September 20, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
356 puntos de vista


Magda Tagtachian busca una definici贸n en su mente y, de repente, la dice: 鈥淕eopol铆tica-rom谩ntica鈥. As铆 define Rojava, publicada este a帽o por Penguin Random House, su tercera novela que tiene como escenario al convulso Medio Oriente y como protagonistas a los pueblos armenio y kurdo.

Periodista en el diario Clar铆n durante 20 a帽os, en un momento de su vida Tagtachian decidi贸 dar un paso m谩s: convertirse en escritora, pero siempre teniendo a su oficio bien cerca. Con Nomeolvides Armenuhi (2016) y Alma Armenia (2020), la escritora vuelve a sus recuerdos, a la memoria profunda de sus or铆genes armenios, y a sus reflexiones sobre la vida, el amor y la muerte. Una caracter铆stica que marcan sus textos es el contexto pol铆tico y social de una regi贸n cruzada por las persecuciones 茅tnicas y las disputas entre los poderes mundiales. En las dos primeras, las historias est谩n marcadas por el genocidio armenio cometido por el Imperio Otomano -y luego continuado por el naciente Estado turco-, y por la guerra entre Armenia y Azerbaiy谩n por el territorio aut贸nomo de Artsaj. El amor, las relaciones humanas olvidadas o silenciadas, y la b煤squeda de la identidad son tambi茅n una constante en la escritura de Tagtachian.

Con Rojava, la escritora ahora logra tender un puente que en Argentina puede parecer lejano: trazar las relaciones hist贸ricas, por momentos conflictivas, pero que en los 煤ltimos a帽os se volvieron solidarias, y de reconocimientos y luchas mutuas, entre los pueblos armenio y kurdo.

Si el t铆tulo de la novela (como se denomina al Kurdist谩n sirio) puede sonar ajeno, el libro despeja muchas inc贸gnitas al respecto. Pero no s贸lo eso: desde la ficci贸n da un paneo del proceso pol铆tico y social que se desarrolla en el norte de Siria, donde diferentes pueblos llevan adelante una resistencia constante contra el Estado Isl谩mico (ISIS), los ataques militares de Turqu铆a, la negaci贸n del gobierno sirio y, al mismo tiempo, soportan las mezquindades de Rusia y Estados Unidos.

En la novela, Tagtachian bucea en el mundo de las Unidades de Protecci贸n de las Mujeres (YPJ), la fuerza de autodefensa kurda que se conoci贸 a nivel mundial durante los combates contra ISIS, principalmente en la ciudad de Kobane, una de las m谩s importantes de la regi贸n de Rojava.

En di谩logo con La tinta, Tagtachian habla sobre su nuevo libro, en el que las protagonistas principales son tres mujeres: la joven Nan茅, la periodista Alma y Tolhildan, comandanta de las YPJ.

鈥淓leg铆 esos pueblos por ser minor铆as desplazadas, que a煤n padecen el negacionismo y la injusticia 鈥揷uenta la periodista-. El pueblo armenio, aunque tiene un Estado, es permanentemente amenazado por el r茅gimen turco de Recep Tayyip Erdogan y por el presidente azer铆 Ilham Aliyev, quienes declararon p煤blicamente que son socios. El plan actual del r茅gimen de Erdogan es reinstalar el sultanato y el neo-otomanismo en la zona de Medio Oriente. Y es un tema que casi no existe en los medios locales. Como ven铆a hablando en mis dos novelas anteriores del pueblo armenio, me interesaba ampliar la mirada y sum茅 al pueblo kurdo, porque me interesa mucho echar luz sobre la relaci贸n kurdo-armenia鈥.

Tagtachian explica que en sus novelas la b煤squeda de justicia es una constante, pero no s贸lo para el pueblo armenio, v铆ctima de un genocidio que le cost贸 la vida a un mill贸n y medio de personas, sino tambi茅n para los kurdos o los yezid铆es, la minor铆a del norte de Irak que en 2014 sufri贸 una extensa matanza en manos de ISIS.

