November 24, 2021
De parte de Lobo Suelto
274 puntos de vista


No se homenajea, no se recuerda, no se extra帽a, apenas se busca reconocimiento. Lo que importa es lo que tenemos que decir. El r茅gimen de la opini贸n es el que manda. Ser compartidos, reconocidos, monetizar. Esperamos ansiosos las efem茅rides para rascar algo: unos pesos, unos likes, ser visibles, decir algo, mostrarnos. Kiosko, emprendimiento, posicionamiento pol铆tico. Un libro falopa y oportuno, el tuit de una piba que flashea que lo extra帽a, unos chabones que creen ser due帽os de lo plebeyo y meten publicaci贸n a las apuradas sobre 茅l. Este posteo, la tele, la radio, los funcionarios, la comisaria pol铆tica de unos pobres textos, el militante siempre en l铆nea, la docente que no erra fecha para parecer lo que no es, unos intelectuales que la van de populares y hablan sobre su agudeza ling眉铆stica. Todos lucramos con Diego. Una frase, cierta l铆nea pol铆tica, una cuenta, un abrazo, mucha sobreactuaci贸n, la serie, una an茅cdota, algo que ni es. Su irreverencia a la que nos animamos, su crueldad que no nombramos, tanta falopa. Ruido, mercanc铆a, espect谩culo, opini贸n, llanto en c谩mara, publicaci贸n. sensibilidad de mercado, monetizaci贸n an铆mica. Ya no hay silencio amoroso, anonimato, f谩bula o deserci贸n. Ya ni recordamos, s贸lo scroleamos. Ya no sentimos, solo esperamos notificaciones. Ya no nos maradonianos, delegamos nuestro estado de 谩nimo para que el algoritmo siga haciendo lo suyo. Todo se expone en su obviedad. La efem茅ride solo es en beneficio propio. El homenaje es puro fracking, su cad谩ver  commodity, nombrarlo coartada. 




Fuente: Lobosuelto.com