March 12, 2021
De parte de Acracia
22 puntos de vista


Antonio Altarriba no deber铆a necesitar presentaci贸n, ya dediqu茅 una rese帽a a su estupenda 鈥淓l arte de volar鈥, dedicada a su padre, d铆ptico que complet贸 m谩s tarde con 鈥淓l ala rota鈥, dedicada a su madre. Voy a rese帽ar ahora su trilog铆a, creo que etiquetado como 鈥渆go铆sta鈥, que pienso que no puede dejar indiferente a nadie y creo que, m谩s bien, impresionar谩 a la mayor铆a. El dibujo de los tres vol煤menes corresponde al veterano Keko, seud贸nimo de Jos茅 Antonio Godoy Cazorla, que me parece tambi茅n muy notable, acorde con la atm贸sfera y el universo que Altarriba ha querido crear.

Nadie es responsable de esto en sociedades donde impera la correcci贸n pol铆tica, la permanente necesidad de autoestima y filosof铆as positivas de lo m谩s detestables. Este es el contexto donde Altarriba, en 鈥淵o, asesino鈥, nos muestra que el asesino en serie, que tanto prolifera en la ficci贸n contempor谩nea, es un s铆ntoma de la falta de inter茅s por profundizar en los mecanismos del mal, de tantos males presentes en la sociedad, y en nuestra propia responsabildad e implicaci贸n en ello.

El g茅nero negro, o policiaco, cl谩sico, con lectura social, nos mostraba lo f谩cil que era deslizarse hacia el mal con cierto desequilibrio emocional o con determinado af谩n de venganza, de ambici贸n, celos u odio de cualquier tipo. De esa manera, este g茅nero actuaba como un espejo y nos mostraba que el mal estaba en nosotros, que llev谩bamos a la bestia dentro y, sin la adecuada contenci贸n, pod铆a salir en cualquier momento. Sin embargo, este lugar lo ha ocupado en los 煤ltimos tiempos el asesino en serie, que ha solapado esta profundizaci贸n tan interesante de antes; el mal est谩 representado ahora por una suerte de enfermo, perturbado o desviado, como lo queramos llamar, por lo que la identificaci贸n del lector o espectador resulta impensable. De esta manera, quedamos al margen tambi茅n de la violencia y no hay an谩lisis sobre las motivaciones del crimen, solo espectacularidad en su ejecuci贸n y fascinaci贸n de quien lo contempla.

Con 鈥淵o, asesino鈥, una novela gr谩fica impresionante, parte de un trilog铆a de una calidad superlativa, Altarriba se propuso crear una historia que alejara de esa fascinaci贸n sobre los asesinatos, que se帽alara la hipocres铆a de los bienpensantes y de sociedades donde los aut茅nticos asesinos en serie son los que detentan el poder pol铆tico y econ贸mico. Altarriba quiere implicar a todos en ello, empezando por 茅l mismo, ya que el asesino protagonista tiene sus rasgos vitales, un profesor universitario en el Pa铆s Vasco, e incluso claramente f铆sicos. Vivimos en un holocausto continuo, m谩s silenciado que otros del pasado, y como el propio autor ha dicho, pretende que la sangre nos salpique a todos. No obstante, 鈥淵o, asesino鈥 no es una obra moralista, ni Altarriba pretende sermonear sin m谩s, se trata de un magn铆fico thriller muy bien acompa帽ado del dibujo Keko en blanco y negro, pero salpicado en ocasiones de rojo. Rojo sangre, por supuesto.

