June 6, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
179 puntos de vista

Pedro 脕gueda

Tres polic铆as nacionales permanecen imputados por la muerte a tiros de un joven de 21 a帽os en el rellano de su casa de Vallecas, en Madrid, el 26 de noviembre pasado. Los agentes han declarado que el chico les atac贸 reiteradamente con un cuchillo y que se vieron obligados a disparar en al menos 18 ocasiones para salvar su vida. El cuerpo de Kebyn registraba seis tiros. El titular del Juzgado de Instrucci贸n n煤mero 1 de Madrid, Pedro L贸pez Jim茅nez, tom贸 declaraci贸n a los tres agentes en diciembre de 2021. Desde entonces mantiene sobre ellos la condici贸n de investigados por un delito de homicidio.

Hasta el momento solo hab铆a trascendido la versi贸n que al d铆a siguiente de los hechos ofreci贸 un portavoz policial: la madre hab铆a llamado alarmada por las amenazas al resto de la familia de su hijo mediano, entreg贸 las llaves de los agentes en la calle y el chico se abalanz贸 sobre ellos cuando accedieron al piso. Cuando el juez recibi贸 el atestado policial decidi贸 abrir diligencias y citar como investigados a dos de los agentes. Tras tomarles declaraci贸n imput贸 a un tercero que tambi茅n hab铆a disparado. La familia de Kebyn Brayan Asencio, de origen dominicano y nacionalidad espa帽ola, cree que los polic铆as irrumpieron en su casa disparando.

La situaci贸n que la madre de Kebyn y otro hijo, de 25 a帽os, describieron a los cuatro polic铆as que se personaron en la calle San Claudio pasadas las nueve y media de la noche convenci贸 a los agentes de que deb铆an subir al domicilio con un escudo protector. Kebyn hab铆a agredido a su hermano de un pu帽etazo y amenazado a la familia con un cuchillo. Llevaba tres d铆as muy alterado.

Los cuatro agentes llevaban chaleco antibalas. Tres de ellos, los que cab铆an, tomaron un ascensor y accedieron en el mismo instante a la vivienda, en la novena planta de un edificio de diez pisos en el modesto barrio de Palomeras, en uno de los distritos con menos renta per c谩pita y esperanza de vida de la capital. El cuarto polic铆a subi贸 a pie tres pisos y all铆 tom贸 otro ascensor.

A partir de ah铆 solo se conoce la versi贸n de los agentes, completada despu茅s por los efectivos del Samur y los informes de la Polic铆a Cient铆fica y los forenses. Seg煤n los agentes actuantes, Kebyn apareci贸 en el sal贸n escondiendo un cuchillo en una manga, con la mirada perdida, antes de abalanzarse sobre ellos pese a las advertencias. Acomet铆a una y otra vez contra el agente que llevaba el escudo y que se ofrec铆a en primer lugar. Dicen los polic铆as que saltaba e intentaba acuchillarles por encima de la protecci贸n y por los laterales. Kebyn med铆a 170 cent铆metros y pesaba 70 kilos.

En una de las acometidas, el agente que portaba la protecci贸n perdi贸 el control de la misma. Fue entonces, siempre seg煤n la versi贸n de la Polic铆a, cuando Kebyn se fue a acuchillar a uno de los agentes que estaba en el suelo del rellano de la escalera, desprotegido. Este polic铆a dice que Kebyn le intent贸 apu帽alar varias veces en la cabeza, pero que 茅l se apartaba y el cuchillo impactaba contra la pared. Que entonces sac贸 su arma y dispar贸. Otros dos agentes le imitaron. Cuando el cuarto accedi贸 a la novena planta, Kebyn ya hab铆a doblado las rodillas por los disparos de sus compa帽eros.

Pese a ello, contin煤a el relato de los agentes, Kebyn no soltaba el cuchillo, as铆 que tuvieron que golpearle 鈥渕uchas veces鈥 con las defensas e incluso pisarle una mano. A煤n as铆 segu铆a revolvi茅ndose, aseguran. Uno de ellos se puso encima de 茅l y le engrilletaron. El testimonio de uno de los agentes ante el Grupo de Homicidios recoge que tardaron 鈥渧arios minutos鈥 en ponerles las esposas por la resistencia que presentaba.

