March 18, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
1,349 puntos de vista

El TSJM ordena repetir un juicio ante la firme sospecha de que un miembro del jurado cambi贸 el sentido de su voto para no pasar la noche en el hotel.

Anula la sentencia que conden贸 a un hombre a 21 a帽os de c谩rcel por el asesinato de su compa帽era sentimental.

Entiende que uno de los miembros que integraba el jurado popular pudo cambiar el sentido de su voto cansado de las largas horas de deliberaciones sin que se llegara a un acuerdo sobre la culpabilidad o inocencia del acusado.

Rosalina Moreno

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado la sentencia de un juicio con jurado popular y ha ordenado repetirlo con otro grupo distinto de ciudadanos al entender que uno de los miembros que lo integraba pudo cambiar el sentido de su voto cansado de las largas horas de deliberaciones sin que se llegara a un acuerdo sobre la culpabilidad o inocencia del acusado.

El tribunal ha estimado el recurso de apelaci贸n interpuesto por un hombre que fue condenado a 21 a帽os de c谩rcel por el asesinato de su compa帽era sentimental contra la sentencia en la que se le impuso dicha pena, la n煤mero 426/2020, de 5 de octubre, dictada por la magistrada presidenta del jurado de la Audiencia Provincial de Madrid (Secci贸n 27), Mar铆a Teresa Chac贸n Alonso.

El TSJM declara la nulidad de dicha resoluci贸n por vulneraci贸n del derecho al proceso con todas las garant铆as.

La sentencia del TSJ, n煤mero 80/2021, est谩 fechada a 10 de marzo y se ha conocido hoy.

La firman los magistrados de la Sala de lo Civil y Penal Celso Rodr铆guez Padr贸n (presidente del TSJ y del tribunal y ponente), Francisco Jos茅 Goyena Salgado y David Su谩rez Leoz.

Contra esta resoluci贸n no cabe recurso de casaci贸n ante el Tribunal Supremo.

LOS HECHOS PROBADOS

Seg煤n relata el tribunal, este miembro del jurado, precisamente el portavoz, manifest贸 a uno de los suplentes, a la salida de la Audiencia Provincial, en las escaleras por las que se accede al edificio, momentos despu茅s de que se trasladara el veredicto al tribunal, que 鈥渉ab铆a votado culpable por la forma fr铆a y calculadora con que el acusado hab铆a declarado鈥.

Acto seguido, y en la misma conversaci贸n, a帽adi贸 que 鈥渆n verdad, las votaciones iban seis a tres, se hac铆a tarde y ya ve铆a que nos 铆bamos a tener que quedar a dormir en el hotel varias noches porque nadie daba su brazo a torcer. Por lo tanto, culpable y todos a casa鈥.

El tribunal se帽ala que ante los en茅rgicos reproches, que el suplente hizo al miembro del jurado por tal forma de actuar, 茅ste a帽adi贸: 鈥淎 fin de cuentas lo hubiera hecho o no (cometer el delito), era un tipo que no era nada nuestro鈥.

A la ma帽ana siguiente, la persona que hab铆a escuchado los comentarios del portavoz del jurado, y que como miembro suplente hab铆a asistido a todas las sesiones del juicio, acudi贸 a una notar铆a de Galapagar a elevar a documento p煤blico el contenido de la conversaci贸n, de la que hab铆a sido testigo tambi茅n el otro miembro suplente.

La comparecencia notarial fue entregada por este ciudadano a la magistrada presidenta del jurado popular antes de que se dictase la sentencia.

La presidenta del tribunal dio traslado a las partes del proceso, inici谩ndose entonces, un tr谩mite de alegaciones contradictorio en torno a su trascendencia.

En una providencia, la magistrada refleja que no consta 鈥渘inguna incidencia鈥 en el acta del veredicto, por lo que a su juicio no resultaba posible que la Audiencia Provincial iniciara, como solicitaba la defensa, una investigaci贸n para aclarar lo supuestamente ocurrido en la que se tomara declaraci贸n a los integrantes del jurado.

No obstante, en la misma providencia, la magistrada indica a la defensa del acusado que 鈥減odr谩 instar cuanto a su derecho convenga en los recursos que, en su caso, interponga contra la sentencia鈥, y da traslado del acta notarial, 鈥渁 los efectos oportunos鈥, al Ministerio Fiscal.

En s煤plica, la Audiencia Provincial vuelve a desestimar las alegaciones de la defensa y confirma la providencia dictada por la magistrada.

Tras ser condenado, conforme al veredicto de culpabilidad, a 21 a帽os de prisi贸n, por el asesinato en Collado Villalba de su compa帽era sentimental el 27 de mayo de 2017, la defensa recurri贸 ante la Sala Civil y Penal del TSJ de Madrid.

Denunci贸 lo que, a su juicio, supone irregularidades con motivo de la deliberaci贸n.

El TSJ se帽ala que 鈥渓a cuesti贸n suscitada reviste, sin duda alguna, un incuestionable inter茅s禄.