Y Keko tambi茅n ilustrar谩 el resto de vol煤menes de Altarriba, cuya segunda entrega es 鈥淵o, loco鈥. El protagonista de esta novela gr谩fica es un doctor en psicolog铆a, con 铆nfulas de dramaturgo, que trabaja para una empresa asociada a una conocida multinacional farmac茅utica. El nombre de la misma en la ficci贸n es Pfizin, que no oculta demasiado el de la aut茅ntica Pfizer, que tanto protagonismo ha tenido en la crisis sanitaria que sufrimos en la actualidad. 驴Cu谩l es el trabajo del protagonista de 鈥淵o, loco禄?: crear nuevo perfiles psicol贸gicos susceptibles de tener alguna patolog铆a, nuevas enfermedades que puedan ser reconocidas, lo cual llevar谩 al aumento de consumo de f谩rmacos, que tanto interesa a Pfizer (perd贸n, Pfizin). De nuevo, nos ofrece Altarriba un escepcional thriller en el que alguien se esfuerza en denunciar las malas pr谩cticas de la multinacional. Esta persona, claro, acaba desapareciendo y nuestro protagonista, ya atormentado de por s铆 por un pasado que no ha dejado atr谩s, se sumerge en una trama conspirativa y paranoica que le llevar谩 definitivamente a los l铆mites de la raz贸n.

Como en el caso de 鈥淵o, loco鈥, hablamos de un thriller con asesinatos, con una fuerte carga cr铆tica -especialmente, en las repulsivas pr谩cticas de las grandes farmac茅uticas-, profunda como no puede ser de otra manera, y por cierto, la ciudad de Vitoria como escenario protagonista de las historias con localizaciones muy realistas, lo cual otorga gran verosimilitud a la historia. La segunda tinta que acompa帽a al negro, en este caso, es el amarillo. No desvelo nada m谩s, otra obra absolutamente recomendable.

En 鈥淵o, loco鈥 ya se nos muestran las implicaciones pol铆ticas y judiciales con las grandes compa帽铆as, que otorgan prebendas por doquier, y la permanente agresi贸n a los derechos humanos del sistema en que vivimos. Con la 煤ltima entrega de la trilog铆a, 鈥淵o, mentiroso鈥, nos vamos a sumergir de lleno en la falsedad y el crimen del mundo pol铆tico. Como dice la frase inicial de la obra, 鈥淐ualquier parecido con la realidad pol铆tica espa帽ola, entre 2016 y 2019, es insidiosa coincidencia鈥. Altarriba no se esfuerza demasiado en esconder a las personas aut茅nticas detr谩s de lo nombres, el protagonista es Adri谩n Cuadrado. No tardaremos en reconocer a Iv谩n Cuadrado, que trabaj贸 para el PP y que acab贸 siendo asesor de Pedro S谩nchez (en la ficci贸n, Pedro Sanch铆s).

Contemplamos como el Partido Democr谩tico Popular est谩 asediado por causas de corrupci贸n, sin que tengan ya un control tan amplio sobre los jueces. Desde Europa les advierten que se han pasado, que el partido debe limpiarse de arriba abajo y es necesario un relevo en el gobierno espa帽ol. Ese ser谩 el del Partido Socialista de los Trabajadores, cuyo nuevo l铆der tendr谩 un discurso progresista para apaciguar, pero cuya alianza con los grandes empresarios mantendr谩 la pol铆tica econ贸mica m谩s o menos como siempre.

Como he dicho, el protagonista es un asesor pol铆tico, un trepa dispuesto a cualquier cosa en un mundo ya amoral donde se hace pasar por verdad todo tipo de falsedades. Una perfecta traslaci贸n del mundo pol铆tico o, mejor dicho, del poder, ya que hay muchas otras formas de hacer pol铆tica. Si rojo era el color del asesino y amarillo el que se asociaba a la locura, ahora es el verde el inevitablemente asociado a la mentira. Un magn铆fico colof贸n el de 鈥淵o, mentiroso鈥 para una trilog铆a que se eleva muy alto; cada novela gr谩fica puede leerse independientemente, pero pertenecen al mismo universo y hay personajes interrelacionados. En definitiva, lecturas m谩s que recomendables, imprescindibles dir铆a yo, como invitaci贸n a la reflexi贸n sobre el mundo en que vivimos.




Fuente: Acracia.org