November 28, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
128 puntos de vista

Centre Delas d Estudis per a la Pau

El Centre Delàs desmonta el mito de la precisión de las armas explosivas en un nuevo informe coincidiendo con la firma en Dublín de la Declaración Política para prohibir su uso en zonas pobladas.

Cuando se bombardean zonas urbanas, 9 de cada 10 víctimas son civiles.

Las armas explosivas no pueden en ningún caso, por muy avanzadas que sean, como las bombas de precisión o los drones armados, garantizar la discriminación entre civiles y combatientes cuando se utilizan en zonas urbanas.

Se espera que alrededor de 75 Estados -incluida España- firmen esta declaración en Dublín, entre los que se encuentran algunos de los principales usuarios de armas explosivas, así como países afectados.

El uso de armas explosivas en zonas pobladas expone a la población civil a un alto riesgo de muerte o lesión y a la destrucción accidental o deliberada de las infraestructuras de las que depende. Así lo constata el nuevo informe publicado por el Centre Delàs d’Estudis per la Pau, con motivo de la firma de la Declaración Política para la prohibición de estas armas en zonas urbanas. Y es que el 90% de las víctimas de los bombardeos en zonas pobladas son civiles, tal y como demuestra una investigación de la organización AOAV, que desde 2010 ha documentado en al menos 130 países incidentes que involucran daños civiles por el uso de armas explosivas.

Los estados y otras partes interesadas se reunieron el 17 y 18 de noviembre en Dublín, en una conferencia internacional para firmar la Declaración política sobre el fortalecimiento de la protección de los civiles frente a las consecuencias humanitarias derivadas del uso de armas explosivas en áreas pobladas. La declaración es un logro histórico con el potencial de fortalecer significativamente la protección de los civiles contra los bombardeos de pueblos y ciudades. El texto es fruto de años de trabajo de la campaña internacional que busca la prohibición de las armas explosivas (INEW por sus siglas en inglés) -que el Centre Delàs impulsa en el Estado español-, y del liderazgo de Irlanda los últimos años.

En concreto, la Declaración firmada hoy, pide que los Estados se comprometan a adoptar políticas nacionales y prácticas militares que no dañen a la población civil, a abstenerse de utilizar armas explosivas con efectos de área amplia en zonas pobladas y recopilar y compartir datos sobre los efectos de las armas explosivas. Un total de 112 estados y territorios y 6 agrupaciones de estados han reconocido públicamente el daño causado por las armas explosivas en zonas pobladas en distintas declaraciones.

“Aunque no son jurídicamente vinculantes, declaraciones políticas como esta tienen un peso importante en tanto que pueden ayudar a aclarar la aplicabilidad del derecho internacional existente a una situación concreta o a esbozar normas de conducta que van más allá del derecho vigente. En el caso de este tipo de armas, responsables de tantas víctimas en guerras de todo el mundo, como ocurrió con las bombas de racimo o las minas antipersona, la única solución ante el devastador impacto de su uso en zonas pobladas, es su prohibición”, apunta Camino Simarro, investigadora del Centre Delàs y co-autora del informe.

Un representante del Centre Delàs d’Estudis per la Pau asistió el jueves 17 y el viernes 18 de noviembre en Dublín al Foro de la sociedad civil y a la Conferencia para la adopción de la Declaración Internacional para la protección de los civiles ante el uso de las armas explosivas en áreas pobladas.

Pese a que el Derecho Internacional Humanitario ha tratado de restringir y prohibir el uso de varios tipos de armas, los ataques indiscriminados y desproporcionados en zonas urbanas están a la orden del día, principalmente a través del uso de armas explosivas.

El efecto de ciertas armas de este tipo también puede impedir la producción y distribución de bienes y servicios esenciales para el bienestar de la población civil. Los conflictos en Irak, Siria, Yemen y, más recientemente, Ucrania han demostrado estos graves impactos en las infraestructuras básicas y en el entorno del que la gente depende, lo que también genera un gran sufrimiento y vulnerabilidad, así como efectos a largo plazo en el desarrollo socioeconómico y humano de la región o país en cuestión. También queda patente en estos conflictos que el uso de armas explosivas en zonas pobladas constituye una de las principales causas de desplazamiento, tanto a nivel interno como fuera del propio país.

En este sentido, la investigación aporta argumentos que desmontan el mito de la precisión de las nuevas armas, utilizado por gobiernos y ejércitos para justificar determinadas operaciones militares, alegando que respetan el DIH y no afectan a la población civil. El principal objetivo de estas armas es reemplazar a los combatientes humanos en el terreno, planteando guerras asimétricas con un número mucho más reducido de bajas propias. Están diseñadas, por tanto, para disminuir las bajas de soldados en combate pero esto no significa que estén preparadas para reducir el número de víctimas civiles. De hecho, los autores apuntan que con el uso de nuevas armas robóticas y la proliferación de conflictos armados de bajo coste y riesgo para la parte atacante, es muy posible que mueran más civiles que en los ataques con armas convencionales.

“En el Estado español también hemos escuchado declaraciones en este sentido, como fueron las de Josep Borrell, defendiendo la venta de misiles a Arabia Saudí, pese a que están ampliamente documentados bombardeos con numerosas víctimas civiles por parte del régimen saudita”, recuerda Jordi Calvo, también investigador del Centre Delàs y co-autor del informe.

La investigación concluye que la percepción de la posibilidad de llevar a cabo ataques sin riesgo puede hacer prevalecer las soluciones militares por encima de las políticas, bajando los umbrales para iniciar acciones militares. Y, por otra parte, que las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial permitirán que sea más fácil pensar en guerras a distancia más abstractas, lo que puede llevar a más acciones militares y a una escalada incontrolada de conflictos en los que la población civil es siempre la principal damnificada.

______________________________

Podéis consultar el informe completo aquí y la declaración traducida al castellano en el anexo del mismo informe.

Fuente: https://kaosenlared.net/un-nuevo-in…




Fuente: Grupotortuga.com