October 4, 2021
De parte de La Haine
199 puntos de vista


04/10/2021 :: Madrid
x Luc铆a Franco
As铆 ha sido la vida de los habitantes del sector seis desde que les cortaron la luz

Esta situaci贸n de vulneraci贸n de los derechos humanos ha sido denunciada por el Defensor del Pueblo, el Comit茅 de Derechos de los Ni帽os y hasta el Gobierno central ha sido requerido para dar soluci贸n a trav茅s de su representaci贸n en Naciones Unidas.

Mientras que en el centro de Madrid ya est谩n instaladas las luces de Navidad, a solo 14 kil贸metros de la Puerta del Sol, en la Ca帽ada Real, viven sin luz desde hace un a帽o 4.000 personas, de las que 1.800 son ni帽os. Uno de ellos, es Badru, de 9 a帽os. Vive en el sector seis con su familia y, a pesar de las dificultades, no se quiere ir. Mientras juega en un campo de f煤tbol improvisado con un bal贸n, se le nota pensativo. Est谩 preocupado. Viene el invierno y no sabe c贸mo har谩n para poder cargar las placas solares que instalaron en marzo para poder calentarse y conservar los alimentos. “La bater铆a tiene que llegar a cuatro para que podamos cargar las cosas, y muchos d铆as eso no pasa, solo llega a dos”, cuenta. En invierno, las pocas horas de luz solar no bastar谩n.

No sabe por qu茅 no tienen luz. Solo que se fue y no volvi贸. No cree que vaya a volver, aunque lo ha esperado, una ma帽ana tras otra, los 煤ltimos 365 d铆as. Su madre, Amal, y su t铆a, Houda Akrikez, lideran la asociaci贸n cultural Tabadol, que desde 2014 reivindica el papel de la mujer marroqu铆 en la Ca帽ada Real y que concentra la lucha contra los cortes de luz. “Reclamamos luz ya, contratos y mesa de seguimiento”, afirma Akrikez, de 34 a帽os, que lleg贸 en 1994 al poblado chabolista del sureste de Madrid, donde vive ahora en una casa con su familia.

Durante este a帽o, se han levantado en pie de lucha m谩s de 80 mujeres del barrio, que se han manifestado para denunciar la inacci贸n del Gobierno regional. “Sacamos la fuerza de ver c贸mo violan los derechos de nuestros hijos, ah铆 cualquier madre saca sus garras”, confiesa Akrikez.

C贸mo si se tratara de un juego, una vez Bradu ha terminado de explicar su vida, propone seguir jugando: “Ahora hago yo las preguntas. 驴C贸mo har铆as t煤 para vivir un a帽o sin luz?”. No sabe que ha formulado una pregunta cuya respuesta casi nadie en Madrid puede imaginar. Solo 茅l, su familia y el resto de habitantes de la Ca帽ada conocen la respuesta.

Alejandra Jacinto conversa con Houda Akrikez en su casa en el sector seis. 鈥 LUC脥A FRANCO

Parad贸jicamente, en el sector seis la luz se ve. Del techo de las viviendas cuelgan cables que forman parte del precario tendido el茅ctrico que deber铆a alimentar a la zona. Algunas casas incluso cuentan con antenas de televisi贸n en sus tejados. Desde hace un a帽o, los cables solo sirven para que alg煤n p谩jaro, que ha perdido ya el miedo a electrocutarse, se pose. Las antenas, al igual que los cables de la luz, ahora sirven para adornar el paisaje del barrio.

Hace un a帽o, Public贸 habl贸 con Zakaria Napjwa, vecino del sector seis. En los peores d铆as de la tormenta Filomena cont贸 que tuvo que dormir en el coche con la calefacci贸n puesta con sus hijos para que estos pudieran dormir calientes. Despu茅s de diez meses, Napjwa asegura que lleva todo el verano pensando en el fr铆o del invierno. “Estos meses nos hemos podido defender, pero en invierno los ni帽os no pueden ni calentarse, ni hacer los deberes. Yo he perdido toda la confianza en este pa铆s. Son inhumanos. Cuando tu hijo te pregunta por qu茅 no hay luz en casa despu茅s de un a帽o sin ella, ya no sabes qu茅 decir”.

