March 8, 2022
De parte de Vamos Hacia La Vida
734 puntos de vista

鈥淟os trabajadores queman o hacen explotar sus f谩bricas, exigiendo indemnizaci贸n por despido en vez de luchar por mantener sus trabajos. Los estudiantes ocupan las universidades, pero no a favor, sino que en contra de las demandas por las cuales supuestamente est谩n luchando. Las mujeres rompen con los movimientos en los que ya son una mayor铆a, pues estos no pueden m谩s que fracasar en su intento de representarlas鈥

Maya Gonz谩lez y Jeanne Neton (Colectivo Endnotes), La Comunizaci贸n y la abolici贸n del g茅nero.

El ascenso de la socialdemocracia a la gesti贸n estatal ha llenado de confusi贸n a diversos sectores del movimiento social, quienes obnubilados muestran una gran ilusi贸n respecto al futuro gobierno, subordin谩ndose a su agenda y tiempos: lamentablemente, un sector importante del feminismo no ha sido la excepci贸n. Muchas conf铆an plenamente en que la institucionalidad estatal realmente existente nos brindar谩 las transformaciones radicales que urgentemente necesitamos, no tan solo como mujeres oprimidas y explotadas doblemente, sino tambi茅n como especie humana. Una gran parte, ha apostado todo a las instancias propias de participaci贸n democr谩tica que otorga el sistema, desde las elecciones, pasando por la Convenci贸n Constitucional, hasta la mism铆sima administraci贸n del Estado 鈥撀omo si 茅ste no fuera esencialmente patriarcal!鈥. As铆, gran parte del potente movimiento feminista se est谩 moviendo en el terreno de los intereses del Estado y el Capital, abandonando la autoorganizaci贸n, la autonom铆a y la independencia, tan necesarias para ir avanzando en nuestras reivindicaciones hist贸ricas, las cuales han sido banalizadas y ridiculizadas por Boric al afirmar p煤blicamente hace algunos d铆as que 鈥渟u gobierno ser谩 feminista鈥: un perfecto ox铆moron.

Las mujeres, feministas y anticapitalistas, deber铆amos apostar a abolir de ra铆z nuestra condici贸n de explotaci贸n, opresi贸n y esclavitud: no se puede poner fin a las miserias que experimentamos las mujeres, ni de nadie, bajo este sistema reproductor de mercanc铆as que profundiza el orden patriarcal y nos precariza cada vez m谩s. Por lo tanto, la lucha antipatriarcal es inseparable de la lucha anticapitalista: solo negando lo que somos forzadas a ser y hacer, seremos realmente libres.

Destruir la ficticia divisi贸n entre lo p煤blico y lo privado, que sirve para la separaci贸n de la vida y la naturalizaci贸n de una supuesta inferioridad de la mujer 鈥搚 de otras identidades no masculinas鈥, es esencial en nuestra liberaci贸n. No queremos 鈥渆quidad鈥, ni puestos de mando en la administraci贸n de esta podrida sociedad, queremos acabar con una existencia sometida al tiempo y la l贸gica de la producci贸n y del dinero, en funci贸n de nuestro g茅nero y en beneficio del Estado/Capital.

El Estado no resolver谩 la violencia patriarcal, porque el Estado es la violencia patriarcal organizada. Es por esta raz贸n que las invitamos a combatir y construir en el cotidiano 鈥搇ugar donde se reproduce la vida social鈥 aquellos lazos y relaciones, que vayan rompiendo y superando las divisiones que nos mutilan: pedirle al Estado que lo haga, adem谩s de delegar nuestra actividad, releg谩ndonos a un segundo plano 鈥揷omo ha sido siempre鈥, es un sinsentido.

隆Abajo el Patriarcado, el Capital y el Estado!




Fuente: Hacialavida.noblogs.org