July 20, 2021
De parte de La Haine
314 puntos de vista


Las intervenciones militares de EEUU y Francia en 脕frica exacerban los conflictos para imponer los objetivos imperiales

A principios de junio de 2021, el ej茅rcito de EEUU llev贸 a cabo un gran ejercicio militar en el continente africano: el African Lion (鈥楲e贸n africano鈥) 21.

El general de divisi贸n Andrew Rohling, de la Southern European Task Force [Grupo de Tarea de Europa del Sur] del ej茅rcito estadounidense, dijo que era 鈥渆l mayor ejercicio militar estadounidense que se haya realizado en el continente鈥. El ejercicio militar denominado African Lion, que se realiz贸 por primera vez en el reino de Marruecos en 2002, es 鈥攅n palabras del Comando 脕frica de EEUU鈥 un 鈥渆jercicio [anual] conjunto, multinacional y en todos los dominios (鈥) para contrarrestar la actividad maligna en el norte de 脕frica y el sur de Europa, y aumentar la interoperabilidad entre los socios estadounidenses, africanos e internacionales para defender el territorio de la agresi贸n militar adversa鈥.

African Lion 21, que incluy贸 a las fuerzas armadas de 21 pa铆ses incluyendo a Brasil, Canad谩, Egipto, Italia, Libia, Holanda y Reino Unido, se llev贸 a cabo en Marruecos y en el territorio ocupado del Sahara occidental, as铆 como tambi茅n en Senegal y T煤nez. La totalidad del ejercicio militar 鈥攓ue involucr贸 a m谩s de 7.000 soldados鈥 fue realizado bajo la direcci贸n del Comando 脕frica de EEUU, con la asistencia de la Organizaci贸n del Tratado del Atl谩ntico Norte (OTAN).

El ejercicio fue realizado bajo el mando del general de divisi贸n Rohling y el general Belkhir El Farouk, el comandante de la Zona Sur de las Fuerzas Armadas del reino de Marruecos. Es importante destacar que la jurisdicci贸n del general El Farouk cubre la ocupaci贸n de Marruecos en el Sahara occidental. El 10 de diciembre de 2020, el presidente de EEUU, Donald Trump, ofreci贸 a Marruecos el reconocimiento de su ocupaci贸n ilegal en el Sahara occidental a cambio de que el reino normalice sus relaciones con Israel.

La declaraci贸n de Trump sobre el Sahara occidental va en contra de una serie de resoluciones de la Asamblea General de la ONU, incluyendo la 1514 (XV) de 1960, que afirma que todos los pueblos de antiguas colonias tienen el derecho a la autodeterminaci贸n, y la 34/27 de 1979, que llama expl铆citamente a terminar con la ocupaci贸n marroqu铆 de dicho territorio. Cuando se le pregunt贸 al general de divisi贸n Rohling sobre la presencia de African Lion 21 en el Sahara occidental, se desmarc贸 diciendo que la elecci贸n del lugar se realiz贸 antes de la declaraci贸n de Trump de diciembre de 2020.

Este mes, el Instituto Tricontinental de Investigaci贸n Social, junto con el Grupo de Investigaci贸n del Movimiento Socialista de Ghana, public贸 el dossier n潞 42 (julio de 2021), Defendiendo nuestra soberan铆a: bases militares estadounidenses en 脕frica y el futuro de la unidad africana. El dossier documenta el crecimiento de la presencia militar occidental en el continente africano, con un foco especial en EEUU y Francia.

Por s铆 solo, EEUU tiene 29 recintos militares conocidos en 15 pa铆ses, mientras Francia tiene bases en 10. No cabe duda de que ambos pa铆ses son, de lejos, los que tienen una mayor huella militar en el continente africano, y que ning煤n pa铆s del mundo tiene una huella militar mundial m谩s grande que EEUU. De acuerdo al Plan de Operaciones de la Defensa Nacional de EE. UU (2018-2022), el ej茅rcito de ese pa铆s maneja 鈥渦n portafolio mundial que consiste en m谩s de 568.000 activos (edificios y estructuras), ubicadas en alrededor de 4.800 lugares en todo el mundo鈥.

En el caso del ej茅rcito estadounidense, la pura escala de su presencia y actividades militares indica un car谩cter cualitativamente diferente, que incluye la capacidad de EEUU de defender sus intereses en el continente, operando como un gendarme no para la comunidad mundial, sino para los beneficiarios del capitalismo. Es m谩s, busca evitar cualquier competencia seria a su control de los recursos y mercados a trav茅s de una 鈥渘ueva guerra fr铆a鈥, mediante la cual EEUU ejerce presi贸n para limitar el crecimiento de la presencia de China en el continente como parte de su amplia agresi贸n geopol铆tica.

Tanto Francia como EEUU son miembros de la OTAN, cuyo propio mandato ha pasado de la defensa de Europa a la agresi贸n fuera de sus fronteras. La actividad de la OTAN en 脕frica tiene dos principales objetivos: impedir la migraci贸n a Europa y obstruir las actividades rusas en el norte de 脕frica. En su reciente documento estrat茅gico, OTAN 2030, la alianza se帽ala 鈥淓l 鈥榮ur鈥 de la OTAN se refiere a un 谩rea geogr谩fica amplia que incluye el norte de 脕frica y gran parte de Medio Oriente, llegando hasta el 脕frica subsahariana y Afganist谩n鈥. Esta no es una visi贸n nueva, ya que la OTAN ha operado previamente en Sud谩n (2005-2007), en el Golfo de Ad茅n y frente al Cuerno de 脕frica (2008-2016), y en Libia (2011).

