June 18, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
294 puntos de vista


Gil Guero
Tortuga

驴Qu茅 es la tortura?

Traigo aqu铆 la definici贸n adoptada por la ONU en su Convenci贸n contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, Adoptada y abierta a la firma, ratificaci贸n y adhesi贸n por la Asamblea General en su resoluci贸n 39/46, de 10 de diciembre de 1984 y con entrada en vigor el 26 de junio de 1987:

鈥渢odo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean f铆sicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero informaci贸n o una confesi贸n, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier raz贸n basada en cualquier tipo de discriminaci贸n, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario p煤blico u otra persona en el ejercicio de funciones p煤blicas, a instigaci贸n suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerar谩n torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia 煤nicamente de sanciones leg铆timas, o que sean inherentes o incidentales a 茅stas.鈥

驴Desde cu谩ndo se tortura?

Hay evidencias de tortura en la Grecia Antigua, es, decir, 1.200 a帽os antes de Cristo:

鈥淟as formas de tortura en Grecia est谩n descritas en una escena de la obra de teatro Las Ranas de Arist贸fanes. Jantia, uno de los personajes es acusado de robo 鈥揺n realidad se trata de un esclavo que ha intercambiado su papel con su amo, que ha pasado a ser su esclavo- y le dice a su denunciante:

Jantia. Te har茅 una oferta justa. Coge a mi esclavo y som茅telo a tortura y si obtienes la prueba, dame la muerte.

Eaco. 驴Qu茅 clase de tortura?

Jantia. La que t煤 quieras. Atalo a una escala, cu茅lgalo o az贸talo. Apila piedra sobre 茅l, 茅chale vinagre en la nariz. Az贸talo con cerdas, pero no con puerros o cebollas.鈥

http://es.wikipedia.org/wiki/Histor…

Simplemente lo menciono aqu铆 para resaltar que el ser humano que tortura hoy es el mismo que torturaba en la Segunda Guerra Mundial, en la Inquisici贸n y hace m谩s de tres mil a帽os al menos. Aunque las t茅cnicas y las formas de torturar cambian y se 鈥榩erfeccionan鈥 con el paso del tiempo, la esencia del asunto permanece inalterada.

驴D贸nde se tortura?

鈥淟os actos de tortura y malos tratos son considerados cr铆menes de derecho internacional. Asimismo, en determinadas circunstancias, pueden constituir cr铆menes de guerra, cr铆menes de lesa humanidad o actos de genocidio. Durante los 煤ltimos cinco a帽os, Amnist铆a Internacional ha informado sobre actos de tortura en 141 pa铆ses.鈥

www.es.amnesty.org/en-que-estamos/t… (2021)

驴C贸mo se tortura?

De infinitas maneras: Estrapado, Borcegu铆, Jaulas Colgantes, Cig眉e帽a, Cuna de Judas, Ara帽as Espa帽olas, Aplastacabezas, Aplastapulgares鈥

Lista extractada de la publicaci贸n de Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) 鈥淭em谩tica: Historia, Castigos y Torturas. Etapa: ESO, Bachillerato鈥.

http://archivos.csif.es/archivos/an…

Recurro nuevamente al Informe Final del Grupo de M煤sica creado por la music贸loga M.J. Grant, que presenta en la p谩gina 7 el cap铆tulo titulado precisamente Music and Torture:

鈥淐omprender la larga relaci贸n entre la m煤sica y el castigo es imperativo si queremos entender la l贸gica de la m煤sica y la tortura tambi茅n en tiempos m谩s recientes. Las publicaciones escritas y editadas por los miembros del grupo de investigaci贸n han explorado las referencias musicales en las pr谩cticas de tortura utilizadas en la Europa medieval y el papel de la m煤sica en la denuncia p煤blica y el castigo en otros contextos hist贸ricos. La historia de la disciplina y el castigo militar es un tema especialmente importante, ya que las organizaciones militares est谩n muy a menudo implicadas en el uso sistem谩tico de la tortura.

El uso de la m煤sica como instrumento de tortura se hizo p煤blico a principios del siglo XXI en relaci贸n con las pr谩cticas estadounidenses utilizadas en la 鈥榞uerra contra el terror鈥. Los estudios sobre el uso de la m煤sica en los campos de concentraci贸n nazis ya hab铆an demostrado pr谩cticas sistem谩ticas de humillaci贸n, degradaci贸n y tortura mediante la m煤sica.鈥

www.mjgrant.eu/mjg/mcs_files/Music%…

Seg煤n escribe 脡lise Petit en su art铆culo 鈥楳usic and Torture鈥, Encyclop茅die d鈥檋istoire num茅rique de l鈥橢urope (online), publicado el 22 de junio de 2020, 鈥渆l uso de la m煤sica en el sistema de los campos de concentraci贸n nazis aparece en pr谩cticamente todos los testimonios de los supervivientes. Tocada por peque帽as orquestas durante la salida al trabajo por la ma帽ana o el regreso al campo por la noche, as铆 como durante el pase de lista, las ejecuciones, los castigos, o simplemente reproducida por los altavoces, la m煤sica participaba en el proceso de tortura al exacerbar el sufrimiento f铆sico y mental infligido a los prisioneros.鈥