El informe provisional del m茅dico forense adscrito al juzgado concluye que no hay disparos dirigidos a 贸rganos vitales y que todos se realizaron de pie, frente a frente, a excepci贸n de uno, m谩s escorado. Pero a帽ade: 鈥淐ada uno de los disparos, por s铆 solos, probablemente no habr铆an causado el fallecimiento, al causar hemorragia de menor intensidad que podr铆a, eventualmente, haber permitido una mayor supervivencia, y tratamiento quir煤rgico hospitalario鈥.

Cuando le dieron la vuelta, los polic铆as aseguran que percibieron los agujeros de bala y que intentaron taponarle las heridas. El Samur lleg贸 al poco y despu茅s de 60 minutos de maniobras de recuperaci贸n, los sanitarios certificaron la muerte de Kebyn Brayan Peralta Asencio, quien hab铆a cumplido 21 a帽os dos semanas antes.

Reproducci贸n de los hechos que acabaron en la muerte de Kebyn

Av. de los Andaluces

21 h.

La madre de Kebyn

hab铆a llamado al 091 alarmada por las amenazas al resto de la familia de

su hijo mediano.

Decide bajar con su hijo y esperar a los efectivos en la calle. Se cansan de esperar y vuelven a subir para corroborar si se hab铆a calmado…

Calle San Claudio

Av. Rafael Alberti

Calle Le贸n Felipe

Av. de la Albufera

N

Pero no. Al ingresar a la vivienda, Kebyn sigue excitado y tiene un cuchillo. Deciden volver a la calle, donde Esther llama nuevamente al 091.

50 m

detalle

Vivienda de Esther Asencio y su familia

Piso 9

21.30 h.

Llega la Polic铆a. Esther estaba con su otro hijo, Luis. Ah铆 les manifiesta que Kebyn est谩 muy alterado, que ha intentado agrdir a su hermano. Les entrega la llave para que intenten sacar a su hijo del piso.

Como no entran los 4 en un ascensor, uno decide subir por las escaleras hasta el piso 3 y de ah铆, toma el otro hasta el piso 9, vivienda de la v铆ctima

Ascensor

Minutos despu茅s…

Los efectivos abren la puerta con la llave que les ha dado la madre y piden a Kebyn que salga. Seg煤n ellos, 茅l aparece escondiendo un cuchillo, no les hace caso y les ataca.

El funcionario que sub铆a en el ascensor escucha varias detonaciones (disparan en 18 ocasiones, seg煤n los propios polic铆as).

Pasadas las 22 h.

Seg煤n el informe, ante la situaci贸n de peligro, deciden dispararle en zonas no vitales, para neutralizarlo, reducirlo y detenerlo.

En el forcejeo, uno de los agentes pierde el escudo y, seg煤n los polic铆as, Kebyn aprovecha para intentar acuchillar a uno de ellos.

En ese momento, seg煤n la versi贸n de los agentes, se abalanza y rompe el arma al impactarla varias veces contra uno de los escudos.

Una vez en el suelo, los polic铆as aseguran que hasta despu茅s de tiroteado segu铆a resisti茅ndose y afirman que estaba enardecido.

Mientras esperan la asistencia sanitaria, cuentan, intentan controlar el sangrado. Los facultativos del Samur aseguran que encuentran a Kebyn tumbado boca abajo, esposado a la espalda.

M谩s de una hora despu茅s Kebyn Brayan Peralta Asencio fallece v铆ctima de los disparos de la polic铆a: su cuerpo presentaba al menos seis orificios de bala.

Un cuchillo roto y sin huellas

El supuesto cuchillo que utiliz贸 Kebyn contra los polic铆as apareci贸 fracturado en una repisa del sal贸n. La hoja estaba separada del mango y fue encontrada junto a la puerta de acceso a la casa. Uno de los polic铆as asegura que el cuchillo se rompi贸 como consecuencia de los impactos contra el escudo, m谩s de quince. Otro afirma que, pese a que el cuchillo apareci贸 sin mango, Kebyn Brayan lo clav贸 鈥渕uchas veces鈥 contra la pared en su intento de alcanzar en la cabeza al polic铆a que dispar贸 primero y que, tras recibir siete tiros, nunca lo lleg贸 a soltar.

