January 25, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
212 puntos de vista

A sus 81 a√Īos el lugarteniente de Martin Luther King a√ļn sigue en la briega por reivindicar los derechos de la negritud.

La respuesta no violenta para reivindicar los derechos civiles de los afroamericanos se inici√≥ en 1955 con el boicot al servicio de autobuses de Montgomery como parte de una protesta pol√≠tica para oponerse a las leyes de discriminaci√≥n racial en el transporte p√ļblico. Los pasajeros negros ten√≠an que colocarse en la parte trasera del autob√ļs; mientras los blancos ocupaban los sitios de adelante. Si faltaban puestos para un blanco el negro ten√≠a que ced√©rselo. Hasta que un d√≠a la afroamericana Rosa Parks se neg√≥ a cumplir con este mandato en un claro desaf√≠o de desobediencia civil que la llev√≥ a la c√°rcel por perturbar “el orden establecido”. Este hecho tan trascendental fue el inspirador del Freedom Riders en los primeros a√Īos de la d√©cada del sesenta en el sur de los EE.UU.

En este contexto sociológico tan convulso del siglo XX en EE.UU surgió la figura de uno de los lideres históricos en la lucha de los derechos civiles: el ministro de la iglesia bautista Martin Luther King, hijo y nieto de pastores bautistas por lo que de antemano ya estaba predestinada su existencia. Formado en la teología liberal blanca de la fe ortodoxa evangélica y dedicado a tiempo completo a los estudios bíblicos. Admirador del Mahatma Gandhi y de sus métodos de no violencia y desobediencia civil.

Y es que la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos es profundamente religiosa (cristianismo y el Islam), para nada se circunscribe en el √°mbito de la laicidad y el secularismo (con excepci√≥n de las “Panteras Negras”) Cristo es el mes√≠as de los pobres. Un ateo o un agn√≥stico no tendr√≠a ning√ļn poder de convocatoria y fracasar√≠a en su intento de movilizar a las masas.

En EE.UU buena parte de la vida social se realiza en los templos y las iglesias donde peri√≥dicamente se re√ļne la comunidad ansiosos por “beber las fuentes de agua viva”. “¬°Hosanna! Bendito aquel que viene en nombre del se√Īor” Las homil√≠as y celebraciones bajo la batuta de los pastores se transforman en una verdadera fiesta amenizada por grupos musicales y coros de g√≥spel. Adem√°s, de encontrar el alivio y consuelo espiritual, “la casa de Dios” es un centro de asistencialismo y ayudas sociales ya que la mitad de las familias negras sobreviven por debajo del umbral de la pobreza.

Tal vez muchos no recuerdan al reverendo Jesse Jackson, delf√≠n y lugarteniente de Luther King, protagonista tambi√©n de las p√°ginas m√°s relevantes de la negritud revolucionaria en el siglo XX. Un eminente internacionalista comprometido con la resistencia de los pueblos del Tercer Mundo. A sus 81 a√Īos a√ļn sigue en la briega y no se rinde en su compromiso vital de reivindicar a las clases m√°s desfavorecidas. Nacido en Greenville (Carolina del Sur) licenciado en sociolog√≠a y estudiante del Theological Seminary School, becario en el King‚Äôs Southern Christian Leadership Conference, ordenado pastor bautista por la Iglesia de Chicago ya que, seg√ļn sus propias palabras, “quer√≠a guiar a su reba√Īo por el camino de la justicia y de la paz” Por su esp√≠ritu rebelde fue arrestado varias veces por la polic√≠a, aunque jam√°s se amedrent√≥ ante las amenazas de la autoridad.

En el a√Īo 1965 un jovenc√≠simo Jesse Jackson se uni√≥ a la marcha del sufragio en Selma (Alabama) con el argumento de que: “si Jes√ļs es real, nosotros iremos a Selma” All√≠ por primera vez experiment√≥ lo que marcar√≠a el resto de su vida al reunirse con importantes l√≠deres de los derechos civiles entre los que se encontraba Martin Luther King. Particip√≥ en el conocido como el “Bloody Sunday” donde fuerzas policiales y de la Guardia Nacional apalearon a los manifestantes, adem√°s de balacearlos con el resultando varios activistas muertos. “Sin el voto, no hay esperanza, el voto es sacrosanto y fundacional, es la esencia misma de nuestro contrato social. Ustedes hacen parte del viacrucis, ustedes no son negros ¬°no son esclavos! ¬°Son hijos de Dios! Dios padre quiere la liberaci√≥n de sus hijos” (apartes del discurso del Dr. King)

En 1966 Martin Luther King eligi√≥ al seminarista Jesse Jackson para que se responsabilizara de la organizaci√≥n en Chicago y preparara la campa√Īa de justicia social e igualdad de oportunidades para los afroamericanos. Asumiendo adem√°s el encargo de convocar a ministros y predicadores favorables a las tesis de resistencia civil no violenta inspirada en el Evangelio.