鈥淭engo p煤blico lector que no tiene idea de qu茅 es Armenia, qu茅 es el genocidio armenio y mucho menos qu茅 son los kurdos y los yezid铆es. No tienen ni idea 鈥揳naliza-. Porque no escribo para el p煤blico armenio solamente ni para el pueblo kurdo. Mi necesidad interna es hacer justicia o aportar un grano de arena para la visibilidad, utilizando mis herramientas de periodista y narradora. Pero s铆 de darle visibilidad de forma masiva y eso es lo que hace una novela rom谩ntica, o geopol铆tico-rom谩ntica, porque hay una historia de amor鈥.

Con las herramientas que Tagtachian nombra, su forma de trabajo cal贸 todav铆a m谩s profundo en su nueva obra. 鈥淗oy me doy cuenta, despu茅s de escribir Rojava, que mis novelas transcurren en la actualidad y con una investigaci贸n period铆stica que permite novelar las noticias. Porque no son novelas hist贸ricas, son actuales鈥, dice. A esta definici贸n, agrega: 鈥淐on los personajes, ya sean femeninos o masculinos, me gusta poner el dedo en la llaga y que incomoden en alg煤n lugar. Me interesan m谩s las zonas grises y contradictorias鈥.

En el proceso de investigaci贸n para la novela, de forma inevitable apareci贸 el descubrimiento. En este caso, el del pueblo kurdo, que hist贸ricamente habita las mismas tierras que los armenios. Pese a esa cercan铆a, la negaci贸n estatal, la invisibilizaci贸n de la historia compartida y los silencios impuestos, funcionaron (y funcionan hasta ahora) como la frontera m谩s dif铆cil de romper.

鈥淪iempre llego a los temas por intuici贸n. Hab铆a algo en las primeras fotos que vi de estas mujeres milicianas, en 2014, cuando se empez贸 a hablar de ellas mientras luchaban contra el Estado Isl谩mico, que intentaba implantar el califato en la zona 鈥揳segura la autora-. Hubo algo que me llam贸 mucho la atenci贸n sin saber bien qui茅nes eran. Y ah铆 me empec茅 a meter, a investigar, a recortar. Empec茅 a leer sobre el pueblo kurdo, del que no sab铆a nada. A medida que me met铆a, m谩s investigaba. Encuentro una identificaci贸n muy grande, no solo con las cosas m谩s obvias en relaci贸n con los armenios, como los bailes o las comidas, que son muy parecidas, sino hasta incluso en la forma de vestir, en los colores. Hay algo org谩nico e intuitivo que me hace sentir muy identificada, casi como en familia, y que lo descubr铆 leyendo y conociendo la vida de estas mujeres鈥.

En pleno proceso de investigaci贸n y escritura, en Tagtachian tambi茅n naci贸 la reflexi贸n. 鈥淗ay algo que me sorprendi贸, y me ha llevado a preguntarme que si los kurdos y los armenios estuvieron fundidos ancestralmente en esa zona, si no habr谩 tambi茅n sangre kurda en mis ancestros鈥, afirma.

驴C贸mo escribir sobre las mujeres de Kurdist谩n sin caer en ciertos estereotipos que se repiten desde hace bastante tiempo? Ese fue otro desaf铆o para la autora. Para romper ese lugar com煤n, Tagtachian se refiere a la comandanta Tolhildan: 鈥淎lgunas lectoras me dijeron que se enojaron con el personaje, pero yo la amo por todas las contradicciones que tiene. Hay una confrontaci贸n entre esas mujeres. El di谩logo entre ellas te permite ver esas aristas para no caer en lo trillado. Por supuesto que admiro su coraje, su valent铆a, no solo la de Tolhildan, que tal vez tiene la historia m谩s pesada. En el di谩logo entre ellas tres, con posiciones diferentes, hay un cuestionamiento. En esos di谩logos me gusta mostrar las debilidades, las fortalezas, las dudas de cada ser humano, m谩s all谩 de la etnia que las representa y m谩s all谩 de la jerarqu铆a que tengan鈥.

FUENTE: Leandro Albani / La tinta

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org