hackearan鈥.

Fuente




Fuente: Lahaine.org