Luther King era un carism√°tico predicador dotado de una oratoria hipn√≥tica que arrastraba a sus fieles con un mensaje emancipador de paz, amor y justicia social. En 1963 encabez√≥ la impresionante la marcha sobre Washington donde se concentraron m√°s de 200.000 personas en el monumento a Lincoln. Marcha que lo hizo famoso a nivel nacional e internacional con su discurso “yo tengo un sue√Īo”. Un sue√Īo que no es otro que el sue√Īo americano del bienestar y prosperidad. La promesa de un mundo compartido, una deuda hist√≥rica de la sociedad norteamericana en la que debe prevalecer la fraternidad entre blanco y negro obedeciendo los preceptos m√°s sagrados de la Constituci√≥n. “Porque todos los hombres son creados iguales. Las campanas de libertad anuncian que estamos pr√≥ximos a ese d√≠a en que los hijos de Dios, negros, blancos, jud√≠os, cristianos, protestantes y cat√≥licos puedan unir sus manos y cantar ¬°Libres al fin! ¬°Libres al fin! gracias al Dios todopoderoso, somos libres al fin” En medio del √©xtasis m√≠stico dijo: “No estoy preocupado por nada. No temo a ning√ļn hombre ¬°Mis ojos han visto la gloria de la venida del se√Īor!”-Lo divino por encima de lo humano pues sin ese serm√≥n mesi√°nico no hubiera adquirido tal poder de convocatoria. Es imperioso el liderazgo de un profeta, de una autoridad moral que guie a su pueblo en los tiempos de tribulaci√≥n. Tal fue el impacto de la marcha a Washington que al a√Īo siguiente el Comit√© Noruego le concede el premio Nobel de la Paz.

En el a√Īo 1966 surge en la bah√≠a de San Francisco el movimiento de resistencia de car√°cter radical denominado “Panteras Negras”, de ideolog√≠a socialista y libertario, contrarios a la resistencia pasiva no violenta. Pregonan que los negros embrutecidos y alienados deb√≠an recuperar la conciencia, sus ra√≠ces. Por primera vez mujeres como Eliane Brown o Kathleen Cleaver cobran un inusitado protagonismo. Y es que en ese entonces el heteropatriarcado dominaba por completo todos los sectores de la sociedad tanto en las iglesias como en la vida p√ļblica. A las Panteras Negras se les distingu√≠a por la est√©tica del “african look”, para reafirmar su identidad, Siguiendo las leyes del arte negro enarbolaban banderas con el pu√Īo el alto y la silueta de un gran felino preparado para atacar. Entre sus √≠dolos sobresal√≠an el Che Guevara, Fidel Castro, Mao Tse-Tung o Malcolm X. Por sus principios de autodefensa recib√≠an instrucci√≥n militar e incluso sus disciplinadas patrullas de vigilancia portaban armas. Se dedicaban a sembrar el caos y el desorden en todo el pa√≠s bajo el lema “Poder Negro” “Black Power” “todo el poder para el pueblo”. La vanguardia revolucionaria en toda la extensi√≥n de la palabra. Un comportamiento antievang√©lico que caus√≥ una escisi√≥n del Movimiento de los Derechos Civiles porque el Dr. Luther King no estaba de acuerdo con el uso de la violencia. Entre sus militantes se destacaban Angela Davis y Bobby Seale. Hoover, El director del FBI, lo calific√≥ como “la mayor amenaza para la seguridad interna del pa√≠s” El gobierno de EE.UU y sus servicios secretos estaba decididos a exterminar el virus del “comunismo negro” que se hab√≠a infiltrado en pleno coraz√≥n del imperio. Y para demoler y desprestigiar el movimiento entre la poblaci√≥n y sus simpatizantes lanzaron el programa de contrainteligencia COINTELPRO creando noticias falsas a trav√©s los medios de comunicaci√≥n, acus√°ndolos de delincuentes, de terroristas antiamericanos. Muchos fueron detenidos, encarcelados, asesinados, o desterrados en una eficaz estrategia de acoso y derribo. Aduc√≠an que ellos no eran violentos, sino que se defend√≠an de la violencia policial. Desde luego que ese mensaje antisistema de rechazar el servicio militar obligatorio y oponerse a la guerra de Vietnam los convert√≠a en traidores. ¬Ņpor qu√© dar la vida por una bandera que representa la esclavitud y racismo?

Ese partido de autodefensa nacionalista negro, revolucionario, antimperialista y antifascista criticaba a Mart√≠n Luther King por su docilidad y resignaci√≥n ya que al movimiento de la no violencia le faltaba agresividad. Lo acusaron de ser un “T√≠o Tom” que le hac√≠a el juego a los blancos. “Porque hay muchos cipayos y m√°scaras blancas traidores de su propia raza”. No estaban de acuerdo con esa predica de poner la otra mejilla, es decir, no responder al mal con otro mal “Bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian”. “Nuestro reino es el gueto” -les respondieron. No fue el pacifismo ni la lucha no violenta la que conmovi√≥ a la sociedad norteamericana, sino las barricadas y las bombas Molotov.


