March 10, 2021
De parte de A Las Barricadas
274 puntos de vista


Por centrarnos un poco, vamos a visualizar de qu茅 colectivo estamos hablando. Se trata de una minor铆a estigmatizada, de escaso n煤mero, muy rechazada, que dif铆cilmente puede haber montado un lobby de presi贸n de los que habitualmente se mencionan. 驴C贸mo se ha desarrollado la evoluci贸n judicial en estos pa铆ses que se precian de civilizados?

En el plano pol铆tico, yendo de la c煤spide normativa podemos iniciarla 鈥揹e forma muy abreviada鈥 en la Declaraci贸n Universal de los Derechos Humanos, que en su Art铆culo 1 afirma que: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como est谩n de raz贸n y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. La Declaraci贸n insiste en el concepto de dignidad, que va a ser el que abandere los razonamientos de los legisladores.

La Uni贸n Europea, su Carta de Derechos Fundamentales menciona la construcci贸n de un porvenir pac铆fico, en la defensa de la dignidad de la persona, y en el respeto a su integridad f铆sica y moral, a su vida privada y familiar, tanto en su pre谩mbulo como en su articulado, prohibi茅ndose expl铆citamente toda forma de discriminaci贸n por raz贸n de sexo, raza, color, or铆genes 茅tnicos o sociales, caracter铆sticas gen茅ticas, lengua, religi贸n o convicciones, opiniones pol铆ticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minor铆a nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientaci贸n sexual. 

A su vez la Constituci贸n Espa帽ola de 1978 establece como un Derecho Fundamental: “La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los dem谩s son fundamento del orden pol铆tico y de la paz social. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constituci贸n reconoce se interpretar谩n de conformidad con la Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por Espa帽a”. El mismo texto en sus art铆culos 43 y 49 reconoce el derecho de todos los ciudadanos a la protecci贸n de la salud, y la adopci贸n de las medidas id贸neas para satisfacerlo. 

Pasando al 谩mbito sanitario espa帽ol, las diversas leyes auton贸micas establecen que los ciudadanos y ciudadanas obtendr谩n “el respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que puedan ser discriminados por raz贸n alguna”.

En resumen, la dignidad de la persona se considera de este modo, algo que proviene de la propia autodeterminaci贸n personal, subjetiva, individual, y que no ha de ser solo respetada, si no que ha de mantenerse una actitud positiva ante esta autodeterminaci贸n por parte de los poderes p煤blicos y de la sociedad, para que dicha dignidad, el c贸mo se percibe cada uno, lo que siente, c贸mo se define, sea no solo respetado, si no que adem谩s se convierta en algo efectivo. Y esto, en el 谩mbito de la transexualidad y en otros muchos, no ha sido sencillo, debi茅ndose plantear batallas legales para obtener ese reconocimiento, que han ido imponiendo cambios legislativos.

Una de estas sentencias hist贸ricas es la que en el a帽o 2002 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dicta en el caso de Goodwin (una trans mujer) contra el Reino Unido. Christine Goodwin denunci贸 que habiendo llevado a cabo una transformaci贸n de hombre a mujer, se le imped铆a casarse, ten铆a que pagar la totalidad de la Seguridad Social de su salario, y no pudo jubilarse a la edad determinada por las leyes del Estado, pues legalmente segu铆a siendo un hombre. Manifestaba adem谩s molestias, humillaciones, y acoso laboral derivado de esta situaci贸n que la pon铆a fuera de la ley. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dict贸 sentencia declarando leg铆timo el deseo de la demandante a casarse y a fundar una familia, a cambiar de nombre y de sexo en los registros del Estado, a ser tratada conforme a su g茅nero, y al respeto a la vida privada y familiar, instando a los diversos Estados a adaptar sus legislaciones de manera que no fuesen vulnerados los Derechos Humanos de las personas trans.

La sentencia ven铆a a aceptar que el avance de la ciencias sociales y naturales, demostraba que el sexo no era un concepto solamente biol贸gico, determinado por la inspecci贸n visual de los 贸rganos genitales. Era tambi茅n un concepto social, psicol贸gico y personal, que depend铆a de la propia soberan铆a individual por encima de las consideraciones f铆sicas, y que no habiendo “riesgo real de perjuicio para terceros”, pod铆an modificarse los datos personales del Registro Civil asumiendo los costes del cambio, ya que la “noci贸n de autonom铆a personal refleja un principio importante que subyace a la interpretaci贸n de las garant铆as de esta disposici贸n, la esfera personal de cada individuo est谩 protegida, comprendiendo el derecho de cada uno a establecer los detalles de su identidad como ser humano”. O dicho de otro modo: no haciendo da帽o a los dem谩s, la esfera individual es soberana, y dicta lo que uno es.

