September 22, 2021
De parte de SAS Madrid
383 puntos de vista


Todos los ginec贸logos del centro son objetores de conciencia y consideraron el caso como una interrupci贸n voluntaria del embarazo que la mujer, geriatra del propio hospital, tuvo que tramitar por su cuenta en una cl铆nica privada.

Marta Vigara denuncia maltrato institucional, violencia obst茅trica y la vulneraci贸n de la ley del aborto aprobada hace once a帽os en el Cl铆nico San Carlos de Madrid, uno de los grandes hospitales de Madrid. Marta, que es adem谩s geriatra en este centro m茅dico, sufri贸 a las 17 semanas de gestaci贸n la rotura prematura de la bolsa y perdi贸 el l铆quido amni贸tico. Tuvo que ser ingresada con antibi贸tico intravenoso. Los ginec贸logos le comunicaron que el pron贸stico fetal era infausto. Con cuatro meses de embarazo, es muy dif铆cil la viabilidad del feto por la falta de madurez de los pulmones y puede haber adem谩s deformaciones en las articulaciones.

A Marta le dijeron que pod铆a interrumpir el embarazo pero no en ese hospital porque todos los profesionales del departamento son objetores de conciencia siempre que haya latido fetal. Alg煤n sanitario le lleg贸 a confesar que hacer legrados es muy desagradable. Todos los m茅dicos del departamento de Ginecolog铆a se declararon en 2009 objetores de conciencia y derivan a las mujeres a las cl铆nicas privadas, seg煤n reconoce el jefe del servicio en un documento al que ha tenido acceso la Cadena SER.

Riesgo de infecci贸n grave

Marta se queja tambi茅n de que le omitieron la informaci贸n sobre el peligro que pod铆a suponer la situaci贸n para su propia salud, un riesgo de infecci贸n grave. Le dieron el alta para que gestionar谩 ella sola la interrupci贸n del embarazo en una cl铆nica privada donde la prestaci贸n es gratuita.

En ning煤n momento contemplaron que era un aborto terap茅utico, por razones m茅dicas, sino voluntario pese al mal pron贸stico para el beb茅 y el peligro para la madre ante la rotura de la bolsa. Finalmente le practicaron el aborto en la cl铆nica Isadora y fue ella misma la que tuvo que buscar ayuda para que se lo realizasen urgentemente porque hab铆a empezado a sangrar. Destaca que la atenci贸n e informaci贸n en la cl铆nica fue exquisita.

La ley no permite objeci贸n de conciencia colectiva

Marta ha denunciado sin 茅xito su caso ante la direcci贸n del hospital y el servicio de Ginecolog铆a, los comit茅s de violencia de g茅nero y de 茅tica del centro, la consejer铆a de Sanidad y el Colegio de M茅dicos de Madrid. Nadie ha hecho nada. Nadie reconoce actuaciones incorrectas y tema archivado. Pero no quiere que se vuelva a repetir. Por eso, enviar谩 tambi茅n una carta a las ministras de Sanidad e Igualdad pidi茅ndoles que tomen medidas y protocolos que garanticen el acceso al aborto en los hospitales p煤blicos.

La ley del aborto de 2010 permite la objeci贸n de conciencia pero individual y no colectiva como se ha producido en este caso. La ley 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupci贸n voluntaria del embarazo recoge que los profesionales sanitarios “directamente implicados鈥 en una IVE tienen derecho a la objeci贸n de conciencia “sin que el acceso y la calidad asistencial de la prestaci贸n puedan resultar menoscabadas”.

Enlace relacionado CadenaSer.com 22/09/2021.

PARA VER V脥DEO DE LA ENTREVISTA PINCHAR AQU脥




Fuente: Sasmadrid.org