October 9, 2021
De parte de Avispa Midia
337 puntos de vista


La “Travesía por la vida” es una promesa de CNI-CIG, el Frente de Pueblos en Defensa del Agua y De la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala, y el EZLN,  nacida de deseos de lucha y vida, de la añoranza de hermanarse con el mundo compartiendo el espíritu de lucha para combatir los males que asechan al planeta hoy en día – feminicidio, la globalización que se acompaña un nocivo desarrollo industrial, la violación de la naturaleza, el nacionalismo emanado del fanatismo de los poderosos (quienes optan por suprimir el florecimiento del arte y la ciencia para evitar que sus posturas estrechas sean contradichas), el manejo inepto y egoísta de los gobiernos mundiales con respecto a la pandemia por Covid-19, así como la fragilidad humana antes un evento así.

Pero también tiene como meta festejar las resistencias y revelaciones que hacen frente al sistema capitalista que se apresura al desastre (aquellas  personas que se atreven a cuestionar para seguir viviendo, y son capaces de superar líneas de las fronteras, la raza y el idioma).

Encuentro de Mujeres en Lucha realizado en Eslovenia

Prólogo

La primera línea aguerrida que viajaría lejos de las tierras en donde sus raíces y ombligos están enterrados fue nombrada “Escuadrón 421. Este grupo, constituido por cuatro mujeres, dos hombres, unoa otroa de sangre maya: Lupita (19 años), Carolina (26 años), Ximena (25 años), Yuli (37 años, 38 cumplidos en medio del mar), Bernal (57 años), Darío (47 años) y Marijose (39 años), tendría como destino- capítulo Europa.

Con relativa premura, el 2 de abril, los siete zapatistas decidieron zarpar a bordo del barco “la Montana”, debido a que una tormenta amenazaba con hacer aún más inseguras e inhóspitas sus condiciones de viaje.

Recibimiento de la delegación zapatista en Austria- Foto Amehd Coca

El Estado Español

El 20 de junio -después de 50 días con sus noches en alta mar – los relojes marcaban las 6:59 de la mañana (horario de México), cuando los tripulantes de la Montaña vislumbraban con añoranza, las tierras de la península Ibérica. Para las 9:14:45 A.M. paraban cerca de la Bahía de Bayona (Galicia, España). Los papeleos y tramites duraron hasta el 22 de junio (a las 5:00 de la tarde).

Cuando la guardia nacional española dio el visto bueno a la documentación de los zapatistas miembros del escuadrón 421, descendieron de “la Montaña” y llegaron  al muelle por medio de lanchas.

Los rebeldes de toda Europa (Euskal Herria, Cataluña, País Valencià, Andalucía, Estado Español, Portugal, Alemania, Italia, Francia, Holanda, Suiza, Finlandia, República Checa, Grecia, Cabo Verde) y países de otros continentes (Irán, Chile, Brasil, Argentina, Colombia y México) se reunían ansiosos para dar la bienvenida y ver desembarcar a los siete zapatistas del escuadrón marítimo de la gira por la vida. El concepto de “zapatistas conquistando Europa” emocionaba profundamente a todos los asistentes. A su vez, el Centro Social das Pedriñas, renombrado “Caracol Base de la Europa Zapatista”, se preparó para recibir a los delegados.

Marijose fue la primera en posar sus pies sobre Europa, mientras la rebautizaba como “Europa Rebelde” (Slumil K’ajxemk’op). Cada uno de los zapatistas compartió palabras, siendo Yuli quien hiciere una promesa “somos la primera delegación, pero atrás están muchos más y llegarán muchos más”.

Entre música, baile, poesía y teatros -en español y gallego- se le dio una cálida acogida al escuadrón 421, que llegó listo para vincular luchas. Los últimos días de junio fueron dedicados por la delegación marítima para efectuar recorridos por las comunidades autónomas del Estado Español, en donde los esperaban con diversas actividades públicas.

El Caracol Extremadura acompañó a los siete zapatistas alrededor de puntos culturales importantes de la región, para posteriormente iniciar una marcha reivindicativa hasta la plaza de Santa María.