En este proceso del despertar de la conciencia social, espiritual y mental del pueblo afroamericano en 1934 Elijah Muhammad, autoproclamado “mensajero de Allah”, funda la Naci√≥n del Islam. En el fondo era un volver a las ra√≠ces porque un 15% de los esclavos africanos llegados en a Norteam√©rica eran de origen musulm√°n. En 1950 es nombrado a El-Hajj Malik El Shabazz (Malcolm X) como portavoz nacional y se dedica a la salvaguarda de los derechos civiles a favor de la lucha de liberaci√≥n con el fin de alcanzar la cima m√°s alta en el orden social. Que solo es posible obtener a base de la ideolog√≠a comunista mezclada con el Islam. Plante√≥ un pa√≠s solo para negros en el sur de los EE.UU. Insuflaban el odio a los blancos fundadores de Norteam√©rica directos culpables de sus desgracias. Por discrepancias con el l√≠der supremo abandona la organizaci√≥n y funda la Muslim Mosque, Inc a la que se sumaron miles de seguidores. Que es mejor ¬Ņel voto o la bala? En 1965 mientras asist√≠a a una reuni√≥n en Manhattan cae asesinado a balazos en un complot tendido por miembros de la Naci√≥n del Islam por considerarlo un renegado.

Tras la muerte Elijah Muhammad le sucede el “divino l√≠der” Louis Farrakhan que por discrepancias con la filosof√≠a de Malcolm X se separa y constituye la nueva Naci√≥n del Islam de tendencia sunnita. En la mezquita Maryam de Chicago, patrocinada por Gadafi, se re√ļnen todos los viernes del Yuma cientos de devotos vestidos con sus atuendos isl√°micos que al grito de ¬°Allah Akbar! piadosamente oran con direcci√≥n a la Meca. La Nueva Naci√≥n del Islam (que se circunscribe en el Nuwaubianismo) desarrolla una intensa acci√≥n reivindicativa, protectora, educativa y social donde se hace apolog√≠a del “supremacismo negro”. Porque el “diablo blanco” envenena a la negritud con las drogas y el alcohol que es el mejor m√©todo para embrutecerlos y alienarlos. El prop√≥sito de los amos de Washington es castrar una respuesta desestabilizadora que atente contra el “sistema democr√°tico” Tildan al juda√≠smo de ser una “religi√≥n cloaca” y culpan a los jud√≠os del comercio de esclavos. El anticristo est√° encarnado en el Papa de Roma. Delitos de incitaci√≥n al odio que fueron convenientemente judicializados.

Producto de las guerras de religi√≥n (a ra√≠z de la reforma protestante) llevadas a cabo en Europa en el siglo XVI y XVII miles y miles de disidentes y ap√≥statas tuvieron que exiliarse en el Nuevo Mundo en busca de la tierra de promisi√≥n y de libertad. Fueron estos renegados quienes fundaron el imperio m√°s poderoso de la tierra. El fundamento de la Constituci√≥n americana es la de una “Republica Teocr√°tica” cuya hegemon√≠a de la clase dominante es una de las herramientas claves de la acumulaci√≥n capitalista. Las sectas evang√©licas predican que ellos son el pueblo elegido por Dios. Visionarios e iluminados que hacen parte de la construcci√≥n de EE.UU como naci√≥n ¬°Jesucristo resucit√≥ en Norteam√©rica! afirma el Libro del Morm√≥n. Y no es de extra√Īar pues tales alucinaciones metaf√≠sicas est√°n muy arraigadas entre millones de devotos. Aunque en los billetes de d√≥lar ponga “In God We Trust” lo que verdaderamente adoran es al becerro de oro.

