February 25, 2021
De parte de La Haine
177 puntos de vista


Robert Bob Men茅ndez es un prominente senador cubanoestadunidense por el Partido Dem贸crata, pero sus lealtades est谩n con Donald Trump en lugar de con el presidente Joe Biden. En Nueva Jersey, estado que representa en el Senado, los enterados ve铆an con asombro hace unos meses el desinter茅s que mostr贸 por la campa帽a presidencial del candidato de su partido, y c贸mo desviaba fondos de la misma para impulsar la relecci贸n a la C谩mara de Representantes de su amigo, el tambi茅n cubanoestadunidense y enemigo jurado de la revoluci贸n cubana Albio Sires.

Al igual que los legisladores republicanos de origen cubano Marco Rubio y Mario D铆az-Balart, Men茅ndez se manifest贸 reiteradamente contra la pol铆tica del gobierno de Obama y Biden hacia Cuba, de la que lleg贸 a decir que era dram谩tica y errada, mientras clamaba con ardor junto a ellos por el endurecimiento del bloqueo.

El sordo pleito de Men茅ndez con Biden y Obama rebasa los l铆mites de la rivalidad pol铆tica para internarse en el plano del m谩s enconado rencor personal. El legislador por Nueva Jersey los culpa en su c铆rculo 铆ntimo del proceso judicial por 18 cargos de corrupci贸n a que lo someti贸 el Departamento de Justicia durante la administraci贸n del primer presidente afroestadunidense, algunos de los cuales comportaban 15 a帽os de prisi贸n. Men茅ndez fue acusado por los fiscales de haber recibido 750 mil d贸lares en donaciones a su campa帽a, adem谩s de regalos, viajes en avi贸n privado y lujosas vacaciones, incluidas noches en Par铆s, de manos de Salomon Melgen, oftalm贸logo multimillonario de origen dominicano residente en Florida, a cambio de que abogara por sus ganancias a costa de la inescrupulosa y fraudulenta pr谩ctica m茅dica en el programa Medicare.

Los graves cargos estaban respaldados con amplia evidencia documental: correos electr贸nicos, facturas de hoteles, boletos a茅reos y tarjetas de cr茅dito como pruebas de los sobornos entregados al senador por el m茅dico. Sin embargo, el juez de la causa termin贸 retirando los cargos. Llama la atenci贸n que as铆 lo haya hecho, toda vez que funcionarios del gobierno de Obama se refirieron al caso de corrupci贸n de Men茅ndez en t茅rminos muy duros y el diario The New York Times lleg贸 a exigir su renuncia. As铆, Leslie R. Caldwell, subsecretaria de Justicia, se manifest贸 en estos t茅rminos: La corrupci贸n gubernamental, no importa en qu茅 despacho y su categor铆a, destruye la confianza del p煤blico y debilita nuestro sistema democr谩tico.

M谩s directo, Peter Koski, subjefe en ese momento de integridad p煤blica del Departamento de Justicia, fulmin贸 a Men茅ndez: Vendi贸 su oficina del Senado por una vida de lujos que no pod铆a pagar y un m茅dico codicioso que puso a ese senador en su n贸mina.

Algunos explican la benevolencia del juez con el argumento de que un fallo de la Corte Suprema sobre un caso de corrupci贸n de fecha anterior hizo tan estrecha la definici贸n de este delito de parte de los funcionarios electos que se hace muy dif铆cil probarlo. Lo cierto es que el beneficio del juez a Men茅ndez vino cuando ya no estaban en el Departamento de Justicia los funcionarios de la era de Obama y un a帽o despu茅s de la elecci贸n de Donald Trump a la presidencia. El mismo Trump que acaba de incluir en su famosa lista de indultos nada menos que a Salomon Melgen, el generoso donante de Men茅ndez, condenado en 2018 a 17 a帽os de prisi贸n.

Hasta la elecci贸n de Trump se daba por segura una condena para el senador cubanoestadunidense como la recibida por Melgen o cuando menos el fin de su carrera pol铆tica. El indulto presidencial al m茅dico evidencia la gratitud republicana con el legislador dem贸crata que no hizo campa帽a en su importante estado por el candidato de su partido a la presidencia. Men茅ndez, por su parte, queda en deuda con Trump, que podr谩 contar con 茅l como topo dentro de las filas dem贸cratas.

Es p煤blica y notoria la proyecci贸n ultraderechista de Men茅ndez como legislador hacia Am茅rica Latina y el Caribe, al igual que las de sus colegas cubanoestadunidenses Marco Rubio y Mario D铆az-Balart. Han hecho y har谩n cuanto est茅 a su alcance por frustrar el proceso de paz en Colombia y utilizarlo como plataforma de ataque contra Cuba, apoyar谩n la pol铆tica m谩s dura contra Venezuela, incluyendo el apoyo al desprestigiado Juan Guaid贸 y tambi茅n contra Nicaragua, mientras redoblan sus esfuerzos por frustrar el acercamiento a La Habana prometido por Biden en campa帽a.

En el caso de Men茅ndez, aparte de su filiaci贸n pol铆tica reaccionaria, su rencor contra el nuevo inquilino de la Casa Blanca y el rechazo que ha manifestado hacia la vicepresidenta Kamala Harris lo impulsar谩n, como ya ha prometido en privado, a oponerse a todas las acciones de pol铆tica exterior que intente el gobierno dem贸crata, sobre todo las que tiendan a hacer m谩s flexible y pragm谩tica la pol铆tica hacia los gobiernos progresistas y revolucionarios de Am茅rica Latina y el Caribe.

@aguerraguerra




Fuente: Lahaine.org