Seg煤n el informe de la Polic铆a Cient铆fica, el utensilio ten铆a una hoja de 12,5 cent铆metros de largo y un ancho de 2,3 cm. Un cuchillo de mesa, de los que se utilizan para cortar un filete en el plato, tiene unas dimensiones ligeramente inferiores, entre 10 y 12 cent铆metros de largo y un ancho de alrededor de 2.

El informe de la Polic铆a Cient铆fica no encontr贸 huellas en el arma blanca. Los peritos afirman: 鈥淓n el caso que nos ocupa y una vez valoradas las condiciones comentadas y realizadas las labores pertinentes NO SE HAN REVELADO HUELLAS con un sistema de crestas considerado con calidad acorde al Procedimiento Espec铆fico de Revelado de Huellas Latentes vigente, sobre las superficies tratadas de los vestigios rese帽ados en el presente鈥. En los informes de la causa tampoco constan marcas de cuchillo en las paredes del rellano.

Los agentes de la Cient铆fica, pertenecientes tambi茅n al Cuerpo Nacional de Polic铆a, describen en su informe de inspecci贸n ocular el estado en el que encontraron el escudo que utilizaron los agentes: 鈥淎l inicio del segundo tramo de escaleras de subida hacia la d茅cima planta, se puede observar un escudo policial de material pl谩stico en el que se aprecian restos de una sustancia parduzca, al parecer sangre, en su cara interior, adem谩s de diversos ara帽azos en su cara externa, encontr谩ndose parte del lateral inferior izquierdo incompleto鈥. Los polic铆as fueron reconocidos por heridas leves, que a ninguno cost贸 la baja, como contusiones en la nariz, en las piernas o 鈥渦n chich贸n鈥 en la cabeza.

El agente 129.858 fue citado en un principio como testigo, pero acab贸 imputado en las diligencias de instrucci贸n 2121/2021 del Juzgado n煤mero 1 de Madrid. Es el polic铆a que describe los intentos de cuchilladas dirigidos a su cabeza, repetidos 鈥渕uchas veces鈥, en el rellano de la escalera. En su primera declaraci贸n, asegura que hizo cuatro disparos. Ante el juez reconoci贸 al menos nueve.

El polic铆a con n煤mero 130.986 es el que porta el escudo. Asegura que a Kebyn se le lleg贸 a caer el cuchillo pero que lo recuper贸 y continu贸 con su intento de agresi贸n. Es quien habla de al menos 15 cuchilladas en el escudo. Reconoce haber disparado ocho veces.

Tres d铆as despu茅s de los hechos, los polic铆as escriben una primera diligencia de informe que arranca as铆: 鈥淣o cabe duda, que el inicio de la intervenci贸n policial, que desemboc贸 en el fatal desenlace para la v铆ctima Kebyn Brayan Peralta Asencio, se produce como consecuencia de las llamadas de auxilio que tanto su hermano como su madre realizan a los servicios de emergencia, con el fin de solicitar presencia policial ante el temor real de que Kebyn Brayan agrediera con un arma blanca tanto no solo a su hermano, al que ya hab铆a agredido con anterioridad, como en esta ocasi贸n a su propia madre鈥.

El hecho de que los seis disparos 鈥搒eg煤n este primer informe鈥 impacten cuatro de ellos en la zona abdominal y dos en los brazos 鈥渉ace pensar, que los agentes actuantes, intentaron por todos los medios posibles, no solo salvar su vida e integridad f铆sica, sino tambi茅n la de sus compa帽eros鈥. A帽ade que su intenci贸n 鈥渆n todo momento鈥 fue la de 鈥渞educir a la v铆ctima realizando disparos a zonas menos vitales del cuerpo鈥. 鈥淭odo ello con la 煤nica intenci贸n de repeler las brutales acometidas con el arma blanca a la que estaban siendo sometidos por parte de Kebyn Brayan鈥, a帽ade.