Distingue varios usos de la m煤sica en los campos:

鈥淒esde la apertura de los primeros campos en 1933, se crearon por orden de los comandantes peque帽os conjuntos instrumentales y m谩s tarde orquestas con una finalidad utilitaria por encima de todo: ejecutar marchas o canciones que facilitaran la sincronizaci贸n de los pasos y el recuento de los internos durante sus salidas del campo. Esta 鈥榤煤sica de coordinaci贸n鈥 se tocaba o cantaba a la fuerza, por la ma帽ana y por la noche, y estaba impregnada de influencia militar. El repertorio utilizado era el de los Volkslieder, canciones populares recopiladas a partir de finales del siglo XVIII y constitutivas de la identidad nacional alemana. Entre 茅stas, las canciones de marcha (Marschlieder) y las de guerra (Kampflieder) eran las preferidas por sus ritmos que impon铆an un paso 煤nico a todo el grupo. Todos los reclusos, independientemente de su nacionalidad, deb铆an absorber este repertorio a su llegada al campo y cantar en voz alta, so pena de ser golpeados.鈥

Otro uso de 鈥渓a m煤sica dentro del campo era principalmente para castigar y acompa帽ar las ejecuciones. Ciertos tipos de trabajos forzados se realizaban con frecuencia al ritmo de las canciones, siendo el ejemplo m谩s caracter铆stico el del kommando apodado Singende Pferde (“caballos cantores”) por las SS en Buchenwald y en otros campos, cuya tarea consist铆a en transportar cargas pesadas mientras cantaban. Si no era una tortura en s铆 misma, esta “m煤sica punitiva” agravaba sin embargo el sufrimiento infligido: adormec铆a la conciencia e inculcaba un ritmo enf谩tico que permit铆a la automatizaci贸n de los movimientos y la despersonalizaci贸n de los individuos pertenecientes al grupo. La cadencia impuesta sin posibilidad de relajarse y el hecho de tener que cantar a pleno pulm贸n, agotaban a los internos y disminu铆an su productividad. Por 煤ltimo, el dominio ac煤stico de esta m煤sica prohib铆a cualquier comunicaci贸n.鈥

Otro caso es el 鈥渄e castigos o ejecuciones acompa帽ados de m煤sica, que prestaba atenci贸n a las letras de las canciones para crear situaciones humillantes. Por ejemplo, en julio de 1942, tras su fallida fuga de Mauthausen, Hans Bonarewitz fue acompa帽ado a su ejecuci贸n por la canci贸n Komm zur眉ck, una adaptaci贸n de “J鈥檃ttendrai toujours ton retour” (Siempre te esperar茅) de Dino Olivieri; en Sonnenburg, los presos comunistas eran obligados a cavar su tumba mientras cantaban La Internacional; etc.鈥

Finalmente 鈥渢ambi茅n se utilizaba el repertorio orquestal culto, en el que destacaban las oberturas de las 贸peras de Richard Wagner o las sinfon铆as de Anton Bruckner, o las obras de compositores afines al nazismo como Richard Strauss o Carl Orff, junto con el himno nacional alem谩n y el Horst-Wessel-Lied. Estas obras se interpretaban por altavoces, la mayor铆a de las veces en relaci贸n con las emisiones de radio que acompa帽aban los discursos o los actos pol铆ticos de Hitler. Adem谩s de permitir la afirmaci贸n de la omnipotencia germ谩nica, la reproducci贸n de esta “m煤sica intrusa” serv铆a como medio adicional de debilitamiento f铆sico cuando ten铆a lugar por la noche, y provocaba una privaci贸n del sue帽o.鈥

Texto completo en Permalink: http://ehne.fr/en/node/12405

y

en http://ehne.fr/en/encyclopedia/them…

Esta Digital Encyclopedia of European History (Enciclopedia Digital de Historia Europea) es un proyecto de la Universidad de la Sorbona lanzado en 2012. Ofrece en ingl茅s una serie de art铆culos cient铆ficos breves, ilustrados y con referencias sobre la historia para su uso entre el profesorado de universidad y bachillerato. La tem谩tica es amplia, incluye el t铆tulo Wars and Memories, el cual tiene un apartado titulado Music and Torture.

Un tema complementario que presenta Petit, sin profundizar, es el efecto en los torturadores y sus ayudantes, en este caso m煤sicos, de sus propias acciones.

