October 23, 2021
De parte de ANRed
396 puntos de vista


Laberinto naci贸, de un trabajo para la diplomatura en dramaturgia del C.C. Paco Urondo, de la mano de Julieta Timossi guiada por Javier Daulte. Es una obra contada a partir de tres voces en off que se entrecruzan para ir mostrando lo que piensan los tres j贸venes protagonistas acerca de lo que les ocurre. Por Andr茅s Manrique para ANRed.


鈥淧orque no est谩 el amado en el amante

ni el amante reposa en el amado,鈥

Leopoldo Marechal

El amor no es un sustantivo. No es una persecuci贸n ni un santuario. No es algo que se encuentre. Nada tiene que ver con el control ni con los celos ni con el enga帽o, aunque lo confundamos con emociones que se alimentan de heridas mal curadas. El amor no es un retorno, es una energ铆a que va de cuerpo en cuerpo.

Sof铆a y Alfonso salen hace cinco a帽os y pareciera que ya no se tienen demasiadas ganas. Alfonso lo denuncia en la decisi贸n de empezar a verse con Lucrecia. Su pareja se entera del encuentro clandestino por accidente y los sigue. La pulsi贸n de muerte de Sof铆a, la despechada, har谩 que la historia avance. Acciones y reacciones de los tres tejer谩n una cl谩sica comedia de enredos. La escena en el taxi ser谩 una de las mejores. Las interpretaciones y muchas l铆neas de di谩logo trabar谩n sentido en la conformaci贸n de los personajes. La escena entre Sof铆a y Lucrecia, en casa de esta 煤ltima, tiene un humor y una ternura suaves que querr铆amos ver desparramadas por toda la obra. Algunos detalles propios de la vida cotidiana enriquecer谩n el trabajo de la actriz, Marina Pacheco, en una actuaci贸n precisa en la cual cada gesto y entonaci贸n encuentran el momento y la forma justa para darle a su personaje el tono necesario.

La obra est谩 contada, de punta a punta, por las voces de los tres personajes en off. La voz en off implica un saber omnisciente; o es la que sabe m谩s y cuenta desde afuera lo que ocurri贸 o lo que va a ocurrir. 驴Pero qu茅 pasa si todos los personajes est谩n construidos por y desde esta voz que sabe tanto? 驴Qu茅 hueco le queda al espectador para poder asomarse y redescubrir? Esta voz funciona en los pasajes en los que el mon贸logo interior est谩 bien delimitado, o cuando la voz en off toma un distanciamiento cr铆tico, a trav茅s de la iron铆a, respecto de lo que cada personaje omite o hace. Pero falla cuando se mezcla con el mon贸logo interior que queda en el lugar de comentarista de lo que va ocurriendo. Cuando la voz en off se traga al mon贸logo, en los momentos donde dejan de diferenciarse estos dos puntos de vista narrativos, el dispositivo trabaja contra s铆 mismo en un c铆rculo de anulaci贸n por s铆ntesis.

Si fueran tres mon贸logos interiores habr铆a polifon铆a, pero lo que hay m谩s bien es una egoton铆a (si la palabra cabe), porque cada personaje del laberinto es objeto de una voz que funciona como esfera aut贸noma. La evidencia es mostraci贸n directa. El secreto se sostiene poco, el deseo se convierte en calabaza de piedra rellena de papel picado; y el espectador se queda, por momentos, como un arquetipo que presencia sin escena.

No se espoilea lo que no es un misterio. En Laberinto al var贸n le tocar谩 ser el puente para el encuentro de lo que acaso llevar铆a a un descubrimiento que la obra va a abandonar con un final que deja los v铆nculos sostenidos con pinzas de espuma. Los accidentes producir谩n puntos de giro en la trama. Se dir谩 m谩s de lo necesario y las palabras aplanar谩n toda posibilidad de trabar sentido m谩s all谩 de lo enunciado. Pero estos puntos d茅biles, ser谩n un hallazgo cuando entendamos que los personajes del laberinto no son sino funciones-objeto de lo que el sujeto en off pronuncia.

Hoy no es posible ir a ver esta obra sin pensar en otros tambi茅n mal llamados tri谩ngulos amorosos, sobre todo en el que anda dando vueltas las 煤ltimas semanas por medios y redes de comunicaci贸n. El tri谩ngulo es una figura geom茅trica cuya base apoya en el horizonte y se帽ala las tres dimensiones. El n煤mero tres, culturalmente, remite a un orden, a una cosmovisi贸n que re煤ne el plano terrenal -horizontal- con la esfera celestial -el v茅rtice que apunta hacia arriba-. Simb贸licamente representa la uni贸n com煤n de una fuerza que tiene cada cual pero que no es de nadie.

Si la voz en off trabaja como fuerza com煤n, el procedimiento puede funcionar. La idea de una segunda parte de Laberinto podr铆a surgir para contarnos c贸mo crece la relaci贸n entre las chicas y cu谩nta apertura queda, si alguna, para que el tri谩ngulo se constituya. En ese caso, podr铆amos pasar de pantalla para seguir pensando v铆nculos un poco menos normativos.

La puesta en escena, iluminada con el ne贸n de moda en los ochenta, reforzada por canciones de esa d茅cada, construir谩 un veros铆mil fresco; un cuadro m谩s cercano a un tiempo que no termina de quedar atr谩s, que sigue sonando y metiendo mano en los v铆nculos m谩s j贸venes. Estas secuelas de amor rom谩ntico no llegar谩n a ser trastrocadas por el humor, pero le dan al trabajo una honestidad que nos vuelve c贸mplices cada vez que entramos en relaciones amorosas que no nos animamos a revisar.

FICHA T脡CNICA

Dramaturgia: Julieta Timossi

Act煤an: Mar铆a Bel茅n Carluccio, Marina Pacheco, Pablo Pandolfi

Dise帽o de Sonido: Federico Marino

Video: Pablo Pandolfi

Fotograf铆a: Ivonne K眉ber

Dise帽o gr谩fico: Ivonne K眉ber

Prensa: Carolina Mazzaferro

Asistencia de direcci贸n: Lali Fischer

Producci贸n ejecutiva: Lali Fischer

Direcci贸n: Julieta Timossi

Viernes 21.30hsMosc煤 Teatro 鈥 Ram铆rez de Velasco 535 (CABA)

Entradas $600 / $450 / $300





Fuente: Anred.org