Mujeres zapatistas participan en protesta contra los feminicidios en Austria-Foto GuillotinaInfo

Francia

El 2 de julio los zapatistas del escuadrón 421 hicieron su llegada a París (Francia), donde encontraron un hervidero de algarabía y actividades político-culturales planeadas para darles un cálido recibimiento.

Los militantes franceses, simpatizantes del zapatismo, emocionados se dieron a la tarea de tapizar paredes de los barrios parisinos, los mercados y callejones con carteles; así como inundar las redes sociales para correr la voz de que los zapatistas viajeros estarían presentes en la localidad.

El 3 de julio, el Colectivo París Ayotzinapa y Doxa organizó el conversatorio “Sororidades en las luchas por la defensa del cuerpo-territorio”, en el centro cultural La Flèche d’Or, para compartir con el Escuadrón 421. Después, en un en un evento no mixto (es decir, sin hombres) compañeras feministas prepararon círculo de compartición con el público.

En Montreuil – el 10 de julio- las colectivas parisinas organizaron un acto de tres horas para dar la bienvenida a la Gira por la Vida, durante el cual la delegación marítima zapatista se presentó ante sus anfitriones. Durante el evento se entonó con orgullo el himno zapatista y posteriormente diversas luchadoras pertenecientes a la Asamblea local de Montreuil y la Coordination Île de France, la Red de Ayuda Mutua Verdad y Justicia con los familiares de víctimas de violencia del Estado abrieron sus corazones a los zapatistas en frente del Escuadrón 421, quienes tomaron nota de los numerosos casos de muerte por racismo de Estado.

Emotivamente se rindió un homenaje al compañero Simón Pedro Pérez López, a la par que se denunciaba su asesinato.

El 16 de julio, la activista Fatou Dieng brindó una entrevista ante Medios Libres en la región parisina, el Escuadrón 421 y aproximadamente 200 personas en el foro de La Parole Errante. La aguerrida mujer (hermana de Lamine Dieng, un joven franco-senegalés asesinado 2007), representando al Comité Vérité et Justice pour Lamine Dieng y el colectivo Vies Volées (Vidas Robadas) expresó que ellos ya habían escuchado hablar de los zapatistas y sus ideologías y, al estar frente a frente, florecía la esperanza que ellos pudieran “dar peso más peso a nuestra lucha”.

El 18 de julio, el segundo contingente de la Gira por la Vida, la delegación aérea, enfrentó nuevas dificultades, pues el gobierno francés se negaba a permitirles la entrada. Las manifestaciones y recaudaciones de firma por parte de mil organizaciones y personalidades europeas comenzaron en nombre de lograr la promesa de coaccionar al gobierno franco. Dichas movilizaciones se intensificaron el 20 de julio, cuando se inició una semana de manifestaciones por todo lo largo de Europa insumisa. Una de las protestas más significativas fue a las afueras del consulado y embajadas franceses.

El escuadrón 421 fue participe de una marcha pacífica llevada a cabo el 26 de julio, organizada por diversos colectivos en nombre de las personas indocumentadas. Acuerpando a los trabajadores migrantes “Sin Papeles” en un recorrido de cuatro horas en la ciudad de Montreuil (noreste de París). Cada consigna y queja gritada en español, francés y lenguas africanas a través de un megáfono fueron atentamente escuchadas por los delegados marítimos del EZLN.

El 29 de julio, las cuatro mujeres y unoa otroa del escuadrón 421 se encontraron en la ciudad de Couëron cerca de Nantes (Francia) con 14 mujeres y disidencias que acudían dispuestas a visibilizar su lucha contra el patriarcado y colonialismo.

31 de julio y 1 de agosto el encuentro “Encuentro Intergaláctico” se efectuó. Delegaciones provenientes de Francia y de todas las regiones Europa (ahora Slumil K’ajxemk’op) México, Sudamérica y Estados Unidos, se concentraron para exigir que el gobierno francés permitiera la entrada de la delegación aérea de la gira por la vida. Entre bailes y cantos las consignas efervescencia clamando por el libre tránsito entre naciones.