Al llamar la atenci贸n sobre esos efectos en polic铆as, esp铆as, mercenarios, m茅dicos, psic贸logos, los superiores de todos y los 煤ltimos responsables de las torturas, se me ocurre a帽adir una cuesti贸n tangencial por ser esclarecedora: los operadores de drones.

Seg煤n el art铆culo escrito por los investigadores Markus Christen (Universidad de Zurich), Darcia Narvaez (Universidad de Notre Dame, South Bend, Indiana, United States), Jes煤s Serrano y Mike Villano, titulado Measuring the moral impact of operating 鈥渄rones鈥 on pilots in combat, disaster management and surveillance (Medici贸n del impacto moral en pilotos de 鈥榙rones鈥 al operar en combate, gesti贸n de desastres y vigilancia) publicado en junio de 2014 DOI:10.5167/uzh-108498 con motivo de la European Conference on Information Systems (Conference 22)

鈥渓os estudios sugieren que los pilotos de RPA (remotely piloted aircrafts, es decir, aeronaves pilotadas remotamente, m谩s conocidas como drones) experimentan una exposici贸n similar al estr茅s postraum谩tico, la depresi贸n y los trastornos de ansiedad en comparaci贸n con los pilotos de cazas, aunque las experiencias de vuelo y de combate son completamente diferentes.鈥

Por cierto, discreta es la presentaci贸n de la conferencia, el tema y los autores; curioso parece que aunque son cinco, uno no figura en la p谩gina principal, Charles Crowell, el que falta arriba; llamativo resulta que otros dos no incluyen la informaci贸n sobre su lugar de trabajo: Jes煤s Serrano y Mike Villano; pero 隆sorpresa!: los tres trabajan tambi茅n en la Universidad de Notre Dame.

www.researchgate.net/publication/27…

Art铆culo completo en: http://core.ac.uk/reader/301362280

Las conclusiones de los estudios (extracto): 鈥淟a interacci贸n persona-ordenador en el contexto de las RPA revela efectos que van m谩s all谩 del mero funcionamiento cognitivo y ejecutivo. En particular, en el combate, la dimensi贸n moral de lo que los pilotos de RPA est谩n haciendo realmente puede ser un factor significativo para explicar la angustia psicol贸gica que experimentan esos operadores del sistema. Por lo tanto, el 鈥榚fecto de distanciamiento鈥 que se espera que genere el 鈥榮istema tecnol贸gico RPA鈥 debido a una interacci贸n puramente basada en la pantalla con la misi贸n y los objetivos, puede que en realidad no disminuya el estr茅s moral que experimentan los pilotos de RPA. Aunque el control remoto de los sistemas armados protege efectivamente el cuerpo del piloto, la mente puede seguir siendo vulnerable.鈥

La elecci贸n de las palabras muestra las dificultades que tienen los acad茅micos para llamar a las cosas por su nombre: 鈥榣a dimensi贸n moral de lo que los pilotos est谩n haciendo 隆realmente! puede ser un factor para explicar la angustia鈥.

Tambi茅n muestra su renuncia a comprender que el ser humano, por m谩s asesino que sea, no puede desentenderse como si nada de sus propias acciones: 鈥渁unque el control remoto protege efectivamente el cuerpo del piloto, la mente puede seguir siendo vulnerable鈥.

Al parecer tampoco han le铆do sobre los efectos de la guerra en los soldados una vez licenciados: depresi贸n, drogadicci贸n, impulsos agresivos y homicidas, incapacidad de socializaci贸n, adaptaci贸n, suicidio y otras conductas anormales.

Quiz谩s por todo esto, sugieren para finalizar sin mucho entusiasmo que 鈥渟in embargo, est谩 por ver si la adaptaci贸n de la interfaz puede ser una forma de mitigar los problemas morales subyacentes que implican los dilemas tr谩gicos鈥, supongo que confiando en comenzar una nueva l铆nea de investigaci贸n hacia ninguna soluci贸n, al menos moralmente hablando.

El Grupo de M煤sica tambi茅n hace menci贸n al caso de Grecia:

鈥淓n el contexto de un proyecto de mayor envergadura que investiga el uso de la m煤sica por parte de la Junta de los Coroneles (1967-1974) para legitimar el r茅gimen y aterrorizar a los opositores, un proyecto financiado por una beca europea Marie Curie, la Dra. Anna Papaeti ha demostrado que el sonido mec谩nico y la m煤sica se utilizaban como m茅todos de tortura contra los presos pol铆ticos. Los casos estudiados incluyen el uso de una campana el茅ctrica ininterrumpida en las celdas de aislamiento de la Jefatura de Polic铆a de El Pireo (en referencia a la polic铆a secreta, llamada Asfalia, durante la etapa del fascismo en Grecia, entre 1936 y 1941), el uso de un sonido mec谩nico (鈥榤otorizado鈥) en la Jefatura de Polic铆a de Atenas durante las brutales torturas f铆sicas y, sobre todo, el uso de canciones populares griegas de la 茅poca por parte de la Unidad Especial de Interrogatorios de la Polic铆a Militar griega (EAT/ESA), combinado con otros m茅todos que inclu铆an posiciones de estr茅s, privaci贸n sensorial, de comida y bebida. Prisioneros en la isla de Giaros (1967-1968) tambi茅n fueron bombardeados con m煤sica (incluyendo canciones populares y marchas) y discursos como m茅todo de 鈥榬eeducaci贸n鈥.