Los siglos de evangelizaci√≥n de los esclavos negros por parte de los pastores de las iglesias protestantes o evang√©licas, anglicanos, calvinistas, luteranos, bautistas, adventistas, metodistas y, como no, tambi√©n cat√≥licos, surtieron el efecto deseado. La conversi√≥n y el bautismo los redim√≠a del pecado original (el ser negro era ya de por si el m√°s terrible de los pecados) Ahora ya pod√≠an compartir la gloria de Jesucristo en el para√≠so celestial. Y es as√≠ como tras el decreto de abolici√≥n de la esclavitud dictado Abraham Lincoln (aunque en realidad se mantuvo vigente) desesperados buscaron refugio y protecci√≥n en los templos y las iglesias. En su seno algunos pastores blancos compasivos los acogieron bajo el signo de amor, y de la caridad. El convicto negro, el esclavo negro en los campos de algod√≥n no ten√≠an sino su voz para sentirse libres; encadenados, vigilados d√≠a y noche por perros rabiosos, la √ļnica evasi√≥n posible era su voz. Cantan blues nost√°lgicos o los espirituales negros suplicantes, y as√≠ escapan de su penosa condici√≥n consol√°ndose a s√≠ mismos de tan ruin destino. ¬ŅQui√©n los escucha en medio de esa soledad? Solo Dios, claro “el nazareno sufri√≥ en su carne, como ellos, la condici√≥n de desterrado y excluido, hasta que fue ejecutado en la cruz” Hay una identificaci√≥n mutua extraordinaria entre Cristo y el esclavo: por su pasi√≥n. El sufrimiento asumido por Cristo abre un camino de esperanza para el esclavo, los inocentes injustamente condenados. Cristo predica que solo los pobres, los hambrientos, los sedientos y los afligidos merecen el cielo. ¬°Bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino de los cielos! Y la mejor manera para agradar a Dios es la expresi√≥n musical cantando su dolor y su alegr√≠a. Espirituales negros, el g√≥spel o cantos de liberaci√≥n inspirados en el Antiguo Testamento, donde se mezclan los sentimientos de angustia, insumisi√≥n y coraje. Es el grito de la conciencia que arrastra todas las heridas y todos los sue√Īos de la comunidad. Porque Dios promete la liberaci√≥n del pueblo negro. La voz de los oprimidos es la voz de Dios que nace en los guetos de las ciudades industrializadas estadounidenses donde los desheredados migran en masa en buscan de un futuro mejor. Mano de obra barata y no especializada vital para mantener el crecimiento exponencial de la econom√≠a capitalista.

Este tipo de sermones de car√°cter mesi√°nico inspirados en los pasajes b√≠blicos son muy comunes entre los pastores de la comunidad afroamericana de los EE.UU. Algunos iluminados se proclaman los mensajeros de Dios, delirantes gesticulan y se arrebatan como pose√≠dos por una fuerza sobrenatural. “¬°Aleluya, Aleluya! Padre, yo te quiero amar y tocar tu coraz√≥n y rendirme a tus pies. ¬°Oh, mi se√Īor!” Los pastores negros obligatoriamente tienen que vestirse con sus mejores galas; trajes a la medida, corbatas de seda y lucir cadenas de oro, lujosos relojes o anillos de piedras preciosas para impresionar a sus feligreses. La elegancia es una de las principales normas de urbanidad de la comunidad negra como respuesta a la humillaci√≥n que sufrieron por parte de los blancos que los despreciaban por su origen “salvaje y primitivo”. El negro est√° marcado por ese estigma y deben demostrar que son ciudadanos decentes integrados en la civilizaci√≥n occidental. De otra manera sus palabras no ser√≠an cre√≠bles.

Los hados del destino sentenciaron a Martin Luther King cuando el 3 de abril de 1968 nuevamente viaj√≥ a Memphis donde su avi√≥n lleg√≥ con retraso por amenazas de bomba. √Čl ya hab√≠a estado la semana anterior en esta ciudad para apoyar la huelga de basureros afroamericanos que reclamaban mejoras salariales y laborales. Protestas que acabaron con graves enfrentamientos entre grupos paramilitares, la fuerza p√ļblica y los manifestantes. Memphis era una de la “ciudades del atardecer” “sundown town” (los trabajadores negros eran admitidos, pero ten√≠an que marcharse al atardecer) con un crudo legado de discriminaci√≥n racial. Sus habitantes presum√≠an que por sus venas corr√≠a un 100% de sangre cauc√°sica. En los estados sure√Īos con todo el descaro el Ku Klux Klan realizaba rituales secretos vestidos con sus capirotes blancos y levantando los brazos en alto al estilo nazi frente a las cruces ardientes. Apolog√≠a del supremacismo blanco para aterrorizar a los negros y dem√°s “razas inferiores” y que contaba con la connivencia de las autoridades locales y miembros de los partidos pol√≠ticos.

Cuando un negro y su familia sal√≠an de viaje primero deb√≠an consultar el “green book” para saber con anticipaci√≥n cu√°les eran los establecimientos, hoteles, restaurantes, caf√©s o salas de fiestas donde les estaba permitido entrar y as√≠ no corr√≠an riesgos innecesarios.