Sin duda alguna, el 13 de agosto, día que se conmemoraron los 500 años de resistencia indígena, representó un acto de insumisión histórico. Las danzas aztecas del Sol en medio de una plaza principal y un desfile hecho de color, ruido y vida en el cual un carro alegórico en forma de barco surcaba las calles madrileñas con los siete zapatistas de la Gira por la Vida a bordo lo dijo todo.

En un contraste total con la historia que marcó a los pueblos originarios del territorio que hoy se denomina México, fue justamente la delegación marítima del EZLN quien se plantó en el medio de la plaza Colón para decretar que ellos llegaron para crear una relación con la gente de Slumil K’ajxemk’op y el resto del mundo, para aprender de ellos y enseñarles compartiendo sus experiencias de lucha. 

Una de las tareas fue romper con la ignorancia de aquellos que creen que los invasores españoles llegaron a territorios aztecas para liberar a la gente del “yugo” de su propia cultura ancestral, cuando en realidad los viajeros europeos profanaron e inmolaron pueblos enteros en su ambición. Se recalcó un poderoso mensaje “no nos conquistaron, porque seguimos luchando”.

Protesta en Austria por la desparición de dos integrantes del EZLN

Suiza

El día 26 de agosto, la delegación marítima del EZLN ya se encontraba en Suiza. En medio de la visita a cooperativas agroecológicas a las cercanías de Ginebra y el lago Leman, alrededor de 50 personas armaron un campamento sobre un parque de Basilea, donde se irguió un letrero que ponía “Bienvenidxs compas”.

Cada hora se aprovechó al máximo en los dias siguiente. Durante diversas sesiones multilingües (con duración de 2 a 4 horas cada una) en las cuales se compartieron experiencias de represión y opresión, el Escuadrón 421 tomó nota, intervino y documentó por fotografía y video las intervenciones de cada uno de los asistentes.

También se llevó a cabo un juicio feminista y anti patriarcal al capitalismo colonialista. Durante este proceso los zapatistas de la brigada marítima tuvieron la oportunidad de compartir su sentir.

El 28 de agosto estuvo cargado de actividades de toda naturaleza, y con tanto conocimiento y emociones para compartir, era necesario realizar actividades simultáneas. Los integrantes de la Gira por la Vida participaron en una asamblea, luego se integraron a la presentación llamada “Juntes contra los campos de asilo federales”, a la par que se llevaba a cabo una actividad de intercambio de experiencias de lucha y resistencia desde la perspectiva migrante.

Exprimiendo cada segundo, de la tarde, el contingente marítimo formó parte de una manifestación que ostentaba letreros en español y suizo alemán, plantándose en frente de los bancos suizos para compartir la palabra y gritar consignas en varios idiomas.

Dos días más tarde, en Basilea (Suiza), el Escuadrón 421 se unió a un campamento por la Vida y una protesta a través de la marcha. Se manifestaron a lado de otros 500 anticapitalistas, anti patriarcales, antifascistas, anticoloniales e internacionalistas. En el auditorio del campamento se compartieron experiencias de “organización en la clandestinidad y de la insurrección de 1994 hasta la creación de los Caracoles en 2004”.

Para iniciar septiembre, la delegación marítima del EZLN participó en un análisis -de cuatro horas- del funcionamiento, errores y dificultades del gobierno autónomo. Igualmente se desenvolvieron diversas discusiones tales como “Luchar por la vida: Organización de resistencia anticolonial contra empresas multinacionales en el centro de México”, “Estructuras agrícolas anticoloniales aquí y ahora” y “Colaboración de multinacionales suizas con regímenes autoritarios y fascistas”. Algunos de los ponentes provenían de Brasil, Kurdistán y del pueblo tamil de Sri Lanka.

Al finalizar los intensos días de actividades, Marijosé agradeció en nombre de todos el Escuadrón 421 las actividades preparadas y experiencias compartidas. Tras cumplir 10 semanas en Europa, la delegación marítima se despidió de Suiza.