El proyecto tambi茅n ha proporcionado m谩s pruebas de c贸mo la m煤sica utilizada en los interrogatorios y la tortura tiene diferentes impactos en diferentes personas. El hecho de que la m煤sica fuera ampliamente entendida como un medio de resistencia a la Junta y que incluso hoy en d铆a la gravedad de la tortura psicol贸gica no sea reconocida a menudo, ha hecho que los abusos relacionados con la m煤sica no fueran necesariamente entendidos o registrados como tales, incluso por parte de los que los sufrieron. En muchos casos, quiz谩s su sufrimiento ha sido reconocido y totalmente aceptado por vez primera en el curso de esta investigaci贸n.鈥

Lamentablemente parece que el grupo no sigue con sus investigaciones y otras actividades. En todo caso conviene saber que dejan una p谩gina electr贸nica con enlaces a diversas investigaciones en campos variados sobre la m煤sica, la guerra, la tortura, etc., que se pueden leer tras abrir el enlace correspondiente. Por ejemplo, 茅ste sobre la guerra civil espa帽ola:

Carl-Henrick Bjerstr枚m tiene un blog sobre t茅cnicas de tortura en la Guerra Civil Espa帽ola, que incluye referencias al uso de metr贸nomos junto con relojes y proyecciones de arte abstracto:

http://blogs.bbk.ac.uk/research/201…

El enlace general: www.social-musicology.net/socmus/mu…

El texto completo del Informe Final del Grupo de M煤sica, Conflicto y Estado, Resumen de las actividades y logros de investigaci贸n (Summary of research activities and achievements, 2008-2014) est谩 en:

www.mjgrant.eu/mjg/mcs_files/Music%…

Desde luego que hoy d铆a en los ej茅rcitos y cuerpos de seguridad no faltan defensores convencidos del empleo de la m煤sica para amansar a las fieras. Aunque se dice que 鈥榣a justicia militar es a la justicia lo que m煤sica militar es a la m煤sica鈥, no se puede en realidad decir que se usa para amansar a las fieras porque en realidad se trata de torturar a seres humanos con 茅sta.

En la reuni贸n del Comit茅 Contra la Tortura de la ONU (www.ohchr.org/EN/HRBodies/CAT/Pages…) que hubo en el Palacio de las Naciones, en Ginebra, en su d茅cimo-octava sesi贸n, el d铆a 9 de mayo de 1997, se habl贸 del 鈥榰so sistem谩tico鈥 por parte de Israel de diversos tipos de tortura a detenidos palestinos, entre ellos, 鈥榤煤sica alta durante periodos prolongados鈥.

http://unispal.un.org/UNISPAL.NSF/0…

En el informe titulado El Racismo y la Administraci贸n de la Justicia, editado por

Amnist铆a Internacional en el a帽o 2001, que se puede encontrar en Internet en

www.amnesty.org/download/Documents/…

se lee que entre los m茅todos de tortura 鈥渇iguraba lo que se conoce como shabeh, que impide dormir a la v铆ctima, que permanece atada con grilletes en posturas dolorosas, encapuchada y expuesta a m煤sica emitida a gran volumen, a menudo durante varios d铆as;鈥 (鈥)

鈥淓n septiembre de 1999, el Tribunal Supremo de Israel declar贸 finalmente que las t茅cnicas de tortura descritas eran ilegales (tras muchos a帽os sin reconocerlo). Sin embargo, siguen recibi茅ndose informes de brutalidad, que citan palizas y tratos degradantes a los palestinos. Desde octubre del 2000, se ha denunciado en varias ocasiones el uso de los antiguos m茅todos de tortura, como shabeh鈥. (p谩gina 41).

Adem谩s de los casos presentados de los nazis alemanes y los coronoles griegos, hay tambi茅n precedentes en la Guerra Fr铆a, seg煤n informa Alfred McCoy en su obra de 2006: A Question of torture. CIA Interrogation. From the Cold War to the War on Terror (Un Asunto de Tortura. Interrogatorios de la CIA. De la Guerra Fr铆a a la Guerra contra el Terror, New York, Henry Holt and company.)

