January 6, 2022
De parte de Nodo50
217 puntos de vista


<!–

Después del horror del 6 de enero de 2021 pareció que el Partido Republicano por fin daba la espalda a Trump. Era un espejismo. Su popularidad entre los votantes impide enterrarlo, pero su influencia y el legado del asalto al Capitolio le complica la vida al Partido.

–>

El 6 de enero de 2021, mientras la turba se abría paso a golpes por los pasillos del Capitolio, había poco margen para la interpretación. Los republicanos, tirados bajo sus escaños o evacuados a la carrera, tenían entonces bastante claro qué pasaba y quién estaba detrás. Sus líderes hablaron de una “insurrección fallida” de la que el presidente Trump era “responsable”. Uno de sus congresistas llamó en directo a la CNN, dijo que la situación le recordaba a cuando participó en la ocupación de Irak. También le mandó un mensaje a Trump: “Tiene que parar esto”. 

¿Qué ha pasado, entonces? ¿Por qué en apenas unas semanas esas mismas personas declararon a Trump inocente en su impeachment y por qué boicotearon después una comisión de investigación? ¿Por qué el mismo congresista republicano que, aterrado, ayudó a la policía a construir una barricada en la puerta de la Cámara de Representantes dice ahora que los asaltantes hicieron “una visita turística normal”? La respuesta a todas esas preguntas es la misma: porque han perdido. Porque por muy evidente que fuera la catástrofe y su autoría el pasado 6 de enero, los votantes siguen mayoritariamente con Trump. 

Un año después d…

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes




Fuente: Elordenmundial.com