November 25, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
343 puntos de vista


Kongreya Star, el principal movimiento de mujeres del norte y el este de Siria, convocó a ONU Mujeres a que trabaje para lograr la retirada de las tropas y milicias de Turquía en la región. Además, se exigió que se cree una comisión de investigación que determine los crímenes de guerra cometidos por el Estado turco en el noreste sirio, donde ocupa de forma ilegal algunas zonas.

En un llamamiento público al organismo de la ONU, desde Kongreya Star expresaron que “en todo el mundo, las mujeres se organizan en este día (por el 25 de noviembre) y condenan todas las formas de violencia que sufren en sus vidas y llaman la atención sobre este tema”.

“Como mujeres del norte y el este de Siria, nos preocupa la situación de las mujeres en esta región ya que hay un estado de guerra constante (ya sea militar, económica, ecológica o psicológica). Por eso escribimos esta carta con motivo del Día Internacional para poner fin a la violencia contra las mujeres”, indicaron.

Torturas, pruebas de virginidad, violaciones

En la declaración, Kongreya Star advirtió que “la región sigue amenazada por las guerras de invasión del Estado turco y está continuamente bajo ataque. Los habitantes de la región llevan años resistiendo al Estado turco y a las milicias del ISIS. La inestabilidad y los continuos ataques están provocando un gran dolor en las mujeres y los niños y las niñas, y están empeorando la situación de los derechos humanos en la región. Esto lo hemos podido comprobarlo durante la ocupación de Afrin, Girê Spî, Serêkaniyê y, más recientemente, durante los ataques con drones a Kobanê, Qamishlo y la región de Hesekê”.

En la carta enviada a la ONU se explicó que “Turquía y sus milicias del ISIS violan continuamente el derecho internacional y humanitario. Roban, saquean, vandalizan, destruyen casas, secuestran, torturan y realizan detenciones al margen de la ley. Al mismo tiempo, también utilizan armas químicas y cometen crímenes brutales. Todo esto configura la vida cotidiana de la población civil en los territorios ocupados. Las mujeres son detenidas, secuestradas y enviadas a las cárceles de Turquía, donde sufren todas las formas de violencia posibles: palizas, torturas, ‘pruebas de virginidad’, violaciones o la publicación de fotos y vídeos que muestran cómo han sido maltratadas. En los territorios ocupados, las mujeres son víctimas de asesinatos o se las presiona hasta que no ven salida y se suicidan”.

Çiçek Kobanê, Hevrîn Xelef y las muertes por drones

“En el norte y el este de Siria, las mujeres también son el objetivo de los ataques del Estado turco –se puntualiza en el texto-. En octubre de 2019, Çiçek Kobanê, ciudadana siria y luchadora de las Unidades de Defensa de las Mujeres (YPJ), fue secuestrada por las milicias del ISIS y trasladada a Turquía. Fue condenada a cadena perpetua por un tribunal penal turco”.

A este ejemplo, agregan: “El 12 de octubre de 2019, durante la invasión turca del noreste de Siria, la secretaria general del Partido Futuro de Siria, Hevrîn Xelef, fue brutalmente asesinada por la milicia Ahrar al Sharqiya, apoyada por Turquía”.

A su vez, “el 13 de octubre de 2019, Aqide Osman, y otros 14 civiles, perdieron la vida en un bombardeo de aviones de combate turcos mientras participaban en un convoy de ayuda civil que se dirigía a Serêkaniyê para protestar contra la invasión”.

En la denuncia se suma que “el 23 de junio de 2020, tres miembros de Kongreya Star, Hebûn Mele Xelil, Emîna Waysî y Zerha Berkel, fueron asesinadas por un ataque con aviones no tripulados en el pueblo de Helince, cerca de Kobanê. El 19 de agosto de 2021, Sosin Mihemed, del Consejo Militar de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), murió a consecuencia del ataque de un dron turco. Y estos son sólo algunos ejemplos”.

El mundo no puede cerrar los ojos

Desde Kongreya Star insistieron en que “los constantes ataques y amenazas afectan enormemente a la vida de la población y ponen a las mujeres en gran peligro. Además de las milicias del ISIS, hay células que siguen activas. El mundo se escandalizó por los terribles crímenes cometidos por el ISIS contra las mujeres, pero permanece en silencio mientras las mujeres de los territorios ocupados sufren agresiones sexuales, violencia, torturas, secuestros y asesinatos. El mundo no puede cerrar los ojos. Numerosos informes, artículos y llamamientos describen la situación que refleja los períodos más oscuros por los que han tenido que pasar las mujeres bajo el dominio del ISIS”.

“Todas las organizaciones de mujeres que luchan por la liberación de las mujeres y de la sociedad en su conjunto trabajan todo el año y dan toda su energía para proteger a las mujeres de la violencia y para construir una sociedad en la que todos, independientemente de la edad, el género, la etnia o la religión, vivan en paz y seguridad –remarcaron-. Nuestra conexión con esta lucha nunca terminará, pero para poder hacer nuestro trabajo la guerra y la ocupación deben terminar”.

Ejercer presión sobre la comunidad internacional

Kongreya Star destacó que “nos dirigimos a las Naciones Unidas, cuyo papel principal es fortalecer la paz y la seguridad a nivel internacional mediante la adopción de medidas conjuntas eficaces para prevenir y eliminar las amenazas a la paz, detener los ataques y construir puentes para la paz”.

Desde la organización de mujeres reclamó que se eviten “más ataques bárbaros por parte de Turquía y proteger el acuerdo de alto el fuego que se ha firmado” y que se garantice “el regreso seguro de las personas migrantes a su patria de acuerdo con el derecho internacional”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org