Respecto a la supuesta actitud agresiva de Kebyn una vez tiroteado y esposado, el primer facultativo del Samur declar贸 que se lo encontr贸 en la 鈥渆ntrada del domicilio, bocabajo y con los grilletes puestos鈥. Esta afirmaci贸n tambi茅n contradice las afirmaciones de la primera diligencia de informaci贸n, elaborada con el testimonio de los agentes, en la que se asegura que los polic铆as actuaron 鈥渞谩pidamente para taponar las heridas de la v铆ctima, mientras esperaban la llegada del Samur鈥.

El facultativo dijo al juez que Kebyn 鈥渆staba vestido鈥, que le cort贸 la ropa para 鈥渃omprobar las heridas鈥 y que 鈥渓e pidi贸 al polic铆a que le quitara los grilletes鈥 para poder darle la vuelta. 鈥淣o colaboraba en principio pero no se mostraba agresivo hacia el declarante. Le tuvo que ayudar el polic铆a a darle la vuelta porque no se dejaba, se resist铆a, no colaboraba. Su compa帽ero tard贸 poco en llegar鈥, a帽ade el primer m茅dico en su declaraci贸n ante el juez.

El segundo facultativo lleg贸 a la novena planta cuando estaban dando la vuelta a Kebyn. 鈥淓staba movi茅ndose, algo intranquilo, empezando a perder consciencia鈥, relata. Y a帽ade: 鈥淐uando entra le estaban dando la vuelta; Kevin se mov铆a, hac铆a movimientos, como que quer铆a tocarse, no eran movimientos agresivos鈥.

Disparos por todas partes

Pese a que los agentes declaran que dispararon entre los tres entre 18 y 19 veces, la Polic铆a Cient铆fica solo encontr贸 15 vainas percutidas, correspondientes a otros tantos disparos. Los agentes de la Brigada Provincial de Polic铆a Cient铆fica encontraron 4 vainas percutidas y un cartucho ya en el segundo tramo de escaleras que hay que subir hasta la novena planta donde viv铆a Kebyn con su familia. Ya en la planta novena aparecen en el suelo restos de pared que los agentes identifican con 鈥渃inco orificios de proyectil鈥 junto a unos contadores.

Los agentes accedieron al piso con las llaves que les hab铆a entregado la madre de la v铆ctima, pero a煤n as铆 aparece un orificio de bala en la puerta, a 60 cent铆metros de altura, desconoci茅ndose cu谩ndo pudo haber alcanzado la bala el lugar. En el sal贸n de la vivienda, en una pared, hay otros dos orificios de bala, a 20 cent铆metros de altura y a un metro. En otra pared hay un tercero a 110 cent铆metros.

La autopsia de Kebyn revel贸 la presencia de marihuana, MDMA (茅xtasis), difenhidramina (una sustancia sedante que es utilizada para combatir el insomnio pero tambi茅n de forma recreativa), as铆 como sildenafilo, con efectos similares a la Viagra. Los informes no determinan el tiempo que hab铆a pasado desde su consumo.

El pasado mayo, el juez acord贸 a los peritos una diligencia solicitada por la Fiscal铆a tendente a determinar si las sustancias que hab铆a tomado Kebyn pudieron influir en su supuesta 鈥渞esistencia a los impactos de bala鈥. Su resultado a煤n no ha llegado al juzgado. Por su parte, la familia de Brayan ha solicitado al juez que reclame a la Polic铆a Cient铆fica un 鈥渋nforme detallado de la trayectoria de los disparos鈥, as铆 como que se remita al Instituto Anat贸mico Forense los restos de la ropa que les ayuden a establecer conclusiones m谩s precisas.

Los tres polic铆as imputados est谩n defendidos por el abogado de Jupol, el sindicato policial mayoritario que procede de la plataforma Jusapol. Su defensa ha solicitado que se incorporen los antecedentes de Kebyn por hechos cometidos cuando era menor, si tuviera antecedentes psiqui谩tricos y las actuaciones por un supuesto robo con intimidaci贸n cometido en Legan茅s. Esto 煤ltimo ha sido rechazado por el magistrado por no tener relaci贸n con la causa investigada.

El Diario




Fuente: Grupotortuga.com