El autor empieza su libro -de 300 p谩ginas- como una novela autobiogr谩fica, de las que resumo las dos primeras. Es una digresi贸n que traigo aqu铆 sobre McCoy porque 茅ste aporta inadvertidamente una conclusi贸n de inter茅s:

鈥淓n el verano de 1933 un potente coche cruzaba Suiza camino de Alemania en direcci贸n a Nuremberg. Al volante estaba el cervecero alem谩n-estadounidense Rudolf Piel, quien llevaba a su padre y a la mujer de 茅ste a conocer las nuevas tecnolog铆as de las cerveceras alemanas. En el asiento de atr谩s iba Peggy, su hija de diez a帽os, junto con su perro pastor alem谩n Teufel.

Callejeando sobre el pav茅s del barrio medieval de la ciudad, llegaron al ayuntamiento y fueron a visitar la Lochgef盲ngnisse, el museo de las mazmorras:

http://museen.nuernberg.de/lochgefa…

El ambiente, la estrechez y la oscuridad eran opresivos. Un artilugio con cuerdas de las que se suspend铆a atado al preso, a las que se pod铆a a帽adir el peso de unas piedras, estaba en la sala de interrogatorios. En otra sala hab铆a una serie infinita de herramientas para la tortura, todas le parec铆an a Peggy terriblemente crueles. Un poco despu茅s se encontr贸 con la Dama de Hierro de Nuremberg, una enorme caja de madera y hierro que al cerrarse clavaba filas de punzones por todo el cuerpo del que estaba dentro.

El viaje en coche por Alemania, entre 1933 y 1934, le dio la oportunidad a la chiquilla de ser testigo de acontecimientos de tal calibre, que quedaron impresos en su memoria para el resto de su vida. Sin embargo, nada de lo que presenci贸: las masas seguidoras del fascismo, los discursos de Hitler, las razias nazis contra los sospechosos y los gritos de 鈥楯ud铆a Americana鈥 que le dirigieron, vel贸 el recuerdo de las mazmorras.

Tras volver a Estados Unidos, creci贸, se cas贸 con un soldado en la Segunda Guerra Mundial y tuvo dos hijos, a quienes instruy贸 sobre lo que vio en Alemania. Dej贸 dicho: 鈥榣a tortura es pura y simplemente maldad鈥. Esa chiquilla era y es mi madre.

La traca que cierra la historia es que McCoy presenta a su madre como el origen de su inter茅s en el estudio de la tortura. Sin embargo se puede decir que no aprendi贸 nada de su ense帽anza:

鈥淣o puedo, por supuesto, empezar (el libro) desde su concepto del mal. Como analista de la pol铆tica de Estados Unidos, debo empezar por una pregunta abierta: si la tortura no podr铆a ser, en tiempos desesperados y en ciertas circunstancias, efectiva e incluso justificada. En resumen, 茅ste es un libro sobre pol铆tica, no un estudio moral, y est谩 escrito principalmente desde un punto de vista pragm谩tico para investigar la historia oculta de la tortura en las instituciones de inteligencia de Estados Unidos durante el pasado medio siglo.鈥 (pp. 1 a 5):

file:///C:/Users/Agust%C3%ADn/Downl…

Nunca deja uno de sorprenderse, busca la locura humana en el torturador y no la encuentra, es pura y simplemente maldad, pero se la encuentra en un especialista sobre 茅sta (hay que ser 鈥榓bierto鈥 por si la 鈥榯ortura podr铆a ser efectiva y justificada鈥) la cual, desde luego, no la ha heredado de su madre (鈥榣a tortura es pura y simplemente maldad鈥).

Hay una canci贸n deliciosa de Sam Cooke de 1960 titulada What a Wonderful World, que muestra -por as铆 decir- lo que vale el conocimiento para uno que prefiere el pragmatismo, tambi茅n que existe un Ovidio de la m煤sica soul.

La versi贸n oficial es casualmente la m谩s oportuna porque incluye la letra y unas im谩genes evocadoras, aunque no incluyen al malogrado cantante, adem谩s activista del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, el cual trabajaba a favor de los derechos para los afroamericanos.

www.youtube.com/watch?v=R4GLAKEjU4w

Suzanne G. Cusick, music贸loga y profesora universitaria en Estados Unidos, ha escrito sobre la m煤sica como arma y tortura. Tiene un art铆culo aparecido en el Journal of the Society for American Music (2008, 2:1, pp. 1-26) titulado:

鈥淵ou are in a place that is out of the world. . .: Music in the Detention Camps of the 鈥楪lobal War on Terror鈥.鈥 (Est谩s en un lugar que est谩 fuera del mundo鈥: la m煤sica en los campos de detenidos de la guerra global contra el terror).

