July 9, 2021
De parte de Asociacion Germinal
258 puntos de vista


El primero de los ensayos se llevó a cabo en la capital del país, Reikiavik, conducido por las autoridades de la ciudad y junto a una de las principales confederaciones sindicales, BSRB. Si bien comenzó en dos oficinas con apenas unas decenas de trabajadores, este test se extendió a más de 2.500 empleados en los años siguientes. El otro estudio se desarrolló a través de la colaboración del gobierno islandés y BSRB en 2017, con alrededor de 440 empleados. Juntos, estos dos ensayos llegaron a abarcar más del 1% de la población activa del país.
Tras ello, los resultados fueron analizados por investigadores de la Asociación para la Sostenibilidad y la Democracia (Alda) en Islandia y el think tank británico ‘Autonomy’, y calificaron este proyecto como un «éxito abrumador», tanto para los trabajadores como para las propias empresas. De hecho, como consecuencia de los buenos resultados, desde la finalización de las dos pruebas piloto, el 86% de la población activa del país trabaja ahora en horario reducido o ha obtenido el derecho a solicitar esta reducción.

Más productividad y mejora del bienestar de los trabajadores

Según reza el informe, «la productividad y la prestación de servicios se mantuvieron o mejoraron en la mayoría de los centros de trabajo» donde se realizaron los ensayos. Además, los resultados revelan una Â«mejora considerable» en el bienestar de los trabajadores, desde el estrés y el agotamiento, hasta la salud, pasando por un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.

Además, estos ensayos a gran escala «han demostrado que la reducción de la jornada laboral puede tener un poderoso efecto positivo en la conciliación», recoge el documento del informe.

Además, creen que estos cambios positivos identificados por los participantes «deberían situar la reducción de la jornada laboral como una estrategia primordial para otros gobiernos que busquen abordar el equilibrio entre la vida laboral y personal», detallan en su informe. Por ello, confían en que los ensayos islandeses puedan abanderar la reducción del tiempo de trabajo como Â«una política deseable y viable en todas las economías avanzadas contemporáneas», concluye el informe.

enlace




Fuente: Asociaciongerminal.org