June 10, 2021
De parte de La Haine
303 puntos de vista


Si hay una candidato que representa e interpreta fielmente el sentir popular se puede derrotar a todos los poderes de la burgues铆a

Pedro Castillo llega al tramo final del recuento electoral con una diferencia de unos 80.000 votos a su favor. Falta apenas la ratificaci贸n oficial de su victoria, cosa que deber谩 resolverse en las pr贸ximas horas. La ambig眉edad de la cifra se debe a la variaci贸n infinitesimal que podr铆a resultar del examen de actas observadas, incorrectamente llenadas o con firmas ilegibles.

Pero, a煤n as铆, la victoria del maestro rural es irreversible, y eso explica que desde el martes a la tarde la usina de rumores y mentiras de la derecha peruana y continental haya comenzado a batir el parche del “fraude”. Pero Adriana Urrutia, la polit贸loga de la Asociaci贸n Civil Transparencia, instituci贸n que despleg贸 1.400 observadores en el Per煤 y en los centros de votaci贸n en el extranjero rechaz贸, de inmediato esa acusaci贸n al declarar que 鈥渘o hay ninguna evidencia que nos permita hablar de fraude electoral鈥 ” Esta afirmaci贸n es coincidente con la que hicieran los observadores de la Uni贸n Interamericana de Organismos Electorales y nada menos que los enviados de la OEA.

Fake news

Otrora locuaces celebridades peruanas como Mario Vargas Llosa y Jaime Bayly se han llamado a un estrepitoso silencio. El primero escribi贸 que “ard铆a en deseos” de festejar el triunfo de la hipercorrupta que hasta hace unos pocos meses era blanco preferido de sus m谩s furibundos y devastadores ataques. Como dir铆a Jorge Luis Borges esta voltereta no fue producto del amor sino del espanto que a su atormentada alma colonial le produc铆a la sola posibilidad de que un hombre de pueblo, un humilde maestro rural, pudiese lograr lo que 茅l no pudo en 1990: ser presidente del Per煤. Y ahora arde, pero de odio y furia, ante la luz cegadora de un personaje que difam贸, insult贸 y combati贸 con sa帽a y sin tregua.

Bayly, otro esp铆ritu colonizado hasta el tu茅tano, se cans贸 de difamar la figura de Castillo: lo acus贸 de chavista, castro-chavista, izquierdista, comunista e inclusive lleg贸 a insinuar que podr铆a ser “senderista”. Como ocurre en la Argentina el pseudo-periodismo no reconoce l铆mites 茅ticos de ning煤n tipo. Sus voceros pueden mentir a diario y con absoluta impunidad. El complemento de las fake news y el blindaje medi谩tico que cultivan los sicarios medi谩ticos es el lawfare. Diga lo que diga Bayly en contra del futuro presidente peruano all铆 estar谩 siempre la justicia para proteger al publicista del imperio.

En t茅rminos proporcionales Castillo le sac贸 casi medio punto porcentual de ventaja a Keiko Fujimori. Sin duda ha sido una elecci贸n muy re帽ida. Pero a los que aleguen que esa no es diferencia suficiente les recuerdo que en 2016 Keiko perdi贸 a manos de otro corrupto, Pedro Pablo Kuczinski, por 40.000 votos y el 0.20 del total de votos v谩lidos.

Ahora la diferencia es el doble, en t茅rminos absolutos y porcentuales. No hay raz贸n alguna para desconocer la victoria del cajamarque帽o. En democracia gana quien tiene m谩s votos, y Castillo tiene de sobras. John F. Kennedy derrot贸 a Richard Nixon en 1960 por un porcentual de diferencia igual a 0.17 por ciento; 驴por qu茅 raz贸n ese guarismo es bueno en Estados Unidos y uno bastante mayor no lo ser铆a en el Per煤?

Por qu茅 gan贸 Castillo

La victoria de Castillo es un acontecimiento alentador porque demuestra que si hay una candidato que representa e interpreta fielmente el sentir popular se puede derrotar a todos los poderes del establishment.

Contra aqu茅l dispararon los empresarios que amenazaron cerrar sus puertas y dejar en la calle a sus trabajadores; la mentirosa y manipuladora oligarqu铆a medi谩tica; la clase pol铆tica tradicional; los altos funcionarios del estado y hasta la mayor铆a de los futbolistas de la selecci贸n peruana, aparte de Vargas Llosa y Bayly. Castillo hizo su campa帽a con cero dinero, sin asesores de imagen y sin costosos consultores electorales. No necesit贸 nada de eso. Gan贸 porque puso o铆dos atentos al clamor popular, supo oir la voz de la calle. 

Se jodi贸 Marito

No s贸lo gan贸 la elecci贸n, tambi茅n se dio un gustazo inesperado: derrot贸 a Keiko, 65 versus 35 por ciento de los votos nada menos que en Arequipa, el hogar de su m谩s encarnizado difamador que, tambi茅n por esa raz贸n, debe estar ardiendo como una tea medieval mientras se pregunta 驴Cu谩ndo se jodi贸 Marito? (como pregunta Jos茅 Steinsleger).

脡l, acostumbrado a alternar con presidentes y reyes, con ministros y eminencias; a ser tratado con la distinci贸n que se le debe a un Marqu茅s del Reino de Espa帽a, fue vapuleado en su terru帽o de nacimiento por un humilde maestro cajamarque帽o, de Chota para m谩s se帽as, que de la noche a la ma帽ana pareci贸 personificar los rasgos de algunos de los m谩s admirables h茅roes de sus novelas.

Es m谩s, dir铆a que muchos de ellos deben estar disfrutando el dulce sabor de la venganza ante el escritor que los cre贸 y que, cuando abandona el mundo de la ficci贸n, se convierte en mortal enemigo de sus entra帽ables criaturas, eternas so帽adoras y luchadoras por un mundo mejor.

P谩gina 12




Fuente: Lahaine.org