鈥淏asado en relatos en primera persona de interrogadores y ex detenidos, as铆 como en documentos militares no clasificados, este art铆culo describe la variedad de formas en que se ha utilizado la 鈥榤煤sica fuerte鈥 en los campos de detenci贸n de la 鈥榞uerra global contra el terror鈥 de Estados Unidos.

Un estudio de las pr谩cticas llevadas a cabo en la Base A茅rea de Bagram (Afganist谩n), en el Campo Nama (Bagdad) (Irak), en la Base Operativa Avanzada Tigre (Al-Qaim) (Irak), en la Base A茅rea de Mosul (Irak), en Guant谩namo (Cuba), en el Campo Cropper (Bagdad) (Irak) y en las 鈥榩risiones oscuras鈥 entre 2002 y 2006, revela que el uso de 鈥”m煤sica fuerte鈥 era un componente est谩ndar y abiertamente reconocido de los 鈥榠nterrogatorios duros鈥.

Dicha m煤sica se entend铆a como un medio del enfoque conocido como 鈥榝utilidad鈥, tanto en la edici贸n de 1992 como en la de 2006 del Manual de campo del ej茅rcito estadounidense para los interrogatorios. El objetivo de estas t茅cnicas de 鈥榝utilidad鈥, como la 鈥榤煤sica fuerte鈥 y la 鈥榗oerci贸n de g茅nero鈥, es persuadir al detenido de que la resistencia al interrogatorio es in煤til, aunque el propio estamento militar ense帽a t茅cnicas mediante las cuales se puede resistir al 鈥榩rograma musical鈥.鈥

Aprovecho esta ocasi贸n para promocionar la estupenda colecci贸n de 61ejemplares del Manual de campo del Ej茅rcito de Estados Unidos, con una tem谩tica amplia y variada que har谩 las delicias de los lectores interesados en cuestiones como la obtenci贸n de informaci贸n, las operaciones especiales, la guerra qu铆mica, biol贸gica, radiol贸gica y nuclear, insurgencias y contrainsurgencias, el entrenamiento para ganar en un mundo complejo, etc.:

http://armypubs.army.mil/ProductMap…

El t铆tulo 鈥榚st谩s en un lugar esta fuera del mundo鈥 probablemente hace referencia a la experiencia vivida por un argelino llamado Laid Saidi y sus compa帽eros de detenci贸n en Afganist谩n, recogida y publicada por el New York Times el 7 de julio de 2006, firmada por Craig G. Smith.

Saidi fue detenido en Tanzania, expulsado y entregado a agentes estadounidenses, que lo enviaron a Afganist谩n, donde pas贸 16 meses hasta que fue liberado sin cargos ni explicaciones en Argelia. Saidi, como tantos otros detenidos en esas circunstancias, ha declarado p煤blicamente haber sido maltratado y torturado.

Declar贸 tambi茅n que fue un viaje largo desde la noche del s谩bado hasta la ma帽ana del domingo. Viaj贸 en el suelo del avi贸n, con los ojos y los o铆dos tapados, un pa帽al puesto y esposado de pies y manos. Tras el aterrizaje fue conducido a una oscura prisi贸n sumergida bajo una m煤sica occidental ensordecedora. Raramente se encend铆as las luces.

Llegaron unos hombres de negro y chillaron para decirle, a trav茅s de un int茅rprete, que 鈥渆st谩s en un lugar que est谩 fuera del mundo, nadie sabe d贸nde est谩s, nadie va a venir a defenderte.鈥 Estuvo esposado durante d铆as a la pared, desnudo, sin comer, insultado, golpeado, escupido y amenazado con morir all铆 mismo.

http://ccrjustice.org/sites/default…

Cusick tiene tambi茅n otro estudio que conviene traer aqu铆, entre otras cosas porque expresa su opini贸n sobre el uso de la expresi贸n 鈥榤煤sica y tortura鈥, que creo coincide con lo que escrib铆 l铆neas atr谩s: no es correcto decir que la m煤sica se utiliza para amansar a las fieras porque en realidad se trata de torturar a seres humanos con 茅sta.

Escribe: 鈥淓n primer lugar, no est谩 nada claro que la m煤sica dirigida a los prisioneros en los campos de detenci贸n haya funcionado como m煤sica. M谩s bien, ha funcionado m谩s a menudo como puro sonido con el que agredir el sentido del o铆do de un preso; para “enmascarar” o perturbar la capacidad de un preso de mantener un pensamiento independiente; para perturbar el sentido de la temporalidad de un preso (tanto en t茅rminos de cu谩nto tiempo hab铆a pasado como en t茅rminos de la previsibilidad de las unidades temporales); socavar la capacidad del preso de mantener pr谩cticas som谩ticas de oraci贸n (tanto por su comportamiento en las horas de oraci贸n como por la abstinencia de experiencias musicales consideradas pecaminosas); y bombardear el cuerpo del preso (piel, nervios y huesos) con energ铆a ac煤stica.鈥