El invierno pasado, sin calefacci贸n ni luz, varias personas fueron hospitalizadas con s铆ntomas de hipotermia. Un hombre mayor muri贸 solo en su casa a causa del fr铆o y una menor de edad tuvo que ser ingresada tras inhalar mon贸xido de carbono por calentarse con una estufa de le帽a. El curso escolar fue para los ni帽os en muchas ocasiones imposible al no tener acceso a las clases virtuales, y cuando pudieron volver al colegio, cuando la situaci贸n sanitaria por la covid-19 lo permiti贸, muchos d铆as no pod铆an ni ducharse. Muchos ni帽os se acostumbraron a hacer los deberes a la luz de las velas.

Esta situaci贸n de vulneraci贸n de los derechos humanos ha sido denunciada por el Defensor del Pueblo, el Comit茅 de Derechos de los Ni帽os y hasta el Gobierno central ha sido requerido para dar soluci贸n a trav茅s de su representaci贸n en Naciones Unidas. “Los vecinos reclaman ser tratados como ciudadanos en igualdad de condiciones, ellos quieren contratos y pagar por la luz”, dice Javier Rubio, abogado de la Asociaci贸n Cultural Tabadol de la Ca帽ada Real y hombre encargado desde el a帽o pasado de llevar la causa al Juzgado de instrucci贸n n煤mero 42.

A medida que avanzaba el invierno y ve铆an que el fr铆o se apoderaba de las casas, desde la Asociaci贸n Tabadol interpusieron una denuncia contra la Comunidad de Madrid y la empresa el茅ctrica, Naturgy. 脡sta fue archivada y los vecinos decidieron entonces recurrir el fallo. Ahora, la Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado al juzgado reabrir la investigaci贸n sobre los cortes de suministro de luz en la Ca帽ada Real para realizar un informe pericial independiente que contraste la versi贸n aportada por la compa帽铆a el茅ctrica, explica Rubio.

Una de las pocas cosas que puede explicar que estos vecinos de Madrid lleven un a帽o sin luz y nadie haya hecho nada por arreglarlo es que las administraciones locales tengan m谩s bien la vista puesta en otros intereses.

A nadie se le escapa a estas alturas que este terreno, la mayor bolsa de suelo asequible que queda en Madrid, es un extraordinario estorbo para que se lleven a t茅rmino las proyectadas ampliaciones de las urbanizaciones de El Ca帽averalLos Ahijones, Los Berrocales, Los Cerros y Valdecarros. “La Ca帽ada lleva un a帽o sin luz por la presi贸n urban铆stica. La semana pasada, Almeida puso la primera piedra de Valdecarros y los vecinos estorban en estos planes. Hay que recordar que esta zona ha sido calificada por portales inmobiliarios como la mayor reserva de suelo de Espa帽a”, afirma Alejandra Jacinto, coportavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid.

Badru, de 9 a帽os jugando en el patio. 鈥 LUC脥A FRANCO

“Hoy es un d铆a para recordar que se cumple un a帽o de este crimen”, denuncia Rubio. Los vecinos insisten en el pacto firmado en 2017 por la Delegaci贸n del Gobierno, la Comunidad de Madrid, y los ayuntamientos de Madrid, Rivas y Coslada, que incluye, entre otras actuaciones, un plan de rehabilitaci贸n de la infraestructura el茅ctrica y la completa demolici贸n del sector VI. Por su parte, Mariel Gorbea, comisionado de la Ca帽ada Real, explica que la Comunidad de Madrid no tiene competencias sobre la luz y que tiene constancia de que existen m谩s de 1.500 enganches ilegales que hacen que sigan teniendo luz de manera ilegal. No obstante, para Jacinto esto es solo parte de una estrategia cruel. “Es una inacci贸n absoluta de la Comunidad de Madrid para conseguir que estos vecinos abandonen sus hogares y se ahorren realojarlos”, dice.

Esta semana, se ha puesto en marcha un Grupo interministerial impulsado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para dar soluciones integrales a la poblaci贸n de la Ca帽ada. En 茅l se busca crear un nuevo espacio de negociaci贸n. “La Comunidad de Madrid ha decidido no asistir porque no tiene ni la voluntad ni el compromiso de arreglarlo, pero los vecinos seguir谩n luchando por sus derechos”, afirma Rubio.

Nadie sabe lo que es quedarse sin luz hasta que tu hijo, en mitad de una pandemia, se pone malo y no tienes manera de encontrar el term贸metro, recuerda Akrikez.

https://www.publico.es/sociedad/ano-oscuras-canada-real-sido-vida-habitantes-sector-seis-les-cortaron-luz.html




Fuente: Madrid.lahaine.org