La OTAN lider贸 la destrucci贸n en Libia, que sigue asolada por una gran crisis pol铆tica y militar y por el colapso social. Las nuevas misiones de la OTAN incluyen operaciones en el Mediterr谩neo, como la Operaci贸n Active Endeavor (2001-2006) y Sea Guardian (en curso), operaciones para apoyar a la Uni贸n Africana como el entrenamiento de la Fuerza de Reserva Africana, y esfuerzos antiterroristas en el norte de 脕frica.

Al leer los documentos del Comando 脕frica de EEUU, el ej茅rcito franc茅s y la OTAN, se podr铆a creer err贸neamente que los ej茅rcitos occidentales operan en 脕frica para evitar el crecimiento del terrorismo (principalmente de las variantes de al-Qaeda). Las operaciones de la OTAN en Libia en 2011 destruyeron el Estado, envalentonando a las corrientes extremistas isl谩micas a actuar con impunidad en la regi贸n.

Algunos de estos grupos 鈥攃omo al-Qaeda en el Maghreb鈥 terminaron siendo traficantes de cigarrillos, coca铆na, armas y seres humanos. Fue el destrozado Estado libio el que abri贸 las puertas tanto para el aumento de la insurgencia y la actividad criminal en todo el desierto del Sahara como para el aumento de la migraci贸n hacia Europa.

Fue en este contexto que, en 2014, Francia soborn贸 a cinco pa铆ses africanos (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y N铆ger) a formar la iniciativa del G5 del Sahel. El Sahel es el cintur贸n que cruza 脕frica debajo del desierto de Sahara. Al mismo tiempo, EEUU ha construido una red de bases, incluyendo la enorme base de drones en Agadez (N铆ger), y usa sus drones para ofrecer apoyo a茅reo a las fuerzas estadounidenses, al ej茅rcito franc茅s y a los ej茅rcitos de los Estados del G5. Europa ha trasladado su frontera sur desde la costa norte del Mediterr谩neo hacia el borde sur del desierto de Sahara.

Desde las intervenciones en Somalia en 1992 hasta las actividades de la actualidad, el historial de intervenciones de los ej茅rcitos de EEUU y Francia en pa铆ses africanos es claro: sus tropas han exacerbado los conflictos y utilizan las debilidades internas de los Estados africanos para imponer los objetivos estadounidenses y europeos. Un estudio reciente del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigaci贸n de la Paz (SIPRI por su sigla en ingl茅s) muestra que hay 23 conflictos armados activos en el continente africano (Angola, Burkina Faso, Burundi, Camer煤n, Rep煤blica Centroafricana, Chad, Costa de Marfil, Rep煤blica Democr谩tica del Congo, Egipto, Etiop铆a, Guinea, Kenia, Libia, Madagascar, Mal铆, Mozambique, N铆ger, Nigeria, Somalia, Sud谩n del Sur, Sud谩n, Uganda y Sahara Occidental).

Con un aumento neto de un 41% en las v铆ctimas mortales de 2019-2020, el 脕frica subsahariana 鈥渇ue la regi贸n con la mayor cantidad de muertes asociadas a conflictos armados en 2020鈥, dice SIPRI. Vale la pena recordar que los fabricantes de armas estadounidenses y franceses鈥攃uyas exportaciones combinadas representaron m谩s del 43% del total mundial entre 2015 y 2019鈥 proporcionan la mayor parte de las armas en estos conflictos.

Las principales causas del conflicto en el continente son 鈥渓a debilidad estatal, la corrupci贸n, la prestaci贸n ineficaz de servicios b谩sicos, la competencia por los recursos naturales, la desigualdad y un sentido de marginalizaci贸n鈥, dice SIPRI. La principal raz贸n que ofrece el Comando 脕frica de EEUU y la OTAN para su intervenci贸n en 脕frica 鈥攅l terrorismo y el conflicto geopol铆tico鈥 no est谩n en la lista.

Para abordar estos asuntos, es importante que los Estados africanos reafirmen su soberan铆a y establezcan proyectos cre铆bles para el bienestar de los pueblos de la regi贸n. Es por eso que el Consejo de Paz y Seguridad de la Uni贸n Africana aprob贸 una resoluci贸n en 2016 manifestando preocupaci贸n por la expansi贸n de las bases militares extranjeras en el continente. Es la debilidad de los Estados miembros y su falta de unidad organizacional lo que ha impedido que esta resoluci贸n sea implementada efectivamente, y es eso tambi茅n lo que permite que Occidente extienda sus presiones neocoloniales para intensificar las causas del conflicto.

Los programas de austeridad del Fondo Monetario Internacional producen 鈥渓a prestaci贸n ineficaz de servicios b谩sicos鈥, y las empresas multinacionales occidentales producen la 鈥渃orrupci贸n鈥 y la 鈥渃ompetencia por los recursos naturales鈥. Los autores principales de estos problemas no son ni China ni Rusia, cuya presencia es utilizada como justificaci贸n para expandir la presencia militar occidental.

El dossier del Instituto Tricontinental de Investigaci贸n Social est谩 complementado por fotos satelitales reunidas por el artista de datos Josh Begley. Para el dossier, el equipo de arte del Instituto proyect贸 f铆sicamente las im谩genes y coordenadas de estos sitios ocultos en un mapa de 脕frica, reconstruyendo visualmente el aparato de la militarizaci贸n actual. Mientras tanto, los alfileres e hilos que conectan estos lugares nos recuerdan las 鈥渟alas de guerra鈥 de la dominaci贸n colonial. En conjunto, la serie de im谩genes es un testimonio visual de la continua 鈥渇ragmentaci贸n y subordinaci贸n de los pueblos y gobiernos del continente鈥, como dice el mismo dossier.

thetricontinental.org




Fuente: Lahaine.org