July 26, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
215 puntos de vista


La censura de la palabra “Kurdistán” en la traducción al turco de la novela Once minutos del escritor Paulo Coelho, que fue noticia en The Guardian en 2019, se ha repetido, esta vez en la traducción de la novela de Salman Rushdie, La hechicera de Florencia.

Gazete Duvar informó que los lectores notaron la censura e hicieron pública la denuncia en las redes sociales, lo que provocó protestas. a las que respondió el propietario de la destacada editorial turca, Can Publications.

La siguiente oración está incluida en la edición en inglés de la novela de Rushdie: “Después del saqueo de Tabriz, Selim quería quedarse en la capital safávida durante el invierno y conquistar el resto de Persia en la primavera, pero Argalia le dijo que el ejército se amotinaría si insistía en esto. Habían obtenido la victoria y se habían anexado gran parte del este de Anatolia y Kurdistán, casi duplicando el tamaño del imperio otomano”.

El término Kurdistán fue traducido por Begüm Kovulmaz como “las tierras donde vivían los kurdos” en la duodécima reimpresión de la edición turca, que se publicó en diciembre de 2020.

Can Öz, el propietario de la editorial, respondió a las críticas en su cuenta de Twitter: “No tenemos tal política. Parece que el libro se imprimió por primera vez en 2005. Es increíble. Será retirado y corregido de inmediato”.

La palabra Kurdistán había sido censurada previamente en la edición turca de Once minutos, de Coelho, traducida por Saadet Özen.

La siguiente oración está incluida en la edición en inglés: “Entró en un cibercafé y descubrió que los kurdos venían de Kurdistán, un país inexistente, ahora dividido entre Turquía e Irak”.

Se tradujo en la edición turca como “que los kurdos vivían en el Medio Oriente”.

El 13 de julio de 2019, en respuesta a las reacciones de los lectores, Can Öz hizo una declaración: “No sé quién es el responsable de la discrepancia entre la versión original y la traducida de Once minutos de Paulo Coelho. No sé quién es el editor. La primera edición es muy antigua. Pero el editor no tiene derecho a actuar por capricho. Los lectores tienen razón al reaccionar. Lo corregiremos en la próxima reimpresión”.

Sezgin Dinç, abogado y secretario general del Colegio de Abogados de Mardin, tuiteó el 24 de julio, publicando una foto de las páginas relevantes de Once minutos, y respondió a Can Öz: “Dijiste que el lector tenía razón y que ibas para hacer correcciones después de que los lectores reaccionaran a la 38ª reimpresión de Once minutos. Todavía no hay corrección en la 43ª edición. Antes responsabilizaba al editor y al traductor. ¿No crees que ya es hora de asumir la responsabilidad y decir ‘esta es nuestra política editorial’?”.

FUENTE: Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org