Pocos días después los siete zapatistas vieron finalizada su aventura por Europa Rebelde y regresaron satisfechos a casa, más sabios, con muchos hermanos al otro lado del mundo.

Integrantes de La Extemporanea en tránsito por tierras europeas-Foto Isabel Mateos

Austria: la extemporánea

Los capítulos más fascinantes, por supuesto, se dividen en subcapítulos. Esta historia se teje con nuevos personajes que acuden a presentar sus coloridos hilos. La extemporánea entró en la trama, aquellos zapatistas que fueron llamados extemporáneos no se dieron por vencidos y, por el contrario, decidieron resignificar el término con el que quisieron definirlos (ahora ellos definen el término). Con los permisos de los gobiernos de los países a los cuales visitarían en Europa, así como con la documentación migratoria en regla.

El 10 de septiembre (en punto de las 6:00 A.M.) 177 personas (entre niños, mujeres y hombres) se alistaban para salir rumbo de la Ciudad de México para dar la bienvenida a la delegación marítima de la Gira por la Vida, a la par que inaugurarse ellos mismos como la delegación aérea del EZLN.

Ya para el 14 de septiembre la salida del aeropuerto de Viena (Austria) se desbordaba con la presencia de más de 100 miembros del EZLN, quienes arribaron al medio día. A espera del segundo grupo, la Gira por la Vida hervía impaciente por continuar con su misión. Mujeres austriacas y migrantes que les hablaban en español y alemán, los esperaban felices.

El subcomandante Moisés fue quien se dirigió a los anfitriones, rindiendo una declaración para la defensa de la Madre Tierra en contra del capitalismo destructor de la naturaleza y la xenofobia.

En un principio la ansiedad aumentaba debido a que la segunda mitad del contingente aéreo estaba “atascado” en Madrid; sin embargo, los anfitriones no disminuían sus ánimos e incluso comentaban de “ir a buscarlos a pie”, de ser necesario.

Por si fuera poco, las anfitrionas ofrecieron un evento político-artístico a unos cuantos metros del aeropuerto. Un espectáculo nunca visto, que rompía con la línea entre la fantasía y la realidad fue lo que los miles de viajeros, turistas, ciudadanos y policías aeroportuarios presenciaron.

A tan solo dos días de arribar a Viena, las mujeres mayas del contingente aéreo zapatista de la Gira por la Vida pusieron manos a la obra y se unieron a una concentración convocada por la colectiva Ni una menos-Austria, que consistió en 18 horas de protestar para exigir justicia para Shukri y Fadumo, dos mujeres somalís, quienes fueran asesinadas hace dos días en Viena.

El 17 de septiembre, aproximadamente 20 mujeres y 30 hombres, miembros de la segunda facción de la Gira por la Vida, acudieron a la embajada de México en Austria a fin de reforzar el contingente internacionalista que pretendía denunciar el paramilitarismo y exigir la aparición de los dos zapatistas secuestrados (José Antonio Sánchez Juárez y Sebastián Núñez Pérez). Afortunadamente un par de horas mas tarde tuvieron lo satisfacción de saber que ya se encontraban en casa.

El 24 de septiembre los miembros de la “extemporánea” marcharon codo a codo junto con otras 20 mil personas en Viena, para exigir un alto a la destrucción de la naturaleza y cambio climático. Una de las compañeras -de nombre Libertad- compartió una breve historia dedicada a la naturaleza, declarando que “nosotras las comunidades zapatistas hemos decidido luchar junto a ella, por ella y para ella”.

Encuentro de Mujeres en Lucha realizado en Eslovenia

Desde esta fecha los zapatistas han recurrido todavía países como Eslovenía, Italia, Dinamarca, Polonia, Alemanía y Islas Wise.

Asia, África, Oceanía y la misma América son los capítulos pendientes para esta historia sin precedentes. Aun falta mucho para culminar siquiera la primera parte de este libro-sueño bautizado como “Gira por la Vida”, lo único seguro es que para cuando llegue ese instante la Gira por la Vida habrá logrado un cambio favorable en el mundo, en nombre de la autonomía, la naturaleza y la vida.




Fuente: Avispa.org