La noche anterior a caer asesinado el Dr. Martin Luther King pronunci√≥ su famoso discurso “He estado en la cima de la monta√Īa” (una clara reminiscencia del Serm√≥n de la Monta√Īa) en el Mason Temple de Memphis -Uno de los grupos pentecostales afroamericanos m√°s grandes del mundo-. El pastor enfervorizado se dirigi√≥ a los fieles: “Estamos determinados a ganar nuestro justo lugar en el mundo de Dios. Somos hijos de Dios y debemos vivir con dignidad. Vamos a marchar y marchar sin detenernos con nuestro movimiento de no-violencia, aunque nos manden por delante a los perros policiales. Tenemos que vencer, aunque nos apaleen. Sigamos orando, sigamos cantando. El se√Īor nos ha mandado a preocuparnos por los suburbios de aqu√≠ abajo y por sus hijos que no llegan a las tres comidas diarias. Est√° bien hablar de la nueva Jerusal√©n, pero alg√ļn d√≠a el predicador de Dios debe hablar acerca de la nueva New York, de la nueva Atlanta, de la nueva Filadelfia, de la nueva Memphis, del nuevo los √Āngeles. Los afroamericanos producen una ganancia anual de m√°s de treinta billones de d√≥lares y con ese capital es posible armar un fondo com√ļn que erradique la miseria. No necesitamos piedras ni c√≥cteles Molotov. Exigimos un trato justo a los hijos de Dios. El boicot es el mejor m√©todo de coacci√≥n. Hijos, no compren Coca Cola ni leche Sealtest, o el pan Wonder o Harts. Hago un llamado para que retiren el dinero de esos bancos usureros c√≥mplices de nuestra tragedia. Yo solo quiero cumplir la voluntad de Dios. Y √©l me ha permitido subir a la monta√Īa, y he visto la tierra prometida. Puede que no llegue all√≠ contigo. Pero quiero que sepas esta noche, que nosotros como pueblo llegaremos a la tierra prometida. Y por eso estoy feliz esta noche. No estoy preocupado por nada, no temo a nadie. Mis ojos han visto la gloria de la venida del se√Īor”

El Dr. Luther King tras el vibrante serm√≥n qued√≥ completamente extenuado porque adem√°s se le acumul√≥ el ajetreo de tantos compromisos y citas ineludibles que no le dejaba un minuto de respiro. As√≠ que regres√≥ a descansar al Motel Lorraine (reservado solo para negros). A pesar de las amenazas que recib√≠a constantemente (amedrentamiento telef√≥nico, cartas intimidatorias, bombas trampa y hasta hab√≠a sufrido un atentado de una afroamericana demente que lo apu√Īal√≥ en el pecho) y confiado en que la mano de Dios lo proteg√≠a no tom√≥ las medidas de seguridad pertinentes. ¬ŅQui√©n se iba a imaginar que frente a su habitaci√≥n en el Bessie Brewers Rooming House se encontraba hospedado un francotirador supremacista blanco esperando el momento oportuno para dispararle cuando lo tuviera en el punto de mira?

Es necesario rese√Īar que los movimientos de derechos civiles en EE.UU tienen un hondo componente religioso. Existe una gran diversidad de credos y de inclinaciones teol√≥gicas que van desde los m√°s ortodoxos, moderados, radicales y tambi√©n el fundamentalismo isl√°mico. Pero algunas iglesias o mezquitas de los guetos marginales han optado por plantear una “Teolog√≠a Negra de la Liberaci√≥n”. Teolog√≠a revolucionaria que igualmente se desarroll√≥ en Am√©rica Latina como arma pol√≠tica: herramienta marxista, antimperialista y anticapitalista. Incitando la rebeli√≥n armada y a la formaci√≥n de las guerrillas izquierdistas decididas a enfrentar al imperialismo y tomarse el poder.

Tanta fe en la lucha por la libertad, tanta pasi√≥n y dramatismo a causa del dolor y sufrimiento. Un trauma muy insondable en el alma de los negros que los llev√≥ a plantear la creaci√≥n de una religi√≥n negra, de un Dios negro, del Cristo negro y una teolog√≠a negra que se impart√≠a en los semanarios protestantes. ¬°La negritud de Dios! Porque los blancos pretend√≠an blanquearlos o clonarlos a su imagen y semejanza y eso trajo como consecuencia un severo complejo de inferioridad y sentimientos de culpa. De ah√≠ que fuera imprescindible invertir ese simbolismo tan perverso creado a trav√©s de los tiempos de que el negro es la imagen del diablo y el blanco la de un √°ngel. Por eso hab√≠a que transformar al negro en el s√≠mbolo del bien y el blanco en el s√≠mbolo del mal (explotaci√≥n y racismo). Ten√≠an que recuperar la memoria pues embrujados por la amnesia colectiva se olvidaron de que millones de negros fueron secuestrados de √Āfrica para venderlos como ganado en los mercados de las colonias europeas en Am√©rica. Un crimen de lesa humanidad que a√ļn no se ha juzgado y que permanece impune. Lo cierto es que no solo reclaman el perd√≥n institucional sino una fuerte indemnizaci√≥n econ√≥mica. El racismo fue ante todo la ideolog√≠a necesaria para justificar la esclavitud y el poder de los amos blancos. La biolog√≠a y la teolog√≠a respaldaban la inferioridad de esas razas (ind√≠gena o negra) a partir de referencias b√≠blicas (la maldici√≥n de Cana√°n o la curaci√≥n del esclavo del centuri√≥n) la palabra de San Pablo se repet√≠a una y otra vez para que no cupiera ninguna duda: “esclavos, est√©n sujetos a sus amos”