Razona que 芦el enjuiciamiento por jurado participa de una serie de peculiaridades que resultan de la conformaci贸n del tribunal que valora la prueba y decide sobre la culpabilidad del acusado por personas no formadas en derecho, no pertenecientes a la Carrera Judicial, y sobre quienes no pesan, por tanto, determinadas exigencias de car谩cter t茅cnico que s铆 son propias de quienes integran el Poder Judicial a la hora de afrontar el enjuiciamiento de una conducta calificada como delito鈥.

鈥淎hora bien: ello no puede significar en modo alguno, que este modo de enjuiciamiento d茅 cabida a la menor quiebra de ninguno de los derechos que la Constituci贸n reconoce a todos los ciudadanos禄, a帽ade.

Indica que 芦el Estado de Derecho no puede consentir que una figura jur铆dica 鈥搃ncluso tan compleja como es el jurado-, merme las garant铆as de quien se enfrenta a una acusaci贸n, a un juicio, que adem谩s se sustancia por el delito m谩s grave de cuantos se contienen en el C贸digo Penal: asesinato鈥.

Tras valorarlas funciones que la Ley encomienda al magistrado que preside el tribunal o las referencias al ejercicio del deber de los jurados que encontramos en la doctrina, el tribunal se detiene en la motivaci贸n del veredicto.

Afirma que 鈥渁unque parca en extensi贸n, debe reputarse suficiente si atendidas las circunstancias del caso y las concretas pruebas que fundamentan sus declaraciones, es suficiente para conocer el dise帽o probatorio en que los jurados hicieron descansar su convicci贸n鈥.

Los magistrados apuntan que 鈥渢oda esta doctrina en torno al grado de razonamiento que resulta exigible a los ciudadanos jurados, a la hora de justificar su expresi贸n de culpabilidad o inculpabilidad, no resulta m谩s que complementaria al inexorable deber previo de ejercer la funci贸n de jurado desde una plena seriedad, lo que implica dedicar toda la atenci贸n que merezca el debate en torno a la prueba, y siendo conscientes del alto grado de responsabilidad que implica la funci贸n de juzgar鈥.

Indican que 鈥渢an alto grado preside siempre esta labor jurisdiccional, en todos los casos, pero podr铆amos decir tal vez que de forma m谩s intensa cuando de un voto puede depender nada menos que una condena a m谩s de veinte a帽os de prisi贸n鈥.

El tribunal dstaca que 鈥渆l derecho al proceso con todas las garant铆as es un verdadero compromiso constitucional que debe comprender un conjunto de elementos pleno, desterrando siempre cualquier inconsistencia que pudiera basarse en la aplicaci贸n formalista de las leyes. Debe llegar m谩s all谩, conjurando incluso las apariencias de quiebra鈥.

鈥淯na vez tenido en cuenta todo lo anterior禄, a juicio del tribunal, 芦no puede pasarse por alto la intensa sombra de sospecha que se cierne sobre la emisi贸n del voto鈥 denunciado.

Expresa que 芦si bien es verdad que en el acta del jurado no se produjo incidencia alguna a rese帽ar y que en el objeto de la presente apelaci贸n no se reprochan las decisiones adoptadas por la magistrada presidenta del jurado popular禄, el tribunal da 芦por sentado que cuando una persona acude a un notario y realiza unas manifestaciones de tanto detalle como las que constan en el acta unida a las actuaciones, es consciente de su gravedad鈥, del hecho 鈥渆n sencilla lectura, de que uno de los miembros del jurado, motivado por la prisa, se inclin贸 por la condena鈥.

鈥淐on su voto de culpabilidad probablemente se colm贸 la mayor铆a justa necesaria para condenar鈥, indica.

El TSJ se帽ala que 鈥渁 la vista de estos datos, manifiestan los jueces, no parece posible garantizar que el criterio sobre la culpabilidad del acusado que exterioriz贸 con su voto el hasta entonces portavoz del jurado fuese fruto de un estudio serio y en conciencia de la prueba, que jam谩s habr谩 de apresurarse irresponsablemente por el deseo de no pernoctar en el hotel donde se concentra el jurado si es necesario proseguir la deliberaci贸n鈥.

Concluye que en la presente causa 鈥渟e ha producido una quiebra del derecho en el proceso con todas las garant铆as causante de indefensi贸n, y en paralelo otra quiebra de la necesaria apariencia de imparcialidad que, en consecuencia, no deja otra opci贸n que declarar la nulidad de la sentencia y del juicio en aras de la salvaguarda del procedimiento con todas las garant铆as constitucionalmente reconocido禄.

Se帽ala que 芦lo contrario ser铆a validar contra toda l贸gica jur铆dica la mera posibilidad de un atropello禄 y que 芦esta posibilidad禄 es 芦de todo punto inaceptable鈥.

Fuente: https://confilegal.com/20210318-el-…




Fuente: Grupotortuga.com