January 21, 2022
De parte de SAS Madrid
234 puntos de vista

Un nuevo estudio realizado por investigadores del National Jewish Health (Estados Unidos) y publicado en la revista científica American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine ha arrojado luz sobre la causa de los síntomas de COVID-19 persistente que podría ayudar a los expertos a empezar a desarrollar tratamientos.

“No hay ninguna característica común entre quienes experimentan el síndrome post-COVID”, explica la doctora Irina Petrache, coautora del estudio. Esta afección se caracteriza por causar disnea (dificultades respiratorias), intolerancia al ejercicio y dolor en el pecho, que afectan a pacientes “tanto jóvenes como mayores con casos leves y graves de COVID-19, activos y sanos, así como algunos con enfermedades preexistentes”, añade la investigadora.

“Para la mayoría, las pruebas iniciales de su corazón y sus pulmones eran normales, así que miramos más profundamente al nivel celular”, continúa Petrache.

Para ello, los investigadores llevaron a cabo pruebas de ejercicio controlando cientos de puntos de datos a medida que los pacientes se fatigaban en una bicicleta estática. Los pacientes llevaban una máscara especializada y electrodos que monitorizaban su respiración y su función cardíaca y, en algunos pacientes, también se les insertó una vía arterial para controlar los niveles de oxígeno en sangre.

Llegaron a la conclusión de que las mitocondrias (microorganismos de las células encargados de generar energía) no funcionaban correctamente en los pacientes con síndrome post-COVID. Aunque la prueba reveló esta disfunción en el tejido muscular, los investigadores creen que este mismo proceso está relacionado con los síntomas que se originan en los sistemas pulmonar y neurológico también.

“Hasta donde sabemos, nuestro estudio proporciona la primera evidencia de disfunción mitocondrial que avanza nuestra comprensión de la patogenia PACS (covid persistente) en pacientes con función pulmonar y cardíaca conservada. Los estudios futuros sobre los mecanismos de la disfunción mitocondrial en personas con PACS ayudarán a acelerar el desarrollo de terapias para mejorar su estado funcional”, expone el artículo.

Enlace relacionado Huffingtonpost.es (20/01/2022).




Fuente: Sasmadrid.org