El Dr. Luther King y su s√©quito (destacados miembros del Movimiento de Derechos Civiles incluido Jesse Jackson, uno de los colaboradores m√°s cercanos) se pasaron todo el d√≠a planificando los pormenores de la nueva marcha a Washington de los pobres. “No solo deben ser los negros hay que convocar tambi√©n a los portorrique√Īos, amerindios, mexicanos y los anglos blancos marginados” “Tenemos que reunir un ej√©rcito multirracial de pobres que marchar√° a Washington a tomar otra vez el Capitolio”. Cuando caminaba por el balc√≥n del hotel para dirigirse a cumplir una cita en la congregaci√≥n del reverendo Samuel Kyles, de repente, a las 18:01 del d√≠a 4 de abril de 1968 la placidez de esa tarde primaveral se vio perturbada por el estallido de un rel√°mpago. El francotirador utiliz√≥ un fusil Remington 760 Gamemaster calibre 30-06 con mira telem√©trica (arma favorita de los cazadores de ciervos) Todos los que estaban all√≠ presentes se quedaron paralizados al comprobar que el tiro hab√≠a impactado en el rostro del “√Āngel Negro” de 39 a√Īos, m√°s concretamente en la parte inferior de la mand√≠bula derecha. Entonces, malherido cay√≥ de bruces en el suelo completamente ensangrentado. Como queda patente en esa famosa foto en la que Jesse Jackson y sus incondicionales se√Īalan en direcci√≥n al inmueble desde donde se supone que le dispararon. Al final la polic√≠a comprob√≥ que el atentado lo cometi√≥ el francotirador desde la ventana de un ba√Īo situado en el Bessie Brewers Rooming House.

“Mientras los ni√Īos inocentes tengan que morir en los incendios en los barrios marginales, mientras la familia tenga que pasar el invierno sin calefacci√≥n y sin comida y se vean obligadas compartir su existencia con ratas y cucarachas el supremo hacedor juzgar√° y condenar√° a los culpables” No pod√≠a echarse atr√°s en sus m√°ximos ideales de “alimentar al hambriento, vestir al desnudo, amar y servir a la humanidad”

Inmediatamente sus compa√Īeros intentaron reanimarlo, pero al comprobar su estado cr√≠tico, o sea, que agonizaba lo trasladaron de urgencia al hospital m√°s cercano. A pesar de los ingentes esfuerzos que realizaron los m√©dicos del hospital St. Joseph por mantenerlo con vida a las pocas horas falleci√≥. Cuando se conoci√≥ la luctuosa noticia se desataron motines en diversas ciudades de EE.UU (principalmente de Washington) que provocaron incendios, destrucci√≥n y saqueos que se mantuvieron durante semanas con el resultado final m√°s de 46 muertos, cientos de heridos y detenidos. El presidente Lyndon Johnson declar√≥ el estado de excepci√≥n y orden√≥ la movilizaci√≥n de 55.000 soldados, miles de polic√≠as y la Guardia Nacional con el prop√≥sito de contener la ira de los manifestantes y devolver la paz y tranquilidad a la naci√≥n.

¬ŅQui√©n lo mat√≥? No fue un individuo, fue un sistema. No era un lobo solitario, sino que hac√≠a parte de una conspiraci√≥n perfectamente planeada -seg√ļn sostiene el reverendo Jesse Jackson- El FBI estar√≠a implicado en su asesinato porque el gobierno de los EE.UU no lo protegi√≥ y por el contrario criminaliz√≥ su lucha. Con esta perversa actitud se cre√≥ un clima propicio para inocular altas dosis de odio y de racismo entre los supremacistas blancos. El Dr. King representaba un grave peligro que el establishment no estaba dispuesto a tolerar.

El reverendo Jesse Jackson se proyectaba como su reemplazo del “m√°rtir de la negritud” hasta tal punto que fue el encargado de hacer un responso de despedida en su entierro en Atlanta. Luego Mahalia Jackson enton√≥ su canci√≥n favorita: “Take my Hand, Precious Lord” “Toma mi mano, precioso Se√Īor, ll√©vame a casa…” Pero una bala no puede aniquilar a todo un movimiento de los derechos civiles. “El trabajo del Dr. King cambi√≥ la historia de EE.UU, cambi√≥ sus leyes, cambi√≥ la cultura y el sentido de nuestra existencia”