Cusick, Suzanne G., “Musicology, Torture, Repair,” Radical Musicology, 3 (2008): 24 pars. 17 May 2009, www.radical-musicology.org.uk

Tambi茅n y m谩s sencilla: www.radical-musicology.org.uk/2008/…

Desde luego no soy entendido en musicolog铆a, pero me atrevo a decir lo mismo de cualquier otra actividad realizada por un ser humano. La cocina, incluso la haute cuisine, con sus productos seleccionados entre los mejores, la trabajada preparaci贸n, los detalles en la presentaci贸n y la perorata que en ocasiones la rodea, tambi茅n puede ser usada como tortura.

Lo es -como cualquier otra actividad- cuando se usa como medio contra una persona para lo dicho por Cusick y tambi茅n castigar, vengarse por alguna acci贸n real o supuesta, provocar da帽os corporales y mentales excesivos y con secuelas de por vida, disminuir y acabar con la voluntad, crear situaciones de p谩nico cortas o prolongadas, quebrar la estabilidad mental y la fuerza moral, advertir y desanimar a otros que podr铆an enfrentarse al poder鈥 y extraer confesiones.

Esto 煤ltimo es importante, incluso si se deja de lado la cuesti贸n moral. La madre de McCoy lo entendi贸 con una simple visita a una mazmorra siendo ni帽a y 茅ste ni la sospech贸 de adulto, pero incluso lo sabe hasta el propio ej茅rcito de los Estados Unidos:

“Manual de campo del Ej茅rcito de los Estados Unidos de 1992

FM 34-52, Intelligence Interrogation, el manual de campo del Ej茅rcito de los Estados Unidos, explica que la tortura 鈥榚s una t茅cnica pobre que produce resultados poco fiables, puede da帽ar los esfuerzos de recopilaci贸n posteriores y puede inducir a la fuente a decir lo que cree que el interrogador quiere o铆r鈥. La tortura es ineficaz para recopilar informaci贸n fiable, y tambi茅n aumenta la dificultad de recopilar informaci贸n de una fuente en el futuro.鈥

Este manual se encuentra en pdf en:

http://fas.org/irp/doddir/army/fm34…

Sobre este manual: http://en.wikipedia.org/wiki/FM_34-…

Sin embargo este reconocimiento no es ning煤n avance, menos a煤n una primicia. En el siglo XVII, sin textos ni expertos, tambi茅n lo sab铆a un jesuita:

鈥淯no de los primeros escritores sobre la ineficacia de la tortura fue Friedrich Spee (1591-1635), un sacerdote jesuita, profesor y poeta alem谩n que destac贸 como opositor a los juicios por brujer铆a. Fue la primera persona de su 茅poca que present贸 s贸lidos argumentos escritos y orales contra la tortura, especialmente en lo que respecta a su falta de fiabilidad para obtener la “verdad” de alguien sometido a un interrogatorio doloroso.鈥

http://en.wikipedia.org/wiki/Effect…

驴Qu茅 raz贸n hay para pensar que desde fechas anteriores los seres humanos no lo sab铆an?

Cualquiera que ha presenciado o visto una sesi贸n de tortura, ha participado en una, es el superior de uno a quien le ha ordenado torturar o es el responsable 煤ltimo de la acci贸n, ha debido pensar que no le gustar铆a ni mucho ni poco estar en el lugar de la v铆ctima.

Siglos despu茅s los gobiernos de Estados Unidos -y muchos otros pa铆ses- pese a su propio FM 34-52, siguen torturando en Iraq, Guant谩namo, Afganist谩n y en c谩rceles se diferentes pa铆ses colaboradores.

Cusick menciona como music贸loga la contradicci贸n entre la belleza, la trascendencia, etc. del arte musical y su uso como tortura, pero inmediatamente aporta el testimonio de la experiencia de un ex prisionero torturado de Guant谩namo, Ruhal Ahmed, con lo que evita entrar en conversaciones sobre el sexo de los 谩ngeles:

鈥淒espu茅s de un rato no escuchas la letra, todo lo que escuchas es un pesado, pesado golpeteo, eso es todo lo que escuchas. No puedes concentrarte en la bater铆a o en lo que la persona est谩 diciendo, todo lo que oyes son gritos fuertes, golpes fuertes, como metal chocando contra metal. Eso es todo lo que se oye. No suena como m煤sica en absoluto鈥

Me ha resultado muy dif铆cil en esta entrega presentar una pieza musical relacionada con torturas. En primer lugar porque el autor se puede quejar, pero sobre todo porque creo que ha quedado demostrado que cualquier pieza puede ser usada como tortura y tambi茅n acompa帽ar al tiempo a otras formas de tortura.