En este sentido de respeto al albedr铆o personal, se han ido dirigiendo tanto las leyes que emanan del Estado. Hay que retrotraerse a la d茅cada de los ochenta, en la que se despenaliza la cirug铆a de reasignaci贸n en la Reforma del C贸digo Penal de 1983 (antes delito de castraci贸n). En la Reforma del C贸digo Penal de 1995, adem谩s de la despenalizaci贸n mencionada, se establece en su art铆culo 156 que 鈥渆l consentimiento v谩lido, libre, consciente y expresamente emitido exime de responsabilidad penal en los supuestos de trasplante de 贸rganos efectuados con arreglo a lo dispuesto en la Ley, esterilizaciones y cirug铆a transexual realizada por facultativos, salvo que el consentimiento se haya obtenido viciadamente o mediante precio de recompensa, o el otorgante sea menor o incapaz, en cuyo caso no es v谩lido el prestado por 茅ste ni por sus representantes legales”, quedando abierta la pol茅mica en el caso de cirug铆a a menores de edad. En 2007 el  Congreso de los Diputados legisla en el sentido de poder cambiar de identidad sin necesidad de someterse a intervenci贸n quir煤rgica. 

En resumen, las leyes se han ido adaptando poco a poco a la nueva situaci贸n, y en la Comunidad Aut贸noma Andaluza, se implant贸 la “Ley 2/2014, de 8 de julio, integral para la no discriminaci贸n por motivos de identidad de g茅nero y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales” (Ley 2/2014), que afirma la despatologizaci贸n de las personas trans, en el sentido que establecen los “Principios de Yogyakarta” de que “la orientaci贸n sexual y la identidad de g茅nero de una persona no son, en s铆 mismas, condiciones m茅dicas y no deber谩n ser tratadas, curadas o suprimidas”. La Ley 2/2014 proclama la dignidad de las personas, su subjetividad, el respeto a su autodeterminaci贸n, y establece el fundamento para que el poder legislativo acepte a la persona decidir libremente sobre la denominaci贸n de su propio g茅nero, y con todas las consecuencias: a) Poder modificar mediante los recursos sanitarios disponibles el propio cuerpo para conseguir una apariencia lo m谩s congruente posible con el sexo-g茅nero con el que se identifica; b) Poder adoptar un modo de vida personal y social igualmente congruente y correspondiente a esta identidad; c) Tener derecho a un trato igual a las dem谩s personas en todos los 谩mbitos, sin que en ning煤n caso sea discriminatorio. La Ley en su art铆culo 10.5 compromete al Sistema Sanitario P煤blico de Andaluc铆a a proporcionar el proceso de reasignaci贸n sexual en su cartera de servicios. El 10.6. establece que la fase de reasignaci贸n quir煤rgica ser谩 prestada para personas mayores de edad, dentro del marco del proceso asistencial establecido.

驴Y esto c贸mo se ha llevado a cabo tras seis a帽os de experiencia?

—————–

NOTAS

Por si a alguien se le apetece

  Organizaci贸n de las Naciones Unidas. Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos. Disponible en <<http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/>>

  Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sentencia 28957/95. Caso Chisthine Goodwin contra el Reino Unido. Disponible en << https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:G_512OjTBAwJ:https://www.notariofranciscorosales.com/wp-content/uploads/2016/08/Sentencia-Goowin-traducida.doc+&cd=1&hl=en&ct=clnk&gl=es>>

 Ley Org谩nica 10/1995, de 23 de noviembre, del C贸digo Penal. (Bolet铆n Oficial del Estado n煤mero 285 de (24-11-1995). Disponible en << https://www.boe.es/buscar/pdf/1995/BOE-A-1995-25444-consolidado.pdf>>

 Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificaci贸n registral de la menci贸n relativa al sexo de las personas. (Bolet铆n Oficial del Estado, n煤mero 65, de 16-03-07). Disponible en <<https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2007-5585>>

 Comunidad Aut贸noma de Andaluc铆a. Ley 2/2014, de 8 de julio, integral para la no discriminaci贸n por motivos de identidad de g茅nero y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andaluc铆a. Disponible en <<http://www.juntadeandalucia.es/boja/2014/139/1>>

  Los Principios de Yogyakarta son una serie de recomendaciones no vinculantes sobre c贸mo aplicar la legislaci贸n internacional de derechos humanos a las cuestiones de orientaci贸n sexual e identidad de g茅nero. Fueron elaborados a petici贸n de Louise Arbour, ex Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por un grupo de “expertos internacionales” en la ciudad de  Yogyakarta, Indonesia, en la Universidad de Gadjah Mada, entre el 6 y 9 de noviembre de 2006. Disponibles en <<http://www.refworld.org/cgi-bin/texis/vtx/rwmain/opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=48244e9f2>>




Fuente: Alasbarricadas.org