El √ļltimo d√≠a del a√Īo 2021 m√°s de 150 activistas del marcharon por la avenida Michigan en el centro de Chicago portando las fotograf√≠as de m√°s de 79 v√≠ctimas, la mayor√≠a j√≥venes y menores de edad, asesinados por las bandas delincuenciales y la represi√≥n policial. En primera fila se distingu√≠a el popular padre Michael Pfleger, de la iglesia cat√≥lica de Santa Sabina, un hist√≥rico defensor de los derechos humanos con m√°s de 50 a√Īos de compromiso social en el estado de Illinois. Es urgente reclamar la paz y el desarme en los barrios m√°s desfavorecidos de la ciudad , tanto en el este y como en el oeste, donde proliferan las pandillas armadas. Esto se parece cada vez m√°s a la √©poca de los mafiosos Al Capone y John Dillinger. Seg√ļn un informe de la polic√≠a en el 2021 se han cometido al menos 800 homicidios -la cifra m√°s alta desde 1995-. En un alto porcentaje las v√≠ctimas son afroamericanos. “Nuestros ni√Īos se est√°n convirtiendo en una especie en peligro de extinci√≥n y nuestros ni√Īos merecen derecho a vivir” “Hay que seguir con las investigaciones para resolver los cr√≠menes y detener a los culpables”, explic√≥ el padre Pfleger. A la sociedad no le preocupa esta epidemia de violencia porque en la mayor√≠a de los casos los muertos son negros y latinos. Martin Luther King confes√≥ que Chicago era una de las ciudades m√°s racistas de EE.UU.

Evidentemente los m√°s altos √≠ndices de criminalidad se dan en los guetos depauperados y marginales donde la falta de trabajo y oportunidades hace que los j√≥venes se dediquen a tiempo completo al narcotr√°fico, el contrabando de armas, los atracos y los ajustes de cuenta. Son muy comunes las balaceras entre las distintas bandas que se disputan el territorio, as√≠ que lo √ļnico que les espera es una tumba o una celda en las prisiones y correccionales. Y no es de extra√Īar en una ciudad tan convulsa como Chicago que con su √°rea metropolitana supera ya los 9 millones de habitantes.

El reverendo Jesse Jackson declar√≥ ante la prensa que se necesita un mayor esfuerzo de la polic√≠a para patrullar las calles y capturar a los autores de los asesinatos. “Debemos detener a los culpables. Chicago no puede ser un santuario de delincuentes. Esto es inaceptable. Hay que trabajar juntos con la comunidad para prevenir los cr√≠menes y que no se repita un a√Īo m√°s esta terrible cifra”

En esta de la g√©lida ma√Īana del √ļltimo d√≠a del a√Īo 2021 en las calles del centro de Chicago una multitud de fieles y activistas aguardaban con ansias escuchar las palabras de uno de los l√≠deres de opini√≥n m√°s reconocidos entre la negritud.

Ya en el ocaso de su vida y visiblemente afectado por el Parkinson; le tiembla la voz y el pulso, no puede caminar y necesita ayuda para mantenerse en pie. Pero el reverendo Jackson ha declarado que cueste lo que cueste seguir√° comprometido en la lucha por los derechos civiles. Desafortunadamente y a pesar de mi insistencia no quiso o no pudo contestar a mis preguntas pues la enfermedad ha mermado sus facultades f√≠sicas y mentales. Pero no importa, pues ese minuto que estuve con √©l representa 60 a√Īos de historia.

Durante las marchas de protesta por el asesinato de George Floyd a manos de un polic√≠a blanco en Minneapolis. -Los peores disturbios desde el asesinato de Martin Luther King- Trump decret√≥ el estado de sitio y el despliegue de la Guardia Nacional y calific√≥ a los manifestantes “antifa” de matones, terroristas enemigos de los EE.UU. “El Black Lives Matter es una organizaci√≥n comunista que quieren desestabilizar el pa√≠s m√°s poderoso de la tierra” “El ogro del orgullo blanco”, a√Īadi√≥: “son delincuentes, drogadictos y v√°ndalos” La mitad de la poblaci√≥n de los EE.UU comulga con estas ideas xen√≥fobas y racistas especialmente los WASP (fundadores de EE.UU) que se resisten a perder sus privilegios de clase. En este ambiente de polarizaci√≥n en cualquier momento puede desencadenarse la hecatombe. Que se puede esperar de un sistema neoliberal capitalista tan injusto donde 1% de los multimillonarios domina al 99% de la poblaci√≥n.

El reverendo Jackson es un convencido del poder de las marchas pac√≠ficas, la decisiva importancia del voto y la confianza en Dios para trasformar el mundo. “Hay que ser valientes y no vendernos por cuatro monedas. La dignidad humana debe prevalecer”.Fungi√≥ como mediador humanitario ante los gobiernos de Irak, Siria y en la antigua Yugoeslavia, donde logr√≥ la liberaci√≥n de soldados y civiles norteamericanos. Comprometido al 100% con la resistencia del pueblo Palestino y su lucha por proclamar un estado propio, visit√≥ Sur√°frica en 1979 y tuvo el coraje de exigirle el r√©gimen del apartheid la libertad de Nelson Mandela, amigo personal de Fidel Castro y favorable a levantar el ignominioso bloqueo norteamericano, galardonado tambi√©n por Hugo Ch√°vez con el premio “Libertador”.