No obstante dejo a continuaci贸n unos enlaces por si alguien tiene la curiosidad de conocer las canciones m谩s usadas en los centros de tortura, pero aviso de que en realidad no son m谩s que caricaturas de la maldad y del sinsentido que ha llegado a alcanzar la cultura anglosajona, que en todo caso es universalmente aceptada, salvo por las v铆ctimas.

Unas perlas que anticipo:

1: (El diario brit谩nico) 鈥淭he Guardian inform贸 de que el ej茅rcito de Estados Unidos podr铆a deber derechos de autor a los artistas cuyas obras escucharon los prisioneros鈥

http://en.wikipedia.org/wiki/Music_…

2: 鈥淐uando inform茅 a Deicide (grupo musical de death metal) de que su m煤sica se estaba utilizando como t谩ctica de tortura, el bater铆a respondi贸: 鈥橢stupendo. Si estamos a la altura de los requisitos militares de maltrato sonoro, mi impresi贸n es que Deicide est谩 cumpliendo con su deber con el ej茅rcito鈥.”

www.amnistiacatalunya.org/edu/2/tor…

3: 鈥淟os tormentos musicales de Guant谩namo tambi茅n marcaron a Hamed Abderrahman, el preso espa帽ol liberado en 2004 tras m谩s de dos a帽os encerrado: Recuerdo ese tiempo con horror. Primero estuve un mes en una celda de dos metros cuadrados que ten铆a un techo de plancha de hierro, con un calor insoportable y poniendo todo el d铆a una m煤sica patri贸tica americana fort铆sima. Era Born in the USA, de Bruce Springsteen鈥

http://cadenaser.com/programa/2019/…

4: En 2017, Drowning Pool, una banda de metal, actu贸 para los soldados de la base cubana en la fiesta del 4 de julio dentro de un festival con un nombre ir贸nico, Freedom Fest. El grupo asegur贸 que era un honor que su m煤sica sonase en Guant谩namo. El bajista del grupo dijo que si su m煤sica serv铆a para evitar otro 11-S era un honor prestar ese servicio.鈥

http://cadenaser.com/programa/2019/…

5: 鈥淧on铆a un o铆do sobre una almohada improvisada con una colcha y en el otro o铆do un pantal贸n vaquero apret谩ndolo firmemente, pero aun as铆 el ruido de la radio no permit铆a conciliar el sue帽o debido al volumen de la m煤sica y la repetici贸n de canciones con ritmos de banda y reggaet贸n. Canciones de Maluma y Bad Bunny en bucle y a todo volumen, que Gilberto Aguirre y otros seis presos habr铆an tenido que sufrir durante 7 d铆as seguidos. El objetivo no ser铆a otro que obligar al exdirector general de los servicios periciales mexicanos a testificar contra otros funcionarios.鈥

www.elconfidencial.com/mundo/2018-1…

鈥︹︹︹︹︹︹.鈥︹︹︹.

鈥淓l objetivo de obligar a los presos a cantar era reventarlos”

www.bbc.com/mundo/noticias/2013/09/…

鈥淟a m煤sica en los campos de prisioneros de Pinochet鈥

www.bbc.com/mundo/noticias/2013/09/…

鈥淩ock y tortura: la banda sonora de las noches de Guant谩namo鈥

http://cadenaser.com/programa/2019/…

鈥11 Popular Songs the CIA Used to Torture Prisoners in the War on Terror鈥

www.mic.com/articles/87851/11-popul…

鈥淯n preso mexicano denuncia torturas con canciones de Maluma y Bad Bunny鈥

www.elconfidencial.com/mundo/2018-1…

鈥8 m煤sicas que j谩 foram usadas como tortura鈥

http://super.abril.com.br/blog/supe…

Nota: Jaled Seij Mohamed, que figura en la foto del art铆culo, declar贸:

鈥淗ubo siempre m煤sica en el pasillo que daba a mi celda, pero no era muy alta鈥.

A este prisionero de Guant谩namo 鈥渆n 2002 los agentes de la CIA le aplicaron la t茅cnica del waterboarding -asfixia simulada- hasta 183 veces鈥.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jalid_…

Lo que no dice la asquerosa enciclopedia es que tambi茅n declar贸:

鈥淢e dijeron que no permitir铆an que me muriese, pero que me llevar铆an una y otra vez al l铆mite de la muerte.鈥

Tampoco dice que adem谩s lo golpearon, lo mantuvieron desnudo durante d铆as, lo hidrataron por v铆a rectal sin prescripci贸n m茅dica y lo sometieron a posturas estresantes.

www.therenditionproject.org.uk/pris…

Fuente de la foto del art铆culo:

http://elcorreo.ae/golfo/cerebro-11…




Fuente: Grupotortuga.com