“El sue√Īo de Martin Luther King debe mantenerse en nuestras mentes y nuestro esp√≠ritu. No se puede perder la esperanza y aunque se caiga, hay que volver a levantarse”

“Que los afroamericanos (el 13% de la poblaci√≥n) en un buen porcentaje ocupen sillones en el congreso es un sue√Īo del Dr. King hecho realidad; que haya mujeres en el senado, es un sue√Īo hecho realidad, el triunfo de Mandela en Sur√°frica, es un sue√Īo hecho realidad. √Čl so√Īaba con ver a blancos y negros unidos codo con codo y reconciliarnos como hermanos. Pero nuestro sue√Īo est√° siendo agredido y atacado por fuerzas de la ultraderecha neofascista que pretenden regresar al pasado de la segregaci√≥n y el racismo”

El reverendo Jesse Jackson es uno de los fundadores del PUSH (People United to Save Humanity) para fomentar la autoayuda y la autoestima en la comunidad negra, en especial el feminismo y los derechos de la comunidad LGTB. La Coalici√≥n Arco√≠ris es un conjunto de movimientos sociales, antirracistas, anticapitalistas iniciada en 1969 por Fred Hampton de las Panteras Negras en Chicago, donde tambi√©n participaron asociaciones blancas e hispanos con el objetivo de unificar la lucha pol√≠tica por la justicia social y los derechos humanos. El reverendo Jesse Jackson eligi√≥ una v√≠a m√°s moderada que se sit√ļa en el ala “izquierdista” del Partido Dem√≥crata y a la que m√°s adelante se adherir√≠a Barak Obama para cimentar su trayectoria pol√≠tica y lanzarse a la presidencia de los EE.UU.

El reverendo Jackson se nomin√≥ en las primarias presidenciales por el Partido Dem√≥crata en los a√Īos 1984 y 1988, pero en ambas ocasiones perdi√≥. Intervino decisivamente para que el afroamericano Harold Washington consiguiera por primera vez la alcald√≠a de Chicago en 1983. Realmente esa plataforma fue la que le permiti√≥ alcanzar a Barak Obama (hijo de una norteamericana blanca y un emigrante negro de Kenia) la presidencia de los EE.UU.

Hoy no ha bajado la guardia y contin√ļa entregado a tiempo completo a la organizaci√≥n “The Rainbow PUSH Coalition” que aboga por la inclusi√≥n social de la comunidad afroamericana en todos los sectores de la sociedad, especialmente en el plano de la econom√≠a social. Porque sin recursos propios es imposible la emancipaci√≥n. Es la utop√≠a de la prosperidad (el estado de bienestar, la educaci√≥n, la salud y la vivienda) a la que est√°n llamados los hijos de Dios tal y como mandan los c√°nones del protestantismo. Se le considera el te√≥rico del “capitalismo negro” en contraposici√≥n al “capitalismo blanco” excluyente y explotador.

La brutalidad policial no tiene l√≠mites pues las minor√≠as √©tnicas siguen siendo perseguidas por su origen y por su color de piel. Por ejemplo, en el mes de marzo del 2021 fue asesinado por la polic√≠a en la Villita de Chicago un ni√Īo de 13 a√Īos de origen mexicano de nombre Adam Toledo que aparentemente manipulaba una pistola. Al darle el alto la polic√≠a √©ste sali√≥ corriendo y fue tiroteado por los agentes. No se le neutraliz√≥ dispar√°ndole de la cintura para abajo sino m√°s bien se le fusil√≥. La alcaldesa de Chicago la afroamericana Lori Lightfoot hizo un llamado a la ciudadan√≠a para conservar la paz y la tranquilidad. En esta ocasi√≥n no hubo manifestaciones de solidaridad, ni protestas como en el caso del asesinato de George Floyd que cobr√≥ un inter√©s mundial gracias a la propaganda medi√°tica. Ni siquiera el gobierno mexicano envi√≥ una nota de protesta. Aunque la noticia se difundi√≥ ampliamente por la prensa, TV y redes sociales que mostraron con toda crudeza las im√°genes de su “ejecuci√≥n extrajudicial” nadie se moviliz√≥, nadie protest√≥ y apenas se presentaron sus familiares y amigos a poner unas velitas e im√°genes de la virgen de Guadalupe en el lugar donde cay√≥ abatido el menor de edad. Definitivamente no existe una solidaridad entre las distintas comunidades o minor√≠as √©tnicas en EE.UU, ya sean de afroamericanos, latinoamericanos o asi√°ticos. Es falso ese mito de la hermandad y la fraternidad pues no existe la unidad pol√≠tica que los agrupe. Tantos prejuicios y recelos solo benefician al poder establecido que se aprovecha del separatismo para controlar a una poblaci√≥n muy problem√°tica y conflictiva.

Carlos de Urab√° 2022




Fuente: Grupotortuga.com